Las Smart Cities han llegado para quedarse

Después de varios años en los que el concepto Smart ligado a las ciudades no ha estado exento de debate, tanto por las connotaciones que podían hacer pensar que antes las ciudades “no eran tan inteligentes”, como porque la tecnología se abría camino entre ciudad y ciudadanos sin tener referentes de cómo hacerlo, cada vez más se apuesta por avanzar hacia la Ciudad Inteligente o Smart City, también conocida por alguna otra nomenclatura como Ciudad Digital o Smart Citizens.

Lo mejor del caso es que todos podemos participar de una u otra forma en este “nuevo” contexto, ya sea de forma activa, siendo parte del cambio, o bien beneficiándonos de los resultados obtenidos de diferentes acciones realizadas, porque todo ahorro (p. ej. uso de iluminación más eficiente), mejora (p.ej. relación del gobierno local con la ciudadanía) o cambio (p. ej. integración de la tecnología en el paisaje urbano) nos afecta.

Quizás no debería de extrañarnos esta evolución, especialmente si tenemos en cuenta que grandes verticales como Energía, Movilidad o Residuos son temas complejos que afectan a una ciudad de forma importante y, en general, a todo el territorio. Ejemplos de la importancia que las administraciones públicas locales dan a este hecho se traduce en colaboraciones, compartición de buenas prácticas, etc. Por ejemplo, de una forma más “local” se podría encontrar el soporte que da la Diputación de Barcelona a diferentes municipios, yendo más allá de la ciudad y pasándose a hablar de regiones inteligentes o Smart Region. Otro ejemplo que abarca una región geográfica más “amplia” sería la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), que según su propia definición ha de “promover la gestión automática y eficiente de las infraestructuras y los servicios urbanos, así como la mejora de la calidad de los servicios, consiguiendo de este modo atraer la actividad económica y generando progreso”.

No obstante, no todas las políticas o acciones a realizar por parte de la administración pública tienen que ver con grandes infraestructuras o proyectos tecnológicos. Hay casos concretos que, desde un punto de vista más próximo al ciudadano, también podrían considerarse Smart, ya que si tenemos en cuenta que las ciudades inteligentes promueven la participación de la ciudadanía en el avance de la Ciudad (cocreación ciudadana) o su participación en el gobierno y en la toma de decisiones, el hecho de permitir a sus ciudadanos y ciudadanas decidir en qué se gasta parte del presupuesto de su municipio es una acción muy interesante. Ejemplos de estas iniciativas de presupuesto participativo son los casos de las ciudades de Rubí (con 200.000€) y Esplugues de Llobregat (con 267.500€) en la provincia de Barcelona, que el año 2018 han conseguido 61 propuestas la primera y 100 la segunda, que pasan diferentes fases de priorización a partir de la votación de la ciudadanía y de la participación de la administración local. Además de estas acciones, también se da el caso de la introducción abiertamente del concepto Smart City en el plan estratégico de ciudades como Esplugues de Llobregat, donde la tecnología está en la base pero no es el fin, pudiendo converger ambas iniciativas en los proyectos concretos que la ciudadanía propone.

Desde la UOC apostamos por esta visión de las Smart Cities, ofreciendo formación de posgrado transversal entre ciudad y tecnología, donde la tecnología es la base para la creación de servicios para la ciudad y quienes en ella cohabitan, ya sean los ciudadanos, las empresas o las instituciones, con el objetivo último de ser más eficientes, sostenibles, mejorar la calidad de vida y, en definitiva, aprovechar las oportunidades que la tecnología nos brinda. La visión de la tecnología que tenemos se alinea con la tendencia de la Ciudad Inteligente, que es crear la infraestructura, disponer de las herramientas para su correcta gestión y gobernanza e impulsar las posibilidades que ciudadano, empresas, instituciones y demás, que en la ciudad conviven, tienen dentro de ella.

 

Carlos Monzo es Ingeniero de Telecomunicación y Doctor por la Universidad Ramon Llull. Actualmente trabaja como profesor en la Universitat Oberta de Catalunya, donde es el Director académico del Posgrado en “Smart Cities: Ciudad y Tecnología”.

Joan Melià es Ingeniero de Telecomunicación por la Universitat Politècnica de Catalunya, y Doctor por la Universidad Oberta de Catalunya. Actualmente trabaja como profesor en la Universitat Oberta de Catalunya, donde participa en el Posgrado en “Smart Cities: Ciudad y Tecnología”.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Crear una nube en tu casa

El concepto de Nube o Cloud Computing ha tenido un éxito tremendo: ha pasado de ser un término de marketing...

Cerrar