La gran final (de League of Legends)

Como comentábamos en una entrada reciente, este sábado pasado se retransmitió en directo por Internet la final del campeonato mundial de League of Legends (LoL). Este es un MOBA (Multiplayer Online Battle Arena) con un look&feel bastante parecido al Warcraft III, algo que no es muy extraño, al estar inspirado en un “mod” para éste. Dos equipos de 5 jugadores se enfrentan con el objetivo de destruir la base (nexo) del contrario. Durante la partida, cada jugador controla a un campeón que va adquiriendo poderosas habilidades a lo largo de la partida. Se trata de un juego conceptualmente muy simple, pero que en su interior oculta una enorme complejidad a partir de un gran número de personajes posibles, con sus habilidades, combos, etc. Como en la alineación de un equipo de fútbol, cada jugador tiene su rol y posición que afecta seriamente a la estrategia del equipo. Por ejemplo, según la posición preferente en el mapa tenemos calle superior (top), calle central (mid) y jungla. Según su rol, tenemos apoyo (soporte a los compañeros) y ADC (Attack Damage Carry, el jugador ofensivo). La verdad es que todas las particularidades del juego son imposibles de resumir en un solo párrafo de texto.

La final se llevó a cabo en la Mercedes-Benz Arena de Berlín, el sábado al mediodía. En España, la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) organizó visualizaciones en diversos cines, con un equipo de comentaristas deportivos “in situ” y todo, en español. El caso es que tuve la posibilidad de asistir a una ellas. Una experiencia muy interesante para alguien que no es jugador asiduo al LoL, y por lo tanto, no está al tanto del “mundillo” de este juego.

Los equipos que se enfrentaban eran los SK Telecom T1, los vigentes campeones e invictos durante toda la competición, y los KOO Tigers. Las alineaciones, con sus “nicks” correspondientes:

Equipo Top Jungla Mid ADC Apoyo
KOO Tigers Marin Bengi Faker Bang Wolf
SK Telecom T1 Smeb Hojin KurO PraY GorillA

Como no podía ser de otra manera, se trata de equipos coreanos (los maestros del juego online), si bien se ha de decir que era la primera final mundial dónde los dos contendientes pertenecían a este país. Es importante remarcar su aspecto de equipo totalmente profesionales, cuyos nombres provienen de sus patrocinadores, una compañía de telefonía móvil y un servicio de streaming. Cuando hablamos de eSports, no estamos hablando de 5 amigos que se han juntado para pasar el rato y han resultado ser buenos jugando. Y cada uno con su entrenador y su jugador suplente correspondiente.

IMG_5769

Comparativa de jugadores en posición Top.

Antes de la competición se hizo un poco de resumen de la historia de cada equipo, como en la previa de cualquier retransmisión deportiva de alto nivel, con estadísticas de los jugadores, comparativas o comentarios, y una emotiva música de fondo. Dos cosas me llamaron bastante la atención. Por una parte, el jugador “Faker”, de los SK Telecom, que era claramente la gran estrella del deporte, vitoreado por el público de la sala (aquí y en Berlín) durante la presentación de los equipos. Por otra parte, que durante los comentarios, básicamente se diera por hecho que los vigentes campeones ganarían de nuevo, y que en todo caso, los aspirantes los podrían incordiar un poco. Su victoria se daba por algo evidente, sentimiento refrendado por las mismas casas de apuestas. Bueno, parecía que tampoco habría mucha emoción…

Se presentan lo equipos.

Se presentan los equipos.

La competición era al mejor de 5 partidas. No hay límite de tiempo, una partida acaba cuando un equipo gana. Hubiera sido memorable poder decir que los KOO Tigers, como “underdogs“, al final ganaron, pero la verdad es que la competición se decantó con diferencia por los SK Telecom. La segunda partida fue más ajustada y los KOO ganaron la tercera con claridad al cambiar a una estrategia más agresiva, para gran sorpresa de todos (y así dar más emoción). “Faker” se hinchó de morir unas cuantas veces. Pero en la cuarta partida simplemente fueron aplastados y no hubo quinta: 3-1. Tras prácticamente 4 horas de juego, los SK Telecom se convirtieron en el primer equipo en ganar dos veces consecutivas la competición y se llevaban un millón de dólares como premio (bueno, y la copa).

Durante la entrega de premios, a un jugador de los SK Telecom le tocó comer brócoli para cumplir una promesa y se alternaron los comentarios jocosos de que, por favor, no se volvieran a dejar ganar una partida (un comentario un poco feo respecto al equipo perdedor). El MVP (Most Valuable Player) de la final fue “Marin”, cuyo lanzallamas de su campeón (avatar) “Rumble” no nos cansamos de ver una vez y otra causar estragos en las filas enemigas.

DOUBLE KILL!!!

DOUBLE KILL!!!

Más allá del juego en sí, muy importante remarcar el aspecto sano y festivo de la actividad, con un lleno absoluto de las tres salas del cine (y eso que vía streaming era gratis). Y, sobretodo, un público pero que muy joven (y muy masculino…). Tras finalizar la jornada, una cosa se podía tener bien clara: los eSports no son una moda pasajera y han llegado para quedarse a nivel mundial. Puro espectáculo al más alto nivel cuya puesta en escena no tiene nada a envidar a los otros deportes, y un total de 27 millones de espectadores (eso sí, un 15% menos que en 2014).

Toda una experiencia. Yo, volvería a ir.

Joan Arnedo es profesor de los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones en la UOC. Director académico del Postgrado de Diseño y Programación de Videojuegos e investigador en el campo de la ludificación y los juegos serios en el eLearn Center. Su experiencia se remonta a cuando los ordenadores MSX poblaban la Tierra…

CC BY-NC-SA 4.0 La gran final (de League of Legends) por jarnedo está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
Ética para desarrolladores: ¿tu aplicación intenta manipular al usuario?

Desgraciadamente, hoy en día existe una gran diversidad de software con propósitos malintencionados: el ransomware que quiere cifrar todo tu disco duro...

Cerrar