Particularidades del desarrollo para móviles

En esta entrada queremos hablaros de una de las salidas profesionales en la que la demanda laboral más ha crecido últimamente: el campo de la tecnología móvil. Como ya sabemos, la irrupción de la tecnología móvil, y más recientemente, los smartphones, ha desencadenado una revolución dentro de nuestra sociedad. Actualmente, interactuar con el móvil para comprar, jugar o consultar información se ha convertido en algo totalmente habitual. Además, la industria del móvil avanza de forma muy rápida, lo que hace que las empresas necesiten adaptarse rápidamente y tengan que definir estrategias específicas adaptadas al móvil para su marketing, publicidad, relación con los clientes, organización de procesos de gestión interna, etc. Todo esto hace que el desarrollo de apps para empresas esté en constante aumento y también que aparezcan nuevos negocios basados en aplicaciones para móviles. En esta entrada, haremos un breve repaso precisamente del mundo del desarrollo para móviles, una de las ramas de la tecnología móvil que más demanda de profesionales está generando.

Desarrollo de aplicaciones para móviles

Desarrollo de aplicaciones para móviles

Lo primero que debemos tener presente es que el desarrollo de aplicaciones móviles tiene muchos puntos en común con el desarrollo de otros tipos de software, pero también tiene sus particularidades, entre las cuales podemos destacar:

  • La industria evoluciona muy rápidamente (nuevos dispositivos, nuevas funcionalidades, sistemas operativos en constante evolución, etc.), por lo que hacer nuestra aplicación compatible con los dispositivos más antiguos y los más nuevos complica el desarrollo.
  • El dispositivo tiene diferencias notables, como el tamaño reducido, la interacción táctil, la incorporación de sensores (acelerómetro, giroscopio), GPS, cámara, etc. Cuando se diseña deben tenerse en cuenta estas diferencias (haciendo botones más grandes, por ejemplo) y se debe sacar provecho de las nuevas funcionalidades (integrando, por ejemplo, la localización dentro de nuestra aplicación).
  • Existe una alta fragmentación, por el elevado número de dispositivos con distinto tamaño y resolución de pantalla. Esto implica diseñar para diferentes tamaños y también dedicar más tiempo a probar nuestra aplicación.
  • El dispositivo siempre se lleva encima, en todo momento, lo que permite pensar en usos de la aplicación totalmente nuevos (mientras se está comprando, mirando el televisor, etc.).
  • Existen requerimientos de eficiencia específicos por las posibles limitaciones del hardware, el consumo de batería, el consumo potencial de la tarifa de datos del usuario, etc. Un consumo excesivo de la tarifa de datos o de la batería pueden suponer el fracaso de nuestra aplicación.

Todas estas particularidades deben tenerse en cuenta tanto para el diseño como para la implementación de una aplicación.

Centrándonos más en el diseño, una de las características diferenciales del desarrollo para móviles es que el tipo de uso que se hace de los dispositivos móviles obliga a un diseño de la interacción mucho más cuidado. Esto puede verse fácilmente, por ejemplo, en el tiempo que puede tardar una aplicación en responder a una interacción. En un entorno de sobremesa, esperar unos segundos es fácilmente admisible. En un móvil, sin embargo, unos segundos pueden ser una eternidad. Además, el mundo del desarrollo para móviles, en general, ha madurado mucho desde sus inicios, lo que se ha traducido en que la experiencia de usuario sea cada vez más importante. Actualmente, todas las empresas que se dedican al desarrollo para móviles cuentan con personal especializado en el diseño gráfico y de la interacción.

Para conseguir una buena experiencia de usuario, los profesionales suelen trabajar primero con wireframes, que son representaciones de la interfaz de usuario muy sencillas que permiten mostrar a un usuario final como es el flujo de interacción de la aplicación a través de sus diferentes pantallas. Los wireframes pueden ser muy sencillos, hechos incluso con lápiz y papel, aunque suelen utilizarse herramientas especializadas que permiten dibujar de forma muy ágil los diferentes elementos de cada interfaz.

En algunos casos, además, puede ser interesante desarrollar prototipos básicos de la aplicación, lo cual permite mostrar más fielmente como es la interacción con tu aplicación. De nuevo, para construir prototipos existen herramientas comerciales y gratuitas que permiten agilizar su creación. A través de wireframes y prototipos, al final lo que se consigue es obtener feedback de los usuarios finales, para de esta forma refinar al máximo el diseño de la aplicación antes de proceder a la implementación.

Otro aspecto que no puede olvidarse es que cada plataforma (Android, iOS, etc.) tiene sus propias convenciones de estilo gráfico y manejo de la interfaz. Seguir las directrices específicas de cada plataforma contribuye a que la interfaz de usuario se mueva y responda de la forma esperada por el usuario, lo cual ayuda lógicamente a mejorar su experiencia con la aplicación.

Finalmente, no podemos olvidar que el mundo de los sistemas operativos móviles es más diverso y evoluciona más rápido que el equivalente en un entorno de escritorio. Esto hace que la decisión sobre cual es la plataforma sobre la que queremos desarrollar nuestra app no sea tan sencilla. Aquí, básicamente, hay dos factores a considerar.

En primer lugar, dejarse guiar por la cuota de mercado no es siempre buena opción. Android tiene una cuota de mercado en España del 92,8%, por ejemplo, pero sólo del 68,5% en Estados Unidos. Además, a pesar de que la Play Store de Google ha tenido en 2015 el doble de descargas que la App Store de Apple, la tienda de Apple ha generado un 75% más de ingresos que la equivalente de Android.

En segundo lugar, debe analizarse muy bien cual es el tipo de aplicación que se quiere desarrollar, puesto que no es lo mismo un desarrollo nativo utilizando el lenguaje y APIs propias de cada plataforma, que uno híbrido, desarrollando una aplicación para distintas plataformas a la vez utilizando tecnología web. Cada modelo tiene sus ventajas e inconvenientes.

Carles Garrigues es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación y director del Máster Universitario en Desarrollo de Aplicaciones para Dispositivos Móviles. Su actividad docente se centra principalmente en el área de la seguridad informática y el desarrollo para móviles.

CC BY-NC-SA 4.0 Particularidades del desarrollo para móviles por Profesor UOC está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Leer entrada anterior
¿Cómo son los científicos de datos? (y II)

En la primera parte de esta entrada, presentábamos las características y habilidades "duras" de un científico de datos: ¿qué hacen?...

Cerrar