mHealth, salud en movimiento

(Trobareu la versió en català més avall)

Después de la entrada sobre eHealth, vamos ahora a centrarnos en una de las partes de la eHealth: la mHealth.  Pero, ¿cuál es la definición de mHealth? Según un documento de la OMS, no hay una definición clara, pero hay una que nos ha parecido útil; es la del Global Observatory for eHealth (GOe) y define el término cómo: prácticas médicas y de salud pública basadas en dispositivos móviles.

Las aplicaciones de mHealth son incontables. Según el Banco Mundial, se pueden clasificar en siete categorías: 1) mejora de la gestión y la toma de decisiones por parte de profesionales de la salud; 2) recolección de datos basados en la localización en tiempo real; 3) prestación de asistencia sanitaria a lugares remotos; 4) fomento del aprendizaje y el intercambio de conocimientos entre los profesionales de la salud; 5) promoción de la salud pública; 6) mejora de la rendición de cuentas; y 7) autogestión de la salud del paciente.

Ámbito de aplicación de la mHealth

Por otro lado, según una lección del Dr. Bassam Kadry de la Facultad de Medicina de Stanford , si separamos la investigación en medicina en descubrimiento de salud y distribución de salud, en el primer grupo  habría las vacunas, los fármacos, la ciencia de materiales, etc. Aquí, hay poco espacio para la mHealth. Pero es a la hora de hacer llegar los resultados de la investigación al público, en la parte de distribución de salud, donde la mHealth puede jugar un papel importante. Aquí encontramos una nueva clasificación de las aplicaciones de salud móvil, más específica: a) gestión de la información, b) educación, c) comunicación, d) cambios de comportamiento; y e) adherencia a los tratamientos. Es decir, la salud móvil no curará el Alzheimer, pero puede ayudar a hacer que los tratamientos que haya lleguen a todo el mundo y que se sigan de forma adecuada o a apoyar a los cuidadores de estos enfermos.

La importancia de la distribución de salud se puede ver en el triángulo de hierro de la salud que se muestra en la figura: el objetivo es mantener un equilibrio entre calidad, coste i acceso. La tecnología puede ayudar a equilibrar el triángulo.

mhealth

Triángulo de hierro de la salud: calidad, coste y acceso.

Características de la mHealth

¿Y por qué es tan importante la mHealth? La respuesta es doble: por un lado, desde el punto de vista del usuario, ahora la penetración de los smartphone es muy alta y, además las expectativas de los usuarios han crecido a raíz de la mejora en la calidad de las aplicaciones; y por otro lado, desde el punto de vista económico, el mercado se espera que sea de 26 billones de dólares (billones americanos) el 2017; y esto permita ahorrar 400 billones de dólares americanos en costes de salud por aquel año.

Ya hemos visto, por lo tanto, la importancia que puede tener la salud móvil. Pero, ¿cómo tiene que ser una aplicación de salud? Según el Dr. Bassam Kadry, a la hora de diseñar una aplicación de salud nos tenemos que hacer las siguientes preguntas:

  • ¿Es efectiva?
  • ¿Se hace un uso eficiente de los sensores?
  • ¿Se aprovecha el geoposicionamiento?
  • ¿Se beneficia de la capacidad de subir y bajar datos en tiempo real?
  • ¿Está integrada con otras tecnologías fácilmente?
  • ¿Aprovecha la comunidad?
  • ¿Recolecta datos de forma pasiva o depende de si los usuarios introducen los datos?
  • ¿Capta la atención de los usuarios cuando hace falta, mediante mensajes inteligentes?

Es importante hacerse estas preguntes porque, según cuáles sean las respuestas, quizás lo que hace falta, no es una aplicación móvil.

Hay que tener presente que la mHealth es una herramienta, no una solución. Pero una herramienta que pretende cambiar la manera en que los pacientes se comportan e interaccionan con su enfermedad, con otros enfermos y con los médicos. Una herramienta que, además, puede ayudar a cambiar los hábitos y evitar o sustituir ciertos medicamentos. Según Erica Kochi, co-directora del Tech Innovation de UNICEF  (http://unicefstories.org/tech/mhealth/), la tecnología es sólo el 5% de la solución.

Dado que algunas aplicaciones pretenden precisamente esto, cambiar de hábitos, se ha creado el término captologia, del inglés, CAPtology (Computers As Persuasive Technology). Para conseguir estos cambios de hábitos hacen falta tres elementos: un disparador (un trigger), la habilidad de cambiar; y la motivación para cambiar (de hecho, sólo tiene sentido diseñar aplicaciones para usuarios motivados). Hay que tener presente, además, que en salud el premio a veces no es visible para el usuario (sería el caso, por ejemplo, de la hipertensión o el colesterol), y como el usuario se siente sano, se complica el objetivo.

Ya hemos visto la importancia de las aplicaciones de mHealth y como tienen que ser. La pregunta es ahora: ¿en qué se está trabajando y qué se espera?

Futuro de la mHealth

En el futuro se espera un énfasis en el contexto; sensores más potentes; autodiagnóstico y automonitoraje ; sistemas de alertas y mensajería inteligentes; recomendaciones personalizadas; análisis de datos que transformen los datos en información para tomar acciones; convergencia del software de empresa/centros de salud/instituciones y el software de los usuarios que facilite la circulación de datos con los usuarios; comunidades que pongan en contacto pacientes y expertos, en las cuales todo el mundo aprende de todo (incluídos los expertos de los pacientes).

Entre los retos con que se enfrenta la mHealth están: la adopción por parte de usuarios (pacientes y expertos); la seguridad y la privacidad, donde jugarán un papel clave las administraciones; la validación y regulación (del mismo modo que ahora se regulan los medicamentos o las máquinas médicas); y el retorno de la inversión (actualmente se paga por los medicamentós, ¿se pagaría por una aplicación?).

