Del amateur al profesional del deporte a través de los datos

Sigo hablando de casos de uso, esta vez en el deporte. En el deporte profesional ya sabemos desde hace tiempo que se compite en el dato. Por ejemplo, en la NFL se usa sensores RFID para monitorizar el movimiento de los jugadores y modificar las estrategias en tiempo real (aquí). En la fórmula 1, la telemetría permite predecir el comportamiento del coche durante la carrera (aquí). O incluso los datos permite llegar a afirmar que Messi es el mejor jugador del mundo (aquí). El deporte ya no es sólo arte, ¡tiene mucho de ciencia! Y más que queda por llegar. Si, lo sabemos. Lo vemos en las retransmisiones en directo. Cuando vibramos por nuestro equipo o deportista favorito. Sabemos que los profesionales usan sensores para medir su respiración, pulsaciones, fatiga, rendimiento y movimiento. Que pueden predecir futuras lesiones, diseñar estrategias para competir, mejorar coches u otros artilugios (como raquetas!). Y como consumidores nos estamos acostumbrando poco a poco a saber más sobre el tema y, en cierta medida, a generar una cultura analítica. Algo que es interesante es todo este tipo de avances que han tenido durante largo tiempo como objetivo a los deportistas de élite ahora están permeando en consumo. Podemos medir nuestros pasos (con fitbit y equivalentes), conocer qué calorías ingerimos (con myfitnesspal entre otros), mejorar nuestro rendimiento (con runtastic y otros). Pero de camino ya tenemos los complementos de alto rendimiento: por ejemplo vestimenta sensorizada que mide la respiración, los latidos y la fatiga muscular (por ejemplo, Athos) o incluso conocer nuestro momento de máxima energía y saber cuánto tiempo debemos dormir (por ejemplo jaybird reign)....

LaTeX: documentos científicos con acabados profesionales

Allá por el año 2000, estaba completando la memoria de mi proyecto final de carrera. Era un documento de 200 páginas en Word, con contenido muy diverso: texto, fragmentos de código, gráficos, imágenes… La semana antes de la entrega (no podía ser de otra forma) empezó la pesadilla. Primero, editar algunas partes del documento alteraba el estilo del resto de la memoria sin motivo aparente. Luego, algunas imágenes desaparecían y eran reemplazadas por unas cruces rojas, momento en que no se podía recuperar la imagen original. Para salir del paso, tuve que partir la memoria en diferentes ficheros y gestionar los números de página de forma manual. Lección aprendida: las herramientas ofimáticas no escalan bien a documentos grandes y complejos. Poco después, empecé el doctorado y descubrí que muchas tesis y artículos científicos se preparaban de forma diferente. En lugar de utilizar un editor WYSIWYG, los investigadores utilizaban un lenguaje de marcas para describir el contenido del documento y un compilador para generar la versión “imprimible” (PostScript en su día y PDF en la actualidad). El lenguaje permitía escribir fórmulas matemáticas complejas y gestionar de forma automática aspectos de estilo como los números de página, la tabla de contenidos, … Además, también permitía gestionar las referencias bibliográficas, necesarias y muy abundantes en las comunicaciones científicas. Y lo mejor de todo, el documento generado como salida tenía un acabado profesional, superior incluso al que podía conseguirse con software de ofimática. Acababa de descubrir una herramienta muy potente: LaTeX. LaTeX ofrece un entorno de creación de documentos que se ha convertido en el estándar en muchas comunidades científicas, como por ejemplo...

