Futuro incierto para las Google Glass

Hace unos meses escribía un post en el blog de la UOC de Tecnologías y aplicaciones multimedia donde hablaba sobre la experiencia de usuario tras probar las supuestamente fantásticas gafas de Google, las Google Glass. Me ratifico en que la primera impresión al ponerte las Google Glass  es impactante, sobretodo comprobar que el “Ok Glass, take a picture” funciona correctamente. Pasado el verano recibí en la empresa donde trabajo unas Google Glass para empezar en el desarrollo de aplicaciones para esta tecnología. Para empezar a desarrollar con las Google Glass aconsejo instalar la herramienta de desarrollo Android Studio, bajarse el GDK (Google Development Kit) e instalar los Google Glass Drivers. En cualquier caso aconsejo seguir algún tutorial como el de androidhive.info que detalla paso a paso las acciones para realizar la primera aplicación para las Google Glass. El problema que se encuentra cualquier empresa que decide apostar por el desarrollo de aplicaciones para las Google Glass es la pregunta de negocio: “¿Qué tipo de desarrollo resulta viable económicamente?” Uno de los principales problemas es que no existe una fuerte comunidad de desarrolladores, además de no existir un mercado oficial de aplicaciones de las Google Glass. Para disponer de una comparación la App Store dispone de 1.2 millones de apps mientras que se estima un mercado de únicamente algo más de un centenar de aplicaciones para las Google Glass. Actualmente, las apps de Google Glass se deben descargar de mercados no oficiales como glassappsource o glass-app, y no aportan nada más que curiosidades o aplicaciones de dudosa utilidad. Por todo ello, los trailblazer, es decir, los usuarios pioneros con la...

Consejos para elegir un Máster en Informática

A lo largo de mi carrera académica he llevado algún que otro sombrero como responsable académico. Durante un tiempo fui el coordinador académico del área de postgrado en Informática, Multimedia y Telecomunicación y actualmente soy el director académico del Máster Universitario en Ingeniería Informática de la UOC. En todo este tiempo, una pregunta que me han hecho en innumerables ocasiones es: “¿qué titulación universitaria en informática debería estudiar?“. Es una pregunta directa, clara y concisa. Pero lamentablemente no admite una respuesta “de talla única” y hay que hacer un traje a medida para cada estudiante. En esta entrada me gustaría recoger los consejos que doy habitualmente ante esta pregunta. Mi punto de partida será el de un estudiante que ya tiene una titulación universitaria y quiere obtener una segunda titulación en Informática. Para las personas sin ninguna titulación previa o con una titulación inacabada, el abanico de respuestas es más reducido: El Grado de Ingeniería Informática, si desean un título oficial que ofrece una base sólida en todos los ámbitos de la informática O bien una titulación de postgrado propio, si sólo están interesadas en un ámbito específico TIC, desean una titulación más corta y no necesitan disponer de un título oficial. Antes de empezar: ¿cuál es el objetivo? El primer consejo es tener claro cuál va a ser nuestro objetivo al cursar esta titulación. ¿Por qué motivo nos estamos planteando seguir estudiando? Por ejemplo, puede ser uno o más de los puntos siguientes: Obtener conocimientos avanzados y especializados en uno o más ámbitos de la informática, para aplicarlos en nuestra actividad profesional. Actualizar nuestros conocimientos en un ámbito...

La nueva forma de competir (y II)

Que hay algunas empresas que compiten diferente ha quedado patente en los últimos años en los que han arrasado algunos mercados como si fueran un tsunami como ya comentamos en la entrada anterior. Lo que quizá no queda tan claro es qué hacen y por qué es tan complicado de replicar (aunque algunos desde hace años no se cansen a cantar a cuatro vientos los productos y aplicaciones killer que van a sustituir a los líderes como Apple, Facebook, Google o Netflix). Si fuera tan fácil diseñar y crear este tipo de productos y servicios, en su momento Zune hubiera sustituido al iPod y no el iPhone, un mismo producto de Apple. Así que algo habrá de diferente. Dejadme que me acerque a esta pregunta desde la perspectiva del usuario o consumidor. Cuando hablamos de lo que nos ofrecen estas compañías, lo hacemos usando el pronombre posesivo. Mi Facebook, mi Twitter, mi iPhone… Parece que el consumidor (entre los que me incluyo) los percibe como propios (aunque sospechemos que en realidad no son nuestros sino cedidos y que incluso consciente o inconscientemente regalemos nuestros datos). Tan propios y tan personalizados que nos atrevemos a veces a comparar el nuestro con el de nuestros amigos y conocidos. ¿Que levante la mano al que no le ha pasado, “déjame ver tu smartphone que quiero saber qué apps usas”? (Y saber qué valor te podría generar). Esta posesión frecuentemente está asociada no sólo a la capacidad de personalización sino al servicio personalizado que se nos ofrece a través de estos productos y servicios. Un servicio que hace que nos sintamos diferentes, reconocidos, agradecidos,...

