Quiero aprender a hacer una web (2): lo que necesitas saber

Decíamos, pues, que tocaba responder a la pregunta “¿qué tengo que aprender si quiero saber hacer una web?”. La respuesta es… casi de todo. Los dos lenguajes principales sobre los que se apoya para presentar sus contenidos, HTML y CSS, son otro de los elementos a los que es necesario prestar muchísima atención. Una web es un producto muy visual. Dominar el lenguaje visual, el del diseño gráfico, es, por tanto, prácticamente imprescindible. Y si el trabajo habitual del diseñador gráfico es de por sí complicado, toda web moderna debería verse bien tanto en un pequeño smartphone de 3.5” como en un iPad como en un ordenador con una pantalla de 23” o en una tele de 55”. Y eso si tenemos “suerte” y a nadie se le ocurre acceder al contenido usando unas gafas de realidad virtual. O aumentada. O… Naturalmente, una web es, casi universalmente, interactiva, por lo que más allá del diseño gráfico vamos a necesitar aprender a diseñar interfaces (algo para lo que, en la actualidad, tener unos conocimientos básicos de animación es bastante recomendable). La web que hagamos, por sencilla que sea de salida, enseguida va a acumular gran cantidad de contenidos que iremos repartiendo en diferentes páginas del sitio. Quizá ya no sea una etiqueta de moda, pero la arquitectura de la información sigue siendo una necesidad. Y más allá de la arquitectura y retrocediendo hacia los interfaces, la usabilidad  y la experiencia de usuario son, de nuevo, piezas clave. No hemos hablado, todavía, de la programación. En un blog que se llama iNFoRMáTiCa++, lo sé. ¿Se puede sobrevivir hoy en la web...

Quiero aprender a hacer una web (1): ¿la harás tú?

Por trabajo, es una pregunta que se me hace con frecuencia: “Quiero aprender a hacer una tienda de comercio electrónico. ¿Cómo lo hago?”. Mi primera respuesta suele ser un “Interesante pregunta”. Primero porque, efectivamente, es una pregunta muy interesante. Pero en segundo lugar, porque no hay una respuesta, sino muchas, y la conversación va a dar para largo… El problema, naturalmente, es que “hacer una tienda de comercio electrónico” (o los equivalentes “montar un sitio web de reservas para mi restaurante” o “una guía virtual para una exposición”, o mil más ejemplos de aplicaciones web) es algo muy poco definido, que puede implicar desde unas (relativamente) pocas horas intensas de trabajo y experimentación a unos cuantos años de estudio. Y no, no exagero. A estas alturas del camino, es difícil que se nos pase por la cabeza una idea de aplicación web que no se le haya ocurrido antes a alguien. Sí, nuestra idea seguro que es mejor por algún detalle brillante, y seguro que tiene unas necesidades especiales, pero seguro que se parece mucho a alguna solución disponible comercialmente. Si lo que queremos es estrictamente montar esa web, la mejor solución suele ser rascarse la cartera y contratar a un buen profesional. Cierto, no será barato… pero es que cuando montamos un negocio la infraestructura no suele ser barata. Si montamos un comercio físico, somos conscientes de que tendremos que pagar por un local (y si queremos que esté bien situado, nos costará un buen dinero), dotarlo de las instalaciones convenientes (de nuevo, un desembolso potencialmente considerable), contratar a trabajadores cualificados… La idea de que un negocio online...

Especialistas en Business Intelligence: los que más ganan

Lo hemos dicho aquí más veces: por tercer año consecutivo, el sector de Inteligencia de Negocios, Analítica de Datos y Big Data es el de mayor empleabilidad, el mayor destino de la inversión en tecnologías de la información y la principal fuente de creación de nuevas empresas en todo el mundo. En 2015 las previsiones de demanda alcanzaban 4,4 millones de empleos, de los que 1 millón se quedarían vacantes. En España, según el último estudio disponible de 2014 de tic.job, el portal de empleo de profesionales de la informática, la demanda creció anualmente un 52%. El mayor portal global de búsqueda de empleo en este ámbito, icrunchdata, reportaba hace unos meses unas 750.000 demandas registradas, siendo los puestos más buscados los especialistas en análisis de datos y big data. Descargar (PDF, 48KB) GRAFICA: Evolución típica de carrera y salario de un Analista de BI. Fuente: Payscale.com. Consultado el 31 de Enero de 2016. La escasez de talento, como es lógico, eleva su precio en el mercado. En 2014, un especialista en BI con tres años de experiencia ganaba en España como media más de 42.000 euros al año. El salario de estos profesionales viene creciendo por encima de los dos dígitos en los últimos años y son los mejor pagados. Muchos profesionales españoles trabajan fuera, donde los salarios son mayores. El salario de entrada en Estados Unidos, para un desarrollador/ analista de BI sin experiencia es de 62.000 dólares, y alcanza los 80.000 dólares después de 5 años, como medias. La evolución en la carrera hacia puestos de mayor alcance y responsabilidad incrementa también los rangos salariales: un arquitecto de BI gana 110.000 dólares anuales; un...

Cómo escribir una novela de ciberdelincuencia

[versió en Català] El 2 de noviembre de 2015 se publica “Alterworld. Lo saben todo de ti” y la que es considerada una de las primeras novelas de ciberdelincuencia en castellano sale a la luz. Detrás hay dos años de trabajo que no es parte de la novela, solo de la vida del novelista. Sin embargo, en las presentaciones del libro una pregunta recurrente es cómo se ha escrito. Tres hechos no habituales en el mundo de la novela negra han coincidido para que esa pregunta se conteste en esta entrada, en este blog. A saber: los temas tratados (mundos virtuales y seguridad informática), la autora (profesora de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC) y los administradores de este blog somos todos parte del mundo de la Informática. Así que, para quien tenga interés, voy a explicar el proceso que lleva a escribir esta novela negra de ciberdelincuencia. Se suele decir que hay dos tipos de escritores, el tipo brújula y el tipo mapa. El primero tiene en mente el objetivo de la novela y escribe siempre pensando en él, volviendo atrás las veces que haga falta para cambiar partes del texto ya escrito, que es repensado a medida que avanza la escritura. El tipo mapa, por el contrario, dedica una buena parte del tiempo a elaborar esquemas de las tramas y subtramas, de los capítulos, las escenas y los personajes, a modo de una estructura que contiene todos los elementos fundamentales de la novela; y luego, cuando esa arquitectura es satisfactoria, comienza la escritura del texto. Pues bien, yo soy una escritora mapa. El...