Futuro incierto para las Google Glass

Hace unos meses escribía un post en el blog de la UOC de Tecnologías y aplicaciones multimedia donde hablaba sobre la experiencia de usuario tras probar las supuestamente fantásticas gafas de Google, las Google Glass.

Me ratifico en que la primera impresión al ponerte las Google Glass  es impactante, sobretodo comprobar que el “Ok Glass, take a picture” funciona correctamente.

Pasado el verano recibí en la empresa donde trabajo unas Google Glass para empezar en el desarrollo de aplicaciones para esta tecnología.

Probando las Google Glass. Fuente: Imagen propia

Probando las Google Glass. Fuente: Imagen propia

Para empezar a desarrollar con las Google Glass aconsejo instalar la herramienta de desarrollo Android Studio, bajarse el GDK (Google Development Kit) e instalar los Google Glass Drivers.

En cualquier caso aconsejo seguir algún tutorial como el de androidhive.info que detalla paso a paso las acciones para realizar la primera aplicación para las Google Glass.

El problema que se encuentra cualquier empresa que decide apostar por el desarrollo de aplicaciones para las Google Glass es la pregunta de negocio: “¿Qué tipo de desarrollo resulta viable económicamente?”

Uno de los principales problemas es que no existe una fuerte comunidad de desarrolladores, además de no existir un mercado oficial de aplicaciones de las Google Glass. Para disponer de una comparación la App Store dispone de 1.2 millones de apps mientras que se estima un mercado de únicamente algo más de un centenar de aplicaciones para las Google Glass.

Actualmente, las apps de Google Glass se deben descargar de mercados no oficiales como glassappsource o glass-app, y no aportan nada más que curiosidades o aplicaciones de dudosa utilidad.

Por todo ello, los trailblazer, es decir, los usuarios pioneros con la tecnología, se muestran reacios a pagar los 1500 dolares que cuestan unas Google Glass, pues consideran que se trata de un prototipo que se debe mejorar. Es de todos conocido la baja duración de la batería que le permite únicamente unas horas de uso, además de la alta temperatura que pueden llegar a alcanzar. Tampoco podemos olvidar el rechazo social que el uso de Google Glass ha despertado: no estamos habituados a tener una cámara y un dispositivo de realidad aumentada tan disponible en todo momento y hay personas preocupadas por su privacidad (“¿Me mira o me está grabando?”). Se trata de un tema cultural más que tecnológico, pero a veces parece que nos olvidemos que los usuarios somos personas y tenemos nuestras manías.

Estamos en una situación del pez que se muerde la cola, no se desarrollan más apps porque no hay demanda, y no hay demanda porque no se desarrollan las apps que se necesitan, y en este bucle estamos inmersos.

Para acabar de poner más en duda la confianza en el proyecto Glass, el pasado Julio, Babak Parviz, creador de las gafas se iba a trabajar a Amazon. En Octubre, la empresa Twitter dejaba de dar soporte a la aplicación para Google Glass. Y, peor aún, no ha sido la única empresa que lo ha hecho.

Por todo ello, el futuro de las Google Glass es ahora incierto. Precisamente desde el 19 de enero Google ha dejado de vender las Google Glass, indicando que seguirá trabajando en la tecnología para lanzar un producto al mercado en el futuro, cuyo precio estaría alrededor de los 600$.

Se debe apostar por un nuevo modelo de negocio con una mejor tecnología para no acabar diciendo que las Google Glass han sido la clásica frase de “mucho ruido y pocas nueces”.

Enlaces de referencia

Albert Grau es colaborador docente del Posgrado en Desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles de la UOC. Es además Software Engineer y Business Analyst en la empresa GTECH especializada en soluciones tecnológicas del sector del Gaming.

Publicado en Desarrollo, Profesión, Tendencias | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Consejos para elegir un Máster en Informática

A lo largo de mi carrera académica he llevado algún que otro sombrero como responsable académico. Durante un tiempo fui el coordinador académico del área de postgrado en Informática, Multimedia y Telecomunicación y actualmente soy el director académico del Máster Universitario en Ingeniería Informática de la UOC.

En todo este tiempo, una pregunta que me han hecho en innumerables ocasiones es: “¿qué titulación universitaria en informática debería estudiar?“. Es una pregunta directa, clara y concisa. Pero lamentablemente no admite una respuesta “de talla única” y hay que hacer un traje a medida para cada estudiante. En esta entrada me gustaría recoger los consejos que doy habitualmente ante esta pregunta.

Mi punto de partida será el de un estudiante que ya tiene una titulación universitaria y quiere obtener una segunda titulación en Informática. Para las personas sin ninguna titulación previa o con una titulación inacabada, el abanico de respuestas es más reducido:

Antes de empezar: ¿cuál es el objetivo?

El primer consejo es tener claro cuál va a ser nuestro objetivo al cursar esta titulación. ¿Por qué motivo nos estamos planteando seguir estudiando? Por ejemplo, puede ser uno o más de los puntos siguientes:

  1. Obtener conocimientos avanzados y especializados en uno o más ámbitos de la informática, para aplicarlos en nuestra actividad profesional.
  2. Actualizar nuestros conocimientos en un ámbito para mantenernos al día (ya sea por ser un campo que no estudiamos en su día o por haberlo estudiado hace mucho tiempo, con tecnologías y metodologías ahora obsoletas).
  3. Acceder a un programa oficial de doctorado.
  4. Mejorar nuestra formación para optar a un ascenso o mejora salarial.
  5. Prepararnos para realizar un cambio en nuestra orientación profesional o bien para asumir nuevas responsabilidades en un nuevo cargo (por ejemplo, habilidades directivas para un cargo de responsabilidad TIC).

Dependiendo de nuestros objetivos, deberemos priorizar algunos aspectos respecto de otros: duración del Máster, contenidos, oficialidad del título, salidas profesionales, … Por ejemplo:

  • Si queremos acceder a un programa de doctorado, deberemos cursar un Máster que sea oficial y tengo al menos 60 ECTS. Además, entre Grado y Máster deberemos haber conseguido 300 ECTS. Es decir, puede darse el caso que si nuestro título de Grado es de ciclo corto (diplomatura o ingeniería técnica) nos interese cursar un máster más largo para alcanzar los 300 ECTS.
  • Si queremos cursar un máster especializado en un ámbito tecnológico concreto, será especialmente importante valorar los contenidos del plan de estudios, el grado de actualización (que esté al día en las últimas tecnologías y metodologías) y las salidas profesionales.
  • Si ya tenemos claro que queremos optar a una plaza concreta (beca, plaza de funcionario, ..), es importante revisar las condiciones de la convocatoria para asegurarnos que el Máster que cursaremos es adecuado para dicha plaza.
  • Si nuestro título de Grado no es  del ámbito informático, es importante comprobar las vías de acceso al Máster y si hay complementos de formación que nos permitan nivelar nuestros conocimientos y aprovechar los contenidos del Máster sin morir en el intento.

Alternativas: títulos oficiales y títulos propios

El segundo consejo es conocer las alternativas disponibles. En el EEES, las titulaciones universitarias oficiales se estructuran en tres niveles:

  • Grado (240 ECTS, 4 años a tiempo completo)
  • Máster Universitario (60-120 ECTS, 1-2 años a tiempo completo)
  • Doctorado

Respecto a la duración de los programas, es posible que a medio plazo los Grados y Másters pasen a ser de 3+2 años en algunos campos, pero en el campo de las ingenierías parece que se mantendrá el paradigma 4+1.

En España, las universidades también pueden ofrecer títulos de postgrado propios, es decir, no oficiales. Estos títulos pueden tener diversas denominaciones según su creditaje y duración, por ejemplo “especialización”, “experto”, “postgrado” o “máster”. Es fácil distinguir si un Máster es un título oficial o un título propio: los Másteres oficiales usarán los términos “Máster oficial” o “Máster universitario”, mientras que en los títulos propios se hablará de “Máster” a secas.

