¿Cómo funciona el cálculo del trending topic de Twitter?

[versió en Català] Dado que este es un tema que genera bastante polémica, hemos decidido responder en la medida de lo posible a la pregunta del título. Hay buenas explicaciones por la red, como esta, en las que se basará esta entrada. Supongo que todos sabemos qué es Twitter: Un servicio de microblogging en forma de red social. Una de las características que nos interesa es que a los comentarios que escribimos les podemos añadir lo que se suele llamar hashtags (etiqueta), en principio, con el objeto de clasificarlos en temas. A partir de los hashtags utilizados por los usuarios, Twitter hace una explotación en la que muestra (globalmente y también por regiones) la tendencia actual (en un horizonte de 24 horas) o lo que conocemos como trending topics. Esto es una lista con los hashtags “que marcan tendencia”. El problema que suele darse en Twitter es que los usuarios hacen una suposición respecto a los trending topics: El cálculo de éstos se hace de manera absoluta, numéricamente. Así, suponemos que si el hashtag x aparece en 1000 tweets y el hashtag y en 500, x debe estar más arriba de la lista que y. Pues bien, eso NO es cierto. El algoritmo que se aplica no es sobre valores absolutos de frecuencia sino sobre digámosle “popularidad y frescura”. Eso hace que hashtags que se utilizan mucho un cierto día no sean trending topic y los usuarios vean una sombra de censura detrás. Entonces ¿cómo funciona el algoritmo que calcula trending topics? Pues bien, Tweeter no lo ha “liberado” por lo que no os puedo escribir el pseudocódigo, pero...

Inteligencia de negocio: la profesión más sexy

El próximo día 18, en Barcelona, haremos un acto de discusión sobre los aspectos profesionales de la Inteligencia de Negocio. Os podéis inscribir aquí y ya anticipo mis disculpas por lo prolijo del cuestionario de inscripción. Le hemos llamado “Business Intelligence: Negocio, Tecnología o las dos cosas”. La respuesta acertada es la c). Queríamos llamarle “La profesión más sexy del siglo XXI”, como en el artículo de Davenport que comentábamos aquí hace poco, pero no nos parecía políticamente correcto. María Luis Rodríguez, de BDigital, hará una presentación sobre la actualidad del tema en el contexto de la empresa y de la tecnología. Todo el mundo tiene un sistema o un proyecto o un pensamiento sobre Inteligencia de Negocio o, aún más, sobre grandes datos. Nosotros hemos dicho aquí y decimos en el programa que los Big Data son la versión extrema (las tres uves: más volumen, más velocidad, más variedad) de la Inteligencia de Negocio; no es algo muy diferente. Jordi Conesa me envía un enlace con un chiste sobre ésto. Luego hablo yo, para explicar lo mismo desde la óptica profesional. Inteligencia de negocio, tal como la vemos en los programas de la UOC, es una práctica híbrida, compartida, ambidextra entre el negocio y la tecnología, que incluye una colección enorme de perfiles profesionales, hasta 200 según el manual clásico de Loss y Atre. Ya hay tantas profesiones de BI, que hasta se inventan batallas. Uff, los sistemas y proyectos de BI son muy complicados. Hablaré de estos perfiles y la demanda actual. Acabo de hacer una búsqueda en Infojobs: se piden 227 profesionales, más que otras profesiones de mucha tradición y...

Doctorado industrial en seguridad para smart cities

La Secretaría de Universidades e Investigación de la Generalitat de Catalunya ha iniciado este curso un Programa de Doctorados Industriales. El objetivo del programa es favorecer la transferencia de conocimiento entre las universidades y el tejido industrial catalán, retener talento y situar los estudiantes de doctorado en condiciones de desarrollar proyectos de I+D+I al frente de una empresa. La principal característica del programa de Doctorados Industriales es que la tesis que hagan los investigadores en formación se desarrolle en el marco de un proyecto de investigación entre una empresa o institución y una universidad. De este modo, se quiere ampliar la oferta de programas de doctorado de las universidades y favorecer la transferencia de conocimiento entre el mundo académico y el empresarial. En cuanto al funcionamiento del programa, cada doctorando tendrá un director de tesis de la universidad y un responsable por parte de la empresa, y este último será el responsable de definir las principales características del proyecto de investigación objeto de la tesis. El estudiante de doctorado industrial dedicará el 100% de su tiempo de trabajo a su investigación, distribuido aproximadamente al 50% entre la empresa y la universidad, y dispondrá de un máximo de tres años para presentar la tesis. Además, el investigador en formación estará contratado desde el inicio por la empresa, y los costes de cada doctorado (retribución, costes asociados, matrícula, ayudas a la movilidad, entre otros) los asumirán al 50% la Administración y la empresa o entidad. En esta primera edición de los Doctorados Industriales, los EIMT han presentado una oferta de proyecto conjuntamente con Cast Info. En particular, el proyecto estará dirigido...

Bye bye, Mr Ballmer

La noticia del verano tiene nombre propio: Steve Ballmer. El CEO de Microsoft ha anunciado su retirada en los próximos 12 meses. Lo deprimente de esta situación para Ballmer es que su anuncio ha hecho subir el valor de las acciones de Microsoft un 7,2%. A nadie le gusta que se valore tan mal tu gestión que el simple hecho de anunciar que te vas genere confianza. Ballmer animando a los desarrolladores de programas para Windows Lo cierto es que durante el mandato de Ballmer el rumbo de Microsoft ha sido bastante errático. Ya desde los tiempos de Bill Gates, el objetivo de Microsoft parecía ser competir contra todos los productos exitosos en el campo tecnológico: navegadores web (Internet Explorer contra Netscape), lenguajes de programación (.NET contra Java), reproductores MP3 (Zune contra el iPod de Apple), videoconsolas (Xbox contra PlayStation y Kinect contra Wii), motores de búsqueda (Bing contra Google), smartphones (Microsoft Phone contra el iPhone y los teléfonos Android), tabletas (Surface contra el iPad/MacBook), cloud computing (Windows Azure contra Amazon Web Services y otros), correo electrónico gratuito (Hotmail/Outlook.com contra GMail), almacenamiento en la nube (Skydrive contra Dropbox/Box/Google Drive/iCloud), etc. El problema es que de estas últimas iniciativas, sólo Xbox puede considerarse un éxito rotundo mientras que el resto han sido fracasos o éxitos moderados que no han satisfecho las grandes expectativas generadas. Además, en el terreno donde Microsoft debería estar jugando en casa, los sistemas operativos y el software de ofimática, tampoco está teniendo buenas noticias. Windows Vista ya tuvo una acogida fría (mejor dicho, gélida), aunque Windows 7 volvió a ser lo que se esperaba. Sin embargo,...