¿Salvarán las aplicaciones web progresivas a Huawei?

A estas alturas todo el mundo sabe que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, aderezada con las sospechas de espionaje que ha vertido Estados Unidos contra Huawei (y sobre cuya veracidad, desafortunadamente, no podemos decir gran cosa) ha puesto en la mirilla de la administración Trump a la empresa china, que se puede quedar sin todos sus partners estadounidenses (y otras compañías, como ARM que, a pesar de su origen británico y su capital japonés de momento han cortado vínculos con Huawei). Y si no estáis al corriente, desde los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación hemos intentado explicarlo desde medios como Cinco Días o El País Retina. Si no cambia el viento, los futuros móviles de Huawei pueden seguir usando AOSP —la capa de código abierto de Android— pero se quedan sin Google Play Services, el paquete de APIs (absolutamente propietarias) que ofrece Google a los desarrolladores para ofrecerles servicios de log in, geolocalización, guardar la información de partidas de videojuegos, pagos y un sinfín de otras opciones. Y una buena parte de las aplicaciones que encontramos en Google Play (la tienda de aplicaciones de Google, que también perderán los próximos modelos de Huawei) hacen uso de esos Play Services. ¿Progressive web apps? Las aplicaciones web progresivas (o PWAs, por sus siglas en inglés) son aplicaciones web (y por tanto, construidas con HTML, CSS y JavaScript, más las tecnologías de servidor que se consideren más convenientes) que se aprovechan de las capacidades que han ido añadiendo los navegadores en los últimos años para acercarse cada vez más a las funcionalidades de una aplicación nativa. ¿Qué permiten...

Buenos propósitos en tecnología para el 2019

Esperamos que este 2018 haya sido un año muy provechoso. Desde el Observatorio Tecnológico de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación, despedimos el año 2018 con algunos consejos para aprovechar la tecnología al máximo y no tener sobresaltos: Mantén tu software actualizado Asegúrate de estar trabajando con la versión más reciente del sistema operativo y las aplicaciones que estás utilizando. Son especialmente críticas aplicaciones como el navegador web, los lectores de documentos (PDF, Word), antivirus, etc. Puede ser prudente esperar un par de días antes de instalar actualizaciones que no sean críticas, por si da algún problema. Pero no es buena la costumbre de darle siempre al botón «pregúntame mañana» cuando hay una actualización. Guarda una copia de seguridad de tu información Haz una copia de tu información con frecuencia y guárdala en un lugar seguro. Según el tipo de información, utiliza la nube o dispositivos de almacenamiento externo para guardar tus copias. Si no saben qué regalarte, un disco USB externo puede permitirte guardar terabytes de información de forma segura, económica y automática. Eso sí, si optas por el disco duro externo, lo ideal es tener dos discos duros con la copia de seguridad (por si uno de los dos se estropea), e irlos alternando y guardar uno de ellos en casa de algún pariente o amistad. Cuidado con la información sensible Revisa las carpetas compartidas en servicios como Dropbox y Drive: controla con quién compartes la información y qué permisos, y ten cuidado con la información que publicas en estos espacios compartidos. Cubre la cámara de tus dispositivos cuando no los estés utilizando. Ten presente que...

Informe del Observatorio Tecnológico de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación (OTEIMT)

(Trobareu la versió en català més avall) En 2014, el Consejo de Dirección de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación (EIMT) de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), con la colaboración del eLearn Center (eLC), creó el Observatorio Tecnológico de Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación (OTEIMT). El principal objetivo del OTEIMT es dotar a los EIMT de una herramienta que permita adaptar la oferta formativa a las tendencias tecnológicas más relevantes, tanto en el presente, como en el futuro próximo. En cuanto al equipo, se busca el equilibrio entre expertos de los ámbitos principales los EIMT (informática, multimedia, telecomunicación y arte con componente tecnológica), y de educación a nivel universitario. Cada año, el OTEIMT genera un informe de los resultados obtenidos en el año anterior, en el que se recogen las principales tendencias observadas a lo largo de todo el año detectadas a través de publicaciones especializadas y noticias, pasadas por el filtro de los expertos que forman parte del OTEIMT. ¿Por qué este Observatorio? ¿Por qué este informe? Podría parecer que es innecesario dado el gran número de informes que se publican cada año sobre tendencias tecnológicas. Sin embargo, por lo que sabemos, este es el único que combina estas tendencias con noticias de educación e impactos en la sociedad; y que además hace un análisis crítico de las noticias más impactantes. Es, por tanto, un producto ecléctico que puede ser útil para cualquier persona o profesional que quiera estar al día de cuáles son los temas más relevantes en cuanto a tecnología y educación. En cuanto a los resultados del informe de 2017, en la figura anterior se recoge una nube de palabras que muestra los temas...

