Series de TV y vocaciones profesionales

Uno de nuestros objetivos más importantes en los Estudios, desde la perspectiva social, es el de crear vocaciones de ingeniero. En ese sentido, no se trata de una cuestión de tener más matriculados en la UOC (bueno, también..), sino que honestamente creemos que el conocimiento que impartimos es valioso para la sociedad. Para ello, intentamos que todos los sectores se interesen por el papel de los graduados en Ingeniería Informática y les entre “el gusanillo”. Especialmente, independientemente de su sexo o escala social.

Creo que, sin duda, una de las herramientas más poderosas para ello es la manera como los medios representan las tareas a las que se enfrenta nuestro colectivo, sobre todo las series de televisión que duran unas cuantas temporadas. Si consiguen enganchar al público y vender el rol social de sus protagonistas, de manera más o menos “glamourosa”, son un gran multiplicador de matriculados en una carrera. “Urgencias”, “House” o “Anatomía de Grey” se ponen de moda, y todo el mundo quiere ser médico. Lo mismo pasa con las series de policías, forenses, epidemiólogos (sí, me gustó “The Strain”) o lo que se considere que va a tener más espectadores en ese momento.

Así pues, la gran pregunta que siempre me he hecho es “¿Cómo sería una serie de este estilo, pero para crear vocaciones del grado en Informática?” Y aquí hay que ser muy claro. Estamos hablando de una serie mainstream donde los temas que se hablan estén relacionados con la informática y en el contexto de trabajo de un profesional de este tipo, pero también con su parte social y humana, capítulo tras capítulo. Y, claro está, los protagonistas son informáticos y informáticas. No hablo de series sobre “frikis” en un entorno científico, salpimentadas con “trivias” de manual de cultura popular, aquí y allá, como guiño a la audiencia. Y tampoco hace falta que sea todo verídico y 100% perfecto. Nos podemos tomar licencias narrativas, ya que entiendo que, por el medio, sin una pantalla de contraseña enorme y unas letras bien rojas de “acceso denegado”, el televidente se tendría que poner gafas para ver qué está pasando. En las series de médicos los desfibriladores y el RCP también resucitan de manera rutinaria pacientes sin pulso.

¿Existe una serie para todos los públicos que te haga decir “yo quiero hacer esto de mayor”?

De mayor quiero ser capitán de barco  (o sobrecargo, o médico, o hacer cócteles...) (Copyright ABC).

De mayor quiero ser capitán de barco (o sobrecargo, o médico, o hacer cócteles…) (Copyright ABC).

Lo que se dice existir, series con un argumento principal en un contexto informático se ha de decir que ya existen. Como no es plan de hacer un repaso a toda la filmografía, me quedo con mi top personal.

Quizá la primera que viene a la cabeza, como no, es la genial “Los informáticos” (“The IT Crowd”). La etiqueta deja bien claro qué hay dentro del envase. Cumple la condición de que normalmente la trama suele girar en torno a las desventuras de unos informáticos (e informática) en su día a día en un laboratorio de cálculo. Y como alguien que ha trabajado en un entorno similar, me veo perfectamente reflejado en muchas situaciones, si bien aquí exageradas. Sin embargo, al tratarse de una comedia un tanto cafre, los estereotipos vuelan por todas partes: los protas son “frikis” antisociales, la chica con don de gentes pero que no sabe ni encender el ordenador (después esto va cambiando), etc. Para qué seguir. Lo último me hace especialmente gracia cuando se usa como “estereotipo” porque mis jefas, cuando empecé de becario, precisamente eran unas cracks (Rosa y Belén, ¡gracias por confiar en mi!).

Conclusión: Muy divertida, a veces delirante, pero no creo yo que sirva mucho para crear nuevas vocaciones….

Real como la vida misma (Channel 4 + Quickmeme).

Real como la vida misma (Channel 4 + Quickmeme).

Otra que creo que ya se va acercando más es “Silicon Valley”. Si bien volvemos con otra comedia, esta quizá no es tan exagerada (alerta al “tan”). Volvemos con el estereotipo de turno, que el prota sea un experto en el balbuceo, incapaz de tolerar situaciones sociales, pero la premisa que plantea me parece muy válida. ¿Qué pasa si tienes una gran idea y te lanzas a la aventura de ser emprendedor? Quizá seas un genio de la informática, pero no de planes de negocio, de hacer de comercial, de diseñador gráfico, etc. El algoritmo que desarrolla es un tanto “mágico”, pero también tiene situaciones reales con las que te identificas: cada vez que ha de luchar por su idea ante una situación lógica, pero inesperada para él. Y, sobre todo, la trama nunca se centra en si los personajes son más o menos “frikis”. Tienen sus peculiaridades (como el satanista), y les gusta jugar a la consola y tal. Pero sus interacciones no se basan en ver quién sabe más de cómics, o hacen de los ordenadores su vida personal. Esto es un plus. De todos modos, aún estamos lejos hasta que alguien diga “yo quiere ser como este personaje”…

Conocimientos útiles en sociedad (Copyright HBO).

Conocimientos útiles en sociedad (Copyright HBO).

El problema es que ninguna de las dos series yo las llamaría “mainstream”, no tienen actores muy conocidos, y tienen  la pega de ser comedias, que tienden a desarrollar caricaturas, más que personajes motivacionales. ¿No hay ninguna serie famosa en plan “Urgencias” con un trasfondo temas de informática?