La diferencia entre un Máster oficial y un Máster propio está en que el Máster oficial es evaluado periódicamente por el Ministerio de Educación en todos sus aspectos: objetivos, plan de estudios, profesorado, recursos disponibles, etc. Esta evaluación es una garantía de la calidad de la titulación y, por este motivo, en algunos ámbitos (como el acceso al doctorado o ciertas convocatorias oficiales) sólo se tienen en cuenta los Másteres oficiales.

Esto no quiere decir que un Máster propio sea necesariamente de calidad inferior: la ausencia de evaluación hace más ágil modificar el programa y esto permite adaptarlo a la realidad profesional y la evolución de la tecnología. También hay títulos de postgrado más breves que un Máster y pueden ser apropiados para especializarse en un tema concreto en poco tiempo (como por ejemplo Business Intelligence, Dirección de las TIC, Experiencia de Usuario, SIG, .NET, Videojuegos o Dispositivos Móviles).

Plan de Estudios del Máster Universitario en Ingeniería Informática de la UOC

Plan de Estudios del Máster Universitario en Ingeniería Informática de la UOC

Entre los Másteres oficiales de informática podemos distinguir dos tipos: el Máster Universitario en Ingeniería Informática, continuación del Grado y de carácter generalista, y los Másteres Universitarios que se especializan en temas concretos (como el Software Libre, la Seguridad TIC o la Matemática Computacional, entre otros). El segundo grupo está orientado a personas que quieran focalizarse exclusivamente en su ámbito de especialidad, mientras que el Máster en Ingeniería Informática ofrece una visión transversal de los distintos ámbitos de la informática (incluyendo habilidades de dirección y gestión y contenidos tecnológicos). Es decir, está pensado para profesionales TIC que vayan a tener responsabilidades de gestión pero necesiten también conocimientos tecnológicos: un ingeniero sénior o bien un directivo, que no siempre pueden permitirse el lujo de desentenderse de alguno de los ámbitos del proyecto y deban tener una visión general.

El Máster Universitario en Ingeniería Informática

Aprovecho aquí para “hablar de mi libro” y animar a todos los interesados a considerar el Máster Universitario en Ingeniería Informática de la UOC. Este Máster oficial sigue las recomendaciones del Consejo de Universidades (las “fichas” publicadas en el BOE) para el diseño de títulos de Máster en Ingeniería Informática. A parte de los aspectos mencionados más arriba, dispone de un sello internacional de calidad en el ámbito informático: la acreditación Euro-Inf otorgada por EQANIE (European Quality Assurance Network for Informatics Education). Los contenidos del plan de estudios están plenamente actualizados y incluyen aspectos muy relevantes en la actualidad profesional, como la computación en el cloud, el desarrollo de apps para dispositivos móviles, las metodologías ágiles o la evaluación de la usabilidad. Además, al ser un Máster oficial, permite el acceso a programas de doctorado. En la ilustración de esta entrada podréis encontrar una infografía que resume los contenidos del programa. Disponéis también de un aula abierta con ejemplos de materiales didácticos y actividades de evaluación además de un foro de consulta para responder vuestras dudas sobre el Máster.

Por último, si estáis interesado en estudiar una titulación TIC en la UOC y queréis más información, recordaros que en estos momentos el acceso está abierto y que esta semana podéis asistir a las sesiones informativas.

Publicado en Docencia, UOC | Etiquetado , , , , , , , | 1 comentario

La nueva forma de competir (y II)

Que hay algunas empresas que compiten diferente ha quedado patente en los últimos años en los que han arrasado algunos mercados como si fueran un tsunami como ya comentamos en la entrada anterior. Lo que quizá no queda tan claro es qué hacen y por qué es tan complicado de replicar (aunque algunos desde hace años no se cansen a cantar a cuatro vientos los productos y aplicaciones killer que van a sustituir a los líderes como Apple, Facebook, Google o Netflix). Si fuera tan fácil diseñar y crear este tipo de productos y servicios, en su momento Zune hubiera sustituido al iPod y no el iPhone, un mismo producto de Apple.

Cajero automático. Fuente; Luis Jou García. - Licencia: CC BY-NC-SA 2.0

Cajero automático. Fuente: Luis Jou García. – Licencia: CC BY-NC-SA 2.0

Así que algo habrá de diferente. Dejadme que me acerque a esta pregunta desde la perspectiva del usuario o consumidor. Cuando hablamos de lo que nos ofrecen estas compañías, lo hacemos usando el pronombre posesivo. Mi Facebook, mi Twitter, mi iPhone… Parece que el consumidor (entre los que me incluyo) los percibe como propios (aunque sospechemos que en realidad no son nuestros sino cedidos y que incluso consciente o inconscientemente regalemos nuestros datos). Tan propios y tan personalizados que nos atrevemos a veces a comparar el nuestro con el de nuestros amigos y conocidos. ¿Que levante la mano al que no le ha pasado, “déjame ver tu smartphone que quiero saber qué apps usas”? (Y saber qué valor te podría generar).

Esta posesión frecuentemente está asociada no sólo a la capacidad de personalización sino al servicio personalizado que se nos ofrece a través de estos productos y servicios. Un servicio que hace que nos sintamos diferentes, reconocidos, agradecidos, sorprendidos e incluso felices.

Este servicio personalizado de estas empresas que tocan a tantas personas las hace especiales. Y forma parte de lo que estamos discutiendo: qué hacen diferente. Y la única forma en la que el servicio sea personalizado es que realmente estas empresas nos conocen, de una forma que ninguna otra empresa nos ha conocido antes, con preferencias particulares, sutiles, que nos reconocen como personas, y no sólo que dan valor a la empresa. Por ejemplo, ¿quién no ha deseado que al usar un cajero no tuviéramos de seleccionar una y otra vez el idioma? ¿No habéis pensado alguna vez, “ya deberías saber que siempre escojo el mismo idioma, no perdamos el tiempo”?

Es decir, la personalización consiste en el reconocimiento de aquellas acciones y preferencias de los usuarios que aportan valor a este punto y que pueden ayudar a fidelizarlo (que ya sabemos del marketing es algo complicado).

En la última entrada sobre este tema continuaremos hablando de la personalización y su impacto en la forma de competir.

Josep Curto es colaborador docente del Máster en Inteligencia de Negocio de la UOC. Es además Director de Delfos Research, empresa especializada en investigación de los mercados de Business Intelligence, Business Analytics y Big Data.

Publicado en Business Intelligence, General, Sistemas de información | Etiquetado , , , | 2 comentarios

La nueva forma de competir (I)

Hemos hablado ya en el pasado, y también lo dice Davenport, de que las empresas ahora compiten apalancándose en sus datos y en el análisis de los mismos y que esto es sólo un paso en el camino a convertirse en una empresa orientada al dato. (Cuando Harvard Business Review le dedica el número de noviembre de 2014 a la Internet de las Cosas será verdad esto que el dato ha venido para quedarse como estuvimos discutiendo hace no mucho.)

Logo de Apple (marca registrada de Apple Inc.)

Logo de Apple (marca registrada de Apple Inc.)

Pero si hacemos un análisis más profundo del tema, nos damos cuenta que hasta aquí es sólo una visión parcial del tema. De hecho, ejemplos como los de Tesco, nos indican que no es suficiente con ser muy buenos en Business Intelligence, Busines Analytics o Big Data. Es necesario más, mucho más. Lo siento Thomas (Davenport).

