Nuevas patologías y su relación con las radiaciones electromagnéticas

La evolución tecnológica y la necesidad de sistemas de telecomunicación para la interconexión de dispositivos ha producido un cambio social y empresarial de una magnitud difícilmente imaginable años atrás. Tanto es así que actualmente resulta común en las conversaciones hablar de Wifi, Wimax, Bluetooth, 3G, 4G como algo habitual entre la población, desde los más jóvenes hasta incluso las personas mayores.

El avance tecnológico ha necesitado de un incremento generalizado de elementos radiantes para intercomunicarse y dar lugar a un conjunto de aplicaciones y sistemas inteligentes orientados principalmente a facilitar nuestra vida. No obstante, esta necesidad de comunicación nos ha llevado a vivir constantemente en un entorno lleno de radiaciones que alteran nuestro medio de vida natural. Esto ha llevado a la aparición de diferentes debates sociales sobre los beneficios y riesgos de las radiaciones sobre nuestra salud, así como a la aparición de nuevas patologías relacionadas con la electrosensibilidad.

Las radiaciones que afectan a nuestro organismo se pueden dividir entre las de bajas frecuencias y las de altas frecuencias. En bajas frecuencias, las radiaciones no ionizantes que presumiblemente poseen un riesgo mayor son aquellas que provienen de estaciones transformadoras, subestaciones de distribución eléctricas y cableados de distribución. No obstante, a nivel doméstico existen diferentes equipos que también emiten este tipo de radiaciones como pueden ser el ordenador, la vitrocerámica, secadores de pelo, frigoríficos, mantas eléctricas o el propio tendido eléctrico de la vivienda entre otros.

Entre las altas frecuencias las fuentes más comunes suelen ser las antenas de telefonía móvil, los sistemas de telefonía inalámbricos DECT, los dispositivos Bluetooth , hornos microondas, entre otros.

Espectro electromagnético. Fuente: http://www.afinidadelectrica.com/

En este nuevo contexto están apareciendo nuevas patologías que pueden tener una relación con los efectos de las radiaciones, siendo una de las más recientes la de la hipersensibilidad electromagnética. Esta patología potencialmente relacionada con la exposición a las radiaciones  afecta del orden de entre el 3 y el 5% de la población, cosa que haría que actualmente haya unos 13 millones de Europeos que pueden sufrir dicha patología.

El colegio de Médicos de Austria publicó en el año 2012 una directrices para el diagnóstico de dicha patología, siendo Suecia el primer país que la reconoció oficialmente. A nivel Español en el año 2011 se produjo la primera sentencia de incapacidad permanente y absoluta por síndrome de hipersensibilidad electromagnética y ambiental.

La sintomatología que suele aparecer en esta patología están relacionados con sintomatología relacionada con el estrés como problemas de sueño, fatiga, agotamiento, falta de energía, inquietud, palpitaciones cardíacas, problemas de presión arterial, dolores musculares y articulares, depresión, falta de concentración, mala memoria, ansiedad, urgencia urinaria, mareos, acúfenos, etc.

El grado de la sintomatología dependerá de la hipersensibilidad de la persona, pudiendo ir desde leves cefaleas hasta síntomas incapacitantes. Este escenario debe llevarnos a la reflexión y a la prudencia a la hora de utilizar dispositivos radiantes. Ante la duda siempre es mejor ser previsores y evitar la exposición exagerada. Es bien conocido que el sol en pequeñas dosis es muy saludable, pero en exposiciones largas puede ser muy dañino para la salud. Resultaría prudente aplicar medidas de protección a la sobreexposición, especialmente para los niños pequeños que son el colectivo más vulnerable.

Ante este escenario conviene aplicar el principio de prudencia y tomar medidas que permitan limitar la exposición a radiación electromagnética en nuestro día a día, pero estas medidas las dejaremos para el siguiente post en el que entraremos en detalle en diferentes estrategias para minimizar el efecto de las radiaciones.

 

Jose Antonio Morán Moreno es doctor en Ingeniería de Electrónica por la Universidad Ramon Llull. Actualmente trabaja como profesor en la Universitat Oberta de Catalunya, donde es el director académico del Máster Universitario en Ingeniería de Telecomunicación.

3 Comments

  1. Lo más imprudente de algunas personas que exponen sus comentarios, es dañar por desconocimiento a aquellos que se sienten afectados. Tildarles de farsantes o de ser sus dolancia psicosomáticas es lo más suave que les puedan llamar. Cuando los afectados se enfrentan a estos síntomas lo que menos necesitan es la opinión de personas aunque sean de su propio entorno que no tomen en serio su situación. Paso una dirección muy interesante sobre un vídeo que debieran ver y escuchar los incrédulos.

    https://despertares.org/2013/10/18/el-universo-electrico/

    Reply
  2. Como profesora de un centro de enseñanza de primaria me preocupa la incidencia en la salud de niños y niñas así como ptofesorado de la proliferación de medios informáticos y tecnológicos en las aulas. Cómo evaluar esta repercusión???? Riesgos laborales????

    Reply
  3. Buenas tardes, mi felicitación por las investigaciones sobre las patologías relacionas al efecto electromagnético, que muchos no se atreven a informar.

    Doctor José Antonio Morán, trabajo como especialista de Vinculación de la Facultad de Ciencias Pecuarias de la Universidad Politécnica de Chimborazo, en Ecuador (Sudamérica)

    Como Facultad, nos encontramos proponiendo investigaciones sobre la capacidad de protección de la fibra de ALPACA, en prevención de radiación electromagnética.

    Si le es posible, me gustaría invitarle a mi Facultad a fin de que dé una charla sobre los efectos de los campos electromagnéticos en la salud y en la supervisión de nuestras investigaciones. Por su amable atención, anticipo mi agradecimiento.. Email: clariscisneros@yahoo.es. Teléfono Móvil: +593 980140202

    Reply

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.