La tecnología cotiza máximos en bolsa… otra vez

(Trobareu la versió en català més avall) Actualmente, las empresas tecnológicas (Apple, Google, …) son las que tienen una mayor valoración a la bolsa y no parece que hayan tocado techo. Ante situaciones similares como por ejemplo la “burbuja de las punto como”, hay quién plantea si esta valoración es realista o nos encontramos ante una nueva burbuja. Un aspecto clave será su capacidad de crecimiento, ofreciendo nuevos productos o abriendo nuevos mercados. En el artículo hablaremos de las nuevas tecnologías y nuevas líneas de negocio de empresas tecnológicas (realidad virtual y aumentada, IA y big data, vehículos autónomos, computación cuántica, …) y sus posibilidades de crecimiento futuro. Si miramos la situación actual, cada empresa tecnológica apuesta por  un nicho de mercado. Apple obtiene un gran volumen de beneficios de la venta de smartphones  y tablets  de gama alta y servicios asociados como el App Store o iTunes. Empresas como Google y Facebook  generan sus ingresos principalmente a través de la publicidad. Microsoft tiene muchos ámbitos de negocio: el sistema operativo Windows, software de ofimática y productividad como Office, las tabletas Surface, la plataforma de cloud computing Azure y la plataforma  de entretenimiento Xbox. Por su parte, además de su negocio de distribución online, Amazon también tiene una fuente de ingresos importante a partir de su plataforma de cloud  computing Amazon Web Services. Y en los puntos de intersección entre estas empresas se están producido pequeñas “guerras” como por ejemplo en la búsqueda en Internet (Bing vs Google), los dispositivos móviles (Android vs iOS), los navegadores web (Edge vs Chrome) o la computación en la nube (AWS vs Azure)....

Inteligencia artificial: algoritmos genéticos

Mi investigación gira alrededor del modelado, simulación y optimización. Y en principio, en la universidad, la docencia suele ir alineada con la investigación. Así, pertenezco al equipo docente de Computación e Inteligencia Artificial (IA). Pero curiosamente, una de las asignaturas de las que soy responsable* es Biología Molecular (BM). Realmente es una coincidencia interesante porque si bien es cierto que como informático nunca tendré los conocimientos en Biología Molecular que tiene un biólogo, difícilmente no habré oído hablar de Algoritmos Genéticos (AG). Pero ¿qué son y de dónde vienen? Uno de los campos más interesantes y estudiados de la BM es la genética. A todos nos suenan científicos como Darwin, Mendel, McClintock y conceptos como genoma, mutación, adaptación, etc. Todos ellos, de manera más o menos directa están relacionados con la genética. Pero ¿por qué nos puede interesar a l@s informátic@s? Pues, por la misma razón que observamos a las hormigas, el cerebro humano, o las abejas: todos ellos son sistemas/procesos/… capaces de solucionar problemas complejos. En el caso concreto de la genética nos fijamos en qué mecanismos utiliza la naturaleza para seleccionar individuos y asegurar la persistencia (o no de las especies que conforman). Dándole la vuelta y simplificando, l@s informátic@s recogemos de ésta una serie de mecanismos que evolucionan un conjunto de soluciones, mejorando iteración tras iteración, hasta encontrar las mejores posibles. La implementación de la idea de John H. Holland (en los años 70) no es excesivamente compleja: Partimos de una población de individuos, en que cada uno representa una solución factible del problema que se quiere resolver. Cada solución tiene una calidad asociada (fitness) y evidentemente, debe...

Informática, IT, IS y Digital: ¿cuál es la diferencia?

“Son los mismos perros con diferentes collares”, me decía un colega, justificadamente harto de lo que Peppard y Ward llaman el “irritante hábito del sector de IT de re-etiquetarse continuamente” y de la infección del lenguaje comercial. No digo que no, al menos de momento, pero lo cierto es que con cada oleada tecnológica (y ahora es “lo digital”) aparecen avances que desafían no sólo los paradigmas de las TIC tal como las hemos conocido, sino sobre todo los del uso que hacen de ellas las personas y las empresas y de cómo se organizan la sociedad y los negocios. GRAFICA: Digital Transformation.  http://core0.staticworld.net/images/article/2015/08/cx-picture-100608993-primary.idge.jpg La informática (o computer science, en inglés) se refiere, a partir del artículo de Fine para las Communications de la ACM de 1959, al campo científico y técnico: el estudio de las bases teóricas y las prácticas de diseño e ingeniería de los artefactos que se utilizan para conseguir, representar, procesar, almacenar, comunicar y acceder a datos. Estos artefactos son procedimientos algorítmicos (que se escalan en programas de diferentes tipos), máquinas y redes de comunicación. Aunque en esto no todo el mundo está de acuerdo, según los autores y practicantes tiran más hacia las matemáticas, la física o las diferentes ingenierías. Por lo demás, hoy en día la lista de aparatos incluye sensores, cables, teléfonos…; la lista de programas incluye grandes sistemas de empresa o aplicaciones especializadas para dispositivos inteligentes (las “apps”); y la lista de comunicaciones incluye servicios complejos en internet, como “la nube”. Desde los años 1960, la informática se estudia en las facultades y escuelas de informática. La tecnología de la información (o information...

Un sistema de comunicación distribuido de 37 billones de elementos

El siglo XXI es el siglo de la multidisciplinariedad. El conocimiento avanza y se extiende solapando disciplinas de tal forma que hoy día resulta prácticamente imposible atribuir el éxito al conocimiento de una sola persona. Hoy en día son los equipos los que consiguen el éxito por encima de la individualidad  de otros tiempos. En la época del big data, cuando se habla de cifras de billones de elementos interconectados tendemos a  pensar  en grandes y potentes ordenadores distribuidos a escala mundial, trabajando en sinergia para conseguir resolver problemas, extraer patrones de comportamiento o desarrollar avances en el campo  de la inteligencia artificial. Al pensar en magnitudes tan elevadas nos alejamos de la unidad para irnos al todo. Cuando a alguien le hablan de un sistema de comunicación de 37 billones de elementos cuesta imaginarse que este sistema se encuentre en nuestro propio organismo. Si, 37 billones de elementos celulares interconectados consiguen que nuestro organismo funcione con el grado de precisión de un reloj suizo, comunicándose cual red fotónica para  mantener la homeostasis de nuestro organismo y regular de forma casi instantànea cientos de parámetros vitales. La investigación en el campo de la medicina durante los últimos años ha ido enfocada hacia la mejora de los procesos biológicos que permiten el buen funcionamiento de nuestro organismo. Atacar al patógeno ya no es suficiente para acabar con la enfermedad, y la aparición de un número cada vez creciente de enfermedades de etiología compleja como las autoinmunes, degenerativas y otras ha llevado a cambiar el enfoque de la investigación hacia el correcto funcionamiento celular. El objetivo diana deja de ser el...