¿Qué aprender para ser expert@ en desarrollo web?

¿Qué aprender para ser expert@ en desarrollo web?

Comenzaremos con una advertencia: la pregunta del título no es solo “la pregunta del millón de euros”: también es la pregunta del millón de respuestas, muchísimas de ellas correctas, ninguna perfecta, que sepa este autor (y director del Máster Universitario de Desarrollo de Sitios y Aplicaciones Web de la UOC). A desarrollar para la web se puede llegar desde miles de campos: desde la ingeniería informática, desde el diseño, desde campos mixtos como la multimedia o, naturalmente, desde cero. Y se puede llegar a ello por el camino de la educación formal, en casi todos sus niveles —ciclos formativos, grados universitarios y posgrados y másters—, no formal —con los bootcamps a la cabeza— y desde el autoaprendizaje que, durante muchos años, fue la única manera, de hecho, de aprender a hacer webs. Y todas las vías han dado grandes desarrolladores web. Y todas han sido fuente de frustración para mucha gente. En la UOC, como ya hemos apuntado, tenemos nuestra vía. Nació como posgrado hace ya unos años (¡en 2015!) y desde 2018 ofrecemos también el Máster Universitario de Desarrollo de Sitios y Aplicaciones Web. The Web Developer Roadmap Uno de los documentos a los que se suele llegar al intentar dar respuesta a nuestra “pregunta del millón” es el Web Developer Roadmap que creó en 2017 —y mantiene desde entonces— Kamran Ahmed, que lo presentó al mundo en este artículo en Medium de 2018 (que como podéis ver, ha sido actualizado múltiples veces desde entonces. Es una verdadera lástima que no existiera en 2015, porque habría sido un recurso maravilloso para diseñar aquel primer posgrado :-)). De hecho,...
Halt and Catch Fire: más allá de la informática

Halt and Catch Fire: más allá de la informática

A finales de 2011 el canal de televisión de pago americano AMC comenzaba a anticipar el final de una de sus series de más prestigio, Mad Men. Mientras buscaban un producto con el que sustituir uno de sus “buques insignia” se cruzaron con Christopher Cantwell y Christopher C. Rogers, dos guionistas que buscaban hogar para una serie que estaban desarrollando.  Como Mad Men, se trataba de una serie “de época” que giraba alrededor de una industria. En lugar de los años cincuenta y la publicidad nos encontraríamos en los ochenta y la primera mitad de los noventa. En lugar de la industria de la publicidad y Madison Avenue tendríamos la informática y Silicon Valley (y otro de sus lugares clave: la mucho menos conocida Silicon Prairie).Con esta premisa se puso en marcha Halt and Catch Fire, que AMC comenzó a emitir en 2014 y que se ofreció también en la versión española del canal. A una primera temporada interesante le siguieron tres más que acumularon aplausos tanto de la crítica generalista como del mundillo de la tecnología, por su retrato de unos personajes en crisis constante en medio de una revolución que ha definido nuestros días. En la actualidad la serie puede verse en España en la plataforma de vídeo bajo demanda Filmin. Cada vez somos más los que consideramos Halt and Catch Fire una joya seriéfila que va mucho más allá de la informática: asistimos a momentos clave de la revolución tecnológica y personal de los protagonistas. En este artículo trataremos de aportar argumentos y reflexiones sobre algunos temas que la serie trata con especial acierto y sensibilidad:...
Las TIC: una actividad esencial en tiempos de coronavirus

