Todos a una para acercar las técnicas de posicionamiento en interiores a nuestro día a día

Ayudar a encontrar la mejor salida de un edificio en llamas, utilizar un dispositivo móvil para encontrar a un menor extraviado en un crucero enorme o estimar la evolución de los pacientes con depresión en función de la habitación de la casa donde pasan la mayor parte de su tiempo. Estas son algunas de las soluciones que los sistemas de posicionamiento y navegación en interiores (PIN) pueden aportar a nuestra sociedad. El uso de sistemas de posicionamiento y navegación en entornos abiertos es una realidad que ha aportado múltiples servicios y beneficios para la sociedad. Aunque también sean los causantes de que algunas actividades vayan cayendo en el olvido, como el uso de mapas en papel, prepararse un viaje en coche antes de salir o bajar la ventanilla del coche para preguntar por una dirección cuando nos hemos perdido. Pero nostalgia aparte, los sistemas de posicionamiento y navegación son una realidad que ha provocado un cambio social y cultural masivo. Pero esa mejora es nimia en comparación a lo que podría llegar a ser, ya que los sistemas de posicionamiento y navegación basados en redes de satélites (GNSS, del inglés Global Navigation Satellite Systems), como el GPS, GLONAS o el recién estrenado GALILEO, dejan de funcionar cuando nos movemos entre edificios muy altos o en espacios cerrados. Y según los expertos, es precisamente en espacios cerrados (en interiores) donde pasamos más de un 70% de nuestro tiempo. Por tanto, hay que buscar nuevas soluciones para lograr el posicionamiento y la navegación en estos entornos.  Es decir, por ejemplo: que nuestro navegador pueda guiarnos hasta llegar a un centro comercial,...

IT en las Universidades: el estudiante, primero

Si, como decíamos hace poco, el trabajo de los CIOs no es fácil, yo diría que lo es menos en las Universidades. La información y la tecnología son centrales para cumplir la misión que da la sociedad (o los accionistas o los patronos) a las Universidades y los departmentos de TI no pueden cumplirla sin el patrocinio del rectorado y de la academia; pero, casi siempre, tienen poco dinero, se les ve como un servicio general y un coste administrativo no demasiado eficiente, padecen peticiones infinitas y prioridades contradictorias y cambiantes y viven alejados del supuesto glamour de la facultad y el gabinete. Dice mi colega y sin embargo amigo Carlos Juiz, cocinero antes que fraile (fue Vicerrector de tecnología de la UIB, implantó la ISO 38500 y es colaborador activo de la CRUE), que las Universidades son en materia de IT un late-late follower. Con un gasto medio del 5.6% del presupuesto, del cual el 80% se dedica a dar soporte a las operaciones ordinarias (el run), no queda mucho espacio para transformar e innovar. Descargar (PDF, 56KB) GRAFICA: Los principales temas para las TI en las Universidades en 2017, según Educause. Para lamentarse juntos, compartir experiencias, información y cenas y a veces encontrar economías y servicios, tienden a agruparse en asociaciones y comités. La CRUE, la asociación que reúne a los rectores de las Universidades españolas, según el modelo de muchos países, tiene una “sectorial” de TIC (la CRUE-TIC) con grupos de trabajo sobre materias diversas, en general relacionadas con la planificación y gobierno de TI. Son bastante activos y tienen prestigio entre sus colegas europeos y...

Competencias para el desarrollo de proyectos de datos

Dentro de lo que se conoce como Transformación Digital, los proyectos de datos van a ser una pieza fundamental. De hecho formarán parte de esa otra cara de la moneda que nos explica José Ramón. Y ya hemos comentado más de una vez, que ser data driven es parte de esta transformación. En el momento de desarrollar un proyecto de datos (ya sea de Business Intelligence, Big Data o Data Science) uno de los puntos importantes son las competencias necesarias para su desarrollo. Hace unos años se hizo famoso el diagrama de Venn vinculado a Data Science donde se buscaba dejar patente que la generación de valor a partir del dato necesita conocimientos de diferentes disciplinas como matemáticas, informática y conocimiento de negocio. Aunque el diagrama hace referencia a la ciencia de los datos, la idea de fondo está alineada con nuestra hipótesis: el consultor de BI y Big Data es un perfil todo terreno que necesita combinar diferentes competencias. A medida que pasa el tiempo, va quedando patente que es necesario revisar de forma continua las competencias necesarias. De hecho, tal y como Stephan Kolassa comenta y recoge Matthew Mayo, hay más matices a tener en cuenta y el diagrama necesita de otra dimensión: la comunicación para ayudar a entender los resultados conseguidos en el proyecto. Se puede estar más o menos de acuerdo con las categorías y las clasificaciones, pero sirve para ilustrar el problema. No son los únicos que están en la discusión, en la academia se empiezan a proponer programas basados en competencias como postula Ashraf Shirani de la Universidad de San José o incluso...