Por otro lado, hay un reto que también es muy importante: según el informe de la OMS, a pesar del crecimiento de las aplicaciones de salud para dispositivos móviles, la mayoría de proyectos no se evalúan (según el informe, sólo un 12% de los proyectos estudiados se evaluaron) y, por lo tanto, se conoce poco el impacto real de estas políticas. De hecho, entre los principales obstáculos con que se encuentra la mHealth está la evaluación de la eficacia y la rentabilidad de las aplicaciones. Otras barreras importantes incluyen los conflictos en las prioridades del sistema de salud, la carencia de políticas de apoyo, y las cuestiones legales, así como la privacidad de los ciudadanos.

Conclusiones

Así pues, estamos en un momento en que la tecnología ofrece la posibilidad de hacer el paciente responsable y parte activa de su propia salud, tanto a nivel de prevención como de tratamiento y colaborar activamente con los servicios médicos. Pero es un momento en que todavía carece encajar estos adelantos en el día a día de la medicina, y tener unos protocolos claros tanto de evaluación como de implantación. Hace falta un cambio de cultura organizativa en el mundo sanitario y a la vez hay que hacer un giro que lleve hacia un empoderamiento real de las personas y una toma de decisiones compartida, basada en la mejor evidencia disponible y en las percepciones y experencias de los profesionales sanitarios y de los pacientes.

En todo este contexto, hay un proyecto que está tomando forma actualmente en la UOC: el eHealth Center, que aglutina varios estudios y que procurará incorporar varias tecnologías y aproximaciones al mundo de la Salud.

 

El Observatorio Tecnológico de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC reflexiona sobre diferentes temas de actualidad que giran alrededor del mundo de las tecnologías de la información y la comunicación.

 

mHealth, salut en moviment

Després de l’entrada sobre eHealth, anem ara a centrar-nos en una de les parts de l’eHealth: l’mHealth.  Però, quina és la definició d’mHealth? Segons un document de l’OMS, no hi ha una definició clara, però en dóna una que ens ha semblat útil; és la del Global Observatory for eHealth (GOe) i defineix el terme com: pràctiques mèdiques i de salut pública basades en dispositius mòbils.

Les aplicacions d’mHealth són incomptables. Segons el Banc Mundial, es poden classificar en set categories: 1) millora de la gestió i la presa de decisions per part de professionals de la salut; 2) recol·lecció de dades basades en la localització en temps real; 3) prestació d’assistència sanitària a llocs remots i difícils per servir ; 4) foment de l’aprenentatge i l’intercanvi de coneixements entre els professionals de la salut; 5) promoció de la salut pública; 6) millora de la rendició de comptes; i 7) autogestió de la salut del pacient.

Àmbit d’aplicació de l’mHealth

D’altra banda, segons una lliçó del Dr. Bassam Kadry de la Facultat de Medicina de Stanford, si separem la recerca en medicina en descobriment de salut i distribució de salut, en el primer grup hi hauria les vacunes, els fàrmacs, la ciència de materials, etc. Aquí, hi ha poc espai per a l’mHealth. Però és a l’hora de fer arribar els resultats de la recerca al públic, quan pot jugar un paper important. Aquí trobem una nova classificació de les aplicacions de salut mòbil, més específica: a) gestió de la informació, b) educació, c) comunicació, d) canvis de comportament o e) adherència als tractaments. És a dir, la salut mòbil no guarirà l’Alzheimer, però pot ajudar a fer que els tractaments arribin a tothom i que es segueixin de forma adequada o a donar suport als cuidadors d’aquests malalts.

La importància de la distribució de salut es pot veure en el triangle de ferro de la salut que es mostra a la figura: l’objectiu és mantenir un equilibri entre qualitat, cost i accés. La tecnologia pot ajudar a equilibrar el triangle.

mhealth

Triangle de ferro de la salut: qualitat, cost i accés.

Característiques de l’mHealth

I per què és tan important l’mHealth? La resposta és doble: des del punt de vista de l’usuari, ara tothom té un smartphone i, a més, les expectatives dels usuaris han crescut arran de la millora en la qualitat de les aplicacions; i des del punt de vista econòmic, el mercat s’espera que sigui de 26 bilions de dòlars (bilions americans) el 2017; i això permeti estalviar 400 bilions de dòlars americans en costos de salut per aquell any.

Ja hem vist, per tant, la importància que pot tenir la salut mòbil. Però, com ha de ser una aplicació de Salut? Segons el Dr. Bassam Kadry, a l’hora de dissenyar una aplicació de salut ens hem de fer les següents preguntes:

  • És efectiva?
  • Es fa un ús eficient dels sensors?
  • S’aprofita el geoposicionament?
  • Es beneficia de la capacitat de pujar i baixar dades en temps real?
  • S’integra fàcilment amb altres tecnologies?
  • Aprofita la comunitat?
  • Recol·lecta dades de forma passiva o depèn de si els usuaris introdueixen les dades?
  • Capta l’atenció dels usuaris quan cal, mitjançant missatges intel·ligents?

És important tenir presents aquests elements perquè potser el que cal, no és una aplicació mòbil.

Cal tenir present que l’mHealth és una eina, no una solució. Però una eina que pretén canviar la manera en què els pacients es comporten i interaccionen amb la seva malaltia, amb altres malalts i amb els metges. Una eina que, a més, pot ajudar a canviar els hàbits i evitar o substituir certs medicaments. Segons Erica Kochi, co-directora del Tech Innovation d’UNICEF; (http://unicefstories.org/tech/mhealth/), la tecnologia és només el 5% de la solució.

Atès que algunes aplicacions pretenen precisament això, canviar d’hàbits, s’ha creat el terme captologia, de l’anglès, CAPtology (Computers As Persuasive Technology). Per aconseguir aquests canvis d’hàbits calen tres elements: un disparador (un trigger), l’habilitat de canviar; i la motivació per canviar (de fet, només té sentit dissenyar aplicacions per a usuaris motivats). Cal tenir present, a més, que en salut el premi de vegades no és visible per a l’usuari (seria el cas, per exemple, de la hipertensió o el colesterol), la qual cosa complica l’objectiu.

Ja hem vist la importància de les aplicacions d’mHealth i com han de ser. La pregunta és ara: en què s’està treballant i què s’espera?

Futur de l’mHealth

En el futur s’espera un èmfasi en el context; sensors més potents; autodiagnòstic i automonitoratge; sistemes d’alertes i missatgeria intel·ligents; recomanacions personalitzades; anàlisi de dades que transformin les dades en informació per prendre accions; convergència del programari d’empresa/centres de salut/institucions i el programari dels usuaris que faciliti la circulació de dades amb els usuaris; comunitats que posin en contacte pacients i experts, en les quals tothom aprèn de tothom (inclosos els experts dels pacients).

Entre els reptes amb què s’enfronta l’mHealth estan: l’adopció per part d’usuaris (pacients i experts); la seguretat i la privadesa, on jugaran un paper clau les administracions; la validació i regulació (de la mateixa manera que ara es regulen els medicaments o les màquines mèdiques); el retorn de la inversió: hom actualment paga pels medicaments però, pagarien per una aplicació?

D’altra banda, hi ha un repte que també és molt important: segons l’informe de l’OMS, tot i el creixement de les aplicacions de salut per a dispositius mòbils, la majoria de projectes no s’avaluen (segons l’informe, només un 12% dels projectes estudiats es van avaluar) i, per tant, es coneix poc l’impacte real d’aquestes polítiques. De fet, entre els principals obstacles amb què es troba l’mHealth està l’avaluació de l’eficàcia i la rendibilitat de les aplicacions. Altres barreres importants inclouen els conflictes en les prioritats del sistema de salut, la manca de polítiques de suport, i les qüestions legals, així com la privadesa dels ciutadans.

Conclusions

Així doncs, estem en un moment en què la tecnologia ofereix la possibilitat de fer el pacient responsable i part activa de la seva pròpia salut, tant a nivell de prevenció com de tractament i col·laborar activament amb els serveis mèdics. Però és un moment en què encara manca encaixar aquests avenços en el dia a dia de la medicina, i tenir uns protocols clars tant d’avaluació com d’implantació. Cal un canvi de cultura organitzativa en el món sanitari i alhora cal fer un gir que porti cap a un apoderament real de les persones i una presa de decisions compartida, basada en la millor evidència disponible i en les percepcions i experiències dels professionals sanitaris i dels pacients.

Un projecte que està prenent forma actualment a la UOC és l’eHealth Center, que aglutina diversos estudis i que procurar incorporar diverses tecnologies i aproximacions al món de la Salut.

 

L’Observatori Tecnològic dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació de la UOC reflexiona sobre diferents temes d’actualitat que giren al voltant del món de les tecnologies de la informació i la comunicació.

Las competencias de TI que buscan los CIO

De todas las maneras que hay para buscar o adivinar qué competencias en tecnología buscan las empresas y cuáles son las profesiones al alza, la que me gusta más es preguntar directamente a los CIO (o sea, no a los de recursos humanos o las empresas de selección o los anuncios en los periódicos) qué piden realmente. Esto es lo que hacen las grandes encuestas anuales, como la de la Society for Information Management o la de Gartner.

Descargar (PDF, 213KB)

GRAFICA: Las cosas que les quitan el sueño a los CIO

Por tercer año consecutivo, la escasez de talento es una de las mayores preocupaciones del CIO, según la SIM, y la mayor barrera para implantar la transfomación digital según la de Gartner, por encima de la falta de recursos o de esponsorización directiva. Falta talento técnico de muchas clases, pero falta también talento personal y directivo (los famosos soft skills), en un momento en que la inversión, la contratación y los salarios del personal de TI parece que vuelven a crecer. La necesidad de talento es mayor entre las empresas que se considera que lo hacen mejor (los top performers), según Gartner.

Las competencias técnicas más difíciles de encontrar y más importantes para la empresa son:

  • las del grupo de Inteligencia Analítica (Inteligencia de Negocio, Big Data y Ciencia de los Datos)
  • y Ciberseguridad, votadas por casi la mitad de los CIO de la encuesta de la SIM.
  • Pero faltan también arquitectos de datos y de soluciones, analistas de negocio o programadores (sobre todo, los equipados para desarrollos “ágiles”), según la SIM.

Falta de todo, según la encuesta de Gartner.

Las competencias gerenciales (soft skills) son tan importantes o más que las competencias técnicas. Las más difíciles de encontrar entre el personal de TI y más importantes para la empresa son, según la SIM:

  • liderazgo,
  • pensamiento estratégico,
  • análisis de negocio,
  • pensamiento holístico (ver todas las perspectivas de un problema, no sólo la perspectiva técnica),
  • gestión del cambio (actuar sobre la organización, los procesos de trabajo y la cultura para que la implantación de las tecnologías de la información sea efectiva) y
  • capacidad para innovar.

Dicen los analistas, después de tantos años con este dolor en el cuerpo, que los jóvenes no se inclinan hacia las carreras técnicas y que las Universidades no somos capaces de formar el tipo de profesional que las empresas necesitan; pero también que las empresas no son muy creativas a la hora de buscarlos ni muy dedicadas a la hora de desarrollarlos. Yo escribía hace poco que la búsqueda de talento, dentro y fuera de la empresa y también en la relación con los partners, debía ser una de las obligaciones de la lista más corta de buenos propósitos del CIO: “El CIO necesita cuidar de su gente y proveedores y alinearlos con un mensaje de cambio, pero al mismo tiempo debe reclutar, desarrollar y retener, dentro y fuera de la empresa, nuevas capacidades, técnicas y no técnicas, que son necesarias para la transformación digital y escasean en el mercado.”

Una versión anterior de esta entrada se publicó en Linkedin Pulse el 9 de Febrero.

eHealth, salud digital

(Trobareu la versió en català més avall)

Hace unos mesos apareció en la prensa varias noticias que Google y Apple entrarían en el negocio de la telemedicina (aquí tenéis una, por ejemplo). El planteamiento de las dos compañías se basa en sensorizar los pacientes (o mejor dicho, las personas, porque hay la componente preventiva y, por lo tanto, aún no son pacientes) mediante dispositivos.

Alphabet Inc. (de Google) está desarrollando unas lentes de contacto que miden los niveles de glucosa. Este proyecto forma parte de los 5 proyectos más ambiciosos de Google y la lente en sí, que sería solar, mediría los niveles de glucosa en las lágrimas, pero también sería capaz de obtener la temperatura corporal o el nivel de alcohol en sangre. Incluso, podría llegar a informar de posibles alérgenos en el ambiente. Toda esta información se podría descargar en un ordenador para procesar. Eso sí, hay que decir que Google también ha abandonado otro proyecto de salud: Google Health.

Apple, por su lado, está más orientada al desarrollo de aplicaciones y compartir datos entre usuarios y con los profesionales de la salud (se puede ver, por ejemplo, iOS-Health). Microsoft está trabajando en su proyecto Health Vault, con múltiples sensores y/o dispositivos para producir y consultar los datos.

A continuación, intentaremos dar algunas indicaciones que pueden dar una idea de todo lo que abarca esta nueva disciplina, pero avanzar que aunque se escriban únicamente elementos referenciados, seguro que cada una de las afirmaciones que se hagan puede estar y está en discusión, ya que, como veremos, es un tema que está en ebullición y en el que todavía quedan muchos elementos por definir.

mHealth dentro de eHealth

De entrada, aunque algunos de los artículos citados hablan de telemedicina o telesalud, la palabra que seguramente más encaja es eHealth (que aquí podemos llamar salud digital). Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “es el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para la salud”. Los ejemplos incluyen el tratamiento de los pacientes, la realización de investigación, la educación de los profesionales de la salud, el seguimiento de las enfermedades y la vigilancia de la salud pública.

EhealthTree-2

Subcategorías del conocimiento qye han dado como fruto el término eHealth. Fuente: Wikimedia Commons.

Hasta este punto, lo que se puede decir es que la salud digital: 1) es un negocio que está creciendo; 2) abarca des de la promoción de la salud y la prevención de enfermedades hasta su tratamiento y rehabilitación; y 3) abre nuevas formas de hacer medicina, tanto desde el punto de vista de las herramientas como desde el punto de vista de la relación profesional-paciente.

La misma OMS da una importancia primordial a la eHealth y en un documento pide:

  1. La elaboración de un plan estratégico a largo plazo para el desarrollo e implementación de servicios de salud digital que procuren llegar a todos los grupos y comunidades con servicios adecuados a sus necesidades;
  2. El desarrollo de la infraestructura de tecnologías de información y comunicación para la salud adecuadas para promover un acceso equitativo, asequible y universal a sus beneficiarios;
  3. La búsqueda de la colaboración de los sectores públicos y privados con la propia OMS y fomentar la colaboración multisectorial para: definir las normas y estándares de eHealth basados en la evidencia científica y evaluar las actividades de eHealth; con el objetivo de garantizar la calidad, la seguridad y las normas éticas;
  4. El establecimiento de redes y centros nacionales de excelencia que recojan las mejores prácticas de eHealth, políticas de coordinación, y soporte técnico para la prestación de servicios de salud, la mejora del servicio, la información a los ciudadanos, la construcción de infraestructuras y la vigilancia;
  5. El establecimiento de sistemas de información electrónicos de salud pública y mejorar, mediante la información, la capacidad de vigilancia y respuesta rápida frente emergencias de salud pública.

Aunque algunos de estos elementos que aparecen aquí ya forman parte de los países llamados desarrollados, la OMS da una visión más global y busca extender estos sistemas a todos los países.

Partes de la eHealth

Hasta este punto hemos visto la definición e importancia de la salud digital a nivel global, ¿pero que incluye exactamente la eHealth? El término puede abastar una amplia gama de servicios o sistemas que están en la frontera entre la medicina/salud y la tecnología de la información. En la Wikipedia, por ejemplo, encontramos la siguiente clasificación:

  • Historia clínica electrónica: permite la comunicación de datos de los pacientes entre los distintos profesionales de la salud (médicos, especialistas, etc.);
  • Entrada de órdenes médicas: un medio para solicitar pruebas diagnósticas y tratamientos por via electrónica y la recepción de los resultados;
  • Recetas electrónicas: acceso a las opciones de impresión de prescripción, prescripciones para los pacientes; y de los médicos para los farmacéuticos;
  • Sistemas de soporte de decisiones clínicas: suministro de información electrónica sobre las normas y protocolos para los profesionales de la salud para su uso en el diagnóstico y tratamiento de pacientes;
  • Telemedicina: diagnóstico y tratamientos a distancia, incluyendo la televigilancia o seguimiento de las funciones de los pacientes (fijaros que, en esta clasificación, la telemedicina es un subconjunto de la eHealth);
  • Información en salud: uso de recursos electrónicos sobre temas médicos por parte de individuos o pacientes sanos;
  • Gestión del conocimiento de la salud: por ejemplo, en una visión general de las últimas revistas médicas, guías de buenas prácticas o de seguimiento epidemiológico (los ejemplos incluyen recursos médicos como Medscape y MDLinx);
  • Equipos de salud virtuales: constituídos para profesionales de la salud que colaboran y comparten información sobre los pacientes mediante un equipo digital (para la atención transmural);
  • Salud móvil, m-Salud o mHealth: incluye el uso de dispositivos móviles en la recogida de datos de salud a nivel agregado y de pacientes, el suministro de información sanitaria para los profesionales, investigadores y pacientes, el seguimiento en tiempo real de las señales vitales del paciente, y la provisión directa de atención (mediante la telemedicina móvil);
  • La investigación médica usando redes: potentes capacidades informáticas y de gestión de datos para manejar grandes cantidades de datos heterogéneos;
  • Sistemas de información sanitaria informática / cuidado de la salud: también a menudo se refieren a soluciones de software para la programación de citas, gestión de datos de pacientes, gestión de horarios de trabajo y otras tareas administrativas que rodea la salud.

Tecnología y eHealth

Desde el punto de vista de la medicina, esta es una lista muy discutible. Asimismo, desde el punto de vista tecnológico sirve para poner de manifiesto como la tecnología puede ayudar a la medicina, Según esto, se podrían hacer los siguientes grupos:

  • Sensores: capaces de obtener datos biomédicos del cuerpo. Estos elementos habían estado hasta ahora en aparatos presentes en los hospitales, pero ahora ya se encuentran en dispositivos pequeños que cualquiera puede llevar encima (wearables, como las pulseras de salud) o, incluso, los ingeribles. Actualmente, muchos de estos sensores están conectados con el dispositivo móvil y es allí donde transmiten la información obtenida.
  • Telecomunicación: servicios que mantienen conectados pacientes y profesionales de la salud. Ya sea de forma consciente, como ahora la videoconferencia (que puede ser mediante un smartphone), ya sea transmitiendo los datos directamente de los sensores del paciente al servicio médico (pueden ser receptores de los sensores antes mencionados), ya sea simplemente para hacer el seguimiento de un tratamiento.
  • Servicios de computación para ayudar a la investigación mediante simulaciones o el análisis de grandes cantidades de datos.
  • Software de gestión propio de grandes servicios públicos.

Y de todos estos grupos, destacar un último punto donde actualmente están confluyendo muchos de los otros: Salud Móvil, m-Salud, mobile Health o mHealth. Y es que, como se ha visto, el móvil acaba siento el receptáculo de los datos de los sensores o el elemento de comunicación. Es por esto que dedicaremos próximamente una entrada del blog donde nos centraremos en esta parte de la eHealth, la mHealth.

 

El Observatorio Tecnológico de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC reflexiona sobre diferentes temas de actualidad que giran alrededor del mundo de las tecnologías de la información y la comunicación.

 

eHealth, salut digital

Fa alguns mesos van aparèixer a la premsa diverses notícies que Google i Apple entrarien en el negoci de la telemedicina (aquí en teniu, per exemple, una). El plantejament d’ambdues companyies es basa en sensoritzar els pacients (o millor dit, les persones, perquè hi ha la component preventiva i, per tant, encara no són pacients) mitjançant dispositius.

Alphabet Inc. (de Google) està desenvolupant unes lents de contacte que mesuren els nivells de glucosa. Aquest projecte forma part dels 5 projectes més ambiciosos de Google i la lent en si, que seria solar, mesuraria els nivells de glucosa a les llàgrimes, però també seria capaç d’obtenir la temperatura corporal o el nivell d’alcohol a la sang. Fins i tot, podria arribar a informar de possibles al·lergens a l’ambient. Tota aquesta informació es podria descarregar en un ordinador per processar. Això sí, cal dir que Google ha abandonat també un projecte de salut: Google Health.

Apple, per la seva banda, està més orientada al desenvolupament d’aplicacions i compartir dades entre usuaris i amb els professionals de la salut (es pot veure, per exemple iOS-Health). Microsoft està treballant en el seu projecte Health Vault, amb múltiples sensors i/o dispositius per produir i consultar les dades.

Tot seguit, intentarem donar algunes indicacions que poden donar idea de tot el que abraça aquesta nova disciplina, però vagi per avançat que, tot i escriure només elements referenciats, segur que cadascuna de les afirmacions que es facin pot estar i està en discussió, ja que, com veurem, és un tema que està en ebullició i en el qual encara hi ha molts elements per definir.

mHealth dins eHealth

D’entrada, tot i que alguns dels articles citats parlen de telemedicina o telesalut, la paraula que segurament més s’hi adiu és eHealth (que aquí podem anomenar salut digital). Segons l’Organització Mundial de la Salut (OMS), “és l’ús de les tecnologies de la informació i la comunicació (TIC) per a la salut”. Els exemples inclouen el tractament dels pacients, la realització de recerca, l’educació dels professionals de la salut, el seguiment de les malalties i la vigilància de la salut pública.

EhealthTree-2

Subcategories del coneixement que han donat com a resultat el terme eHealth. Font: Wikimedia Commons

Fins a aquest punt el que es pot dir és que la salut digital: 1) és un negoci que està creixent; 2) abraça des de la promoció de la salut i la prevenció de malalties fins al seu tractament i rehabilitació; i 3) obre noves maneres de fer medicina, tant des del punt de vista de les eines, com des del punt de vista de la relació professional-pacient.

La mateixa OMS dóna una importncia cabdal a l’eHealth i en un document demana:

  1. L’elaboració d’un pla estratègic a llarg termini pel desenvolupament i implementació de serveis de salut digital que procurin arribar a tots els grups i comunitats, amb serveis adequats a les seves necessitats;
  2. El desenvolupament de la infraestructura de tecnologies d’informació i comunicació per a la salut adequades per promoure un accés equitatiu, assequible i universal als seus beneficiaris;
  3. La cerca de la col·laboració dels sectors públics i privats amb la pròpia OMS i fomentar la col·laboració multisectorial per: definir les normes i estàndards d’eHealth basats en l’evidència científica i avaluar les activitats d’eHealth; amb l’objectiu de garantir la qualitat, la seguretat i les normes ètiques;
  4. L’establiment de xarxes i centres nacionals d’excel·lència que recullin les millors pràctiques d’eHealth, polítiques de coordinació, i suport tècnic per a la prestació de serveis de salut, la millora del servei, la informació als ciutadans, la construcció d’infraestructures i la vigilància;
  5. L’establiment de sistemes d’informació electrònics de salut pública i millorar, mitjançant la informació, la capacitat de vigilància i resposta ràpida davant d’emergències de salut pública.

Tot i que alguns dels elements que apareixen aquí ja formen part dels països anomenats desenvolupats, l’OMS fa una visió més global i busca estendre aquests sistemes a tots els països.

Parts de l’eHealth

Fins aquí hem vist la definició i importància de la salut digital a nivell global, però què inclou exactament l’eHealth? El terme pot abastar una àmplia gamma de serveis o sistemes que estan a la frontera entre la medicina/salut i la tecnologia de la informació. A la Wikipedia, per exemple, trobem la classificació següent:

  • Història clínica electrònica: permet la comunicació de dades dels pacients entre els diferents professionals de la salut (metges, especialistes, etc.);
  • Entrada d’ordres mèdiques: un mitjà de sol·licitar proves diagnòstiques i tractaments per via electrònica i la recepció dels resultats;
  • Receptes electròniques: accés a les opcions d’impressió de prescripció, prescripcions per als pacients; i dels metges per als farmacèutics;
  • Sistema de suport de decisions clíniques: subministrament d’informació electrònica sobre les normes i protocols per als professionals de la salut per al seu ús en el diagnòstic i tractament de pacients;
  • Telemedicina: diagnòstic i tractaments a distància, incloent la televigilància o seguiment de les funcions dels pacients (fixeu-vos que, en aquesta classificació, la telemedicina és un subconjunt de l’eHealth);
  • Informació en salut: ús de recursos electrònics sobre temes mèdics per part d’individus o pacients sans;
  • Gestió del coneixement de la salut: per exemple, en una visió general de les últimes revistes mèdiques, guies de bones prctiques o de seguiment epidemiològic (els exemples inclouen recursos mèdics com ara Medscape iMDLinx);
  • Equips de salut virtuals: constituïts per professionals de la salut que col·laboren i comparteixen informació sobre els pacients a través d’un equip digital (per a l’atenció transmural);
  • Salut mòbil, m-Salut o mHealth: inclou l’ús de dispositius mòbils en la recollida de les dades de salut a nivell agregat i de pacients, el subministrament d’informació sanitària per als professionals, investigadors i pacients, el seguiment en temps real dels signes vitals del pacient, i la provisió directa d’atenció (a través de la telemedicina mòbil);
  • La recerca mèdica utilitzant xarxes: potents capacitats informàtiques i de gestió de dades per manejar grans quantitats de dades heterogenis;
  • Sistemes d’informació sanitària informàtica / cura de la salut: també sovint es refereixen a solucions de programari per a la programació de cites, gestió de dades de pacients, gestió d’horaris de treball i altres tasques administratives que envolta la salut.

Tecnologia i eHealth

Des del punt de vista de la medicina, aquesta és una llista molt discutible. Tanmateix, des del punt de vista tecnològic serveix per posar de manifest com la tecnologia pot ajudar a la medicina. Segons això, es podrien fer els següents grups:

  • Sensors: capaços d’obtenir dades biomèdiques del cos. Aquests elements havien estat fins ara en aparells presents als hospitals, però ara ja es troben en dispositius petits que hom pot portar a sobre (wearables, com les polseres de salut) o, fins i tot, els ingeribles. Actualment, molts d’aquests sensors estan connectats amb el dispositiu mòbil i és allà on transmeten la informació obtinguda.
  • Telecomunicació: serveis que mantenen connectats pacients i professionals de la salut. Bé de forma conscient, com ara la videoconferència (que pot ser a través de l’smartphone), bé transmetent les dades directament dels sensors del pacient al servei mèdic (poden ser receptors dels sensors abans esmentats), bé simplement per fer un seguiment d’un tractament.
  • Serveis de computació per ajudar a la recerca mitjançant simulacions o l’anàlisi de grans quantitats de dades.
  • Programari de gestió propi de grans serveis públics.

I de tots aquests grups, cal destacar un últim punt que és on actualment estan confluent molts dels altres: Salut Mòbil, m-Salut, mobile Health o mHealth. I és que, com s’ha vist, el mòbil acaba sent el receptacle de les dades dels sensors o l’element de comunicació. És per això que dedicarem properament una entrada del blog on ens centrarem en aquesta part de l’eHealth, l’mHealth.

 

L’Observatori Tecnològic dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació de la UOC reflexiona sobre diferents temes d’actualitat que giren al voltant del món de les tecnologies de la informació i la comunicació.

 

Xarxes Obertes, realitat o utopia?

(Encontraréis la versión en castellano más abajo)

Heu sentit mai a parlar de guifi·net (http://guifi.net)?

Quatre dades quantitatives per començar: 32.868 nodes operatius; 35.865 enllaços de xarxa; 58.852,4 quilòmetres d’enllaços totals; 74 nodes creats la darrera setmana; 30 nodes passats a operatiu la darrera setmana (dades obtingudes a http://guifi.net el 9 de gener de 2017; podeu veure la distribució i ubicació d’aquests nodes consultant aquest mapa).

A http://guifi.net trobem que es defineixen així: «guifi·net és un projecte tecnològic, social i econòmic impulsat des de la ciutadania que té per objectiu la creació d’una xarxa de telecomunicacions oberta, lliure i neutral basada en un model de comuns. El desenvolupament d’aquesta infraestructura mancomunada facilita l’accés a les telecomunicacions en general i a la connexió a Internet de banda ampla en particular, de qualitat, a un preu just i per a tothom. A més, genera un model d’activitat econòmica col·laborativa, sostenible i de proximitat.» La Fundació guifi.net està inscrita al registre d’operadors de telecomunicacions de la Comissió del Mercat de les Telecomunicacions des de l’abril de 2009.

Així doncs, guifi·net és una infraestructura de xarxa oberta. Majoritàriament està formada per enllaços sense fils però també hi ha trams de fibra òptica. Els nodes de la xarxa són de ciutadans, empreses o administracions que els han comprat, instal·lat i connectat de manera voluntària. I també els mantenen. La majoria són a Catalunya (principalment) i al País Valencià, tot i que hi ha illes de la xarxa guifi·net a altres indrets.

Des del punt de vista dels usuaris, permet tant utilitzar serveis desplegats a la mateixa xarxa com utilitzar-la per arribar a servidors intermediaris (proxies) a través dels quals accedir a Internet. De fet, començà el 2004 com una iniciativa per fer arribar Internet a àrees rurals d’Osona i s’ha convertit en una de les xarxes comunitàries més grans del món.

Accés a Internet

guifi.net no és un proveïdor d’internet. Tanmateix, en ser una xarxa orientada a compartir recursos, hi ha la possibilitat d’utilitzar-la per accedir hi. Els seus usuaris poden accedir a Internet a través de «Portes cap a Internet» (servidors intermediaris o proxies) o amb proveïdors que operen dintre de la xarxa. Les Portes cap a Internet són accessos que un grup de persones, particulars, empreses o ens públics s’han posat d’acord en compartir o bé gratuïtament o bé estipulant una quota d’accés. En els casos gratuïts no s’acostumen a oferir garanties de disponibilitat però ha permès i permet a molta gent tenir accés a Internet que d’altra manera no podria permetre’s. També hi ha casos de grups d’amics o familiars que contracten una connexió a internet i la comparteixen mitjançant guifi.net. Ja sigui per estalviar-se uns diners o per arribar allà on no arriben les connexions comercials (o si ho fan, és amb poca qualitat de servei).

Guifi.net a la UOC

El 2013 la UOC va signar un conveni de col·laboració amb la fundació guifi·net per tal de fomentar el desenvolupament de la xarxa. Fruit d’aquest conveni la UOC té nodes de la xarxa en alguns dels seus edificis així com nodes del testbed CommunityLab. CommunityLab permet fer proves de comportament i rendiment d’aplicacions distribuïdes o protocols de xarxa en condicions realistes de xarxes comunitàries.

TFG i TFM a guifi·net

Aquest semestre encetarem una àrea de Treballs Finals als graus i màsters d’informàtica i de telecomunicació que té com a objectiu contribuir al desenvolupament de la xarxa a diferents nivells. Alguns exemples de propostes de projecte són: la creació d’una aplicació web de gestió de serveis d’un petit ISP, la implementació d’una infraestructura de xarxa de veu a guifi.net o la creació d’un sistema d’automatització de manteniment de nodes de xarxa.

En cas que l’estudiant del treball final no tingui accés a guifi.net hi podrà accedir a través d’una connexió que el Laboratori de Docència dels Estudis d’Informàtica Multimèdia i Telecomunicació de la UOC posarà a la seva disposició. Més concretament, l’accés es farà mitjançant una VPN securitzada amb OpenVPN, tal com es descriu a la següent figura.

Accés a guifi.net mitjançant una VPN.

Accés a guifi.net mitjançant una VPN.

Joan Manuel Marquès. Professor dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació

Andreu Bassols. Tècnic del Laboratori de Docència dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació

Redes Abiertas, ¿realidad o utopía?

¿Sabéis qué es guifi·net (http://guifi.net)?

Cuatro datos cuantitativos para empezar: 32.868 nodos operativos; 35.865 enlaces de red; 58.852,4 kilómetros de enlaces totales; 74 nodos creados la última semana; 30 nodos pasados a operativo la última semana (datos obtenidos en http://guifi.net el 9 de enero de 2017; podéis ver la distribución y ubicación de estos nodos consultando este mapa).

En http://guifi.net se definen así: «guifi·net es un proyecto tecnológico, social y económico impulsado desde la ciudadanía que tiene por objetivo la creación de una red de telecomunicaciones abierta, libre y neutral basada en un modelo de comunes. El desarrollo de esta infraestructura mancomunada facilita el acceso a las telecomunicaciones en general y a la conexión en Internet de banda ancha en particular, de calidad, a un precio justo y para todo el mundo. Además, genera un modelo de actividad económica colaborativa, sostenible y de proximidad.» La Fundación guifi.net está inscrita al registro de operadores de telecomunicaciones de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones desde abril de 2009.

Así pues, guifi·net es una infraestructura de red abierta. Mayoritariamente está formada por enlaces inalámbricos pero también hay tramos de fibra óptica. Los nodos de la red son de ciudadanos, empresas o administraciones que los han comprado, instalado y conectado de manera voluntaria. Y también los mantienen. La mayoría están en Cataluña (principalmente) y en el País Valenciano, a pesar de que hay islas de la red guifi·net a otros lugares.

Desde el punto de vista de los usuarios, permite tanto utilizar servicios desplegados en la misma red como utilizarla para llegar a servidores intermediarios (proxies) a través de los cuales acceder a Internet. De hecho, empezó el 2004 como una iniciativa para hacer llegar Internet a áreas rurales de Osona y se ha convertido en una de las redes comunitarias más grandes del mundo.

Acceso a Internet

guifi.net no es un proveedor de internet. Aun así, al ser una red orientada a compartir recursos, se puede utilizar para acceder a Internet. Sus usuarios pueden acceder a Internet a través de «Puertas hacia Internet» (servidores intermediarios o proxies) o con proveedores que operan dentro de la red. Las Puertas hacia Internet son accesos que un grupo de personas, particulares, empresas o entes públicos comparten o bien gratuitamente o bien estipulando una cuota de acceso. En los casos gratuitos no se acostumbra a ofrecer garantías de disponibilidad pero ha permitido y permite a mucha gente tener acceso a Internet que de otra manera no podría permitirse. También hay casos de grupos de amigos o familiares que contratan una conexión a internet y la comparten mediante guifi.net. Ya sea para ahorrarse un dinero o para llegar allá donde no llegan las conexiones comerciales (o si lo hacen, es con poca calidad de servicio).

Guifi.net en la UOC

El 2013 la UOC firmó un convenio de colaboración con la fundación guifi·net para fomentar el desarrollo de la red. Fruto de este convenio la UOC tiene nodos de la red en algunos de sus edificios así como nodos del testbed CommunityLab. CommunityLab permite hacer pruebas de comportamiento y rendimiento de aplicaciones distribuidas o protocolos de red en condiciones realistas de redes comunitarias.

TFG y TFM a guifi·net

Este semestre ponemos en marcha una área de Trabajos Finales en los grados y másteres de informática y de telecomunicación que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de la red a distintos niveles. Algunos ejemplos de propuestas de proyecto son: la creación de una aplicación web de gestión de servicios de un pequeño ISP, la implementación de una infraestructura de red de voz en Guifi.net o la creación de un sistema de automatización de mantenimiento de nodos de red.

En caso que el estudiante del trabajo final no tenga acceso a guifi.net podrá acceder a través de una conexión que el Laboratorio de Docencia de los Estudios de Informática Multimedia y Telecomunicación de la UOC pondrá a su disposición. Más concretamente, el acceso se hará mediante una VPN securitzada con OpenVPN, tal como se describe a la siguiente figura.

Acceso a guifi.net mediante una VPN.

Joan Manuel Marquès. Profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación

Andreu Bassols. Técnico del Laboratorio de Docencia de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación

Todos a una para acercar las técnicas de posicionamiento en interiores a nuestro día a día

Ayudar a encontrar la mejor salida de un edificio en llamas, utilizar un dispositivo móvil para encontrar a un menor extraviado en un crucero enorme o estimar la evolución de los pacientes con depresión en función de la habitación de la casa donde pasan la mayor parte de su tiempo. Estas son algunas de las soluciones que los sistemas de posicionamiento y navegación en interiores (PIN) pueden aportar a nuestra sociedad.

A woman misunderstanding instructions about meals and medici. Fuente: Wikimedia Commons

A woman misunderstanding instructions about meals and medicine. Fuente: Wikimedia Commons

El uso de sistemas de posicionamiento y navegación en entornos abiertos es una realidad que ha aportado múltiples servicios y beneficios para la sociedad. Aunque también sean los causantes de que algunas actividades vayan cayendo en el olvido, como el uso de mapas en papel, prepararse un viaje en coche antes de salir o bajar la ventanilla del coche para preguntar por una dirección cuando nos hemos perdido. Pero nostalgia aparte, los sistemas de posicionamiento y navegación son una realidad que ha provocado un cambio social y cultural masivo. Pero esa mejora es nimia en comparación a lo que podría llegar a ser, ya que los sistemas de posicionamiento y navegación basados en redes de satélites (GNSS, del inglés Global Navigation Satellite Systems), como el GPS, GLONAS o el recién estrenado GALILEO, dejan de funcionar cuando nos movemos entre edificios muy altos o en espacios cerrados. Y según los expertos, es precisamente en espacios cerrados (en interiores) donde pasamos más de un 70% de nuestro tiempo. Por tanto, hay que buscar nuevas soluciones para lograr el posicionamiento y la navegación en estos entornos.  Es decir, por ejemplo: que nuestro navegador pueda guiarnos hasta llegar a un centro comercial, pero también hasta la tienda a la que queremos ir dentro del centro comercial o hasta el colgador donde hay la chaqueta que estamos buscando.

Actualmente existen algunos servicios que utilizan posicionamiento y navegación en interiores para solucionar problemas reales, pero son casos puntuales y aislados. Es difícil encontrar soluciones integrales y genéricas que den solución a los retos de la sociedad en distintos ámbitos: turismo, búsqueda de personas, relaciones sociales, ferias/congresos, medicina, etc.

Y si ya existen soluciones puntuales, ¿por qué no disponemos de una solución universal al estilo del archiconocido GPS?  ¿Cuál es el problema? ¿La tecnología de interiores no está suficientemente preparada? El problema no parece que sea ese, las soluciones tecnológicas de posicionamiento en interiores han avanzado mucho durante los últimos años y actualmente son suficientemente potentes y fiables como para ser aplicadas en entornos reales para dar soporte a muchas de las necesidades actuales de la sociedad. Es cierto que hay aún algunas cuestiones por pulir como algunos elementos de privacidad que deben ser tratados, pero solucionarlas es cuestión de tiempo.

Entonces, si la tecnología no es el problema, ¿cuál es? Pues, como en muchos casos, parece un problema de comunicación. Tenemos a un lado investigadores que pueden solucionar problemas muy complejos pero que no son del todo conscientes de qué problemas deberían abordar, cuales son los realmente necesarios para la sociedad. Por el otro lado, hay personas que conocen y sufren problemas reales e imaginan soluciones que puedan darles solución, pero no tienen las herramientas para implementarlas. Debemos crear un puente para que estos dos colectivos se encuentren, dialoguen y caminen juntos para construir aplicaciones útiles y ofrecer servicios de impacto.

Existen distintas iniciativas en esta línea. Quizá la más relevante a nivel nacional es la de la Red de excelencia de Posicionamiento y Navegación en Interiores REPNIN. Esta red de excelencia pretende integrar los esfuerzos de investigación y desarrollo tecnológico llevados a cabo en España en el ámbito del posicionamiento y navegación en interiores y de los Espacios Inteligentes. Sus objetivos son cohesionar más y mejor a los investigadores españoles que trabajan en este ámbito y promover la transferencia de su trabajo a sectores de gran relevancia social, como serían el industrial y el de la salud.

Los resultados esperados de la red REPNIN son: 1) el desarrollo de tecnologías y aplicaciones que posean un importante valor añadido e impacto científico y tecnológico, a nivel internacional; y 2) aportar soluciones para entornos interiores utilizando dispositivos móviles que interactúen con usuarios de manera natural. Estas soluciones de usuario permitirán asistir de forma proactiva a las personas facilitando sus labores diarias y garantizando su seguridad ante situaciones de riesgo o accidentes y ayudándolas en su movilidad y seguridad.

Desde la red, queremos empezar a construir ese puente. Y es por ello que os proponemos encontrarnos el 21 de febrero de 2017 en el Palau Macaya para escuchar vuestras necesidades, ideas y propuestas de colaboración. El objetivo es construir juntos un futuro donde la navegación y el posicionamiento en interiores sea una realidad natural que esté al servicio de la comunidad.

Para ello realizaremos distintas actividades dinámicas para escucharos y ver cómo podemos dar solución a los problemas/ideas que planteáis. Por lo tanto, si tenéis ideas, por muy locas que sean, sobre cómo puede ayudar el posicionamiento y navegación en interiores en nuestro día a día, sería un placer sentarnos y charlar un rato. Y en el peor de los casos pasaremos una mañana en un espacio modernista espectacular, rodeados de personas interesante manteniendo una charla agradable y aprendiendo mucho los unos de los otros.

INSCRIPCIONES: http://symposium.uoc.edu/event_detail/8200/detail/encuentro-de-la-red-de-excelencia-en-posicionamiento-y-navegacion-en-interiores_-repnin.html

 

Jordi Conesa es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones en la UOC. Su docencia se enfoca a las áreas de bases de datos y ingeniería del software.

Antoni Pérez Navarro es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, donde es experto en los ámbitos de Sistemas de Información Geográfica y de Física.