Colaboraciones empresa-universidad: work in progress

Uno de los temas recurrentes se analiza el estado de la educación superior es la falta de conexión entre el mundo empresarial y la universidad. Por ejemplo, el informe “Nuevas formas de cooperación entre universidades y empresa” de 2005 elaborado por la Cámara de Comercio de España destaca la relevancia que para las empresas tienen colaboraciones en ámbitos como la investigación y desarrollo o la prácticas.  Sin embargo, también pone de manifiesto diversas barreras a la colaboración, como la burocracia y las  diferencias en motivación, horizonte temporal. Hay países como Estados Unidos donde la relación entre empresa y universidad está muy instaurada y ha dado lugar a múltiples tecnologías, compañías e incluso nuevos sectores industriales. Sin embargo España dista de estar en esta situación ideal y todavía existen reticencias. Por ejemplo, en un informe de 2010, el 38% de las empresas opinaba que el papel de la universidad como motor económico era nulo (¡zasca!). Incluso a nivel europeo, la cantidad de fondos generados por colaboraciones universidad-empresa se considera testimonial. Desde los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación creemos que la conexión con empresas es clave, especialmente en programas del ámbito tecnológico. Sin embargo, pese a los contactos e iniciativas realizados hasta ahora, queda aún mucho camino por recorrer. En esta entrada explicamos cómo funcionan las colaboraciones empresa-universidad y describimos las posibilidades de colaboración. Universidad y empresa: ¿qué gana cada uno? Desde el punto de vista de la universidad, la empresa aporta información sobre los perfiles más demandados, así como aquellas competencias y tecnologías de mayor relevancia en el futuro. Además, los profesionales que trabajan en la empresa cuentan con experiencia muy valiosa que puede transmitir a los estudiantes de la universidad la...

La lista de autores de una publicación científica

En el ámbito de la investigación, un aspecto muy relevante es la atribución de la autoría: identificar qué persona o personas han sido responsables de llevar a cabo una investigación. Identificar a los autores de forma explícita cumple varias funciones, como por ejemplo: Permitir que cada investigador sea evaluado por sus resultados de investigación. Facilitar el contacto con los autores de un trabajo, ya sea para solicitar más información, informar de posibles errores en el trabajo, ofrecer una colaboración, etc. Establecer quién se hace responsable sobre los métodos utilizados y los resultados obtenidos. Reconocer el trabajo realizado por cada investigador en forma de prestigio y reputación dentro de la comunidad científica. La forma de gestionar la autoría es muy simple: cada artículo científico incorpora una lista ordenada con los nombres de los autores. Fácil, limpio, rápido… ¿ya hemos acabado, no? Pues no, los problemas sólo acaban de empezar. Primer problema: ¿Qué significa aparecer en la lista de autores? En la mayoría de disciplinas se exige que los autores de una publicación hayan tenido una implicación directa y conocimiento del trabajo. Sin embargo, en algunas instituciones hay normas no escritas que obligan a sus investigadores a incluir como autor al superior jerárquico o a quien ha obtenido los recursos que han hecho posible la investigación. En otras instituciones pueden haber políticas de “intercambio de cromos“: tú me pones en tus artículos y yo en los míos. Estas prácticas son éticamente cuestionables… pero son como las meigas: haberlas haylas. Segundo problema: No existe una forma estándard de manifestar el tipo de participación que ha tenido cada uno de los autores. Por ejemplo, una persona puede haber conseguido los datos para el experimento, otro ha implementado el software usado...