Quiero aprender a programar. ¿Por dónde me pongo?

¡Excelente pregunta! Antes de entrar en materia… ¡Felicidades! La curiosidad por aprender a programar es, quizá, la curiosidad del siglo XXI. Hoy en día cuesta decir que un conocimiento es imprescindible, pero entender qué es programar está muy, pero que muy cerca de serlo. Cada día suceden infinidad de cosas que nos afectan —por muy poco conectados que estemos— que pasan por un algoritmo (¡o muchos!) que toma unos datos, los procesa de una determinada forma y acaba dando un resultado que nos atañe muy directamente. Ya sea tu declaración de la renta, pedir hora en el médico, que te asignen colegio para tus hijos… prácticamente todo pasa en algún momento por un programa informático. Y si quieres entender cómo se programa… difícilmente lo vas a conseguir de verdad sin haber programado al menos un poco. Así pues, insistimos, felicidades por haber tomado una excelente decisión. En segundo lugar, una advertencia. ¿Sabéis esos cursos milagrosos que aseguran enseñaros inglés en treinta días? Aprender a programar es, en parte, aprender un idioma (y mucho más que eso: es aprender a enseñar a una máquina a hacer cosas extraordinarias). Muy poca gente va a aprender un idioma —informático o no— en treinta días. Existe un pequeño riesgo, además, de que no aprendáis a programar (pequeño, insisto). Aun así, esforzarse e intentarlo de verdad va a tener como resultado, en el peor de los casos, el entender mucho mejor cómo funciona el universo en que nos movemos. Pero os vais a tener que poner de verdad. Si alguien os asegura que a programar se puede aprender sin esfuerzo, desconfiad. Añado, además, que...

eSports: desde 1972

Los humanos tendemos a ser un poco egocéntricos (vale, quizá no «un poco») y pensar que todo gira a través de nosotros y que todo es nuevo y revolucionario. Y a veces sí… pero a veces no. Pongamos por caso, los eSports (fundéu propone «deportes electrónicos» como alternativa al anglicismo, y nos recuerda que el diccionario Cambridge lo define como ‘actividad de jugar a videojuegos contra otras personas por internet, a menudo por dinero, frecuentemente en competiciones organizadas especiales, seguidas por espectadores a través de este mismo medio’). Pero, ¿desde cuándo se juega a videojuegos en «competiciones organizadas especiales»? (Le voy a discutir al diccionario Cambridge la necesidad de jugar por internet, si me permitís. Wikipedia está de mi lado.) Octubre de 1972. En la pared del laboratorio de inteligencia artificial (otro concepto repentinamente de moda del que hablamos mucho últimamente, casualidades de la vida) de la universidad de Stanford (al norte de San Francisco), reza: The first “Intergalactic spacewar olympics” will be held here, Wednesday 19 October, 2000 hours. First prize will be a year’s subscription to “Rolling Stone”. The gala event will be reported by Stone Sports reporter Stewart Brand & photographed by Annie Liebowitz. Free Beer! Un campeonato de videojuegos con una suscripción de un año a la revista Rolling Stone. Sí, a mí me cuadra como una competición de eSports. No solo la primera de la historia… sino que contó con la cobertura de un medio tan importante como Rolling Stone (la «Annie Liebowitz» del anuncio es, en realidad, Annie Leibovitz. Su carrera como fotógrafa aún era incipiente pero, si no la conocéis, por favor...