¿Está el 5G realmente en el mercado?

¿Está el 5G realmente en el mercado?

Los medios de comunicación y las operadoras de telefonía móvil hablan mucho acerca de la implantación de 5G. De hecho, ya existen terminales comerciales a la venta y despliegues operativos en grandes ciudades.
A pesar de ello, nos debería surgir una pregunta: ¿Es realmente 5G lo que nos están ofreciendo? ¿Es 5G todo aquello que nos han prometido?

La respuesta a ambas preguntas es bastante sencilla: sí. Efectivamente los productos que nos ofrecen las operadoras de telefonía y los fabricantes de terminales es tecnología 5G. En cuanto a las ventajas que, según nos anuncian, va a traer 5G, también es cierto. Aunque pueda parecer que las respuestas son categóricas, cabe una breve reflexión al respecto.

Cualquier tecnología de comunicaciones móviles, como es el caso de 5G, nace de un proceso de estandarización llevado a cabo por la organización 3GPP en el cual participa, principalmente, la industria del sector (operadores, fabricantes, etc). A pesar de que la nomenclatura más comercial (3G, 4G, 5G, etc) puede llevar a equívocos, el proceso de estandarización es continuo. Ahora bien, es cierto que se divide en un conjunto de versiones/actualizaciones, conocidas con el término inglés release. Estas releases se solapan parcialmente, de modo que la finalización de cada release es posterior al inicio de los trabajos de la siguiente release. La figura muestra un ejemplo de la temporización de las releases 15 y 16.  

5G UOC


Figura. Temporización de la Release 15 y Release 16 de 3GPP
Fuente: http://www.3gpp.org/specifications/67-releases

Pues bien, 5G es la tecnología incluida en la Release 15 y en las releases posteriores. Llegados a este punto cabe preguntarse ¿por qué dividirlo en releases y no simplemente en generaciones (3G, 4G, 5G, etc)?

La respuesta es fácil de entender. Los retos planteados en cada nueva generación son tecnológicamente enormes, y dividirlos para poder conseguirlos es una estrategia eficaz. Además, también en términos tecnológicos, las redes de comunicaciones móviles son muy complejas, y su actualización debe ser progresiva. Si hablamos en términos empresariales, el despliegue de la red de comunicaciones móviles supone una inversión extremadamente alta y, por lo tanto, el periodo de retorno de la inversión es un aspecto clave para la industria. En otras palabras, las inversiones deben rentabilizarse.

Dadas estas dos restricciones, el desarrollo de una nueva tecnología como 5G se inicia con la descripción de objetivos, detallando la situación actual y la situación a la cual se aspira a llegar. 

Para ello, se definen Key Performance Indicators (KPI) tales como velocidad de transmisión media, velocidad de transmisión de pico, latencia, retardo extremo a extremo, cantidad de conexiones por km2, etc. En cada una de las releases se van mejorando los resultados de las KPIs hasta alcanzar los objetivos.

5G consta principalmente de la Core Network, llamada 5G Core (5GC), y de la Radio Access Network (RAN). Ambas partes de la red han sufrido cambios importantes.
El paso de una red 4G a una red completamente 5G (5GC y RAN) es complejo y muy caro. Es por ese motivo que 3GPP, en las sucesivas releases, va definiendo la evolución entre una red mixta de nodos 5G asistidos por la red 4G (conocida como 5G Standalone) y una red donde todos los nodos son 5G (conocida como 5G Non-Standalone). Obviamente, las prestaciones no son las mismas. Mientras 5G Standalone puede llegar a ofrecer todo aquello que promete la industria, 5G Non-Standalone mejora las prestaciones de 4G en algunos aspectos, pero no en todos.

Como es de prever, la industria ha empezado a desplegar la red de acuerdo con las primeras releases de 5G. Es decir, se está desplegando comercialmente 5G Non-Standalone, que supone la incorporación de nodos 5G en el seno de la red 4G. Con ello, las operadoras de telefonía rentabilizan la inversión de la red existente y ofrecen tecnología 5G sobre una red completamente testeada. ¿Puede esta tecnología ser considerada como 5G? La respuesta es sí. ¿Puede esta tecnología ofrecer todo aquello que promete la industria? Desafortunadamente no, ya que inicialmente supondrá un aumento de la velocidad de transmisión pero no ofrecerá algunos de los casos más llamativos de 5G, como por ejemplo la conducción autónoma o las comunicaciones ultra-fiables.

Más adelante, las operadoras irán desplegando la Core Network 5GC, ofreciendo así el 5G Standalone definido en las sucesivas releases. Esos nuevos despliegues permitirán hacer realidad aquello que los departamentos de márketing anuncian.

Por lo tanto, bienvenidos a la tecnología 5G, aunque lo mejor está por llegar.

Ferran Adelantado es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones e investigador senior del grupo de investigación WiNe (Wireless Networks) de la UOC. Es ingeniero en Telecomunicaciones y doctor por la UPC y graduado en Ciencias Empresariales por la UOC. Actualmente, es el director del programa doctoral NIT (Network and Information Technologies).

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.