¿El final de “La Firma”? (y II)

En la primera parte de esta entrada, presentábamos rápidamente la estructura del sector de servicios profesionales y su transformación, en particular de la consultoría, con motivo de la publicación de un artículo viral de Christensen (el gurú de la teoría de las innovaciones) y sus colegas Wang y van Bever, de la escuela de negocios de Harvard.

The firm.

Cuando una industria aparece sacudida por los primeros síntomas de una disrupción, los actores tradicionales (los incumbentes) tienden a no reaccionar, despreciando a los recién llegados, o lo hacen lentamente. La respuesta más natural es moverse hacia arriba, a los segmentos que consideran de mayor valor añadido (los casos de McKinseyBCG, Bain o Booz) o bien reforzar su posición de privilegio a través de fusiones y adquisiciones. Se producen oligopolios mediante la integración de diferentes tramos de la cadena de valor o de las propias compañías: es el caso de las grandes empresas de auditoría y consultoría que ofrecen además servicios de implantación, outsourcing y body-shopping (ahora vivimos un nuevo ciclo de integración después de la desmembración que se produjo tras el escándalo Enron y la ley de Sarbanes-Oxley); o también la adquisición de servicios de consultoría por compañías como IBM, EDS o Capgemini (y hace poco Accenture intentando comprar Booz), que son algunos ejemplos, no precisamente afortunados en muchas ocasiones: “La Firma”, ya lo dijimos, es otra cosa.

Siempre habrá clientes que se sientan cómodos con un número pequeño de proveedores que ofrecen soluciones globales y directivos que se sientan reforzados con un informe de alguna de las firmas de consultoría de campanillas (McKinsey o el Boston Consulting Group).

Pero entretanto, el grueso del mercado ha ido cambiando, a veces silenciosamente, en la dirección contraria. El negocio de estrategia, por ejemplo, se ha reducido en dos terceras partes, el número de jugadores se ha multiplicado por 1000 y el precio por jornada probablemente se ha reducido un tercio o más en los últimos 15 años. Una gran parte del trabajo de los consultores se hace ahora internamente o por otra clase de proveedores de servicios.

  • Los clientes han cambiado: muchos directivos son ex consultores que conocen el mercado, los métodos, la organización y los precios; la compra es más colectiva y vigilada por comités de compras que necesitan objetivar el valor y poder monitorizarlo. La presión sobre el coste es mucho mayor.
  • Las compañías tienen acceso más fácil a bases de información y conocimiento (pensemos en GartnerIDC o Forrester) que parecían reservadas a los consultores; o sistemas internos de inteligencia de negocio que les permiten obtener en un clic análisis y predicciones que antes realizaban los externos.
  • Las empresas contratan servicios más especializados y bajo demanda, más que proyectos llave en mano o acuerdos de largo plazo. Contratan expertos en un campo que no conocen; o consultores y directivos experimentados, freelances que trabajan en redes virtuales (IDEO, la inglesa Eden McCallum, o Hidra, entre nosotros); o análisis específicos de información nueva (por ejemplo, el análisis de las redes sociales o de la información geográfica); o directores de proyectos que se realizarán con equipos del propio cliente.
  • Nuevos jugadores con modelos de negocio más flexibles y precios más bajos comienzan a trabajar con pequeñas y medianas empresas, pero están compitiendo también con las grandes. Algunos gigantes procedentes de países emergentes (Tata o Infosys desde la India) se están confrontando ya en Europa y Estados Unidos con los Accenture o IBM de siempre. Estos mismos mercados en Asia, Latinoamérica y los países árabes ofrecen oportunidades frescas para competidores frescos (Delta, entre nosotros).

Cuando se produce una disrupción, de hecho, lo más frecuente es que los productos y servicios se desintegren o fragmenten (unbundling), mucho más que lo contrario. Es decir que la cadena de valor se rompa, los actores se multipliquen y los precios bajen. El negocio de los servicios de asesoría jurídica, casi destrozado en los mercados maduros, es un preludio y una lección para las consultoras. Unos y otros son gente demasiado orgullosa para anticipar, ver y reaccionar frente a los cambios y reinventarse.

¿Es el fin de “la Firma” o simplemente, como dice Schumpeter en “The Economist”, un futuro diferente?

1 Comment

  1. Pues lo dicho, al final los que han comprado Booz son PricewaterhouseCoopers.

    Reply

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer entrada anterior
Día de Ada Lovelace

El Día internacional de Ada Lovelace se celebran los logros de las mujeres en la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas...

Cerrar