Las informáticas y la informática

Communications of the ACM es una de las revistas (más bien generalista) de la asociación de informátic@s más extendida mundialmente, la ACM (Association for Computing Machinery). El pasado mes de Agosto se publicó un artículo sobre el “Género y los artículos científicos enviados a Congresos” [1]. Cuando lo leí, pensé que sería interesante reflexionar un poco sobre el tema.

El artículo, básicamente, hace un análisis de los congresos directamente relacionados con la ACM, y de las autorías de las publicaciones aceptadas en éstos entre 1967 y 2009. Posiblemente, el dato más representativo es que el porcentaje de autorías de mujeres (respecto al total) aumenta del 7% en 1967 al 27% en 2009, llegando a casi un tercio del total de artículos publicados. Igualmente interesante es el dato que indica que las científicas son especialmente productivas, ya que publican una media de un artículo más al año que los hombres. Se hacen otros análisis, entre los que puede ser interesante ver las preferencias en cuanto a áreas, que para las mujeres son principalmente los factores humanos, diseño y documentación, mientras que para los hombres serían algoritmos, teoría y seguridad.

Es una fantástica noticia ver que la mujer toma protagonismo en este mundo de la informática. ¿Por qué? Pues bien, es muy importante, como en cualquier ingeniería, o en cualquier ciencia donde se “creen” nuevos  “ingenios”, que haya una representatividad y heterogeneidad máxima de pensamiento. Si no, las disciplinas se estancan, y acaban sesgando hacia lo que la gente de optimización llama “mínimos locales”.

Hoy, gran parte de la historia la escriben l@s que idean, diseñan, implementan y toman decisiones sobre los sistemas informáticos y las TIC en general. Ell@s han cambiado y están cambiando el mundo. Y no olvidemos que hace más de 100 años (en un status quo totalmente diferente para la mujer), Ada Lovelace, hija de Anabella y Lord Byron fue la primera persona en diseñar un programa para aquella máquina analítica de su amigo, Charles Babbagge. Ella fue la primera programadora y así se le reconoce. El problema, creo, es que este hecho se pasa por alto a veces, y es algo muy importante: el considerado “primer ordenador” fue pensado colaborando una mujer y un hombre. Esto (insisto, aunque no se considere como algo esencial, yo creo que sí que lo es) hace a nuestra disciplina muy diferente a muchas otras.

Y aunque los estereotipos intenten separar a las mujeres de la informática, nosotr@s sabemos que en nuestro mundo se necesitan tanto los 0‘s como los 1‘s, y los 1‘s como los 0‘s.

[1] J. McGrath Cohoon, Sergey Nigai, Joseph “Jofish” Kaye. “Gender and computing conference papers” ACM Communications 08/2011 Vol.54 N.8. Pages: 72-80 doi>10.1145/1978542.1978561

Trackbacks/Pingbacks

  1. Aprender a programar o aprender un lenguaje de programación | iNFoRMáTiCa++ - [...] escrito para ser procesado computacionalmente, y aunque no lo escribió en JAVA, merecía un segundo reconocimiento en el [...]
  2. La “madre” de la informática | iNFoRMáTiCa++ - […] poco nuestra historia. Pensé que podía ser interesante, a parte de las ya conocidas historias de Ada Lovelace o…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Bromas aparte (más sobre gestión de proyectos)

Sigo con los temas de gestión de proyectos, después de las historias más o menos sarcásticas de algunos posts anteriores...

Cerrar