Inteligencia de Negocio: de las ideas a las operaciones

A veces al hablar tanto de estrategia (aquí y aquí), uno podría pensar que esto de las estrategias de datos (BI, BA y Big Data) viven sólo en el mundo de las ideas y de los planes a largo plazo. ¡Cuando en realidad es todo lo contrario! El uso de los datos que están relacionados con una organización está actualmente más limitado por la imaginación, el conocimiento y buen hacer de la propia organización que por la tecnología. Dejadme que nos centremos en un determinado sector para ejemplificar la discusión: la distribución y suministro de agua. En una fase inicial, podemos aplicar la inteligencia de negocio a conocer mejor nuestro negocio: cuántos clientes tenemos, cuánto facturamos por mes, qué costes tenemos,… y cómo evolucionan estos parámetros a lo largo del tiempo. Como os podéis imaginar esto es sacarle poco partido al tema. Como empresa en este sector, uno de los principales activos de la organización es su red de suministro. ¿No sería maravilloso poder optimizar este recurso?  Es decir, reducir costes operacionales, reducir el consumo de energía o mejorar el control de fugas (¡dicen los expertos que hasta un 50% del agua se pierde en el circuito de distribución!). Para eso es necesario conocer y comprender nuestro recurso a partir de los datos que lo componen y que se generan durante su uso. Es cierto, me diréis algunos que para empezar debemos tener datos. Y que eso es otro tipo de proyecto. No nos engañemos, se trata de generar competencias digitales basadas en los datos, pero estos proyectos en su naturaleza combinan múltiples elementos para lograr el impacto adecuado....

Big Data: Más allá de la tecnología (y 2)

Retomamos el repaso al mundo del Big Data, viendo algunos ejemplos de aplicación del Big Data al mundo del arte y las previsiones sobre cómo será  Big Data en el futuro. Big Data en el arte Big Data también es arte, es expresividad, en esencia también se utiliza para expresar emociones. World Processor | Ingo Günther Ingo Günther es un profesor, periodista y videoartista alemán. Es el autor de esta obra artística que tiene su origen en el año 1988 y finaliza el año 2005. La pieza es totalmente artesana, son globos terráqueos como los que todos hemos tenido en la escuela, manipulados de forma artística para expresar datos estadísticos contando una historia sobre el mundo: desde las corrientes de refugiados del siglo XX, hasta los países sin acceso al mar, pasando por las zonas del planeta ciegas a los satélites. La espectacular obra se compone de 300 globos diferentes. Referencias [último acceso, marzo 2015] http://bigbangdata.cccb.org/es/world-processor-ingo-gunther-es/ http://worldprocessor.com/catalog/world/ Cinema Redux | Brendan Dawes Tal vez sea ésta una de mis piezas favoritas en lo referente a Big Data y Arte. Brendan Dawes es un Diseñador y artista que en esta pieza plasma en una única fotografía lo que sería la huella de una película cinematográfica. El artista crea una representación gráfica donde cada fila está compuesta por 60 cuadros, cada cuadro es una foto tomada en intervalos de un segundo. El producto final es desconcertante, algo tan cinético como el cine queda plasmado en una sucesión de fotogramas gracias a los cuales, en un solo vistazo, se puede comprender una obra cinematográfica en su conjunto. Referencias [último acceso, marzo 2015]:...

Big Data: más allá de la tecnología (1)

Como experto en Sistemas de Información Geográfica desde hace aproximadamente cinco años, Big Data resuena cada vez con más intensidad. Nosotros ya hacíamos Big Data hace ¡10 años!…valiente novedad. Este exabrupto lo he escuchado en más de una ocasión. Y en cierta manera muchos profesionales tienen razón. Hace 10 años ya movíamos grandes volúmenes de datos bancarios, los cruzábamos con información de compras y a través de esto definíamos tendencias y ofrecíamos ofertas. En la última jornada del ACTIG realizada en el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, un ponente que trabaja para una multinacional del mundo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, calificaba que Big Data era un 50 % de marketing y un 50% de hechos. Con cierto alivio comentaba que la parte referente a marketing había descendido durante estos últimos años incrementándose el factor “hechos”. Entonces… ¿qué es Big Data? Para explicarlo utilizaré algunos ejemplos de la exposición con el nombre: “Big Bang Data” que tuvo lugar a finales del pasado año 2014 en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB). Y para dar una respuesta lo más completa posible, trataré de abordarla desde diferentes puntos de vista. Por cierto, esta exposición, en breve, visitará la ciudad de Madrid: http://bigbangdata.cccb.org/es/ Big Data en el Pasado Tal vez Big Data haya existido siempre. Hay dos ejemplos que, desde el punto de vista de los Sistemas de Información Geográfica, se utilizan como base histórica. Por supuesto no son únicos. Pertes de l’armée française dans la Campagne de Russie | Charles Joseph Minard La tecnología utilizada es la propia de la época: un cuaderno donde...