Pantallas y retinas

¿Cuántas horas nos pasamos al día delante de una pantalla de móvil u ordenador? ¿Puede tener este hábito un impacto en nuestra salud visual? Probablemente habrás oído estas preguntas antes. De hecho, no es una pregunta nueva: si eres de mi generación (ya he cumplido los cuarenta), quizás recuerdes a alguien que te decía cuando eras un niño: “no te pongas tan cerca de la televisión que te vas a quedar ciego”. Esta es una pequeña broma, pero está claro que la exposición a fuentes de luz nos preocupa desde hace mucho tiempo, y parece que desde que los dispositivos móviles han llegado para quedarse hay nuevos argumentos para reavivarla: nos pasamos muchas horas delante de una pantalla, y la tecnología LED que está detrás de estas pantallas en sus diferentes variantes cada vez produce luz más intensa.

De hecho, esta preocupación ha llegado a crear un nicho de mercado. Actualmente existen varias empresas que han lanzado al mercado diversos productos que están destinados a proteger nuestros ojos de la luz de estos dispositivos: filtros para tablets o móviles, o lentes de gafas que aseguran que nos protegen de la luz de las pantallas [1]. En general, estos productos están destinados a bloquear la luz azul que llega a nuestra retina, ya que hay diferentes estudios que hablan de que la luz azul de las fuentes LED tiene efectos en la salud de las personas [2].

¿Por qué preocupa especialmente la luz azul?

La luz es una onda electromagnética y, dependiendo de su color, puede ser más o menos energética: la luz azul es más energética que la luz roja, y se comporta diferente en cuanto a los efectos que puede tener en nuestra retina. La luz roja puede generar efectos térmicos en la retina: si una luz roja muy potente, por ejemplo la de un láser, llega a la retina, puede llegar a quemarla, generando una lesión que puede ser permanente. Es lo que llamamos el efecto fototérmico. En general, este efecto se considera que es inmediato: si el haz de luz genera un daño, lo hará en el momento de la exposición.

Con la luz azul el efecto fototérmico está presente de la misma manera que en la luz roja: un haz de luz azul llegando a la retina nos puede generar daños de manera inmediata si es lo suficientemente potente. Pero, si recordáis, hemos dicho que la luz azul es más energética que la luz roja, y tiene la capacidad de, además de calentar la retina, generar una serie de reacciones químicas que pueden dar lugar a unos subproductos o residuos que son tóxicos para la retina. Esto es lo que llamamos el efecto fotoquímico. A diferencia del efecto fototérmico, el efecto fotoquímico es acumulativo: si exponemos la retina a luz azul un día, puede que no pase nada. Si lo hacemos dos días, quizás tampoco. Pero al irse acumulando, puede llegar un día en el que, efectivamente, se genere una lesión al haberse acumulado muchos de estos subproductos o residuos de las reacciones químicas que genera la luz azul en la retina. Además, la luz azul se relaciona con la aparición de enfermedades degenerativas de la retina, como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).

Y de aquí es de dónde viene la preocupación con el uso de tecnología LED: la intensidad de la luz que emiten las pantallas de los teléfonos móviles puede ser muy intensa, y si además las utilizamos durante mucho tiempo, la controversia está servida.

¿Debo preocuparme?

Hay estudios realizados en diferentes grupos de investigación que han observado el efecto de la luz azul en la retina de animales, principalmente ratones [3], pero también con células de retinas humanas en cultivo [4]. Las conclusiones son que, efectivamente, se ha observado un aumento de los residuos generados por la luz azul. Incluso, en algunos de estos estudios se han generado estas alteraciones de la composición de la retina utilizando únicamente la luz de pantallas de tablets. Estos experimentos parece que apuntan en una dirección que, efectivamente, es preocupante. Pero no seamos alarmistas: los ratones no son humanos, y las condiciones a las que han sido sometidos no son las mismas que nos encontramos nosotros en la oficina, o viajando en transporte público mientras miramos la pantalla de nuestro móvil. De hecho, la Sociedad Española de Oftalmología ha lanzado un comunicado recientemente en el que intenta tranquilizar a la población sobre este problema, aunque sí que animan a profundizar la investigación para dar una respuesta más fundamentada [5].

Por mi trabajo, he tenido que leer mucho sobre la seguridad de la retina cuando se expone a luz de diferentes colores, y personalmente este tema me preocupa. Por eso, lo que intento es fijar el brillo de mi pantalla del móvil, tablet y ordenador al mínimo posible que me permite ver cómodamente. A mí esto me tranquiliza. Si este es un tema que a vosotros también os interesa, probablemente deberíais hablarlo con vuestro oftalmólogo. Eso sí, en este momento, no sé si hay un consenso avalado por datos fiables sobre cuáles son los verdaderos efectos sobre la retina de la exposición continuada a las pantallas de móviles, tablets y ordenadores.

Notas

[1] Consumo Claro, “Lentes con filtros bloqueadores de la luz azul: ¿sirven de algo?” [Online]. Available: http://www.eldiario.es/consumoclaro.

[2] M. Kim, “Blue glow from electronics can keep you from sleeping, and it’s particularly hard on teenagers,” Washington Post, 01-Sep-2014. https://www.washingtonpost.com/national/health-science/blue-light-from-electronics-disturbs-sleep-especially-for-teenagers/2014/08/29/3edd2726-27a7-11e4-958c-268a320a60ce_story.html

[3] C.-H. Lin et al., “Editor’s Highlight: Periodic Exposure to Smartphone-Mimic Low-Luminance Blue Light Induces Retina Damage Through Bcl-2/BAX-Dependent Apoptosis,” Toxicol. Sci., vol. 157, no. 1, pp. 196–210, May 2017.

[4] E. Chamorro, C. Bonnin-Arias, M. J. Pérez-Carrasco, J. M. de Luna, D. Vázquez, and C. Sánchez-Ramos, “Effects of Light-emitting Diode Radiations on Human Retinal Pigment Epithelial Cells In Vitro,” Photochem. Photobiol., vol. 89, no. 2, pp. 468–473, Mar. 2013.

[5] “Filtros azules para pantallas de visualización (Comunicado oficial SEO).” https://www.oftalmoseo.com/filtros-azules-para-pantallas-de-visualizacion/

David Merino es doctor en Físicas e imparte esta asignatura en varios programas de la Universitat Oberta de Catalunya. Además de la docencia, David se dedica a la investigación en temas relacionados con las técnicas de imagen de alta resolución aplicadas a la oftalmología.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Los cuatro pilares de la estrategia de sistemas de información

La estrategia de sistemas de información (SI) tiene que ver con los usos que hacen las empresas de la tecnología...

Cerrar