CIO quo vadis? Pues depende

“Apenas sé, señora, lo que soy  en este momento… Si sé quién era al levantarme esta mañana, pero creo que he cambiado varias veces desde entonces” (la Alicia de Lewis Carroll, otra vez). La ambigüedad en la definición del rol (o sea, qué se espera del director de informática) tiende a producir, según la investigación de Peppard y colegas a la que nos referíamos en una entrada anterior, contrataciones inadecuadas, insatisfacción para las dos partes, mayor rotación y, lo que es peor, una incapacidad de la empresa para obtener el mejor rendimiento de las TIC.

The dance to the music of time. Imagen de dominio público (en aquellos países en que los derechos de autor tienen una vida de 100 años o menos)

No hay responsables de la informática buenos o malos sino simplemente adecuados para un determinado contexto y momento organizativo, que está en evolución. La teoría se emparenta aquí con el paradigma de la contingencia desarrollado por Mintzberg desde los 1970 hasta la actualidad. (El profesor canadiense Henry Mintzberg está considerado el mayor pensador contemporáneo en la historia de la gestión de empresas, después de la desaparición de Peter Drucker, pero no ha merecido gran interés en la investigación y la teoría de los sistemas de información. Ya pasa).

Los factores más influyentes en el rol del primer ejecutivo de las TIC en una empresa, según la investigación de Peppard y sus colegas de Oxford, serían dos. Por un lado, la importancia de los sistemas de información como factor de ventaja competitiva en un sector particular. Tiene sentido y encajaría bien con la investigación sobre los usos estratégicos de la tecnología, a la que dedicamos aquí un larga serie (1, 2, 3, 4, 5).

El segundo factor sería el nivel de madurez y conocimiento tecnológico del conjunto de la organización y, en particular, de sus directivos principales (digital literacy, IT savvyness, o lo que sea). Cuando los dos factores están alineados, las cosas van bien para la gente y para la empresa.

En esta combinación, la investigación encuentra cinco clases de CIOs:

1) El proveedor de un servicio básico (Utility IT Director), como el agua, el gas o la electricidad. No necesita aportar una gran contribución estratégica, porque la empresa no lo requiere y los directivos no lo sabrán valorar.

2) El evangelista (Evangelist CIO) es un personaje de transición, en el sector y en la empresa. Se dedica a predicar la buena nueva de la contribución de la tecnología a la ventaja competitiva.

3) El innovador (Innovator CIO) que vive en empresas que necesitan y valoran la contribución de la información y la tecnología al crecimiento y la diferenciación.

4) El facilitador (Facilitator CIO) que se produce en empresas y sectores bien equipados y conscientes del valor de las TIC para la estrategia. Es otro personaje en transición, que está ayudando a los líderes de negocio a que interioricen y asuman el liderazgo de las TIC en su propio ámbito. (Hablamos de éstos en otra entrada).

5) El identificador y proveedor de servicios tecnológicos avanzado(Agility IT Director/CIO) de empresas que ya han hecho la transición, o sea donde estrategia, operaciones y tecnología son lo mismo y los líderes del negocio ya saben qué tecnología necesitan y para qué les sirve. Aqui el “nuevo-pero-viejo” director de informática es un especialista en prospectiva y un proveedor y socio de confianza.

Es probable que si las organizaciones y los directivos entienden mejor dónde están y qué pueden exigirse mutuamente, sean capaces de establecer relaciones más honestas y productivas y reducir o manejar el nivel de ambigüedad e incertidumbre. También lo es, creo yo, que las capacidades y habilidades que se pidan a unos y otros sean diferentes y eso ayude a definir mejor la profesión y la carrera.

Nota: Va de mitos, héroes y dioses. La obra de hoy es “La danza para la música del tiempo” (c. 1640), una obra preciosa de Poussin dedicada al dios Jano (el de las dos caras) y que se guarda en una galería también preciosa (la colección Wallace) de Londres. Esta entrada está dedicada a Rosa, presidenta de mi club de fans, ingeniera, filósofa, jardinera, mitómana.

CC BY-NC-SA 4.0 CIO quo vadis? Pues depende por Jose Ramon está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: “Apenas sé, señora, lo que soy  en este momento… Si sé quién era al levantarme…
  2. La fábula del director general (I) | iNFoRMáTiCa++ - [...] noticias para el CIO.  Yo creo que son buenas noticias para las empresas y para la tecnología; el futuro…
  3. C’s o no C’s | iNFoRMáTiCa++ - [...] mi parte, ya he avisado alguna vez del riesgo de los discursos plañideros desde el lado de los informáticos…
  4. Gobernanza digital (y II) | iNFoRMáTiCa++ - [...] de la informática, se debe decidir qué tipo de CIO o de director de informática necesitamos y para qué y, en consecuencia, cuál…

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
Videojuegos y narrativa

El pasado 29 de Noviembre participé en una mesa redonda sobre Videojuegos y narrativa en Sevilla (Cuando hay una actividad...

Cerrar