Béisbol, inteligencia de negocio y management

Ya está en los videoclubs Moneyball, que aquí se llamó “Rompiendo las reglas” y pasó con más pena que gloria por las salas de cine. Es una película sobre béisbol, matemáticas, gestión de empresas y el dolor del padre separado de sus hijos, que deben ser temas que no interesan mucho en España.

Moneyball: Rompiendo las reglas

Moneyball: Rompiendo las reglas

Es una peli de Bennet Miller que protagoniza Brad Pitt con una serie impagable de secundarios. Cuenta la historia de Billie Beane, director general de los Oakland Athletics  durante los últimos 20 años, un equipo de bajo presupuesto de la bahía de San Francisco, que transformó la manera de seleccionar y desarrollar jugadores y ha ganado consecutivamente la mayoría de las ligas de la costa oeste, para estrellarse casi siempre en la final de cuatro. Beane transformó las reglas del deporte usando la “inteligencia de negocio”, la Business Intelligence (el análisis de millones de datos que los ojeadores profesionales descuidaban). Un libro popular  y una colección de artículos científicos desde el análisis econométrico hasta la psicología cognitivista han analizado esta historia a lo largo de la pasada década (1).

Los Red Sox de Boston, que intentaron ficharlo sin éxito, explotaron el hallazgo y se convirtieron en el equipo más competitivo de la historia de la liga en los últimos años, por encima de los Yankees de Nueva York. El caso de los Red Sox se estudia en las escuelas de negocio y en los libros de Business Intelligence y “Analytics” (2, 3). A mí me gusta el béisbol y soy de los Red Sox (que en Estados Unidos es como ser del Barça, mientras que ser de los Yankees es como ser del Real Madrid). El béisbol es un deporte rural y tranquilo, en el que cuenta la paciencia. Los aficionados pasan días en el campo o delante del televisor, en familia. No hay prisa. Los mejores jugadores son latinos. Nada que ver con el fútbol americano, el baloncesto o las carreras de caballos, deportes demasiado agitados, las otras pasiones americanas.

El béisbol está lleno de reglas no fáciles de comprender. Las matemáticas y los sistemas de información añaden reglas nuevas, enseñan a hacer preguntas, crean modelos y sugieren respuestas, que está en la mano del que toma decisiones utilizar, cuándo y cómo.

Por eso existe el management. No puedes gestionar jugadores y equipos desde el ordenador. Hay algo (aún intangible, pero que las matemáticas descubrirán quizá también algún día) que hace que alguien haga alguna cosa, aprenda lo que no sabe, recuerde las cosas que sabía y descubra las virtudes del equipo que multiplican las suyas. Los grandes equipos tienen eso, además de algunos grandes jugadores que marcan la diferencia. El curso de la liga y de la película cambian cuando Billie baja al vestuario.

Finalmente hay en la película el dolor y el miedo, el recuerdo del dolor del fracaso, ese temblor escondido en el alma de los líderes. Y hay un dolor más humano, la separación de la hija que le canta canciones y que vive en California, que está muy lejos de Boston. En California hace sol, en Boston llueve.

Nota:

1. Os recomiendo dos artículos:

Hakes, Jahn K.; Sauer, Raymond D. (2006) “An Economic Evaluation of the Moneyball Hypothesis”. The Journal of Economic Perspectives, Volume 20, Number 3, Summer 2006, pp. 173-185(13)

Surenda, Nanda; Denton James W. (2003) “Designing IS Curricula for Practical Relevance : Applying Baseball’s “Moneyball Theory”. Journal of Information Systems (Volume: 20, Issue: 1, Pages: 77-86). Lo interesante de éste último es la aplicación de la teoría de Moneyball nada menos que al diseño curricular en materia de sistemas de información (¡!). Nos lo tenemos que mirar.

2. Ya hemos recomendado el libro de Davenport y Harris en alguna ocasión, y sus trabajos en Harvard. Davenport T. y Harris J. Competing on Analytics: The New Science of Winning (Harvard Business Press). Puede verse un resumen en este blog. También en el MIT (ver por ejemplo, esta conferencia) y actualmente hay web enteras sobre la materia, por ejemplo, aquí. Es interesante ver también el caso del fracaso de un fichaje, o sea la otra cara de la moneda, a la luz de la gestión de empresas.

3. El caso de los Red Sox ha sido muy estudiado en las escuelas de gestión de empresas, no sólo por su uso del Business Intelligence and Analytics, sino en materias de liderazgo, innovación y la reinvención de su modelo de negocio, por ejemplo recientemente en esta entrada.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Ya está en los videoclubs Moneyball, que aquí se llamó “Rompiendo las reglas” y…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
La gestión del portfolio como herramienta de transformación

En algunas entradas anteriores (por ejemplo, en Teoría y práctica de la Dirección de informática, De quién es la informática...

Cerrar