Y si necesitamos más, ¿qué es? Pensemos por un momento en los actuales líderes a nivel mundial. Pensemos en empresas como Apple, Facebook, Google o Netflix. ¿Qué tienen todas ellas en común? Alguien podría decir, “exceptuando Apple, el resto son de nueva factura”. Buen apunte. ¿Cómo puede ser que las empresas más relevantes del mundo sean, en su mayoría, de nueva factura? ¿Cómo lo han hecho? Y en cierta medida, volvemos a las preguntas que ya hemos empezado a discutir en el pasado. Pero es necesario ampliar la pregunta, ¿qué han hecho diferente para convertirse en los nuevos líderes? ¿Como han podido substituir a los Nokia, Altavista o Blockbuster que en su momento fueron las empresas de referencia?

Quizá, y ésta es una reflexión en voz alta, lo que en realidad estas empresas han hecho es encontrar una nueva forma de competir que es tan completamente diferente que han conseguido darle la vuelta al mercado: han creado nuevos productos y servicios que han arrasado con sus competidores anclados en el pasado. Lo que nos lleva a pensar es que en realidad estas empresa no sólo compiten con el dato y con los análisis, sino que compiten en innovación.

La idea que algunas empresas compiten mediante la innovación no es nueva. Algunos estudios, como los trabajos de Christensen, apuntan que las empresas grandes no pueden, en general, hacerlo de forma adecuada. De hecho, el tema de que las empresas líderes no pueden innovar tiene nombre: el dilema del innovador. (Hemos dedicado a Christensen y a este dilema algunas entradas anteriores en el blog). Aunque como pasa en muchas teorías de gestión siempre tenemos alguna oveja negra. En este caso Apple, que le ha roto los pronósticos todas las veces a Christensen. Aunque quizá de repetirse muchas veces, algún día acierte, o no.

Así que todo parece indicar que las empresas ahora compiten en la innovación, que hacen las cosas de forma diferente, y que estas empresas “innovadoras” tienen algunos trazos en común. Lo iremos viendo en las próximas entradas.

Josep Curto es colaborador docente del Máster en Inteligencia de Negocio de la UOC. Es además Director de Delfos Research, empresa especializada en investigación de los mercados de Business Intelligence, Business Analytics y Big Data

Publicado en Business Intelligence, General | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

¿Cómo utilizar datos geográficos públicos de la NASA (SRTM) con un software libre como QGIS?

Si en una entrada previa mostrábamos algunos ejemplos de uso de datos vectoriales libres, procedentes de OpenStreetMap, en este caso vamos a revisar una valiosa fuente de datos cuasi-mundial con la altitud del terreno denominada Shuttle Radar Topography Mission (SRTM).

Dentro del mundo SIG, a estas fuentes de datos se las denomina Modelos Digitales del Terreno (MDT) y recogen, generalmente en forma de fichero, una estructura numérica de datos que representa la distribución espacial de una variable, sea en forma vectorial (contornos o TIN) o más frecuentemente raster (matrices regulares o q*). Si esta variable es la altitud, entonces hablamos de Modelos Digitales de Elevaciones (MDE).

Para profundizar en las bases conceptuales de los MDT, recomiendo los estupendos materiales de A.M. Felicísimo.

La SRTM que nos ocupa es una misión comandada por la NASA desarrollada en el año 2000, que mediante su transbordador espacial Endeavour y un radar aerotransportado tomó datos en detalle sobre la elevación terrestre, entre los 60º de latitud norte y los 56º de latitud sur (más detalles técnicos de la misión en la página oficial SRTM). Si bien algunos de sus datos son públicos desde hace varios años, desde septiembre de 2014 han comenzado a liberarse por primera vez los lotes más detallados, con la resolución original de aproximadamente 30 metros (1 arco-segundo), antes sólo disponibles en USA.

En esta entrada veremos algunas posibilidades del uso combinado de un software SIG libre como QGIS y los datos de esta fuente.

¿Cómo empezar a trabajar con QGIS y SRTM?

Asumiendo que ya tenemos QGIS correctamente instalado (instrucciones aquí), procederemos primero a la descarga de datos SRTM Basic.

Para la descarga usaremos una herramienta interactiva proporcionada por el USGS (Servicio Geológico de Estados Unidos) llamada EarthExplorer. Desde ella se puede descargar no sólo la SRTM, sino una gran variedad de fuentes. Antes deberemos registrarnos como usuarios aquí (un proceso gratuito, aunque nos llevará un par de minutos).

Luego seguiremos los sencillos pasos marcados por el asistente:

  •  1. Enter Search Criteria: en nuestro caso navegaremos en el mapa hasta encuadrar el ámbito de la Bahía de Santander, en Cantabria.
Fig.1: Selección del ámbito de interés en EarthExplorer

Fig.1: Selección del ámbito de interés en EarthExplorer

 

  •  2. Select Your Data Set(s), donde indicaremos la palabra clave ‘SRTM’ para filtrar los datos y poder llegar al producto SRTM 1 Arc-Second Global
Fig.2: Filtro de dataset SRTM

Fig.2: Filtro de dataset SRTM

 

  • Al pulsar en la búsqueda aparecerán las hojas disponibles en el apartado 4. Search Results. En nuestro caso son dos hojas y procederemos a la descarga de la identificada como SRTM1N43W004V3, en formato GeoTIFF.
Fig.3: Descarga de hoja SRTM 1 Arc-Second Global

Fig.3: Descarga de hoja SRTM 1 Arc-Second Global


El fichero descargado n43_w004_1arc_v3.tif podremos ya cargarlo en QGIS.

Para ello bastará con utilizar la opción del menú Capa > Añadir capa raster y se visualizará con la escala de colores por defecto, en tonos grises. Podremos también consultar la altitud del terreno registrada en cada punto, haciendo clic con la herramienta Identificar.

Fig.4: MDE de SRTM en QGIS, con paleta gris unibanda

Fig.4: MDE de SRTM en QGIS, con paleta gris unibanda

Una vez cargados los datos, podemos comenzar a explotarlos utilizando distintas herramientas de QGIS. A continuación mostraremos brevemente 3 ejemplos.

Ejemplo 1. Usar SRTM como mapa base
El MDE de la SRTM constituye una gran base para la visualización topográfica, y puede servir como mapa de fondo sobre el que representar después nuestra información geográfica particular (p.ej. una ruta tomada con el GPS). Una forma rápida de dar un estilo mejorado a la capa raster, es mediante Raster > Análisis del terreno > Relieve, que genera una capa con visualización de sombreado y tintas hipsométricas simultáneas.

Fig.5: MDE SRTM sombreado en QGIS

Fig.5: MDE SRTM sombreado en QGIS

Ejemplo 2. Usar SRTM para una visualización 3D

QGIS dispone de un plugin muy interesante para la visualización en 3D de un MDE en un simple navegador web. El plugin se llama Qgis2threejs, que utiliza internamente la librería de JavaScript threejs. Con multitud de opciones para explorar, es una herramienta de visualización / publicación web de resultados muy interesante.

Fig.6: MDE SRTM en vista 3D con Qgis2threejs

Fig.6: MDE SRTM en vista 3D con Qgis2threejs

Ejemplo 3. Usar SRTM para un análisis de ubicación óptima
El hecho de conocer la altitud en cada celda (cada 30 metros), unido a las capacidades analíticas de QGIS para datos raster, permite usar SRTM en potentes análisis geográficos. Por ejemplo, es posible modelizar el flujo del agua y estudiar cómo se configuran las cuencas hidrográficas o calcular las horas potenciales de insolación anuales en un punto…

En el siguiente vídeo mostraremos otro ejemplo aplicado a un problema SIG clásico: la búsqueda de la mejor ubicación, apoyados en la calculadora raster de QGIS.

Fig.7: Análisis del terreno con datos SRTM.

