Nuestro método

[versió en Català]

Vamos a  hablar de  métodos y, cómo no, empiezo hablando de  quien dedicó buena parte de  su vida a  reflexionar sobre los métodos. Concluye Descartes en su obra más universal el “Discurso del método”, o “Discour de la méthode pour bien conduire sa raison, et chercher la vérité dans les sciences”, que la única forma de encontrar la verdad es en un mismo, eso sí, tras haber viajado e investigado medio mundo. Nosotros no buscamos la  verdad, pero nos viene de  perlas el camino que sigue Descartes en su “discurso”.

Discurso del método de Descartes. Imagen de dominio público (en aquellos países en que los derechos de autor tienen una vida de 70 años o menos)

En la Disciplina o profesión de Dirección de Proyectos, se plantea a menudo lo difícil que es usar un método, en especial uno generalista como el que propone el PMI , el reconocido PMBOK, para gestionar proyectos concretos, por la realidad de la praxis del día a día en un área concreta, como es nuestro caso,  las TIC. Pienso que este debate es artificial, y fruto de las prisas por implantar los “métodos”, o por obtener una certificación o por ordenar nuestra organización, sin hacer un proceso esmerado de cómo el método se debe usar.

En la dirección de proyectos, y en otros muchos ámbitos, se debe hablar de tres niveles de  desarrollo del método de gestión y trabajo o tres capas o aproximaciones:

  1. EL MÉTODO GENERAL: contrastado, comúnmente reconocido, validado, generalista, completo, documentado… aquello que diríamos el “cuerpo de conocimiento” (como el título); una propuesta lo suficiente compleja y completa para considerarse en sí misma una disciplina, pero que en realidad, aisladamente, no sirve para gestionar proyectos, sólo sirve para saber como se pueden gestionar con excelencia los proyectos. Como decimos en los material de la asignatura de  Gestión de  Proyectos de nuestros Estudios, es una caja de  herramientas que requiere saber qué, cómo, cuándo… se deben usar. Este “método general” debe ser un compendio de conocimientos amplios, de diferentes investigadores o  profesionales, útil en diferentes realidades, áreas y  situaciones.
  2. La EXTENSIÓN DEL MÉTODO: cuando en una área de aplicación hay prácticas, conocimientos, etc. reconocidos en aquella área pero que no serían de aplicación en otras, hace falta una extensión del método, o sea, una adaptación de aquello general al área concreta. El propio PMI  ha propuesto diversas del PMBOK, una para las TIC, entre otras. Las “extensiones”, por definición, deben ser elaboradas por expertos en el área en cuestión, lo suficiente conocedores de  estas especializaciones que tiene aquella área y del “método general”.
  3. NUESTRO MÉTODO, el que usamos en la  nuestro empresa, que es una customización o adaptación del “método general” o de  su “extensión” (si  hay) a   las características de nuestra organización, que aun siendo TIC, tiene una forma de hacer especial. Aun con la notable uniformización de las empresas TIC, hay diferentes culturas, objetivos, clientes que aconsejan esta adecuación. La gran pregunta es: ¿cómo se obtiene “nuestro método”? Hay dos vías (¡como los artículos 143 y 151 de la Constitución Española para el desarrollo autonómico!): la  rápida y  la correcta. La “fast route”, que es la  que han usado una mayoría, consiste en contratar una consultora o similar e implantar el “método general” a  la brava, esperando que la organización se adapte al método general, y esto… fracasa en un 99% de casos. ¿La  correcta? La  correcta es hacerlo sin prisas (con o  sin ayuda externa), estableciendo prioridades y  niveles progresivos de logro, a través de diferentes iteraciones y estableciendo un mecanismo de  mejora continua. Como siempre, la  correcta será la más complicada.

Y  en todo esto, ¿dónde queda el PMBOK?  El PMBOK “desaparece” de alguna forma entre los “activos de la organización” (según su propia terminología), a base de hacer muchos y  muchos proyectos y de mejorar nuestros procesos de gestión de proyectos. La mejora de estos activos son precisamente las “salidas” (otra terminología del PMBOK) de los diferentes procesos de  gestión y  mejora de la calidad de la gestión. Y  así, poco a poco, pero sin pausas, …, el MÉTODO va mutando hasta ser realmente, NUESTRO MÉTODO.

Pere Mariné es consultor de  las asignaturas de  Gestión de  Proyectos en la UOC. Ingeniero Informático por la UPC, Máster en Gestión Pública por la UAB y Máster en Sociedad del conocimiento por la UOC.


