Cuando la Industria 4.0  ayuda a salvar vidas

Cuando la Industria 4.0 ayuda a salvar vidas

La primera ola de la crisis del Coronavirus llegó oficialmente a España en febrero (seguramente antes) y, desde mediados de marzo y a partir de la  declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno, nos mantuvo  confinados en nuestras casas durante meses. Durante mucho tiempo, las  ciudades con los focos más importantes como Madrid o Barcelona sufrieron  un problema de organización y falta de material médico que estuvo cerca de  llevar al colapso, o los llevó, a algunos hospitales.   En esta situación surgieron muchas campañas e iniciativas personales de  gente que quería ayudar y aportar con lo que estaba a su alcance. Grandes  empresas compraron material médico y lo donaron a hospitales y ofrecieron productos y servicios de manera altruista, colaborando donde cada una  consideraba que podía aportar más.   También surgieron muchas iniciativas de particulares que fabricaron  mascarillas y otros EPIs para sanitarios. Uno de los movimientos mas  conocidos fue el de “Coronavirus Makers”, una iniciativa que surgió a raíz de  las noticias que llegaban relacionadas con la falta de mascarillas y pantallas  de protección para sanitarios y respiradores para pacientes. Un buen  porcentaje de las impresoras 3D en España se puso a trabajar imprimiendo viseras para la fabricación de pantallas de protección y otras piezas. La  iniciativa creció tanto que incluso llegó a protagonizar alguna rueda de prensa  del Presidente del Gobierno, que agradeció el trabajo de tanta gente anónima  que no dudó en poner sus máquinas a producir material.   Por mi parte, cumplía 2 condiciones que me posicionaban como un perfil  interesante que podía aportar mucho en esta situación y ofrecer mucha ayuda.  Por una parte, la impresión...
El ICSO @IN3 apoya a la comunidad maker con algoritmos inteligentes para una logística eficiente durante la crisis de la COVID-19

El ICSO @IN3 apoya a la comunidad maker con algoritmos inteligentes para una logística eficiente durante la crisis de la COVID-19

(Més avall trobareu la versió en català d’aquest contingut.) El brote de COVID-19 ha planteado retos inesperados que nuestra sociedad debe afrontar. La capacidad de los sistemas sanitarios en todo el mundo ha llegado al límite debido al elevado número de pacientes infectados, lo que ha hecho que aumente drásticamente la demanda de equipos de protección, tales como mascarillas quirúrgicas, respiradores y protectores faciales. Sin embargo, hasta ahora muchos gobiernos no han sido capaces de proporcionarlos en las cantidades necesarias. La situación en la provincia de Barcelona, que ha registrado uno de los índices de casos de contagio más altos de España, no ha sido diferente. En este contexto, un grupo de voluntarios se organizó para crear la comunidad maker. Esta comunidad dedica su tiempo y sus recursos a fabricar gratuitamente equipos de protección, como protectores faciales o ganchos para abrir puertas homologados, con las impresoras 3D domésticas. También se organizan para recoger todos estos artículos de casas particulares y entregarlos a los hospitales tras efectuar los procedimientos de desinfección y de control de calidad necesarios. La comunidad maker cuenta con más de 13.000 voluntarios en toda España, que han sumado esfuerzos para afrontar esta grave crisis. Los voluntarios fabrican estos elementos bajo la coordinación de las autoridades sanitarias y siguiendo los protocolos y las normas de protección, seguridad y calidad predefinidos. Una vez fabricados los equipos de protección en las casas particulares, el reto diario es recogerlos en estos puntos distribuidos geográficamente y después entregarlos a los hospitales y los centros de salud de diferentes ciudades de Cataluña. Desde el punto de vista logístico, el objetivo principal es...