> Este material forma parte de los recursos generados para el Posgrado SIG de la UOC. Se trata de un conjunto de vídeos que ejemplifican el uso de QGIS siguiendo los ejercicios planteados en el QGIS Training Manual. La serie completa de vídeos está disponible en la siguiente Wiki, que contiene un conjunto de videotutoriales que explican cómo realizar las tareas más comunes con QGIS.

Víctor Velarde es Licenciado en Geografía, Máster en Sistemas de Información Geográfica e Ingeniero Técnico en Informática de Gestión. Colabora como docente en el área SIG de la UOC desde 2011 y trabaja en el Instituto de Hidráulica Ambiental IH Cantabria. Éste es su perfil en Linkedin.

Publicado en Desarrollo, Profesión, Software libre | Etiquetado , , , | 3 comentarios

Impresiones sobre el evento NoSQL Matters 2014

El pasado 21 y 22 de noviembre, como viene siendo habitual, se celebró la conferencia anual NoSQL matters, en la Casa de la Convalescència del Hospital de Sant Pau.  NoSQL matters es un evento surgido a consecuencia del movimiento emergente, NoSQL , que está sacudiendo la historia reciente de las bases de datos. A esta cita acuden entusiastas del tema  provenientes de todo el mundo, con el objetivo de actualizar sus conocimientos, y compartir experiencias  sobre las últimas tendencias en NoSQL y Big Data.

El día 21 se ofrecieron diversos talleres de formación sobre diferentes bases de datos NoSQL (podéis ver un resumen de los talleres realizados aquí). Por su parte, el día 22, tres sesiones en paralelo  permitían seleccionar el tipo de ponencia según nivel de conocimiento (inicial/intermedio/avanzado) u orientación (técnica/al producto/caso de uso) de la misma. Aquí podéis encontrar un resumen de las charlas.

En este post, por razones obvias, sólo comentaremos algunos aspectos, que por un motivo u otro, captaron nuestra atención.

Ponencia de Ellen Friedman en NoSQL matters Barcelona 2014 - Fuente: Sparsity Technologies via Twitter

Ponencia de Ellen Friedman en NoSQL matters Barcelona 2014 – Fuente: Sparsity Technologies via Twitter

Este año fue Ellen Friedman, la ponente invitada para abrir el acto el día 22 de noviembre. En su charla “Thinking with your eyes closed” se resaltó la fuerza creativa del movimiento NoSQL y la forma en que está penetrando en todas las empresas que utilizan la tecnología, sea cual sea su ámbito de actuación o negocio. Ellen pedía que las demandas del día a día, no frenaran la creatividad que caracteriza a este movimiento y que por lo tanto, en lugar de querer predecir el futuro, cerráramos los ojos para vislumbrar cómo nos gustaría que éste fuera.

En la ponencia “When to NoSQL and When to know SQL”, se hizo un repaso histórico a las tecnologías de bases de datos y productos concretos. En ella se presentó un mapa sobre plataformas para la gestión de datos actualizado a octubre de 2014. Este mapa ubica los diferentes productos existentes por zona tecnológica y sobre una o más rutas según el tipo de base de datos o tecnología de la que se trate.

En lenguajes de consultas a bases de datos NOSQL  destacó el lenguaje de acceso a bases de datos de ArangoDB: AQL. En la charla “Joins and Aggregations in distributed NoSQL DB”, se presentó AQL como un lenguaje estructurado, muy potente,  que permite optimización de planes de consultas a bases de datos distribuidas y  que contempla aspectos de localización. ArangoDB,  como sistema gestor de bases de datos NoSQL  potencia la escalabilidad y fragmentación horizontal (sharding) de los datos aunque sacrifica algunos aspectos en pro de combinaciones y agregaciones de datos.  Otro de los puntos fuertes de ArangoDB es la flexibilidad de su modelo de datos, dado que puede almacenar documentos, grafos y pares clave-valor. Sorprende, sin embargo, que AQL sea un lenguaje imperativo, ya que de ello se desprende que la eficiencia de las mismas viene condicionada por el orden de las instrucciones que la forman.

Para finalizar la parte dedicada a productos, queremos destacar a Sparksee , una base de datos NoSQL en grafo que se orienta a proporcionar un alto rendimiento. Entre algunas de sus características, destacar que se basa en el uso de particionamiento vertical y el uso de bitmaps como estrategias de almacenamiento y de acceso a los datos, aparte de índices específicamente diseñados para favorecer el recorrido de grafos. Sparksee tiene su origen en proyectos de investigación realizados en la Universitat Politècnica de Catalunya . En la ponencia titulada “Graph databases go mobile, Sparksee 5 mobile use cases” se centraron en Sparksee 5 mobile, la primera base de datos en grafo para dispositivos móviles, y mostraron algunos casos de uso que muestran su potencia en el análisis de datos y en el desarrollo de sistemas de recomendación.

También se presentaron algunos casos de uso interesantes. Por ejemplo, en “Beating traffic Jam using NoSQL”  se comentaron los problemas encontrados y las soluciones adoptadas para gestionar y monitorizar datos de tráfico, y del estado de las carreteras en Noruega. Estos datos se recogían de forma offline de más de 4.000 sensores distribuidos a lo largo de sus carreteras. El objetivo es utilizar estos datos para múltiples propósitos: gestión del tráfico, mantenimiento de carreteras, detección de infracciones de alto riesgo (conductores circulando en dirección contraria, por ejemplo), etc. Actualmente están implantando un sistema de recogida de datos online y realizando las primeras analíticas. El punto crítico del proyecto es la necesidad de guardar y procesar un gran volumen de datos a un nivel de agregación suficientemente bajo para permitir agregar los datos de distintas formas en función de las preguntas analíticas a resolver.  Para la gestión y consulta de datos, se optó como motor de búsqueda por Elastic Search, ya que se ha comprobado que ofrece muy buenos resultados en el caso de web logs y los datos recogidos en el caso de uso presentado guardan cierto parecido a los de un web log.  Además, permite indexar datos y realizar búsquedas y agregaciones. Comentaron que utilizaban sharding temporal (fragmentación horizontal de los datos en función del tiempo y del sensor de recogida de datos) y que se mantenían tres réplicas de los mismos. También se destacó a favor de Elastic Search que, en el caso de consultas por múltiples índices, era especialmente útil ya que permitía hacer varias búsquedas a los índices en paralelo y no de forma secuencial como realizan otros sistemas (por ejemplo, MongoDB). Lo cierto es que Elastic Search fue mencionado en varias de las ponencias.

De lo dicho hasta aquí podemos hacernos una idea del tipo de conferencia que es NoSQL matters y de lo que en ella se trata. Simplemente añadir que a nuestro juicio este tipo de encuentro con el tiempo, ha ganado en la calidad de sus contenidos y en su organización, como así lo demuestran las charlas presentadas y el creciente número de asistentes.

Àngels Rius Gavidia es licenciada en Informática por la UPC y doctora en Sociedad de la Información y el Conocimiento por la Universtat Oberta de Catalunya (UOC). Es profesora de los EIMT de la UOC desde 2001.  También ha colaborado como profesora asociada en el departamento de LSI de la UPC. Su actividad docente se centra sobre todo en asignaturas de bases de datos y tecnologías .NET para el desarrollo de aplicaciones.

Jordi Conesa es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones en la UOC. Su docencia se enfoca a las áreas de bases de datos y ingeniería del software.

M. Elena Rodríguez es licenciada en Informática por la UPC y doctora en Ciencias de la Computación por la Universidad de Alcalá. Es profesora de los EIMT de la UOC desde 2002.  También ha colaborado como profesora asociada en el departamento de ESSI de la UPC. Su actividad docente se centra sobre todo en asignaturas de bases de datos.

Publicado en Coloquio, Profesión | Etiquetado , , , | 1 comentario

El MOOC de Inteligencia de Negocio de la UOC

Hace un tiempo anunciamos así como de paso que estábamos preparando un MOOC como parte de nuestra oferta educativa en Business Intelligence y Big Data. Decía Josep Curto hace poco que una Universidad como la nuestra no podía quedarse al margen de este movimiento.