Nuevo MOOC de Inteligencia de Negocio y Big Data

Pronto hará un año de nuestra primera experiencia impartiendo un MOOC de Business Intelligence dentro de la Plataforma MiriadaX, líder en lengua castellana. La consideramos un éxito, con casi 20000 inscritos de más de 50 países en todo el mundo y un nivel de seguimiento y superación de casi el 17%. Aunque nos sirvieron 20 años de experiencia en la educación en línea, el MOOC nos fue útil para nuestro aprendizaje de un entorno diferente en una plataforma que no es la nuestra y de volúmenes y diversidades culturales, formativas y de exigencia en los que no habíamos trabajado antes. El tamaño, definitivamente, importa. Nos sirvió también para mostrar nuestro enfoque, maneras de trabajar y algunos contenidos entre comunidades que no nos conocían y para crear recursos y experimentar modelos de docencia que luego nos han sido útiles en nuestros programas de Inteligencia de Negocio y Big Data. España es el país de Europa que produce un mayor número de MOOCs y la comunidad castellano parlante es especialmente intensiva en su consumo. Según el informe de la Universidad Pompeu Fabra, en Latinoamérica los estudiantes son más jóvenes, comprometidos y utilizan los MOOC para complementar o sustituir su formación universitaria. En Europa son de más edad, profesionales en activo que usan el MOOC para actualizar sus capacidades o para introducirse en ámbitos de conocimiento nuevos de una forma rápida. A todos les une el placer y la curiosidad de aprender, sin restricciones, sin horarios, sin fronteras; y sin coste, pero con esfuerzo. Esta nueva edición no es una copia de la anterior. Creo que no nos sale copiarnos a nosotros...

Grados y Másters de Informática, Multimedia y Telecomunicación consiguen la acreditación

Este pasado diciembre cinco titulaciones oficiales de nuestros Estudios superaron su proceso de acreditación por parte de la agencia de calidad competente. Se trata del Grado de Ingeniería Informática, el Grado de Tecnologías de Telecomunicación, el Grado de Multimedia, el Máster Universitario de Ingeniería Informática y el Máster Universitario de Aplicaciones Multimedia. Así pues, se reafirma el status oficial de estos títulos de Grado y Máster. Esta es una excelente noticia para nosotros, pero especialmente lo es para l@s estudiantes y titulad@s de estos programas. La acreditación es un reconocimiento a la calidad del programa y renueva su validez en el contexto europeo. En esta entrada queremos repasar la importancia de esta acreditación en el EEES. En primer lugar, ¿qué significa en el EEES que un título de Grado o Máster es “oficial”? Significa que este título ha sido aprobado y evaluado periódicamente por una agencia gubernamental encargada de velar por su calidad. Esta calidad del programa abarca todos los niveles (objetivos del programa, plan de estudios, profesorado, salidas profesionales, resultados académicos y de satisfacción, etc.) y se evalúa según estándares de calidad fijados por la European Association for Quality Assurance in Higher Education (ENQA). Así pues, la etiqueta “oficial” es una garantía sobre la calidad del programa. En España, esta evaluación recae en la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) o bien las agencias autonómicas en que ésta delega. En Cataluña, el referente es la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Catalunya (AQU). A parte de muchas otras funciones (como la evaluación del profesorado), estas agencias realizan principalmente 3 actividades respecto a los títulos oficiales: La aprobación inicial del título, llamada verificación en el...

La efímera vida de los agregadores de feeds

“Nada es para siempre”, o como dicen los ingleses, “all good things must come to an end“. Esta es la idea que rondaba mi cabeza a principios de enero cuando descubrí que mi lector de RSS favorito, Pulse, que llevaba años utilizando, había pasado a mejor vida. La historia de Pulse es un caso paradigmático, ya que no es un fracaso sino una “muerte por éxito”. Pulse era un agregador de feeds que empezó en 2010 como aplicación para iPad. Posteriormente, Pulse se amplió on una versión para Android y una interfície web HTML5 para su uso desde equipos de escritorio. La forma de funcionamiento es la común en lectores de RSS: te subscribes a las fuentes que deseas leer y el lector automáticamente va descargando las noticias para su posterior lectura. Su estilo de presentación de las noticias era bastante único: una rejilla de imágenes y titulares, muy apropiado para dispositivos táctiles. Este diseño hizo que la app consiguiera múltiples premios y reconocimientos, como una de las 50 mejores apps en la App Store (2011) o en Google Play (2013, según la revista TIME). Y aquí viene el momento en que el éxito se giró en su contra… la de los usuarios, claro, los desarrolladores supieron gestionar muy bien la oportunidad.  En 2013, la red social profesional LinkedIn compró Pulse por 90 millones de dólares. Su objetivo era potenciar LinkedIn como plataforma para publicar y visualizar contenidos de tipo profesional. Sin embargo, los cambios introducidos por LinkedIn alienaron a los usuarios de la aplicación original. Como muestra, es ilustrativo leer los comentarios de los usuarios sobre la aplicación para iOS en la App Store. Actualmente, la app tiene una valoración de 1’5 estrellas...