Qué poco sabemos (II)

La película “Tener y no tener” se basa en un relato de Hemingway, hombre de mar y toros, y tiene autores de campanillas, nada menos que William Faulkner o Jules Furthman o el propio Howard Hawks. Pero cuentan los testigos que el guión cambiaba casi cada día, a medida que evolucionaba la relación entre Bacall y Bogart y el ingenio y el presupuesto del equipo. Algo parecido ocurre con la dirección de informática. Seguimos: 5) Hay cosas que deberían ser más estructurales y permanentes. Una es la arquitectura de datos, procesos, sistemas y servicios, que no se puede cambiar cada día. Otra es una manera de dirigir, gestionar y utilizar la informática. Uno de mis clientes lo llama una “vocación tecnológica”, que impregna toda la organización. En las organizaciones “sabias digitalmente”, toda la IT es negocio y todo el negocio es IT. 6) Porque, en realidad, la efectividad de la contribución de las TIC en la empresa depende de muchos factores que, en su mayoría no tienen que ver con el trabajo y el rendimiento de los informáticos y de sus sistemas, sino con la cultura digital de los directivos y usuarios principales y con las relaciones, asunciones y estereotipos consolidados en el tiempo entre informáticos y ejecutivos. 7) Por lo tanto, las grandes decisiones de la empresa en materia de informática no son (o no son sólo ni principalmente) de la dirección de informática sino del Consejo de Administración y del Comité de Dirección: qué informática queremos, cuánto queremos gastar, en qué, cómo tomamos las decisiones, cómo será nuestra organización y nuestro director de informática. Hemos llamado a...

Qué poco sabemos (I)

En un peliculón de Howard Hawks, Tener y no tener (1944), Lauren Bacall canta un tema socrático, How little we know, acompañada al piano por el autor, nada menos que Hoagy Carmichael. En esta historia inverosímil, sobre la que escribí hace milenios, Bacall y Bogart se enamoraron para siempre: “¿Te ha picado alguna vez una abeja muerta?”. Me ha venido este recuerdo cuando los editores del blog, gente buena y buena gente, me han pedido un par de entradas (o salidas, en realidad) de cierre del curso académico y de la página, cuando todos preparamos las vacaciones. Mientras más presente y viva está la informática en la vida y en la empresa, mientras más suben en la bolsa los valores tecnológicos, menos me da la impresión de que sepamos mucho de su efectividad y de la relación entre el valor y el coste de las TIC. La dirección de sistemas de información es una ciencia (si lo es) joven. La primera mención sobre la “gestión de la información” o sobre el rol del “director de sistemas de información”(el CIO) es de 1980. La Association for Information Systems se fundó sólo en 1994. El concepto de “alineamiento estratégico” entre negocio y tecnología aparece a principio de los 90 y en los últimos tres años se están publicando las primeras teorías más o menos integradoras sobre la contribución de la función de IT en la empresa, que además vienen a decir que, bueno, pues depende. Así pues, de momento, ¿qué es lo que más o menos sabemos?: 1) Contra lo que pensaba Nick Carr (que pasa ahora por contribuyente de la nueva izquierda política; lo dicho, qué poco...

Frugalidad digital

Mi abuela es una persona que podríamos definir como frugal. Todo se lo hace ella y puede vivir con poca cosa. No necesita vestidos caros ni un vestuario diverso, y todo lo reaprovecha, ya sea unas cortinas o la comida que sobró ayer. No está en contra de las facilidades que nos han aportado los avances de la tecnología, e incluso tiene móvil y se apaña. Pero simplemente, muchas cosas las ve superfluas y se conforma con poco. Seguramente, porque le tocó vivir una época  donde la frugalidad era una necesidad, y ya le ha quedado dicha idiosincrasia incluso en mejores épocas. A medida que algunos nos hacemos mayores, nos volvemos un poco como mi abuela con los videojuegos. Proviniendo de una época dónde 64kb era lo normal y 128Kb “una pasada” (256Kb + 256Kb de “RAM Expandida”… ni os explico), o poner más de 16 colores en pantalla ya eran gráficos realistas, somos frugales. Nos encantan los gráficos y sonido brutales de hoy en día y disfrutamos como enanos, pero si es un poco menos espectacular, no pasa nada. No es juego catastrófico, como lo venderían algunas revistas. Y al final, de vez en cuando acabamos echando una partidilla  al Metal Gear (como digo a mis primitas, “y no me refiero los de Playstation!!“). O al Ghost and Goblins, que es como el Dark Souls, pero como 25 años antes y para machotes de verdad. Estructurado sin complicaciones. Simplicidad zen en un amasijo de pixelotes. A menudo me pregunto si, en ciertos géneros (RPG, FPS), gente que ha nacido bajo unos estándares de calidad gráfica y sonora superiores...