Portada del MOOC Introducción al Business Intelligence

Página de inicio del MOOC Introducción a la Inteligencia de Negocio

Un MOOC (siglas de Massive Online Open Course) es una modalidad de educación en línea, masiva y gratuita, ofrecida a través de plataformas de Internet públicas y privadas. El propósito es facilitar y liberar el conocimiento de los formatos tradicionales y los derechos de autor y hacerlo llegar a un público muy amplio en un entorno global. De hecho, las primeras formas de MOOC se basan en el movimiento OER (Open Educational Resources), en el que la UOC también es pionera. El repositorio O2 ofrece acceso a un gran número de recursos libres, que incluyen cursos, materiales docentes y trabajos de final de carrera. La mayor parte de nuestras autorías se firman bajo licencias Creative Commons.

Lo nuevo ha sido la creación en los últimos 3 años de plataformas independientes establecidas por Universidades o empresas privadas, como Udacity, Coursera o edX, mayoritariamente en inglés, o MiriadaX en castellano. Actualmente hay decenas de plataformas, miles de cursos disponibles y millones de estudiantes que, al menos, se inscriben, aunque muchos menos (entre el 5% y el 10% por curso) que los acaban. Los que lo consiguen reciben un certificado y, en algunos casos y previo pago, un título oficial.

La UOC también ha desarrollado algunos programas sobre su propia plataforma, como el curso de formación de profesores en habilidades digitales, Handson. Pero ésta es la primera vez que salimos a la calle, el 26 de Enero, sobre una plataforma externa, en nuestro caso MiriadaX. ¿Por qué?

  • Por nuestro compromiso con la educación en abierto. Ya lo hemos dicho, la UOC tiene la preocupación de compartir y extender el conocimiento a toda la sociedad y de devolverle en la medida de nuestras posibilidades una parte de lo que recibimos de ella.
  • Porque creemos en empresas, organizaciones y ciudadanos empoderados, que toman decisiones informadas y maduras basadas en los datos y las evidencias disponibles, y no en el poder del que más gana o más manda. El programa es un curso introductorio y de divulgación y no requiere conocimientos previos.
  • Para aprender de la experiencia. La UOC, que cumple ahora 20 años, está en un momento de revisión y actualización conceptual y tecnológica de su modelo educativo. El MOOC es una oportunidad de enfrentarnos a volúmenes, velocidad, recursos, diferencias culturales y formativas que están muy alejados de nuestro modelo.
  • Para llegar a públicos nuevos y más amplios que no nos han conocido. El MOOC permite acceder a una parte del claustro de profesores, algunos de nuestros materiales, nuestro concepto de Inteligencia de Negocio y Big Data. Es como una pequeña prueba para personas interesadas en este ámbito y que luego acaso quieran completar su formación con nosotros o con otros.
  • Nuestro objetivo es profesionalizador, lo que creemos que se consigue con más tiempo, más trabajo sobre casos prácticos y “tocando máquina”… Será difícil conseguirlo con este formato, lo sabemos. Pero también decían eso de nosotros, cuando comenzamos… y mirad dónde hemos llegado.

El programa dura 5 semanas, con una dedicación básica estimada de 12 horas, que se puede prolongar con la lectura y navegación por los materiales, enlaces y lecturas complementarias, a gusto del estudiante. Se estructura en 5 módulos:

  1. Introducción al BI (los conceptos básicos, estado del arte, niveles de madurez analítica y gestión de proyectos de BI).
  2. Arquitectura de sistemas BI (o sea, lo que llamamos la fábrica de información y sus componentes y capas).
  3. Business Analytics: Clustering (o sea, los principales algoritmos que se utilizan para la agrupación de datos).
  4. Business Analytics: Clasificación (o sea, los principales algoritmos de clasificación de datos).
  5. Nuevas tendencias (donde hablamos de Big Data, de sistemas de BI basados en código abierto, de analítica de clientes o del uso de sistemas geográficos).

El programa incluye más de 25 vídeos, más de 20 tests de auto-resolución y una colección de material complementario en PDF, extraído de los materiales de nuestros programas ordinarios. Miembros del claustro y colaboradores externos supervisarán las actividades, responderán preguntas y facilitarán la discusión en el foro.

Si queréis inscribiros podéis hacerlo en este enlace.

Publicado en Business Intelligence, Docencia, General, Recurso | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Sin descifrar a Turing

Hacer una película absolutamente realista sobre el trabajo de un matemático o un informático —o casi cualquiera que se dedique principalmente a resolver problemas— sería un ejercicio fácil… y extremadamente tedioso. Ver a alguien enfrentarse a un trozo de papel, a una pizarra, o al teclado y la pantalla, o quedarse absorto mirando las nubes, o pensando mientras escucha música y pone cara de poker es, para qué vamos a engañarnos, aburrido hasta el infinito. Es por ello que toda película que aborde dicha temática debe centrarse en otros aspectos (que, desde luego, pueden ser igualmente importantes) o tomarse determinadas “licencias poéticas”. En el cine, con demasiada frecuencia, esas licencias nos han hecho escandalizar a todos los que tenemos una mínima idea del tema (no, ni el desarrollador teclea código a 200 pulsaciones por minuto ni ‘hackear’ un sistema informático es como jugar a un videojuego). En ocasiones, desde luego, Hollywood lo hace bien (hablamos por aquí de una de ellas hace cosa de medio año). Pero en otros… para qué hablar del tema, si a todos nos va a provocar dolor de barriga.

The Imitation Game, póster de la película

The Imitation Game, póster de la película

Estos días se estrena por aquí The Imitation Game, sobre las andanzas y el trágico fin de Alan Turing (ya hemos hablado de él en este espacio, en tres partes, y también dedicamos un par de entradas a Bletchley Park). Por suerte o por desgracia los medios de hoy se mueven a mucha más velocidad que en los tiempos de Turing, y antes de ir al cine podemos informarnos todo lo que deseemos sobre la película, tanto desde el punto de vista cinematográfico como desde el de la corrección histórica. Y si desde el primero de ellos la película ha logrado que el consenso de la crítica sea muy positivo (en especial la interpretación de su protagonista, el casi ubicuo últimamente Benedict Cumberbatch), parece que la fidelidad a la realidad deja bastante que desear, incluso más allá de lo mucho que desconocemos el personaje de Turing (escondido, además, por el profundo secreto que protegió su trabajo en Bletchley hasta un par de décadas después de su muerte) y de las comprensibles licencias que comentábamos antes…

(Sí, los ‘spoilers’ comienzan aquí. El lector que no conozca ya el personaje y que no quiera que le pisen la película haría bien en detenerse aquí y volver después de verla.)

Comprensiblemente (al menos hasta cierto punto, aunque la manía de Hollywood de atontar sus historias resulta las más de las veces un insulto al espectador), parece que la película no se detiene demasiado en los méritos del trabajo de Turing en Bletchley ni en el resto de su carrera. Para paliarlo, apuntamos al lector a los enlaces que hemos indicado anteriormente, tanto sobre el propio Turing como sobre lo que tuvo lugar en Bletchley Park.

Quizá también sea aceptable que la película, que quiere ensalzar la figura de Turing, pase un poco de puntillas sobre su suicidio. Las últimas investigaciones parecen dejar claro que Alan Turing se suicidó, efectivamente, mordiendo una manzana que había envenenado previamente, pero también afirman que las pruebas no eran absolutamente concluyentes y queda un resquicio de duda: quien lo desee puede creer que se trató de un envenenamiento accidental.

