Decálogo de acceso al VOD

El pasado lunes 16 de diciembre, el programa “No ho sé” de RAC1 habló de las plataformas de Video On Demand, más conocido por las siglas inglesas “VoD”. En ese programa se contó con dos expertos en el tema como son Víctor Sala y Elena Neira de los Estudios de Comunicación de la UOC, además de Antoni Pérez, de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC , para atender los aspectos más técnicos.

video-on-demand

Con esta excusa, y compartiendo algunos de los elementos del programa, proponemos aquí un decálogo a la hora de disfrutar del vídeo a la carta:

  1. Valorar la oferta de cada plataforma: todas disponen de algunos días de prueba y os puede permitir valorar si la oferta se ajusta a vuestras necesidades. En algunos casos, ya se dispone de acceso, como ocurre con Movistar + (antiguo Yomvi) si se tiene internet contratada con el proveedor Movistar; o, desde el miércoles 14 de diciembre, se tiene acceso a Amazon Prime Video si se dispone del servicio Premium de Amazon. En otros proveedores, como Vodafone, se han hecho ofertas de NetFlix y/o HBO online. Aparte de estas, tenemos otras plataformas interesantes como WuakiTV por ejemplo. También hay que tener presente que están empezando a aparecer agregadores de contenidos desde diversas plataformas.
  2. Aparte del contenido de la plataforma, hay que valorar también el sistema de recomendación de contenidos. Si no, se corre el riesgo de caer en la trampa de dedicar todo el tiempo de ocio a ver cuál es la oferta del servicio. Eso sí, a menudo se puede consultar el catálogo a través de otros servicios, como páginas web ofrecidas por el mismo u otros proveedores.
  3. Comprobar si la plataforma se adapta a nuestra forma de consumir el contenido: ¿permite acceder desde varios dispositivos? ¿Se puede dejar de mirar un programa en una tableta y seguir después en el móvil desde el mismo punto? ¿Se puede descargar lo que se desee para poderlo visionar sin conexión a Internet (por ejemplo en el tren)?
  4. Valorar si la plataforma permite el visionado en varios aparatos a la vez: puede ser muy útil en familias con varios consumidores, pero también para compartir la cuota mensual. En algunos proveedores el precio varía en función de las pantallas simultáneas en las que se pueda consumir el servicio.
  5. Elegir una conexión a internet adecuada: a estas plataformas se accede por internet, por lo que conviene tener una buena conexión. Con una de 10 Mb por fibra óptica (o ADSL, siempre y cuando los 10 Mb sean reales) se podrá ver lo que se desee sin muchos problemas en 720p (HD Ready) o alta definición (HD 1080p). Pero eso sí, la conexión a Internet se verá disminuida por otros usos, y quizás no se pueda navegar con tanta facilidad mientras se está consumiendo el servicio. Y por supuesto, si se tiene una televisión de 4K, se necesitará una conexión más rápida para acceder a los contenidos en 4K, que varias plataformas ya empiezan a ofrecer y esta oferta sin duda irá creciendo.
  6. Aprovechar al máximo la conexión a Internet: si se tienen contratadas 50 (o más) Mb/s por fibra óptica, pero el router emite la WiFi a 10 Mb/s, si se consume el VoD por WiFi, sólo podrá acceder a 10 Mb/s. Por tanto, este WiFi no soportaría los contenidos con una resolución 4K e incluso puede tener problemas con contenidos HD. Así, mejor utiliar cable (de red ethernet) si el dispositivo lo permite. O actualizar la red WiFi a estándares más modernos que permitan disponer de un WiFi más rápido (eso sí, nunca se podrá superar la velocidad que dé el proveedor de internet). Si no se tiene la conexión a internet cerca de la televisión, se puede utilizar un extensor de red por línea eléctrica (PLCs), pero una vez más, hay que mirar la velocidad de transmisión.
  7. La VoD en general se puede consumir desde cualquier dispositivo, pero donde más la podemos disfrutar quizás es en la TV. En este caso, si se tiene un Smart TV, hay que asegurarse de que se puede acceder a los proveedores de VoD que se desee elegir. En general todas tienen acceso a los más comunes, pero no está de más validarlo.
  8. Si la televisión no es un SmartTV, hay muchas maneras de convertirla en una utilizando dispositivos adicionales:
    • Conectar un ordenador: se puede utilizar cualquier ordenador que sea capaz de reproducir el contenido VoD, y es una buena manera de reciclar un ordenador un poco antiguo. Eso sí, hay que verificar que garantizan la calidad deseada.
    • Conectar un AndroidTV: es un pequeño ordenador (ya sea en formato pen, o caja rectangular) que se conecta por HDMI a la televisión y, por tanto, permite hacer todo lo que haría un móvil/tableta con Android. En este caso hay que verificar que: 1) la plataforma deseada se puede ver en aquella versión de Android; y 2) el sistema no se calienta excesivamente al reproducir contenidos de alta definición. Normalmente es adecuado disponer de un teclado o mando a distancia (si el sistema no lo lleva) de tipo bluetooth, que facilitará la interacción con el aparato.
    • Conectar un ChromeCast: puede ser la versión estándar, que va por WiFi; o la superior, que permite conexión por cable y vídeo 4K. Algunas televisiones llevan apoyo de Chromecast, y algunas aplicaciones Android optimizadas para televisión (AndroidTV).
    • Utilizar DLNA: es un sistema relativamente estándar de streaming que permite conectar el móvil, tableta u ordenador a una televisión (que tenga WiFi o cable de red) u otros dispositivos de audio y vídeo. DLNA permite reproducir en la TV los contenidos que tenemos en el dispositivo origen. Eso sí, sólo podemos reproducir lo que la televisión pueda reproducir: si no permite ver AVI, por mucho que el móvil lo permita, la televisión no nos lo mostrará.
    • Utilizar dispositivos como las Raspberry Pi (RPI): son placas económicas (30-50€) que son un miniordenador (ya bastante potente en las últimas versiones) que le permiten tener DLNA conectado a la TV. También hay software específico para dicha utilización.
  9. Comprobar los conectores que utiliza. Actualmente el HDMI es el más común, pero hay que vigilar porque hay varios estándares, los HDMI 1.1 hasta 1.4 deberían garantizar sin problemas calidad HD. Para contenidos 4K es aconsejable conectores HDMI 2.0.
  10. ¡Seguir yendo al trabajo! Posiblemente tener acceso a las siete temporadas de Star Trek, the next generation o a las cinco de Babylon 5, sea un incentivo para pasarse días enteros en casa … pero conviene seguir yendo al trabajo, aunque sólo sea para pagar la cuota del VoD. En cualquier caso, a fecha de hoy, al parecer, ninguna de las plataformas mencionadas ofrece estos contenidos, así que no hay peligro de engancharse.

Finalmente, y si ya tiene muchos vídeos y audios y lo que desea es verlos desde todas partes (cuando está de viaje, por ejemplo), puede montar su propio “servidor de vídeo” mediante herramientas como Plex. Eso sí, entonces quiere decir que debe tener un buen ancho de banda de subida, pero también, que uno mismo tiene que encargarse del mantenimiento del servidor.

 

El Observatorio Tecnológico de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC reflexiona sobre diferentes temas de actualidad que giran alrededor del mundo de las tecnologías de la información y la comunicación.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
¿Qué hay detrás de un trabajo final brillante?

Ya han pasado más de dos semanas desde la ceremonia de entrega de la tercera edición de los premios UOC-RMF...

Cerrar