Jornada sobre futuro móvil: la realidad del desarrollador de apps

La constante innovación y las nuevas aplicaciones de la tecnología móvil hacen que este ecosistema se esté expandiendo de manera muy rápida. Los usuarios confían cada vez más en sus dispositivos móviles para consumir contenido y entretenimiento. Todo ello ha abierto numerosas oportunidades tanto para desarrolladores independientes, que crean sus propios negocios basados en el desarrollo de apps, como para las empresas que han visto en las apps una oportunidad para ampliar su mercado. El móvil representa una nueva ventana a través de la cual llegar al consumidor, y la industria es cada vez más consciente de las particularidades de este nuevo canal a la hora de plantear su estrategia de marketing. La tecnología móvil, que inicialmente era una herramienta más de publicidad, ha evolucionado hasta llegar a ser un medio de marketing y comunicación fundamental. En muchos casos, no sólo se trata de una mejora en la captación de clientes, sino también de la oportunidad de proporcionar más eficiencia y agilidad a los procesos organizativos de las empresas. Teniendo esto en cuenta, la UOC organizó el pasado 4 de julio, con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona y la Mobile World Capital Barcelona, la jornada “Futuro móvil: la realidad del desarrollador de apps”. Esta jornada sirvió también para presentar el nuevo posgrado en Desarrollo de Aplicaciones para Dispositivos Móviles, que empezará en septiembre en la UOC. La jornada empezó con la presentación de Josep Buñesch, de SAP, quien nos habló de la importancia del Mobile Device Management (MDM) en las empresas, ya que permite gestionar y monitorizar las aplicaciones y la seguridad de todos los dispositivos móviles de...

La visión por computador: aplicaciones (I)

Hace poco más de un año apareció en este blog el primer artículo introductorio a la visión por computador. En él se exponían las bases del reconocimiento automático de objetos. Del mismo modo que nosotros observamos nuestro entorno con nuestros ojos, los nuevos dispositivos, dotados con cámaras que capturan imágenes en forma de matrices de números (píxels), empiezan también a observar el mundo. Existe un campo interdisciplinar que se encuentra en el crisol de varias áreas de conocimiento: la inteligencia artificial, las matemáticas, la física, el procesamiento de la señal, la robótica, la estadística y la neurociencia, y se dedica precisamente a investigar estos numeritos que cada día tienen más utilidad. Se trata de la visión. Con este artículo pretendemos iniciar una serie que poco a poco irá ofreciendo más detalles de lo que nuestras máquinas son capaces de hacer hoy en día, especialmente a nivel de aplicación. Los avances en los últimos 10 años han sido notables, estamos en un momento histórico en el que las aplicaciones empezarán a convertirse en realidades de nuestra vida cotidiana. Pero empecemos por el principio. Si tradicionalmente ha existido una aplicación histórica de la visión por computador, sin duda se trata del reconocimiento facial. Durante años, ha sido habitual que las nuevas técnicas de clasificación y detección de imágenes se apliquen primero a caras, y después a otros objetos. De hecho, las caras suponen un objeto muy especial, ya que es uno de nuestros principales canales de comunicación no verbal. Así pues, a parte de detectar caras y extraer de ellas información de identidad, también se puede extraer información del estado de...