El jefe de proyecto como un guerrero

Publiqué hace tiempo una entrada en la que proponía “el arte de esperar y estar preparado” en la gestión de proyectos. Es una bella frase de Schnitzler que sirve para muchas cosas. Un buen lector, Miguel Angel Bueno, me comentó que le recordaba El arte de la guerra, de Sun Tzu (Sunzi, en pinyin). Le dije que no, que los jefes de proyecto sabemos hacer, mientras que los buenos militares (y los buenos políticos) saben no hacer: “la hazaña suprema es derrotar al enemigo sin entrar siquiera en combate”. Nosotros anhelamos el combate, y nos cuesta la retirada y la derrota. En otro post, se me ocurrió que hay tres clases de jefes de proyecto: el piloto, el descubridor y el conquistador. Estas y otras “paridas” se han recogido hace poco en un libro de la editorial de la UOC.

Diagrama de armadura japonesa por Wendelin Boeheim. Imagen de dominio público.

Vuelvo a leer El arte de la guerra en la bella edición de Susaeta, encuadernada según la técnica china tradicional, y creo que Miguel Angel Bueno tenía bastante razón. Hay muchas cosas en que el jefe de proyecto, como cualquier directivo, se parece a un buen guerrero y un buen proyecto se parece a una buena batalla.

  • Definir y planificar el proyecto. “La guerra es el camino hacia la destrucción o la supervivencia: se impone el análisis”. El análisis externo (la situación tuya y de los otros), el cálculo de las eventualidades y contingencias, la apertura de diferentes oportunidades y…, a veces, el engaño.
  • La gestión ágil: una guerra corta. Es verdad que la mejor guerra es la que no hay que librar, pero si tenemos que ir a la guerra, que sea corta. Este es también el principio de la gestión ágil de proyectos. Una guerra larga es cara e incierta. Un proyecto largo debilita a la organización, la nuestra y la del cliente. Es mejor 100 proyectos de 100 días que un proyecto de 10.000 días.
  • Una preparación cuidadosa. Time spent planning is never time wasted“, dicen en las novelas de espías: “saber cuándo combatir y cuándo no hacerlo; saber qué hacer tanto en caso de superioridad numérica como de inferioridad numérica; mantener unidos en su propósito a los hombres y oficiales; una preparación cuidadosa para coger al adversario desprevenido…” 
  • Manejar a los interesados, por lo civil o por lo militar. Las metodologías de IBM de las que hablamos hace tiempo aquí, aportan un análisis fino y profesional de las estrategias de gestión de stakeholders. “Mientras no estéis seguros de la victoria, defendeos; cuando la victoria esté asegurada, atacad”. Yo suelo ir cojeando a las primeras reuniones con clientes correosos; dicen que las fieras jamás atacan a los animales heridos.
  • Pensar, pensar, pensar es tan importante como hacer. Ya lo sé, cuesta trabajo y hay prisa. “En el arte de la guerra, lo primero la evaluación, luego la valoración, después el cálculo, a continuación el equilibrio y, por último, la victoria.” Pensar y equilibrar, dice Sunzi, “lo sesgado” y “lo directo”, ser maestro en “lo sustancial y lo insustancial”. En los proyectos más sofisticados un aparente desorden, las paradojas y las contradicciones, pueden esconder un orden profundo.
  • Ejecutar en equipo. “El general experimentado busca un impulso combinado y no confía en la habilidad individual”. En el combate, lo más importante es la formación, la organización y la comunicación.  En el proyecto, lo más importante es el trabajo en equipo y otras habilidades interpersonales (los soft skills), que acaban siendo tan o más importantes que las competencias técnicas.
  • Tener espías. “Trazad planes para averiguar las intenciones del enemigo y sus posibilidades de éxito.” Los espías más útiles son los espías dobles. (He vuelto a leer El espía perfecto de Le Carré: el placer y el dolor de la traición y la venganza. También por cierto, esta novela representa la llegada al mundo del espionaje de la inteligencia de negocio y los big data: el análisis).

Hay más cosas: El arte de la guerra, este librito pequeño, no se acaba nunca y siempre descubres o piensas algo nuevo. Muchas empresas de todo el mundo y los departamentos de informática lo tienen entre sus libros de cabecera para la gestión y la ejecución de sus estrategias y proyectos.

CC BY-NC-SA 4.0 El jefe de proyecto como un guerrero por Jose Ramon está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Información Bitacoras.com Valora en Bitacoras.com: Publiqué hace tiempo una entrada en la que proponía “el arte de esperar y…
  2. El jefe de proyecto como un guerrero | iNFoRM&a... - […]   […]
  3. El jefe de proyecto como un guerrero | Reflejos... - […]   […]

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
MiniDebConf 2014 en Barcelona

[versió en Català] Debian Women organiza una MiniDebConf en Barcelona el 15-16 de Marzo de 2014. El encuentro consistirá en...

Cerrar