Más discutible, parece ser, es la confusión entre la ‘bombe’ de Turing y Colossus, el que muchos consideran el primer ordenador digital de la historia, que también nació en Bletchley Park en aquella época, y cuyo diseño fue influenciado por las ideas que desarrolló Turing en los años 30, pero sin su participación directa (lo cual no le resta, naturalmente, ni un ápice de brillantez). En la película ambas máquinas parecen fundirse en una totalmente ficticia “Christopher”. Colossus fue, sobre todo, obra de Tommy Flowers, otro personaje al que la historia parece haber decidido robar protagonismo.

Aún más discutible es la manía de Hollywood de hacer que todos los genios sean una combinación de autismo y arrogancia: han quedado para la historia unos cuantos testimonios sobre la personalidad ciertamente excéntrica pero también afable de Turing, en contraste notable con lo que pinta la película. Y tampoco parecen ser ciertos apenas ninguno de los momentos de confrontación del film, ni en su época escolar ni en Bletchley Park.

Pero donde la película patina de la manera más notable es enfrentando a Turing a un espía británico, John Cairncross, al que Turing habría descubierto. Según la película, Cairncross entonces chantajea a Turing por su homosexualidad y así, de golpe, el biopic homenaje pone bajo el foco de la sospecha a su protagonista… aunque parece más allá de toda duda que ese contacto entre uno y otro personaje habría sido absolutamente imposible en Bletchley Park, y que la historia no tiene ni el más mínimo fundamento en la realidad. Tampoco es cierto que, en la investigación final de la película, nadie sospechara en ningún momento que Turing podría ser un espía soviético: las inconsistencias de la historia que explicó a la policía se derivaban, exclusivamente, de la intención de ocultar su relación con otro hombre, algo ilegal, tristemente, en la Gran Bretaña de principios de los cincuenta. La necesidad de manchar así el nombre de Turing en la imaginación de los espectadores era absolutamente innecesaria.

Alejándonos de Turing, una de las cosas que sí parece retratar bien la película, tristemente, es el sexismo en el entonces naciente mundo de la informática. En la película, a Joan Clarke, el personaje interpretado por Keira Knightley (también alabada por la crítica), las cosas le son más difíciles por ser mujer, y dice su biografía que cobraba menos que sus iguales hombre, a pesar de ser de una brillantez cuando menos comparable.

En fin. Tampoco dejemos que la realidad (y la falta de realismo de la película) nos impida disfrutar de la que parece ser una buena obra. Pero, si podemos, corrijamos algunos de los errores que comete entre quienes nos acompañen a verla :-).

(Este texto debe su origen a múltiples críticas en medios anglosajones de la película, pero en especial a una pieza de The Guardian, The Imitation Game: inventing a new slander to insult Alan Turing .)

Publicado en Historia | Etiquetado , , | 1 comentario

La vida en paralelo del libro “Introducción al BI”

Hace unos años – en 2010, qué rápido pasa el tiempo -, mi buen amigo Jordi Conesa, me propuso escribir un libro de Introducción al BI. La no existencia de un libro de referencia ameno y didáctico sobre el tema en castellano me acabó convenciendo. Como os podéis imaginar muchas veces me pregunto si hemos conseguido el objetivo (o no) de crear un libro de referencia y, sobre todo, ameno. La opinión la tienen mis alumnos y lectores. Y frecuentemente me han dado buenas impresiones sobre el mismo y más de un buen consejo.

Portada del Libro "Introducción al Business Intelligence" (Editorial UOC)

Portada del Libro “Introducción al Business Intelligence” (Editorial UOC)

Aún y con mis dudas existenciales (lo que hace preguntarse de forma continua por la calidad y la excelencia para con el cliente), lo que es cierto es que el libro se ha convertido, al menos para mí, en el material de referencia cuando imparto clases. Como el tiempo pasa para todos (y también para los objetos), en mis clases debo hablar de las diferencias entre la situación actual y la que describe el libro. Y aunque muchas cosas han cambiado, tampoco hay un gap tan enorme como para que no se pueda explicar durante la clase.

Hace unos días han pasado un par de cosas que he considerado son dignas de comentar. Y que me permiten distanciarme un poco de mis temas de escritura. Muchas veces me olvido que mi libro tiene vida propia, que se puede comprar y usar más allá del ámbito de la asignatura. Una vida en paralelo que en general desconozco y que sólo de vez en cuando me recuerda que existe. Como si fuera una dimensión a la que se me invita de vez cuando como si fuera simplemente un companion de la Tardis.

La primera (y muy relevante), es que la UOC ha creado un MOOC sobre Business Intelligence, del que ya se ha hablado aquí. Todavía podéis apuntaros. Como escuela pionera en el ámbito de Internet y con uno de los mejores campus con los que trabajo (he podido experimentar a lo largo de mi carrera profesional más de siete campus virtuales online), es importante que también se experimente en esta línea. Como ya sabéis el MOOC permite acceder al curso a decenas de millares de alumnos al mismo tiempo, este acceso masivo tiene un precio a pagar, claro. La atención, el cuidado y la cercanía del profesor es necesariamente diferente. Y no queda otro remedio que el ejercicio de educación se convierta en una obra coral (que en cierta medida siempre lo ha sido cuando lo pensamos fríamente) pero aquí toma un cariz sutilmente diferente. Múltiples personas deben, sí o sí, coordinar y dar soporte a todas las dinámicas que suceden en un MOOC, que son muchas. Tendremos de seguir de cerca la iniciativa y el interés por la misma. La parte que liga con el libro es que es uno de los materiales sobre los que se fundamenta este MOOC, cosa que me alegra a poder aportar un granito de arena a esta iniciativa.

La segunda cosa interesante de comentar es que hace unos días un par de personas se pusieron en contacto conmigo porqué estaban aprendiendo BI con mi libro, querían hacer las prácticas y buscaban los ficheros para hacerlo. ¡Grata sorpresa sin duda! Está claro que les ayudé. Pero lo interesante no es que mi libro tenga vida más allá del ámbito de la UOC, o que de forma autodidacta se use para aprender BI, sino que una empresa lo use para dar formación de BI sin realmente conocer lo que necesitan los alumnos para adquirir los conocimientos (para usarlo en un contexto docente, se necesitan ficheros y herramientas que están en el aula, no en el libro, jeje). El contexto actual permite llegar al autor de la obra, sobretodo si tiene un perfil tan público como el mío, y resolver este tema.

Y esto me lleva a pensar en lo siguiente. En mi faceta como formador me preocupo enormemente por si mis alumnos están adquiriendo las competencias adecuadas. Sea cuál sea el formato (online, presencial, blended) y la forma, el objetivo primordial es compartir el conocimiento y no sólo a través de una master class, sino principalmente a través de la discusión, el razonamiento y la curación de contenidos. Porqué sí, en la era del dato, el educador se ha vuelto en un curador de contenidos también y ya no se puede basar sólo en contenidos prefijados y caducos.

Que haya empresas y personas que no sean honestas en esto (y desgraciadamente en otras facetas como estamos descubriendo cada día), me enerva y me entristece. No sólo por mí, sino sobre todo por los que buscan el conocimiento. Muchas muchos creemos que se debe hacer un mundo mejor basado en el conocimiento (y de eso en la UOC y en otras instituciones respetables se sabe un rato).

Aún y con mis preocupaciones, me alegra saber que mi libro tiene su vida. Una vida secreta de palabras compartidas con otros. Que ha visitado lugares que desconozco y que alguien cuida de él y se siente acompañado. Como a todos los autores, a veces eso me da envidia. ¡Buen viaje y buena lectura!

Josep Curto es colaborador docente del Máster en Inteligencia de Negocio y Big Data de la UOC. Es además Director de Delfos Research, empresa especializada en investigación de los mercados de Business IntelligenceBusiness Analytics y Big Data.

