El código (The code)

Cada vez más, las personas que trabajamos en el mundo de la informática, especialmente desarrolladores/as, investigadores/as, expertos/as en IA, seguridad, etc. nos encontramos con manifiestos y códigos de conducta sobre cómo debemos comportarnos ante ciertas situaciones. Es cierto que de manera fulminante nuestros productos, algoritmos y código se han convertido en omnipresentes y se hace difícil vivir sin interactuar con ellos.

A lo largo de la historia no es difícil encontrar ejemplos de avances científicos que, tras ser una gran promesa de mejora de la vida de las personas, acababan generando, normalmente por el uso dado, el efecto contrario (bueno, aquí podríamos discutir si el primer uso objetivo del avance era el “bueno” o el “malo”). Es por esto, quizás, que actualmente se levantan muchos avisos de PELIGRO INMINENTE ante ciertas tecnologías que se están desarrollando. Pasa con los vehículos no tripulados, los robots, los drones, la inteligencia artificial, la gestión de la información masiva, la protección de la información personal, etc. Algunos de los vídeos enlazados anteriores son solo supuestos de lo que podría pasar si no se gestionan bien ciertas tecnologías, no os asustéis. El resto son totalmente reales. En fin, si seguís la serie Black mirror, ya sabéis. 🙂

Bender (Futurama): ¿Es este el futuro que nos espera? – Imagen calificada como de uso justo (fair use)

Aquí nos encontramos con dos opciones: la primera es formar a los perfiles técnicos en ética, legislación, etc. Muchas universidades, por ejemplo, ya ofrecen asignaturas para intentar cumplir con este objetivo. La pregunta es ¿con una asignatura es suficiente? ¿Y con dos?… La otra alternativa suele surgir de investigadores/as, o de asociaciones profesionales, que proponen los manifiestos o códigos de conducta ya comentados. En este sentido, posiblemente, el código de conducta que incluye a más personas es el de la ACM (Association for Computing Machinery), asociación mundial de informáticos/as. Aunque la propuesta es un compromiso que firmamos los miembros de dicha asociación solo por el hecho de ser miembros, creo que es interesante leerla por si nos puede ayudar a resolver algunas dudas que nos surjan al aceptar/realizar un trabajo. Normalmente, será complejo saber si estamos cumpliendo 100% lo que dice pero, como decimos, nos puede ayudar.

El código se divide en cuatro secciones: La primera sección describe consideraciones éticas fundamentales, la 2ª aborda consideraciones adicionales y más específicas de la conducta profesional. La 3ª se refiere más específicamente a las personas que tienen un papel de liderazgo, ya sea en el lugar de trabajo o en una capacidad de voluntariado. Finalmente, la última sección muestra los principios que implican el cumplimiento del código.

Así, como informáticos/as, se espera de nosotros/as que (sección 1 del código):

  • contribuyamos a la sociedad y al bienestar de las personas,
  • evitemos dañar a los demás,
  • seamos honestos y confiables,
  • seamos justos y no permitamos la discriminación de ningún tipo,
  • honremos los derechos de propiedad, incluidos los derechos de autor y patentes,
  • demos el crédito adecuado a la propiedad intelectual,
  • respetemos la privacidad de los demás,
  • y que honremos la confidencialidad.

Y de manera más específica, nuestras responsabilidades profesionales son (sección 2):

  • esforzarse por lograr la más alta calidad, efectividad y dignidad tanto en el proceso como en los productos del trabajo profesional,
  • adquirir y mantener un buen nivel competencial profesional,
  • conocer y respetar las leyes existentes relacionadas con el trabajo profesional,
  • aceptar y proporcionar revisiones profesionales (entre pares) adecuadas,
  • realizar evaluaciones exhaustivas y completas de los sistemas informáticos y su impacto,
  • honrar contratos, acuerdos y responsabilidades asignadas,
  • mejorar la comprensión pública de la informática y sus consecuencias,
  • y finalmente, acceder a los recursos informáticos y de comunicaciones solo cuando estemos autorizados a hacerlo.

Finalmente, para líderes (aquí ya dejamos de analizarnos a nosotros mismos, si no somos jefes/as, y pasamos a mirar hacia arriba) se proponen las siguientes reglas (sección 3):

  • Articular las responsabilidades sociales de los miembros de una unidad organizativa y alentar la plena aceptación de esas responsabilidades,
  • gestionar el personal y los recursos para diseñar y construir sistemas de información que mejoren la calidad de la vida laboral,
  • reconocer y respaldar los usos adecuados y autorizados de los recursos informáticos y de comunicación de una organización,
  • asegurar que los usuarios y aquellos que se verán afectados por un sistema tengan sus necesidades claramente articuladas durante la evaluación y el diseño de los requisitos,
  • articular y apoyar políticas que protejan la dignidad de los usuarios y otras personas afectadas por un sistema informático,
  • y crear oportunidades para que los miembros de la organización aprendan los principios y limitaciones de los sistemas informáticos.

Es cierto que estas normas no son tan “literarias” como las leyes de la robótica de Asimov, e incluso nos pueden parecer muy genéricas, pero nos pueden servir en caso de duda. Al final, mientras no acabemos en Matrix…

Daniel Riera es Doctor Ingeniero en Informática por la UAB. Actualmente es el director del Grado de Ingeniería Informática de la UOC y es investigador del grupo ICSO en modelado, simulación y optimización de sistemas combinatorios; y en cómo aplicar los juegos y la gamificación a la educación.

2 Comments

  1. Pues si. Lo había visto, soy miembro. Lo suscribo y alguna cosa más políticamente incorrecta…
    Gracias

    Reply
    • 🙂 (me dejas a medias. Ya me contarás)

      Reply

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
La capacitación técnica transversal como elemento clave de la cuarta revolución industrial

(Trobareu la versió en català més avall) Mucho se ha hablado durante el año 2017 sobre la cuarta revolución industrial y el...

Cerrar