La nueva forma de competir (I)

Hemos hablado ya en el pasado, y también lo dice Davenport, de que las empresas ahora compiten apalancándose en sus datos y en el análisis de los mismos y que esto es sólo un paso en el camino a convertirse en una empresa orientada al dato. (Cuando Harvard Business Review le dedica el número de noviembre de 2014 a la Internet de las Cosas será verdad esto que el dato ha venido para quedarse como estuvimos discutiendo hace no mucho.) Pero si hacemos un análisis más profundo del tema, nos damos cuenta que hasta aquí es sólo una visión parcial del tema. De hecho, ejemplos como los de Tesco, nos indican que no es suficiente con ser muy buenos en Business Intelligence, Busines Analytics o Big Data. Es necesario más, mucho más. Lo siento Thomas (Davenport). Y si necesitamos más, ¿qué es? Pensemos por un momento en los actuales líderes a nivel mundial. Pensemos en empresas como Apple, Facebook, Google o Netflix. ¿Qué tienen todas ellas en común? Alguien podría decir, “exceptuando Apple, el resto son de nueva factura”. Buen apunte. ¿Cómo puede ser que las empresas más relevantes del mundo sean, en su mayoría, de nueva factura? ¿Cómo lo han hecho? Y en cierta medida, volvemos a las preguntas que ya hemos empezado a discutir en el pasado. Pero es necesario ampliar la pregunta, ¿qué han hecho diferente para convertirse en los nuevos líderes? ¿Como han podido substituir a los Nokia, Altavista o Blockbuster que en su momento fueron las empresas de referencia? Quizá, y ésta es una reflexión en voz alta, lo que en realidad estas empresas han...

¿Cómo utilizar datos geográficos públicos de la NASA (SRTM) con un software libre como QGIS?

Si en una entrada previa mostrábamos algunos ejemplos de uso de datos vectoriales libres, procedentes de OpenStreetMap, en este caso vamos a revisar una valiosa fuente de datos cuasi-mundial con la altitud del terreno denominada Shuttle Radar Topography Mission (SRTM). Dentro del mundo SIG, a estas fuentes de datos se las denomina Modelos Digitales del Terreno (MDT) y recogen, generalmente en forma de fichero, una estructura numérica de datos que representa la distribución espacial de una variable, sea en forma vectorial (contornos o TIN) o más frecuentemente raster (matrices regulares o q*). Si esta variable es la altitud, entonces hablamos de Modelos Digitales de Elevaciones (MDE). Para profundizar en las bases conceptuales de los MDT, recomiendo los estupendos materiales de A.M. Felicísimo. La SRTM que nos ocupa es una misión comandada por la NASA desarrollada en el año 2000, que mediante su transbordador espacial Endeavour y un radar aerotransportado tomó datos en detalle sobre la elevación terrestre, entre los 60º de latitud norte y los 56º de latitud sur (más detalles técnicos de la misión en la página oficial SRTM). Si bien algunos de sus datos son públicos desde hace varios años, desde septiembre de 2014 han comenzado a liberarse por primera vez los lotes más detallados, con la resolución original de aproximadamente 30 metros (1 arco-segundo), antes sólo disponibles en USA. En esta entrada veremos algunas posibilidades del uso combinado de un software SIG libre como QGIS y los datos de esta fuente. ¿Cómo empezar a trabajar con QGIS y SRTM? Asumiendo que ya tenemos QGIS correctamente instalado (instrucciones aquí), procederemos primero a la descarga de datos SRTM...