Las TIC: una actividad esencial en tiempos de coronavirus

La situación de crisis sanitaria que vivimos debido al Covid-19 nos lleva a reflexionar sobre varios aspectos relacionados con el funcionamiento de la sociedad. César Córcoles, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, analiza la importancia de las TIC para afrontar la pandemia. A la velocidad a la que se mueve la historia estos días, para cuando el lector se encuentre con esta entrada, el siguiente tuit parecerá seguramente antiguo… El Consejo de Ministros, de forma extraordinaria, ha aprobado este domingo el Real Decreto-Ley que regula un #PermisoRetribuidoRecuperable para las personas trabajadoras de servicios no esenciales.🔴📰 Lista de actividades esenciales. 👇🏽 pic.twitter.com/AKy1yCXnGY— Ministerio Trabajo y Economía Social (@empleogob) March 29, 2020 El 29 de marzo pasado el ministerio de Trabajo y Economía Social dictaba cuáles son los servicios esenciales en una emergencia como la nuestra. Y, efectivamente, con el número trece (tenía que ser el trece)… (Me puede la curiosidad. ¿Qué pensará la RAE de esa tilde en el pronombre «aquellos»?) Nos hallamos sumidos en una crisis terrible que se ha llevado por delante vidas por millares. Y es de rigor dar las gracias a las personas que se dejan la piel cada día para minimizar en lo posible los efectos del dichoso coronavirus. Debemos comenzar, naturalmente, por el personal sanitario. Y la lista es enorme. Nunca les daremos las gracias lo suficiente a las personas encargadas de la limpieza, ni a las que reponen las estanterías de los supermercados. Seguramente muchos papás y mamás miren con mejores ojos a los encargados de atender a su prole en el cole. Y podría seguir así...
31 años de World Wide Web

31 años de World Wide Web

Imagen de Chris RubberDragon Hoy, 12 de marzo, se conmemora el trigésimo primer aniversario de la world wide web. La fecha no es tan sonada, claro, como la del año pasado, en la que se hizo una gran celebración en el CERN, su lugar de nacimiento, pero aun así sigue siendo un buen moment.para reflexionar sobre los años que separan a la web de su cuarenta aniversario. Los inicios de la WWW Y es que el muy utópico inicio de la web comienza a quedar muy, muy lejos. Ha llovido mucho desde que Tim Berners-Lee —un físico que por aquel entonces era fellow en el centro de investigación europeo alojado en la frontera franco-suiza— se subiera a hombros de muchos gigantes para hacer la propuesta de lo que hoy es la web. Con la genial idea de combinar el protocolo TCP creado en los años 70 por Vint Cerf y Bob Kahn con el incipiente DNS (o sistema de nombres de dominio). Esto permitía asociar automáticamente nombres de dominio a las direcciones numéricas de los servidores de internet (un trabajo que hasta la aparición del DNS hacía a mano Elizabeth Feinler) y el concepto de hipertexto, una idea que ya encontramos en la biblioteca infinita de Borges, de 1941, y que como mínimo se remonta a 1895 y el Mundaneum de los belgas Paul Otlet y Henri La Fontaine. Los lectores curiosos pueden leer la propuesta original de Berners-Lee, que está archivada aquí. También se conserva la primera página web. No nos podemos resistir a comentar un aspecto bastante doloroso visto desde la perspectiva del profesorado universitario de 2020,...
Lo que no veremos en el Mobile World Congress

Lo que no veremos en el Mobile World Congress

A estas alturas hasta viviendo debajo de una piedra todos los lectores de este blog, ya sabéis que este año no se celebra el Mobile World Congress… Pero el mercado del móvil no se para y la no celebración del congreso de ninguna forma para la maquinaria de una industria perfectamente engrasada para intentar llevar al consumidor a adquirir un móvil nuevo. Así pues, aún sin Mobile, siempre es interesante estar al tanto de lo que nos va a traer este año… Pantallas flexibles Sin duda los móviles con pantallas flexibles habrían sido la estrella de la cobertura mediática del congreso… Aunque sus elevadísimos precios y las dudas razonables sobre si son lo suficientemente resistentes seguramente habrían hecho que vendiesen pocas unidades. Es curioso observar cómo la industria del móvil imita la de los coches, con grandes marcas que lanzan cada año prototipos carísimos que combinan funcionalidades revolucionarias con una funcionalidad a veces muy discutible pero, a diferencia de los prototipos de cuatro ruedas, además de enseñarlos los pone a la venta. Si el año pasado algunos fabricantes (Huawei y Samsung) lanzaron unos primeros móviles que usaban la flexibilidad de las pantallas para transformarse en pequeñas tablets, este año lo que vemos es un regreso al pasado, con los alargados móviles «de concha» que solíamos usar antes de la era del smartphone. Será muy interesante, además, observar cómo aplicaciones y sistemas operativos se adaptarán a estos móviles «transformer», que hacen que quien diseña las interfaces ya no pueda asumir que el formato de pantalla está en torno al 16:9 al que nos habíamos acostumbrado hasta ahora, y deberán funcionar...