Publicado en Business Intelligence, Recurso | Etiquetado , , | Deja un comentario

Consejos para comprar un smartphone, una tableta o un televisor esta Navidad

[Versió en català]

El Observatorio Tecnológico de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC ha elaborado unos consejos prácticos de cara a las compras de productos tecnológicos por Navidad. Los autores (los profesores Robert Clarisó, César Córcoles, Josep Jorba, Enric Mor y Antoni Pérez-Navarro) son conscientes de que los productos tecnológicos son muy solicitados por estas fechas y han creído necesario informar a los ciudadanos sobre la mejor manera de optimizar las compras en cuestiones económicas y de eficiencia. Los consejos se centran en los smartphones, las tabletas y los televisores.

Información general

  • ¿Para qué lo queremos? Primero hay que tener claro el uso del producto: dónde se pondrá, qué se hará con el aparato y, sobre todo, si es necesario. «A veces es difícil saber qué uso se dará a un objeto que no se ha tenido nunca. Si es así, hay dos opciones: comprar un producto de gama media, que nos permitirá gastar menos con buena parte de las funciones y normalmente ya nos dará servicio si al final nos es útil. Otra opción es comprar un producto de gama baja, ver el uso que haremos y, si nos convence, hacer la compra definitiva. Así, arriesgamos poco dinero, aunque esto obliga a una segunda compra», afirman.
  • No hace falta la última generación. La mayoría de usuarios, apuntan, no necesitan productos de última generación. «Comprar la penúltima generación a menudo nos dará prácticamente las mismas funciones, pero quizás a mitad de precio. Además, la tecnología con un cierto recorrido en el mercado está más probada y se tiene más información sobre su calidad», aseguran.
  • Informarse en internet. Es recomendable buscar información por Internet (opiniones de usuarios, comparativas de precios, ofertas, etc.). Lo ideal, aseguran, sería elegir el producto y modelo (incluso la tienda y el precio) en línea, puesto que hay tiendas físicas que tienen mejores ofertas en la tienda virtual. Así, se puede comprar en línea y recoger el producto en la tienda física.
  • El coste de los gastos periódicos. Hay que calcular los gastos periódicos de los dispositivos durante la vida útil: contrato de telefonía (móviles y algunas tabletas), juegos (consolas), libros (lectores electrónicos), software/apps (móviles, portátiles y ordenadores), así como la música, las películas y los otros tipos de entretenimiento multimedia de todos estos soportes. «A veces este tipo de gastos superan el coste del aparato. También hay que considerar la posibilidad de un seguro porque las pantallas se rompen fácilmente y la reparación puede ser una fracción considerable del valor del aparato. Pero eso significa otro gasto», apuntan.
  • El coste de los accesorios necesarios. También se debe calcular el coste de los accesorios necesarios, como fundas, bolsas de transporte, auriculares, cables y conectores, baterías adicionales, mandos adicionales (para consolas) y otros periféricos. «Por ejemplo, el coste de los cables puede ser bastante alto según el tipo de dispositivo, y en reproductores de vídeo o equipos de música se puede haber pagado mucho dinero por una cierta calidad de imagen o sonido que después perderemos si hemos ahorrado en el cable», advierten.

Móviles y tabletas

Según el Observatorio Tecnológico, «los móviles, o mejor dicho los smartphones, se han convertido en los reyes de la tecnología. En estos consejos los solapamos con las tabletas porque a menudo llevan el mismo sistema operativo e incluso permiten realizar llamadas. De hecho, el concepto phablet se refiere a los smartphones de 6 pulgadas (incluso a partir de 5), más a caballo entre la tableta y el smartphone». Estos son algunos aspectos que, según los expertos, hay que tener en cuenta:

  • No hay móviles gratuitos. Hay compañías de telefonía que, en teoría, regalan el móvil, pero el coste de este se cobra en las tarifas mediante una permanencia mínima. «Y después de la permanencia, no rebajan cuotas. Afortunadamente, ahora hay compañías que separan las cuotas de la financiación del móvil y otras que no facilitan móvil y ofrecen tarifas independientes del coste del aparato. Hay que tenerlo en cuenta», apuntan.
  • No son juguetes. Hay aparatos para menores de siete años con todo lo que los niños necesitan a esas edades. «Ahora bien, cuando ya tienen cinco o seis años, a menudo los rechazan porque son diferentes de los aparatos de los padres. Pero, ¿se le tiene que comprar una tableta o un smartphone a un niño? La respuesta la tienen psicólogos y pedagogos, pero hay que tener presente que una tableta o un smartphone no son juguetes y que no han pasado por los procesos y criterios de calidad por los que pasan los juguetes», afirman.
  • Calcular el tiempo de la batería. La capacidad de la batería se mide en mAh (miliamperios hora). «Actualmente –afirman– las baterías están en torno a 2.000-3.000 mAh. Ahora bien, a más mAh no siempre se dispondrá de más tiempo de batería, puesto que el consumo dependerá de la medida de la pantalla y de la eficiencia del sistema operativo (aparte del uso, claro está). Por eso a menudo los fabricantes dan indicaciones de qué podemos hacer con aquella batería, lo cual nos puede dar una idea de su duración. En cualquier caso, siempre podemos comprar una carga de batería externa para aumentar la duración».
  • Ampliar la memoria. Respecto al espacio de almacenamiento, un móvil Android de 8 gigas tendrá 4 o 5 libres. «Vale la pena mirar si se puede ampliar la memoria con alguna tarjeta microSD, porque nos dará más espacio. Eso sí, conviene que sea de clase 10, para que no afecte a la experiencia de usuario debido al tiempo que tarda en acceder a la memoria», aconsejan.
  • Más grande no siempre es mejor. Los móviles cada vez son más grandes. Tres años atrás un móvil de 4,5 pulgadas se consideraba muy grande, pero ahora los pequeños son de 4 o 4,5 pulgadas y los nuevos ya tienen 5 o 6 pulgadas. Incluso las aplicaciones cada vez están más pensadas para pantallas grandes. «En la medida de lo posible, conviene valorar el tamaño de nuestra mano y saber si lo podremos llevar cada día (¿llevamos mochila o bolso, o solo tenemos los bolsillos del pantalones?). Por supuesto, no siempre es cierto que “bigger is better“», dicen.

Televisores

Según los expertos, «las televisiones son, todavía hoy en día, aparatos que tienen un magnetismo especial y que acostumbran a ocupar un lugar central en los hogares. Son un mundo en sí mismas». Por eso aquí dan algunos elementos que hay que tener en cuenta:

  • Pensar dónde irá el aparato. A la hora de elegir la medida del televisor hay que tener en cuenta dónde se ubicará. Los expertos recuerdan que antes existía la norma según la cual se tenía que estar, como mínimo, a una distancia equivalente a 2,5 veces la diagonal del aparato. «Una televisión de 50 pulgadas no es la mejor opción si el sofá está a dos metros de la televisión», afirman.
  • Televisores full HD, para canales en alta definición. Solo vale la pena comprar televisores full HD si se quieren ver canales de alta definición o películas en Blu-ray.
  • El máximo de conectores. «No es un tema crítico porque la mayoría de televisiones ya traen entradas HDMI, USB, euroconector y VGA, pero hay que mirar la versión de HDMI, y si dos televisores son iguales, escoger el que tenga más conectores», explican.
  • Mejor con conexión a Internet. La conexión a la red es recomendable, puesto que ahora se consume mucha televisión por internet. «Podemos encontrarnos que nos hemos gastado mucho dinero en una televisión muy grande pero que después tenemos que consumir los vídeos de YouTube o del Video Club de Internet en el ordenador, aunque este siempre se puede conectar a la televisión», alertan.

«La conclusión más importante de todo es que seremos más felices si elegimos el dispositivo o el aparato en función de lo que necesitamos o del uso que tendrá, y no de si este tiene más o menos funciones», indican desde el Observatorio.