Gestión de certificados académicos sobre la blockchain Ethereum

En los próximos años, cada vez más, será habitual que como usuarios interactuemos con aplicaciones descentralizadas que funcionan de manera independiente sin necesitar de ningún intermediario. Detrás de estas aplicaciones existe la tecnología blockchain, que ofrece varias características de seguridad como por ejemplo: integridad y autenticidad de los datos, aplicaciones inmutables (ej. una aplicación en Ethereum o EOS), alta disponibilidad, resistencia a la censura… De aplicaciones descentralizadas, existen varios tipos. En este post se describe una que pertenece al grupo de las aplicaciones que utilizan otro protocolo blockchain para implementarse. Esta aplicación -OpenDCert- se ha desarrollado para el trabajo final de grado (TFG) donde la versión pública utiliza una de las redes de pruebas (Rinkeby) del blockchain de Ethereum. OpenDCert: Aplicación descentralizada para certificados académicos La aplicación desarrollada está planteada para que entidades de formación (escuelas, universidades, centros de formación…) puedan gestionar los certificados de los alumnos de manera segura y sin intermediarios, mostrando una posible alternativa de gestión mediante la tecnología blockchain. La aplicación evita almacenar cualquier dato privado, y siempre se utilizan claves públicas que estarán asociadas a cada tipología de usuario. Las tipologías establecidas en la aplicación son tres: las organizaciones, los alumnos y un administrador. La funcionalidad de las organizaciones o entidades de formación es gestionar los certificados de los alumnos de forma que queden asociados a su clave pública. Los estudiantes sólo podrán consultar, descargar y compartir sus certificados. El administrador valida que las entidades dadas de alta sean correctas. Tecnologías utilizadas: Se han utilizado las tecnologías Ethereum, IPFS, React.js, Web3.js y Metamask. Ethereum [https://ethereum.org/] implementa el protocolo blockchain que se utiliza para crear...

Crear una nube en tu casa

El concepto de Nube o Cloud Computing ha tenido un éxito tremendo: ha pasado de ser un término de marketing para vender servicios de computación remota a estar en boca de todos nuestros conocidos -incluso los más legos tecnológicamente- que no tienen ningún reparo en usar la Nube para hacer sus copias de seguridad, guardar sus datos personales o utilizar la multitud de servicios que nos puede proporcionar. Usada correctamente, la Nube permite a los usuarios utilizar aplicaciones (redes sociales, inteligencia artificial, aplicaciones en alta disponibilidad o almacenamiento masivo de datos) que no podríamos ejecutar nunca en nuestra infraestructura doméstica por falta de recursos, ya sea informáticos o humanos. Pero, aplicada sin criterio, la Nube limita nuestra libertad y pone en peligro nuestros datos: puede ocurrir que un servicio que fuese gratuito pase a ser de pago, que nuestros datos sean revelados o utilizados, o que un servicio sea eliminado por no ser ya rentable para el proveedor. Es especialmente sangrante la moda de ejecutar arbitrariamente servicios en la Nube que podrían ser ejecutados localmente sin problema. En este caso, la Nube no aporta ninguna ventaja, solo inconvenientes como: lentitud de respuesta, dependencia del proveedor, dependencia de la conexión a Internet y pérdida de privacidad. En algunos casos, incluso, se ligan unos dispositivos físicos a un servicio en la Nube, que se proporciona bien de forma gratuita, bien mediante el pago de una cuota mensual. De esta manera, estos dispositivos quedarán siempre bajo el control del proveedor y aunque los hayamos pagado, no podremos usarlos cuándo y cómo queramos. Por esa razón, al proponer mi Trabajo de Fin de...

Máster MISTIC: Un reto en seguridad de la información, a ciegas (II)

En la primera parte de esta entrada, os hablé de las herramientas informáticas utilizadas por personas con discapacidad visual. Hoy os hablaré de cómo conseguí superar el máster. Puesto que mis estudios en el área informática los he realizado siendo ciega –cambié de área profesional debido a la ceguera- y en Venezuela no contamos con mediadores ni personas que adapten materiales o evaluaciones, llevo unos años de experiencia ejerciendo esa función conmigo misma, por lo que no fue difícil entenderme con mis docentes del máster. Además, debo decir que todos ellos siempre tuvieron la mejor disposición en ayudarme. Ciertamente fue un trabajo en equipo, sobre todo en aquellas asignaturas con contenido práctico, en las que primero contactaba con el docente, evaluaba la herramienta a usar en la asignatura y luego de eso veíamos si era necesario buscar otra herramienta, o si por el contrario podía realizar la actividad igual que el resto de estudiantes. Esto se dio sobre todo en «Identidad Digital«, donde se requiere programar en Java, utilizando herramientas como Tomcat y ANT, por ejemplo. En este caso, busqué los editores más accesibles y conté siempre con el apoyo del docente para aquellos casos en los que requiriese algo de tiempo extra, dadas las pruebas y configuraciones que tenía que realizar para poder trabajar. Hubo ocasiones en que tuve que pedir un ordenador prestado porque se requería un entorno bajo ambiente Linux y yo no contaba con ese sistema, y trabajar en modo de virtualización no siempre se puede realizar de forma accesible. También fue necesario reformular las evaluaciones de la asignatura «Técnicas de Marcaje de la Información«,...