Algunos problemas éticos del posicionamiento en interiores

Hace algunos meses hablamos del posicionamiento en interiores (aquí), más popularmente conocido por su nombre en inglés (posicionamiento indoor). Allí nos centrábamos en el posicionamiento basado en fingerprinting, ya que ése era el tema del simposio de que se hizo por aquellas fechas Barcelona.

En esta entrada, hablaremos de un tema que salió en el simposio de Barcelona y que plantea algunos problemas que, a menudo, se olvidan cuando uno está inmerso en los objetivos técnicos: los problemas éticos y de privacidad.

Si miráis en algún proveedor de mapas o ortofotos, veréis que, a menudo, hay zonas vacías o donde aparecen “nubes”, a pesar de estar el cielo despejado. Normalmente estas nubes se han puesto artificialmente para tapar instalaciones sensibles (sí, ya sabemos dónde están, pero al menos no se ve cómo están distribuidas por dentro).  Otras veces, hay países enteros que no están en el mapa (dejo a vuestra imaginación adivinar alguno).

Este problema se presenta también en el posicionamiento en interiores. Lo primero que hay que tener en cuenta es que para conseguir la posición en un edificio es imprescindible disponer del plano del edificio o, al menos, de la planta del edificio donde queramos el posicionamiento. Además si lo que queremos es que los usuarios puedan orientarse y navegar por el edificio, tendrán que tener información del plano en el dispositivo que usen para ello (bueno, también se les podrían dar las indicaciones sin distribuirles el plano, al estilo de cómo guía Morpheo a Neo al principio de Matrix, pero no queda tan bonito). Este plano es relativamente fácil de conseguir en centros comerciales públicos, pero es más complicado de conseguir cuando hablamos de edificios de oficinas o administraciones: en estos casos, por motivos de seguridad, se puede querer evitar distribuir el plano.

Se podría decir que basta con facilitar el plano de las zonas donde se quiera ofrecer posicionamiento en interiores, pero una vez más eso no basta: los edificios acostumbran a tener puntos comunes en varias plantas: en general, lavabos, ascensores y columnas están siempre en las mismas zonas, por lo que, al publicar el plano de una planta, habremos publicado dónde están esos elementos en todas las plantas. Y una vez más, volvemos al problema de seguridad: pensad en edificios, como, por ejemplo, el de los juzgados de la ciudad de Sabadell, donde las primeras plantas corresponden a los juzgados, pero a partir de un cierto nivel son plantas de oficinas.

Finalmente, en el caso del fingerprinting, es necesario hacer primero el mapa de las medidas. Para ello se hacen a menudo mapping parties en las que varias personas toman medidas con varios móviles. Sería como hacer el mapa de la vía pública, pero ahí radica la diferencia: es la vía pública y todo el mundo puede caminar por ella y, en caso de hacer vuelos, los institutos cartográficos o las agencias espaciales a través de sus satélites se limitan a sobrevolar el territorio (hasta qué punto esto afecta o no a la privacidad, es algo en lo que no entraremos aquí).

En el caso de los mapas de interiores, es necesario andar con dispositivos móviles por zonas privadas, a menudo cuando hay usuarios utilizando esas zonas. Imaginad por ejemplo lo que sería tomar estas medidas en un hospital, lleno de pacientes y familiares que van a visitarse y donde además hay tantos trabajadores que es imposible que todo el mundo esté enterado del trabajo de tomar medidas. En casos así, es fundamental contar con los debidos permisos y las acreditaciones correspondientes. Pero incluso con ellos, estaremos paseando por el hospital con los móviles en la mano, haciendo rutas repetitivas y, en el mejor de los casos, sólo nos preguntará alguien qué estamos haciendo.

Estos son algunos de los problemas que plantea el posicionamiento en interiores, más allá de los retos técnicos a los que nos enfrentamos. No hemos pretendido dar ninguna solución, sino simplemente llamar la atención sobre estos puntos que a menudo se olvidan y que pueden ser la diferencia entre que una solución llegue, o no, a buen puerto.

Para saber más (mucho más), el mes que viene, en Madrid, tendrá lugar el evento más importante de posicionamiento indoor a nivel mundial, el IPIN 2016, que incluye una competición para ver quién consigue el mejor posicionamiento.

No haremos ningún chiste de interiores… [Fuente: http://thatperson-pmedina.blogspot.com.es/2011_01_01_archive.html]

No haremos ningún chiste de interiores… [Fuente: http://thatperson-pmedina.blogspot.com.es/2011_01_01_archive.html]

Antoni Pérez Navarro es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, donde es experto en los ámbitos de Sistemas de Información Geográfica y de Física.

Jordi Conesa es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones en la UOC. Su docencia se enfoca a las áreas de bases de datos y ingeniería del software.

CC BY-NC-SA 4.0 Algunos problemas éticos del posicionamiento en interiores por Profesor UOC está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
La evolución de la Inteligencia de Negocio (BI) en la empresa y la academia

En la UOC llevamos tiempo impartiendo cursos sobre Business Intelligence, Business Analytics y Big Data. ¡Ya más de 10 años!...

Cerrar