Todo esto viene a cuento de que los dioses antiguos escucharon mi plegaria y, muy recientemente, me obsequiaron, cual garra de mono, con una nueva serie la mar de mainstream, y no una comedia, sobre “temas de informática”: CSI Cyber. Para que los informáticos podamos disfrutar todavía más de lo que ya disfrutaban hasta el momento policías, forenses y, sobre todo, expertos en teoría de la información y la comunicación.

Primero de todo, hay que decir que series de policías con el “experto informático”, o simplemente “tecnólogo para todo”, de turno ya hay unas cuantas. Sin embargo, los casos en los que la trama se centra en ello suelen ser esporádicos. Dices cuatro cosas de “direcciones IP” o “ficheros encriptados” (¡¡se dice “cifrados”!!) y ya está. En CSI Cyber se supone que cada caso se basará en nuestra relación con los ordenadores, que aunque sea en la vertiente de la ciberdelincuencia, pasa a primer plano.

Sin entrar en detalles técnicos o de verosimilitud del argumento, esta no va a ser una entrada de esas en plan de analizar especificaciones de aparatos o el código fuente que sale para ver si es correcto, me pareció interesante que ya solo empezar dejan claro al público de qué va esto de “cyber” según ellos: “Any crime involving electronic devices is, by defintion, cyber”. Aquí sí que no me resisto a hacer un comentario. En nuestra sociedad actual, van a tener mucho trabajo si cualquier dispositivo electrónico cuenta. Quizá me gusta más la wikipedia, dónde lo acotan a “involves a computer and a network”. En este caso, se trata de una cámara inalámbrica de vigilancia de bebés, de la que ya dicen claramente que toma imágenes a 720p HD (jeje…).

En la cuestión que nos centra aquí, os propongo un ejercicio: antes de seguir leyendo, buscad una foto con todos los personajes e intentad adivinar cual es el principal experto en ordenadores del grupo. No es complicado probabilísticamente, puesto que, de hecho, hay varios que cumplen con este rol a diferentes niveles. Pero casi seguro que adivino el primero de vuestra lista. Primer punto de reflexión. Salvo alguna excepción más o menos, los guaperas elegantes (y los actores conocidos) son psicólogos y los “casual” de aspecto peculiar informáticos. Y la verdad es que, quedan bastante relegados a un segundo plano. Por no hablar del comentario final de “es hora de volver al sótano en casa de vuestros padres” (buff!!). Lo del “Cyber” aquí va más de hablar de jerga de ordenadores bastante “light”, redes sociales, etc., pero poca cosa más.

Y es que, en el fondo, si un estereotipo funciona en el medio audiovisual, para qué lo vamos a cambiar. En ese sentido, la sala de operaciones, el laboratorio, las representaciones de “datos viajando por la red”, tener que ir a la sala de servidores para conectarse, o que cualquier ocasión sea buena para mostrar gente usando ordenadores o jugando a videojuegos, siguen la fórmula esperada en la temática. Aunque, desde la perspectiva de ver el topicazo de turno, tuvo gracia lo de la contraseña del malo escrita en un, digamos, post-it. Es el precio de la franquicia CSI.

Como solo es el primer capítulo (sin contar el crossover de la temporada 14), no adelantemos conclusiones. Al final lo que cuenta es despertar vocaciones en una temática. Y si los otros CSI parece que tuvieron éxito en poner de moda esto de husmear en cadáveres…

PD: Más allá del contenido de la serie, y en un giro ciertamente irónico, por lo visto un grupo de “cibercriminales” filtraron la serie antes del estreno.

Joan Arnedo es profesor de los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones en la UOC. Director académico del Postgrado de Diseño y Programación de Videojuegos e investigador en el campo de la ludificación y los juegos serios en el eLearn Center. Su experiencia se remonta a cuando los ordenadores MSX poblaban la Tierra…

CC BY-NC-SA 4.0 Series de TV y vocaciones profesionales por jarnedo está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

3 Comments

  1. Pues sí, Joan, tienes razón.
    Hace un tiempo publicamos aquí otro comentario sobre ésto con algunas referencias eruditas. El estudio de los estereotipos aplicados a los informáticos ha llegado también a la investigación.
    http://informatica.blogs.uoc.edu/2013/02/04/estereotipos/
    Buen aporte, que dicen nuestros estudiantes latino-americanos, que son cada vez más. Cada vez más ingenieros informáticos y cada vez más estudiantes de la UOC.

    Reply
  2. Como abogado, creo que junto con la de policía pertenezco a la profesión más llevada a las series, y desde luego una de la que más estereotipos acumula, lo cual implica que por ejemplo una clienta te pregunte que por qué durante el juicio no me puse de pie para hacer mi alegato (era un juicio menor por insultos entre vecinas) o que otra -antes de darme los buenos días siquiera- me preguntara si yo era de los que se vendían. Le respondí que sí, pero que mi cachet equivalía a tres anualidades de su sueldo.

    Reply
  3. Pues ahora mismo, una de mis favoritas es Halt and Catch Fire, que pienso que se adhiere bastante a los criterios que has expuesto. Me sorprendió gratamente por los papeles femeninos y su (relativo) rigor histórico, Muy recomendable.

    Reply

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
Un algoritmo de movimiento básico en videojuegos

Una gran cantidad de videojuegos se basan en que los personajes, partiendo de un punto de origen, sean capaces de...

Cerrar