Lo que en realidad importa (II)

En dos posts recientes (1, 2) hemos recordado la dudosa efemérides de la publicación del artículo y luego libro de Nick Carr, “Does IT Matter?”, o sea “¿Sirve de algo la IT?”, que tiene el privilegio de ser una de las escasas lecturas sobre el valor de las TIC que han hecho algunos directores generales, financieros y hasta informáticos.

Seguíamos la discusión más teórica y concluíamos que, al final del día, las TIC por sí mismas ni aportan ni dejan de aportar, sino que depende del uso social y empresarial que hacemos de ellas.

Prometíamos para esta entrada una pequeña revisión de la investigación empírica de los últimos años, procedente por cierto más del campo de la economía que de la tecnología, en particular los estudios masivos del McKinsey Global Institute (2), que ha dirigido Diana Farrell, desde 2001 hasta 2006, y la investigación del Centre for Digital Business del MIT, dirigido por Erik Brynjolfsson, a lo largo de los últimos 15 años y recopilada recientemente en un libro de éxito (3). Sus hallazgos principales son:

  • La productividad del trabajo (el producto por hora trabajada) se ha ido multiplicando en relación con la inversión en IT, globalmente. La época de mayor crecimiento de la productividad en Estados Unidos, los años 90 del siglo pasado, coinciden con la mayor inversión en tecnologías de la información y las comunicaciones de la historia (en contra de la opinión del periodista Nick Carr y epígonos).
  • Sin embargo, tanto en términos de productividad como de valor de mercado (valor bursátil, en empresas cotizadas), la distribución no es homogénea. De hecho, en muchos sectores industriales, la productividad no aumentó. Tres cuartas partes de la ganancia de productividad se produce en un número pequeño de sectores industriales (distribución mayorista y minorista, servicios financieros, semiconductores, ensamblaje de ordenadores, compañías de telecomunicaciones y, recientemente, compañías de internet), que se pueden considerar intensivos en información y/o tecnología.
  • Los sectores y empresas en donde se han concentrado los incrementos de productividad y valor de mercado son también aquéllos en los que la inversión en IT va unida a lo que Brynjolfsson llama inversión en el stock de “capital organizativo”, entendido como cambios en los procesos la estructura de la organización y el capital humano, en una relación de 1 a 5. Es decir, estas empresas gastan 5 dólares en mejoras de sus prácticas de negocio por cada dólar que invierten en IT.
  • Finalmente, los sectores y empresas donde se producen mayores ganancias económicas derivadas de la inversión en IT son aquéllas en las que la inversión TIC es sostenida y continuada en el tiempo (y no muy grande pero puntual).

O sea, las TIC valen la pena, pero no por sí mismas, no siempre, y no de cualquier manera (4).

Notas:

1. Entrada: ¿Sigue importando la IT?
2. Entrada: Lo que en realidad importa (I)
3. El artículo original de Nick Carr (HBR, Mayo 2003) y las réplicas y contrarréplicas más interesantes se encuentran en una edición especial : Harvard Business Review at Large (Reprint R0305B).
2. El último (2006) puede verse en el siguiente enlace
3. Brynjolfsson E. y Saunders A. (2010). Wired for Innovation. Cambridge (Mass., EUA): The MIT Press. (Hay muchos artículos publicados por Brynjolfsson y sus colaboradores entre 2000 y 2009, pero este libro contiene una recopilación bastante útil de sus conclusiones. Además es un libro estupendo.)
4. Por cierto, en el Congreso Europeo de Sistemas de Información, que se ha celebrado estos días en Barcelona (http://www.ecis2012.eu/) ha habido algunas aportaciones sobre estos temas, basadas en el estudio de casos de empresa en diferentes entornos. Mi reflexión muy particular a partir de estas presentaciones es que la definición de “ventaja competitiva” y los modelos de análisis que hemos venido usando son aún nebulosos y poco concluyentes. O sea, ¡más investigación y menos literatura!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: En dos posts recientes (1, 2) hemos recordado la dudosa efemérides de la publicación…
  2. Octubre, el mes de los grandes datos | iNFoRMáTiCa++ - [...] de Brynjolfsson y McCafee (que como hemos explicado alguna vez es la gente que más ha estudiado la relación…
  3. Gobernanza digital (I) | iNFoRMáTiCa++ - [...] debería decidir informadamente cómo de estratégica o de central para la empresa son sus TIC. No lo son siempre…
  4. Qué poco sabemos (I) | iNFoRMáTiCa++ - [...] y empresas que invierten en informática tienen mejores resultados en la vida y en la bolsa. Pero no todas…
  5. La empresa extrovertida y otras complementariedades | iNFoRMáTiCa++ - […] para mejorar la productividad y los rendimientos de las empresas tiene ya una cierta historia, que aquí hemos recogido…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Lo que en realidad importa (I)

En una entrada reciente, revisábamos el artículo de Nicholas Carr, “Does IT Matter?” (“¿Importa la IT?”), publicado en 2003 y...

Cerrar