Universidades orientadas a los datos

La oferta educativa en ciencia de los datos es la estrella de los últimos años: han nacido y tienen buena aceptación grados, posgrados, másters y otros formatos de inteligencia de negocio, big data, analítica o ciencia de datos. También en la UOC.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es joint-analytics-statement-cover.png

Pero, paradójicamente, esto no hace que las Universidades sean organizaciones orientadas a los datoso sea, las que explotan sistemáticamente los datos a su alcance para analizar problemas, tomar decisiones, crear modelos y algoritmos y construir productos y servicios para sus clientes. En casa del herrero, cuchara de palo. En el análisis comparado (ID G00346672), las Universidades se encuentran retrasadas con relación a la mayoría de los sectores económicos, muy lejos de las telecomunicaciones, empresas de internet, medios de comunicación o gran consumo.

Sin embargo, en 2019 la necesidad de una estrategia y una cultura analítica y un mejor gobierno de los datos se ha puesto en el primer lugar de las prioridades del sector universitario. El data driven academy resume la principal tendencia en el mundo de la educación superior según Gartner (ID G00377538, ID G00377540). Según Educause, cinco de las diez mayores iniciativas tecnológicas del sector se refieren a las tecnologías de datos para conocer el «genoma del estudiante». En Agosto, las principales asociaciones de directivos y profesionales de universidades americanas publicaron un manifiesto conjunto que titulaban: «La analítica puede salvar la educación superior. Realmente.»

La Universidad se puede beneficiar de los mismos usos analíticos que cualquier empresa, para optimizar o transformar sus procesos de marketing, ventas, operaciones, finanzas, personas, compras o riesgos. Es lo que se llama academic institutionalbusiness analytics.

Pero es en el ámbito del aprendizaje (la efectividad, calidad y experiencia de aprender y ayudar a aprender), donde es posible encontrar los usos más avanzados y prometedores. Esto se llama learning analytics y está dirigido a incrementar el éxito del estudiante (su continuidad, rendimiento y satisfacción) y del profesor, todo lo que representa el core business de la institución y su razón de ser:

  • Pueden usarse los datos para ayudar al estudiante a elegir una carrera, itinerario formativo o pauta de estudio. 
  • A partir de datos, se puede segmentar, personalizar o adaptar el aprendizaje, el tipo de recursos, la necesidad de soporte o la carga de trabajo.
  • Con datos, se puede predecir la matrícula y relacionar la demanda con la capacidad disponible de aulas, profesores y recursos.
  • A partir de los datos, se puede diseñar y evaluar los curriculums, la agrupación y la secuencia de las asignaturas y materias.
  • Con datos, se pueden establecer alertas y sistemas de ayuda para la acción docente y mejorar el soporte y el feedback.
  • Con datos, se pueden evaluar las estrategias docentes más efectivas y objetivar la evaluación de los propios profesionales.
  • A partir de datos, se pueden crear herramientas para reducir el plagio y mejorar la evaluación.

La UOC, que también vive la contradicción entre su oferta académica y de investigación en ciencia de datos y su propia práctica organizacional, está lanzando ahora una iniciativa importante de Estrategia y Gobierno de los Datos para recuperar el tiempo perdido y situarse en la vanguardia de las universidades orientadas a los datos. 

Jose Ramon Rodriguez es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia i Telecomunicación de la UOC.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.