Vale, ya tenemos manual

Ninguna disciplina del conocimiento, desde la física cuántica hasta la jardinería, sin ir más lejos, han sobrevivido mucho tiempo sin un manual de la Universidad de Oxford.

Se acaba de publicar el manual de la Gestión de los Sistemas de Información, editado por Galliers y Currie, que no son dos cualesquiera.

No está mal para una práctica y una disciplina aparecida no hace menos de 30 años, ni más de 50, según cómo y quién haga las cuentas y que, desde luego, evoluciona a una velocidad que hace casi inútiles los manuales.

El handbook ocupa 700 páginas en 26 artículos de 37 autores, que suman más de 10.000 citas en las mejores revistas científicas y varias decenas de premios. Wow!!!

Los temas se agrupan en cuatro secciones:

  1. Una introducción histórica (de M. Lynn Marcus) y otra teórica (de Hirsheim y Klein, descanse en paz), sobre el espacio de la profesión. ¿De qué hablamos? ¿Qué quiere decir Gestión de Sistemas de Información?
  2. Una segunda sobre las perspectivas teóricas y metodológicas, o sea, ¿cómo nos acercamos al estudio de “la cosa”?, desde la teoría de sistemas hasta el estructuralismo antropológico, la hermenéutica y la fenomenología. (Ya lo comentamos después de la visita que hizo Myers a la UOC. Pronto, la disciplina se confundirá con la enciclopedia y ésta con el mundo).
  3. La tercera toca los temas de siempre y otros nuevos: la dirección estratégica y el alineamiento entre negocio y tecnología, la gobernanza y el rol del CIO, qué han aportado los ERPs, la seguridad, los móviles o el outsourcing.
  4. La cuarta va de novedades, “nuevas perspectivas” se dice en fino y académico: la gestión del conocimiento y la inteligencia de negocio, la IT más verde y la globalización.

En la UOC tenemos un grupo de profesores y practicantes que llamamos, ya se ve que bien llamado, de MIS (Management of Information Systems). Su líder intelectual por méritos suficientes es Joan Antoni Pastor y el que hace que las cosas se muevan es Josep Maria Marco. Somos poquitos, todavía.

Espero que entre todos, iremos pasando revista al nuevo manual. Ya lo hemos puesto en las bibliografías de las asignaturas que impartimos.

Me siento bien, es una buena noticia, aunque hace poco me alegraba de la desaparición de los manuales y su sustitución por videolibros de aventuras. En fin.

Siempre me quedará la duda de si el Quijote empezó a leerse menos el día en que los estudios sobre el Quijote empezaron a multiplicar el tamaño del Quijote.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
La urgencia y algunas malas prácticas derivadas

Quería compartirles algunas reflexiones sobre la gestión del conocimiento en las pequeñas empresas que trabajamos con software libre. Reflexiones que...

Cerrar