¿Ha llegado la hora de comprar un teléfono móvil 5G?

¿Ha llegado la hora de comprar un teléfono móvil 5G?

Para mucha gente que en estos momentos está considerando la opción de comprar un nuevo dispositivo móvil, hoy día surge la siguiente pregunta: ¿Es hora de comprar un móvil 5G? La pregunta es lógica si pensamos que no queremos que nuestro terminal quede desfasado en poco tiempo debido al despliegue de la tecnología 5G en nuestras redes de telecomunicaciones. Además, teniendo en cuenta que Vodafone ya ha empezado a ofrecer servicios 5G a sus clientes, cabe preguntarse si merece la pena pagar un coste más alto por nuestro terminal con el objetivo de contar con el soporte para esta tecnología. Para responder a esta pregunta, debemos tener en cuenta diversos factores que expondremos a continuación.

El primero de ellos es el estado del despliegue de la red 5G en España actualmente. En estos momentos, Vodafone es el único operador que ha instalado cobertura 5G comercial en España. En concreto, hasta la fecha el despliegue abarca 21 ciudades, con una cobertura que cubre aproximadamente el 50% de estas ciudades.

Además del alcance de la cobertura 5G de la que podemos contar en estos momentos, es también importante tener en cuenta el tipo de tecnología 5G que Vodafone está desplegando. Aunque la información no ha sido confirmada oficialmente, Vodafone se encuentra en estos momentos en una primera fase de su despliegue en la que la infraestructura utilizada sigue el estándar 5G NSA (5G no autónomo). Este estándar NSA implica que se aprovecha la infraestructura 4G actual, de tal forma que el núcleo de la red se mantiene y sólo evoluciona la parte de la interfaz radio que pasa a ser 5G New Radio (NR). Con el 5G NSA, entre otros aspectos, mejora considerablemente la velocidad teórica de descarga (hasta los 2 Gbps), la latencia (hasta unos 15 ms) y la densidad de dispositivos conectados (hasta 1 millón por km2).

En el caso de la red 5G actual de Vodafone, durante los meses de enero y febrero de este año, la empresa MedUX realizó un estudio sobre el rendimiento de la red instalada en Madrid, el cual constató que la velocidad de descarga podía llegar a los 950 Mbps (650 Mbps de media) y la latencia llegaba a 29 ms en promedio.

La mejora de esta red 5G respecto al 4G, como confirmaron los datos de este estudio, es muy significativa. El problema de este despliegue, sin embargo, es que utiliza la banda del espectro de los 3,7 GHz, lo que hace que el rendimiento en interiores se vea muy afectado. Además, como ya comentamos en una entrada anterior, la gran mejora en la eficiencia y el rendimiento de las redes 5G se conseguirá mediante el uso de infraestructura 5G SA (5G autónomo), y según Vodafone el despliegue de la red 5G SA se está haciendo sólo de forma progresiva y selectiva en entornos empresariales e industriales. Por tanto, lo que se ha desplegado hasta la fecha en las 21 ciudades españolas es 5G NSA.

El 5G SA (las siglas de stand-alone) corresponden al estándar en el que toda la infraestructura es de nueva generación, tanto la parte de la interfaz radio (New Radio – NR) como la parte del núcleo de la red (Next Gen Core – NGCN). Como es lógico, para poder comercializar el 5G SA se necesita un nuevo despliegue de antenas más denso (entre 30.000 y 75.000 antenas más), lo cual no se espera que sea posible hasta 2021 como mínimo.

Para el usuario de un teléfono móvil, las grandes ventajas del 5G SA serán:

– el incremento de la velocidad de descarga (más de 10Gbps teóricamente)
– la menor latencia (hasta 1 ms)
– el aumento de la velocidad de subida

Pero como ya hemos comentado en otras ocasiones, la gran aportación de estas redes 5G vendrá por el uso de la virtualización y la inteligencia artificial, lo que permitirá (entre otros) segmentar la red para crear redes virtuales con distintas velocidades, latencias o capacidades.

Es fácil imaginar, teniendo en cuenta el volumen de inversión necesario, que el despliegue masivo de las redes 5G SA tarde un tiempo considerable (varios años posiblemente). Debemos tener en cuenta, además, que la previsión es que esta tecnología se implante sobre la banda de frecuencia de los 700Mhz, que tiene mayor facilidad para penetrar en edificios, pero para ello debe finalizar el traspaso de la TDT desde la frecuencia de 700 MHz a la de 600 MHz. Este traspaso ha sido congelado temporalmente por la pandemia de COVID-19, por lo que no finalizará en la fecha prevista inicialmente (30 de junio). Una vez liberado este espacio del espectro, debe realizarse la subasta de estas frecuencias, lo cual ha sido también aplazado por el mismo motivo, y el proceso no se retomará hasta al menos los meses de otoño. No se descarta, sin embargo, que la licitación se aplace hasta 2021.

De todo lo expuesto hasta aquí, si tenemos en cuenta que la vida media que se da a un smartphone es de 3 años, podemos concluir que no debería preocuparnos mucho que nuestro terminal quede desfasado por el despliegue masivo del 5G SA, que es el que realmente supone una revolución en relación al 4G actual.

A la hora de apostar por un terminal 5G actualmente, además, no podemos olvidar que el uso mayoritario que se hace actualmente de los teléfonos está vinculado al correo electrónico, las redes sociales, el consumo de vídeo en streaming, etc. Todas estas acciones se pueden realizar perfectamente con la tecnología 4G actual, y el paso a 5G no va a cambiar mucho la experiencia de usuario. Por tanto, la conectividad 4G cubrirá nuestras necesidades perfectamente durante muchos años.

Otro factor a tener en cuenta es el del coste de la tarifa de datos. Como es lógico, con velocidades de más de 2 Gbps podemos descargar grandes volúmenes de datos en tiempo récord, pero esto también implicará que nuestra tarifa de datos se agote en muy poco tiempo. Por tanto, si realmente queremos sacarle provecho a la conectividad 5G, tendremos que pensar en tarifas de datos ilimitados que, sin lugar a duda, tendrán un coste mayor.

Además de todo lo expuesto hasta ahora, si nos decidimos por apostar por un móvil 5G, es importante tener en cuenta el tipo de infraestructura 5G que soporta el dispositivo. Como hemos comentado anteriormente, en estos momentos la infraestructura desplegada es 5G NSA, pero el año que viene es posible que tengamos ya algunas ofertas comerciales de cobertura 5G SA (de la mano de Vodafone o de algún otro operador). Por tanto, vale la pena tener presente que algunos terminales 5G actuales incorporan módems que sólo soportan 5G NSA, como el Samsung Galaxy A90 5G o el LG V50 ThinQ 5G. Si realmente queremos aprovechar el potencial de las redes 5G lo antes posible, no cabe duda de que es mejor decantarnos por un terminal que ya soporte las futuras redes 5G SA.

Carles Garrigues es profesor de la UOC e imparte docencia en materias relacionadas con la seguridad informática y el desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles. Actualmente dirige el Máster Universitario en Desarrollo de Aplicaciones para Dispositivos Móviles de la UOC.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.