LaTeX: documentos científicos con acabados profesionales

Allá por el año 2000, estaba completando la memoria de mi proyecto final de carrera. Era un documento de 200 páginas en Word, con contenido muy diverso: texto, fragmentos de código, gráficos, imágenes… La semana antes de la entrega (no podía ser de otra forma) empezó la pesadilla. Primero, editar algunas partes del documento alteraba el estilo del resto de la memoria sin motivo aparente. Luego, algunas imágenes desaparecían y eran reemplazadas por unas cruces rojas, momento en que no se podía recuperar la imagen original. Para salir del paso, tuve que partir la memoria en diferentes ficheros y gestionar los números de página de forma manual. Lección aprendida: las herramientas ofimáticas no escalan bien a documentos grandes y complejos.

Poco después, empecé el doctorado y descubrí que muchas tesis y artículos científicos se preparaban de forma diferente. En lugar de utilizar un editor WYSIWYG, los investigadores utilizaban un lenguaje de marcas para describir el contenido del documento y un compilador para generar la versión “imprimible” (PostScript en su día y PDF en la actualidad). El lenguaje permitía escribir fórmulas matemáticas complejas y gestionar de forma automática aspectos de estilo como los números de página, la tabla de contenidos, … Además, también permitía gestionar las referencias bibliográficas, necesarias y muy abundantes en las comunicaciones científicas. Y lo mejor de todo, el documento generado como salida tenía un acabado profesional, superior incluso al que podía conseguirse con software de ofimática. Acababa de descubrir una herramienta muy potente: LaTeX.

Diagrama de estados del protocolo TCP, hecho con LaTeX (código). Fuente - TeXample, Licencia: CC BY-2.5

Diagrama de estados del protocolo TCP, creado con LaTeX (código). Fuente – TeXample, Licencia: CC BY 2.5

LaTeX ofrece un entorno de creación de documentos que se ha convertido en el estándar en muchas comunidades científicas, como por ejemplo la informática. Sus fortalezas más usualmente citadas son las fórmulas matemáticas, la gestión de la bibliografía y la calidad del documento final. Sin embargo, me gustaría destacar otros puntos fuertes desde el punto de vista “informático”:

  • Aunque están incluidos en el mismo documento, el lenguaje separa adecuadamente el contenido y la presentación. Es sencillo definir un estilo homogéneo en todo un documento y modificarlo después con un par de comandos.
  • LaTeX gestiona automáticamente muchos aspectos de la edición: justificado del texto, espaciado, gestión de líneas huérfanas, ubicación de figuras y tablas, … Esta forma de trabajar permite al escritor despreocuparse de la forma y centrarse en el contenido, sabiendo que el entorno sabrá dar un acabado profesional al texto.
  • El lenguaje nos permite definir nuestros propios estilos, comandos, y macros. Esta potencia y flexibilidad permite reducir muchísimo el esfuerzo de crear documentos con una estructura compleja y repetitiva. Por ejemplo, podéis ver lo fácil que resulta describir algoritmos, circuitos, partidas de ajedrez, crucigramas o sudokus.
  • Existe un rico ecosistema de editores, herramientas, paquetes, documentación y tutoriales creados por la comunidad. ¿Quieres hacer X en LaTeX? Seguro que ya está inventado, sólo tienes que buscarlo.
  • Las tecnologías LaTeX han sabido adaptarse a los nuevos tiempos: ya existen editores visuales para LaTeX y una gran diversidad de entornos para preparar documentos LaTeX de forma colaborativa en la nube, como Overleaf o ShareLaTeX (que además pueden usarse desde el navegador web sin instalar nada).

 

LaTeX Basics: a video tutorial from UOC EIMT on Vimeo.

 

Si nunca lo habéis utilizado, desde estas líneas quiero animaros a probar LaTeX como herramienta para crear vuestros documentos. Por mi parte yo lo he usado para preparar tesis, artículos, informes, materiales didácticos y enunciados de Pruebas de Evaluación Continua. Después de 15 años, no tengo queja. Sin embargo, tampoco quiere dejaros con la impresión de que todo es fácil y perfecto. Hacer el paso a LaTeX requiere algunos sacrificios:

  • Cuando editamos podemos introducir errores en el documento y es necesario saber interpretarlos y corregirlos. A l@s informátic@s esto nos sonará normal, pero personas con otra formación pueden ponerse nerviosos al tener que lidiar con “errores de compilación”.
  • LaTeX no es la herramientas más apropiada para documentos donde sea necesario un control preciso sobre la ubicación de los elementos, como figuras, imágenes o tablas muy complejas. Ojo, cualquier cosa puede hacerse en LaTeX, pero algunas tareas requieren menos esfuerzo con editores visuales.
  • Si es un documento que va a editarse en equipo, lo ideal es que todos los miembros tengan nociones de LaTeX. Igualmente, hay que tener en cuenta que así como casi todos los ordenadores tienen alguna herramienta ofimática instalada, normalmente es necesario instalar las herramientas LaTeX ex professo.
  • El “cortar & pegar” desde un fichero LaTeX a documentos en otros formatos (y viceversa) no es trivial. Cuidado, que hacerlo entre documentos LaTeX es mucho más sencillo que entre documentos Word por el tema de cambios de formato. Sin embargo, pasar de LaTeX a Word no es directo (aunque tampoco sea imposible).

Como recurso para iniciaros, os recomendamos unos vídeo-tutoriales sobre LaTeX que hemos preparado en la UOC. Venga, a escribir, ¡que ya no tenéis excusa!

CC BY-NC-SA 4.0 LaTeX: documentos científicos con acabados profesionales por robert está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

2 Comments

  1. Quiero felicitar al autor por esta excelente entrada. Hace años que uso LaTeX y debo decir que, incluso contando con la curva de aprendizaje, al final LaTeX ahorra tiempo. Si tenemos en cuenta, además, la salida del documento, el ahorro de tiempo es infinito (porque con procesadores como Word o Open Office nunca llegaremos a tener semejante calidad).
    Espero que con los magníficos tutoriales que acompañan el documento más personas se animen a usar LaTeX.

    Reply
  2. No conocía esta herramienta. la he descargado. Voy a probarla porque yo también suelo realizar documentos extensos y complejos. Esto podría facilitarme mucho la vida.

    Reply

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
Inteligencia de Negocio: de las ideas a las operaciones

A veces al hablar tanto de estrategia (aquí y aquí), uno podría pensar que esto de las estrategias de datos...

Cerrar