Descifrando la huella digital

En algunas entradas recientes hemos comentado que existe una nueva forma de competir (aquí y aquí) y que esta forma de competir se basa en la personalización de productos y servicios. Queremos que nuestros clientes sientan nuestros productos y servicios como propios.

¿Cómo son capaces estas empresas de personalizar sus productos y servicios? Lo hacen a partir de la huella digital que cada persona, objeto y organización deja. Como si nos tratáramos de Zoey Greystone en Caprica. Con esto quiero decir, que las empresas que se convierten en líderes han logrado descifrar la huella digital de todo lo que les resulta relevante: clientes, productos/servicios, partners, empleados…

Pero no sólo se trata de competir en el dato (que ya hemos discutido y ejemplificado y que cada vez más empresas se están enfocado) sino de la combinación adecuada de diversos factores para crear momentos de magia en los clientes. Y en eso reside la dificultad.

Vivimos en una época de una gran transformación tecnológica basada en factores como el cloud computing (la forma en la que distribuimos servicios), la movilidad (la forma en la que trabajamos y consumimos servicios), lo social (como generamos y compartimos conocimiento e interactuamos) y analytics (como generamos valor a partir de los datos), lo que algunos llaman SMAC (social, movility, analytics, cloud), otros el nexus de fuerzas y algunos la tercera plataforma. Que no nos confundan los nombres.

Bolt y el rayo golpean al mismo tiempo. Copyright: AFP / Getty Images

Bolt y el rayo golpean al mismo tiempo. Copyright: AFP / Getty Images

Innovar pasa por saber combinar de forma adecuada estos factores y encapsularlos de un producto y servicio. Pasa por saber aplicar los algoritmos adecuados, por capturar los datos relevantes, por definir el modelo de negocio correcto, por diseñar e implementar las interfaces virtuales y físicas necesarias y perfectas.

Y en un contexto en el que las ventajas competitivas ya sólo son temporales, nos toca vivir en una época de innovación constante. No pase que nuestros competidores sean capaces de crear mejores servicios y productos personalizados y nuestros clientes no nos sean fieles. Aunque como podemos intuir esto es un fenómeno sumamente complicado tanto como que cada vez que corra Bolt, un rayo cruce la pista.

Josep Curto es colaborador docente del Máster en Inteligencia de Negocio de la UOC. Es además Director de Delfos Research, empresa especializada en investigación de los mercados de Business Intelligence, Business Analytics y Big Data.

CC BY-NC-SA 4.0 Descifrando la huella digital por Colaborador UOC está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
El dato como el nuevo catalizador para la interacción con el cliente

Ando de mudanza de casa. Esta vez no de país (que tiene lo suyo), simplemente a casa más grande en...

Cerrar