 


 

L’Observatori Tecnològic dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació de la UOC ha elaborat uns consells pràctics de cara a les compres de productes tecnològics per Nadal. Els autors (els professors Robert Clarisó, César Córcoles, Josep Jorba, Enric Mor i Antoni Perez-Navarro) són conscients que els productes tecnològics són molt sol·licitats per aquestes dates i han cregut necessari informar els ciutadans sobre la millor manera d’optimitzar les compres en qüestions econòmiques i d’eficiència. Els consells es centren en els smartphones, les tauletes i els televisors.

Informació general

  • Per a què ho volem? Primer s’ha de tenir clar l’ús del producte: on es posarà, què es farà amb l’aparell i, sobretot, si és necessari. «De vegades és difícil saber quin ús es donarà a un objecte que no s’ha tingut mai. Si és així, hi ha dues opcions: comprar un producte de gamma mitjana, que ens permetrà gastar menys amb bona part de les funcions i normalment ja ens farà servei si al final ens és útil. Una altra opció és comprar un producte de gamma baixa, veure l’ús que en farem i, si ens convenç, fer la compra definitiva. Així, arrisquem pocs diners, tot i que obliga a una segona compra», afirmen.
  • No cal l’última generació. La majoria d’usuaris, apunten, no necessiten productes d’última generació. «Comprar la penúltima generació sovint ens donarà pràcticament les mateixes funcions, però potser a meitat de preu. A més, la tecnologia amb un cert recorregut en el mercat està més provada i es té més informació sobre la seva qualitat», asseguren.
  • Informar-se per internet. És imprescindible buscar informació per internet (opinions d’usuaris, comparatives de preus, ofertes, etc.). L’ideal, asseguren, seria triar el producte i model (fins i tot la botiga i el preu) en línia, ja que hi ha botigues físiques que tenen millors ofertes en la botiga virtual. Així, es pot comprar en línia i recollir el producte a la botiga física.
  • El cost de les despeses periòdiques. Cal calcular les despeses periòdiques dels dispositius durant la vida útil: contracte de telefonia (mòbils i algunes tauletes), jocs (consoles), llibres (lectors electrònics), programari/apps (mòbils, portàtils i ordinadors), a més de la música, les pel·lícules i els altres tipus d’entreteniment multimèdia de tots aquests suports. «A vegades aquest tipus de despeses superen el cost de l’aparell. També s’ha de considerar la possibilitat d’una assegurança perquè les pantalles es trenquen fàcilment i la reparació pot ser una fracció considerable del valor de l’aparell. Però això significa una altra despesa», apunten.
  • El cost dels accessoris necessaris. També s’ha de calcular el cost dels accessoris necessaris com són les fundes, les bosses de transport, els auriculars, cables i connectors, bateries addicionals, comandaments addicionals (per a consoles) i altres perifèrics. «Per exemple, el cost dels cables pot ser força alt segons el tipus de dispositiu, i en reproductors de vídeo o equips de música es pot haver pagat molts diners per una certa qualitat d’imatge o so que després perdrem si hem estalviat en el cable», adverteixen.

Mòbils i tauletes

Segons l’Observatori Tecnològic, «els mòbils, o millor dit els smartphones, s’han convertit en els reis de la tecnologia. En aquests consells els encavalquem amb les tauletes perquè sovint porten el mateix sistema operatiu i fins i tot permeten realitzar trucades. De fet, el concepte phablet es refereix als smartphones de 6 polzades (fins i tot a partir de 5), més a cavall de la tauleta i l’smartphone». Aquests són alguns aspectes que, segons els experts, cal tenir en compte:

  • Calcular el temps de la bateria. La capacitat de la bateria es mesura en mAh (mil·liampere hora). «Actualment –afirmen– les bateries estan entorn de 2.000-3.000 mAh. Ara bé, a més mAh no sempre es disposarà de més temps de bateria, ja que el consum dependrà de la mida de la pantalla i de l’eficiència del sistema operatiu (a banda, és clar, de l’ús). Per això sovint els fabricants donen indicacions de què podem fer amb aquella bateria, cosa que ens pot donar una idea de la seva durada. En qualsevol cas, sempre podem comprar una càrrega de bateria externa per a augmentar la durada».
  • Ampliar la memòria. Respecte a l’espai d’emmagatzemament, un mòbil Android de 8 gigues en tindrà 4 o 5 de lliures. «Val la pena mirar si es pot ampliar la memòria amb alguna targeta microSD, perquè ens donarà més espai. Això sí, convé que sigui de classe 10, perquè no afecti l’experiència d’usuari a causa del temps que triga a accedir a la memòria»,
  • Més gran no sempre és millor. Els mòbils cada cop són més grans. Tres anys enrere un mòbil de 4,5 polzades es considerava molt gran, però ara els petits són de 4 o 4,5 polzades i els nous ja tenen 5 o 6 polzades. Fins i tot les aplicacions cada cop estan més pensades per a pantalles grans. «En la mesura possible, convé valorar la mida de la nostra mà i saber si el podrem portar cada dia (portem motxilla o bossa o només tenim les butxaques del pantalons?). Per descomptat, no sempre és cert que “bigger is better“», diuen.
  • No hi ha mòbils gratuïts. Hi ha companyies de telefonia que, en teoria, regalen el mòbil, però el seu cost es cobra en les tarifes mitjançant una permanència mínima. «I després de la permanència, no rebaixen quotes. Afortunadament, ara hi ha companyies que separen les quotes del finançament del mòbil i d’altres que no faciliten mòbil i ofereixen tarifes independents del cost de l’aparell. Cal tenir-ho en compte», apunten.
  • No són joguines. Hi ha aparells per a menors de set anys amb tot el que els nens necessiten a aquestes edats. «Ara bé, quan ja tenen cinc o sis anys, sovint els rebutgen perquè són diferents dels aparells dels pares. Però, cal comprar una tauleta o un smartphone a un nen? La resposta la tenen psicòlegs i pedagogs, però cal tenir present que una tauleta o un smartphone no són joguines i que no han passat pels processos i criteris de qualitat pels quals passen les joguines», afirmen.

Televisors

Segons els experts, «les televisions són, encara avui dia, aparells que tenen un magnetisme especial i que acostumen a ocupar un lloc central a les llars. Són un món en si mateixes». Per això aquí donen alguns elements que cal tenir en compte:

  • Pensar on anirà l’aparell. A l’hora de triar la mida del televisor cal tenir en compte on s’ubicarà. Els experts recorden que abans hi havia la norma segons la qual s’havia d’estar, com a mínim, a una distància equivalent a 2,5 vegades la diagonal de l’aparell. «Una televisió de 50 polzades no és la millor opció si el sofà és a dos metres de la televisió», afirmen.
  • Televisors full HD, per a canals en alta definició. Només paga la pena comprar televisors full HD si es volen veure canals d’alta definició o pel·lícules en Blu-ray.
  • El màxim de connectors. «No és un tema crític perquè la majoria de televisions ja porten entrades HDMI, USB, euroconnector i VGA, però cal mirar la versió d’HDMI, i si dos televisors són iguals, agafar el que en tingui més», expliquen.
  • Millor amb connexió a internet. La connexió a la xarxa és recomanable, ja que ara es consumeix molta televisió per internet. «Podem trobar-nos que ens hem gastat molts diners en una televisió ben gran però que després hem de consumir els vídeos de YouTube o del Video Club d’Internet en l’ordinador, tot i que aquest sempre es pot connectar a la televisió», alerten.

«La conclusió més important de tot plegat és que serem més feliços si triem el dispositiu o l’aparell en funció del que necessitem o de l’ús que tindrà, i no pas de si aquest té més o menys funcions», indiquen des de l’Observatori.

Publicado en Tendencias | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios