Las pequeñas mentiras que nos contamos los jefes de proyecto

El interesante post de mi colega (y sin embargo amigo) Robert Clarisó que publicó hace algunas semanas en esta mismo blog me ha hecho pensar sobre algunas cosas de las que nos contamos los jefes de proyectos y programas, y de las que les contamos a nuestros colaboradores, incluidos, por supuesto, los estudiantes que nos sufren. Mis pensamientos son un poco largos y no sé si útiles, de manera que los partiré en varios trozos y amenizaré con algunas webs divertidas, de manera que el que quiera puede cambiar a cosas de mayor provecho. Robert explica su experiencia fascinante en el museo Vasamuseet, de Estocolmo, una preciosidad dedicada a un empeño tan caro y complejo como inútil y fallido, el barco de guerra más grande y sofisticado del mundo (Parece, por cierto, un sueño catalán: los catalanes “celebramos” una derrota en el día de la patria). Y sostiene Robert seguidamente todas las razones, de libro, por las que el proyecto fracasó: objetivos y alcance ambiciosos, poco definidos y cambiantes; falta de liderazgo o el peor de los liderazgos posibles (¡el del rey!), falta de pruebas, etc. Si la literatura sobre gestión de proyectos es amplia, aún lo es más la literatura sobre proyectos fallidos, empezando por todos los libros y películas escritos sobre las expediciones fracasadas al Everest. Una organización bien lucrativa publica anualmente el “informe del caos” (llamado ahora ya el “manifiesto del caos“), muy criticado en la literatura profesional y científica, por diversas razones, pero probablemente la referencia más leída y escuchada, al menos entre el público norteamericano. Según los informes del Standish Group, a partir de...

Las aventuras de Jim Barton

Quiero recomendaros una novela de verano, que será también un libro de texto y de consulta por mucho tiempo. Hace un par de años escasos se publicó en Estados Unidos un libro de dirección de las TIC que en realidad era una novela, que en realidad era un caso práctico imaginado de los de la escuela de negocios de Harvard, que en realidad era un juego de rol, que en realidad era un cómic… y que se empezó a vender bien, en sus diferentes versiones (libro de papel, audiolibro, libro electrónico), en especial como audiolibro, y que se va convirtiendo en el libro “de texto” de los cursos de dirección de las TIC en muchas escuelas americanas, sobre todo, en las escuelas de negocios. Esta andrómina se llama The Adventures of an IT Leader y está escrito por dos clásicos del tema, Dick Nolan y Rob Austin, con la ayuda de una asistente un poco especial, una actriz y antigua directora de teatro de Philadelphia que se llama Shannon O’Donnell. El libro se puede encontrar entre las publicaciones de la Harvard Business Press. Nolan y Austin son los herederos de Applegate y MacFarland, aunque Nolan (¿recordáis el socio y compañero de bicicleta de Norton, el de Nolan y Norton, y luego el del Balance Score Card?) está también próximo a la jubilación (algunos ya me habréis leído que la nuestra es una disciplina en disolución…). El libro cuenta las preguntas, retos y eventos fascinantes que le ocurren a un nuevo CIO (Chief Information Officer), que además no tiene una formación anterior en informática sino que procede del negocio (responsable...