Transformación digital (I)

Ante las que se presentan como últimas, fundamentales y definitivas (ultimate) ideas sobre cualquier cosa, especialmente en la gestión de la informática y de la empresa, hay que ir con mucha precaución, si no escepticismo. Esto ocurre con la llamada “transformación digital” (digital transformation) que parece el paradigma dominante entre los relatos actuales. Suele pasar con las cosas ultimate que:

  1. Son los mismos perros con diferentes collares.
  2. Se trata de un refrito mejor o peor maquillado de unas cuantas ideas conocidas.
  3. Es una idea en progreso, una metáfora, que todavía requiere cierta elaboración para establecerse como concepto.
  4. Todas las anteriores son ciertas.
Fuente: Laurie Chipps @ Flickr. Licencia: CC BY-ND 2.0

Fuente: Laurie Chipps @ Flickr. Licencia: CC BY-ND 2.0

En este caso, creo que la respuesta correcta es la 4, o sea que todas las respuestas son correctas, aunque tampoco estoy seguro. Veamos.

El término, fuera de algunas apariciones en otros contextos, surge con un librito de Patel y McCarthy (2000) sobre comercio o negocio electrónico (e-business), y desde entonces, ha estado asociado con este fenómeno. El ámbito de la transformación digital se ha unido sobre todo a la transformación de la experiencia del cliente a través de la presencia en la web y del marketing y las ventas en línea. Para uno de los predicadores de esta buena nueva, Brian Solis, transformación digital quiere decir “the realignment of, or new investment in, technology and business models to more effectively engage digital customers at every touchpoint in the customer experience lifecycle”.

En su sentido más amplio, Stolterman (uno de los gurús del diseño centrado en el usuario como experiencia metafísica) y Fors, escribieron en 2004 un artículo de nombre bonito, “La transformación digital y la buena vida“, en el que venían a defender que la transformación digital es la última fase de un proceso de adopción de la tecnología entre las personas, en el cual la adquisición de competencias y su puesta en práctica a través del uso prolongado permiten nuevos niveles de innovación y creatividad. ¡Wow!

A medio camino, en la gestión de la informática y las empresas, la transformación digital se interpreta como el proceso por el que las organizaciones cambian de forma significativa sus procesos de negoci0, la relación con su personal, sus clientes, proveedores y socios, modifican o crean productos y servicios o incluso redefinen sus modelos empresariales mediante el uso intensivo de la información y de las TIC (Andal-Alcion y otros, 2003), sea la movilidad, las redes sociales, la nube, la Internet de las cosas o los Big Data. Transformación digital quiere decir usar estratégicamente los sistemas de información o ser IT savvy.

En todo caso, la idea de la transformación digital tiene que ver con la adopción efectiva de la innovación tecnológica, en especial la relacionada con el uso de Internet, en la vida y en la empresa (Zhu y otros, 2006). La observación muestra que desde que la innovación está en el mercado hasta que se usa extensa e intensamente entre los ciudadanos y las empresas transcurre un gap de tiempo y alcance que depende de factores intrínsecos y de contexto que facilitan, ralentizan o impiden el proceso (y que ya estudió Everett Rogers, maestro, en su teoría de la difusión de la innovación (1962)). Es decir, la transformación se produce no por la invención o la adquisición de una nueva tecnología ni por una mayor inversión en informática, sino por su asimilación a través de un proceso social de aprendizaje y uso para crear nuevo valor e impacto verdadero en unas determinadas circunstancias.

O sea: la transformación digital ocurre en aquellas empresas que se han transformado digitalmente. Y si queremos saber en qué consiste, lo mejor que podemos hacer es observarlas. Dedicaremos la segunda parte de esta entrada a presentar dónde han encontrado oportunidades estas compañías y cuáles son sus rasgos característicos.

CC BY-NC-SA 4.0 Transformación digital (I) por Jose Ramon está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
Modelos de negocio para videojuegos

Si bien pueden haber excepciones, un videojuego normalmente se crea como un producto de consumo, y por lo tanto, el...

Cerrar