Anem a parlar de mètodes i, com no, començo parlant de qui va dedicar bona part de la seva vida a reflexionar sobre els mètodes. Conclou Descartes en la seva obra més universal, el “Discurs del mètode”, o “Discour de la méthode pour bien conduire sa raison, et chercher la vérité dans les sciences” que la única forma de trobar la veritat és en un mateix, això sí, després d’haver viatjat i investigat mig món. Nosaltres no busquem la veritat, però ens ve de perles el camí que segueix Descartes en el seu “discurs”.

Discurs del mètode de Descartes. Imatge de domini públic (en aquells països en que els drets d’autor tenen una vida de 70 anys o menys)

En la Disciplina o professió de la Direcció de Projectes es planteja sovint quant dificultós és fer servir un mètode, en especial un de generalista com el que proposa el PMI; el reconegut PMBOK, per gestionar projectes concrets, per la realitat de la praxis del dia a dia en un àrea concreta, com és el nostre cas, de les TIC.  Penso que aquest debat és artificial, i  fruit de les preses per implantar els “mètodes”, o per obtenir una certificació, o per ordenar la nostra organització, però sense fer un procés acurat de com el mètode s’ha de fer servir.

En la direcció de projectes, i en molts altres àmbits, cal parlar de tres nivell de desenvolupament dels mètodes de gestió i treball o tres capes o aproximacions :

  1. EL MÈTODE GENERAL: contrastat, comunament reconegut, validat, generalista, complert, documentat… allò que diríem el cos de coneixement (com el títol); una proposta prou complexa i complerta per considerar-ne en si mateixa una disciplina. Però que en realitat, aïlladament, no serveix per gestionar projectes, només serveix per saber com es poden gestionar amb excel·lència els projectes. Com diem en els material de l’assignatura de Gestió de Projectes dels nostres Estudis, és una caixa d’eines que cal saber què, com, quan… s’han de fer servir. Aquest “mètode general” ha de ser un compendi de coneixements amplis, de diferents investigadors o professionals, útil en diverses realitats, àrees i situacions.
  2. L’EXTENSIÓ DEL MÈTODE : quan en una àrea d’aplicació hi ha pràctiques, coneixements, etc. reconeguts en aquella àrea però que no serien d’aplicació en d’altres, cal una extensió del mètode, o sigui, una adaptació d’allò general a l’àrea concreta. El propi PMI n’ha proposat diverses del PMBOK, una per les TIC, entre d’altres. Les “extensions”, per definició han de ser elaborades per experts en l’àrea en qüestió, prou coneixedors d’aquestes especialitzacions que té aquella àrea i del “mètode general”.
  3. El NOSTRE MÈTODE, el que fem servir en la nostra empresa, ha de ser una customització o adaptació del “mètode general” o de la seva “extensió” (si n’hi ha) a les característiques de la nostra organització, que tot i ser TIC, té una forma de fer especial. Tot i la notable uniformització de les empreses TIC, hi ha diferents cultures, objectius, clients que aconsellen aquesta adequació. La gran pregunta és: com s’obté el “nostre mètode”?  Doncs, hi ha dues vies (com els articles 143 i 151 de la Constitució espanyola pel desenvolupament autonòmic!): la ràpida i la correcta. La “fast route”, que és la que han fet servir una majoria, consisteix en contractar una consultora o similar e implantar el “mètode general” a la brava, esperant que la organització s’adapti al mètode general, i això… fracassa en un 99% de casos. La correcta? La correcta es fer-ho sense presses (amb o sense ajuda externa), establint prioritats i nivells progressius d’assoliment, a través de diferents iteracions i establint un mecanisme de millora continua. Com sempre, la correcta és la més complicada.

I en tot això, on queda el PMBOK? El PMBOK “desapareix” d’alguna manera entre els “actius de l’organització” (segons la seva pròpia terminologia), a base de fer molts i molts projectes i de millorar els nostres processos de gestió de projectes. La millora d’aquests actius son precisament les “sortides” (una altra terminologia del PMBOK) dels diferents processos de gestió i millora de la qualitat de la gestió. I així, mica a mica, però sense pauses, …, el MÈTODE va mutant fins ser realment, el NOSTRE MÈTODE.

Pere Mariné és consultor de les assignatures de Gestió de Projectes de la UOC. Enginyer informàtic per la UPC. Magister en Gestió publica per la UAB. Magister en Societat del coneixement per la UOC.

Licencia Creative Commons
Este contenido, a excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported Licencia.

Esta entrada fue publicada en Profesión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nuestro método

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Más en Empresa
Recursos para gestionar proyectos

Ufff… Complacer a todos los lectores es muy complicado. Los que nos conocen, ya no esperan demasiado. Los demás bucean...

Cerrar