Los informáticos dejan de fumar

Hoy hace 120 días que no fumo después de casi 40 años fumando. Mi terapeuta me anima a publicarlo en el blog. Parece que ésto debería darte ánimos, provocar el apoyo de los demás y afirmar el compromiso; como los que salen del armario. Reviso la epidemiología mundial y sólo encuentro un estudio americano no muy reciente acerca de los informáticos y el tabaco. Son, en cambio, frecuentes los papeles que se refieren a las profesiones sanitarias (mucho más fumadores que el resto del género humano) y las mujeres gestantes. En 2009, la prevalencia del consumo de tabaco en España fue del 27% de la población, mientras que en Estados Unidos era del 25%. Si busco a los informáticos, el primer resultado me da “computer quit”, o sea, la gente que desea dejar la adicción al ordenador, los foros informáticos de autoayuda y las webs asociadas a determinados fármacos de deshabituación.  (Quizá los humanos somos adictos y, desde luego, la ansiedad y la depresión no existen por la privación de la dosis, es ridículo.) Hay que llegar a una pregunta como “profession and/or occupation specific prevalence of cigarette smoking” para hallar algo que valga la pena. En fin, en lo que me voy encontrando, parece que en Estados Unidos un 12,8% de los informáticos fuman, un punto más que los sanitarios; casi tres veces menos que los albañiles, mineros y los temporeros ilegales mexicanos; un 16,3% de los ejecutivos fuma. Sólo fuma un 9% de posgraduados y máster. Imagino bajo las cifras inocentes una forma de lucha de clases, razas y sexos. Recuerdo los centros de proceso de datos de hace 10 ó 15...

Sangre, sudor y lágrimas

“Nada puedo ofrecer aparte de sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas”. Esta fue la famosa frase pronunciada por Winston Churchill ante la Cámara de los Comunes el 13 de mayo de 1940 y que habitualmente se utiliza como “sangre, sudor y lágrimas” para referirnos a situaciones dónde es necesario realizar un esfuerzo ingente para llevarlas a cabo, pero en las que el objetivo vale la pena. Retrato de Winston Churchill. Fuente Wikipedia. Licencia de dominio público cedida por el gobierno británico. Probablemente hoy en día esta es la situación en que se encuentran muchos responsables de departamentos de informática para conseguir seguir ofreciendo unos servicios adecuados con unos presupuestos cada vez más exiguos. Según Gartner en su estudio IT Metrics: IT Cost Optimization: Vertical Industry Perspectives (Referencia G00232994; los estudiantes y colegas de los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC tienen acceso libre desde las aulas) la reducción media acumulada en los últimos 4 años del gasto en IT es de más de un 34%. ¿Cómo se pueden afrontar estas situaciones de reducción drástica de recursos? La mayoría de los directores de informática europeos, según un estudio de IDG del año pasado, han optado por un ejercicio más o menos estratégico del gestión del portfolio, o sea de la cartera de activos (infraestructura y aplicaciones) informáticos de la empresa. Gartner nos propone un framework para la reducción de los costes de IT con cuatro líneas de actuación. Cada una de estas líneas requiere la implicación de diferentes partes de la organización y las personas que deben tomar las decisiones; es decir, no es un ejercicio solipsista de...

Análisis: la estrella de la Inteligencia (de Negocio)

Desde comienzos de este año, analistas, consultores y fabricantes están publicitando el estado de situación y tendencias de casi cualquier cosa, también de la Inteligencia de Negocio (Business Intelligence) o como cada uno decida llamarle o definir sus partes, desde luego en inglés: Business Analytics, Big Data, Performance Management, etc. En todo caso, la temperatura de la fiebre analítica no ha bajado y sigue contando en los primeros puestos de inversión, adopción y crecimiento. La semana de los Big Data, celebrada hace unos días, ha desbordado de optimismo. Para Gartner (“Predicts 2013: Information Innovation”, G00246040), pasados los años de prueba y adopción minoritaria y temprana, estaríamos en el año verdadero de la incorporación a gran escala. El ciclo de evolución (hype cycle) mostraría un estado ya de madurez de las tecnologías de analítica web, análisis de las redes sociales y reconocimiento de voz, entre otras muchas (G000235042). (Hemos explicado esta clase de instrumentos de análisis de Gartner en otra entrada.) Personalmente, no soy tan optimista, al menos en una perspectiva europea y española. Una diferencia radical entre la inteligencia de negocio y otras tecnologías es la velocidad y peculiaridad del ciclo de adopción individual, o sea en cada empresa. Se requiere una inversión relativamente elevada y sostenida en diferentes clases de capacidades (tecnológicas, pero también organizativas y de gestión de la información), una combinación de proyectos largos y resultados a corto (quick-wins) y una extensión del número y tipo de usos y usuarios como la del aceite en el agua. Hace unos meses, presentábamos aquí el célebre modelo de evolución de Davenport y algunas encuestas de situación más detalladas....

Gobernanza digital (y II)

Hemos dedicado algunos posts a la ambigüedad del rol del director de informática, a las complejas y turbias relaciones entre la gente de negocio y los informáticos y a las propias paradojas de la contribución estratégica de las TIC. En la parte anterior de la entrada empezábamos a sugerir que, si las decisiones sobre las TIC son tan estratégicas, lo mejor es que no las tomen los tecnólogos y comenzábamos a presentar un concepto algo más amplio acerca del gobierno de la IT. “La informática es algo demasiado importante para dejarla en manos (o al menos sólo en manos) de los informáticos“, podríamos decir parafraseando al presidente Clemenceau sobre la guerra y los generales. Sigamos: 3) A partir de las decisiones del Consejo, el director general o el comité de dirección deberían poner “hilo a la aguja”. Siguen quedando decisiones estratégicas sobre las que el Consejo quizá deba estar informado pero no podrá decidir: cuál es la arquitectura operativa y tecnológica de la empresa; cuáles los niveles de servicio básicos (disponibilidad, tiempo de respuesta…) y cuáles son los servicios (infraestructura y aplicaciones) críticos; cuáles son los niveles de seguridad y protección de datos y el nivel de riesgos… Todo ésto es estratégico para la supervivencia de la empresa y no son decisiones técnicas. 4) También hay que decidir sobre los roles, responsabilidades y relaciones de cada función, unidad de negocio o departamento en materia de informática y establecer un modelo de trabajo honesto y productivo. Si para la empresa suele ser claro “cómo se hacen las cosas aquí”, también debe hacerse claro “cómo se hacen las cosas aquí en materia de informática”. Si se ha decidido...