¿Qué hacen las empresas para transformarse digitalmente? (y II)

En la entrada anterior nos propusimos revisar algunos de los mayores estudios -entre científicos, periodísticos y comerciales- sobre la extensión de la transformación digital en empresas y sectores y los elementos reportados como clave para esta transformación. GRAFICA: McKinsey Global Institute, Digital America, Diciembre 2015. Hace unos meses, presentamos aquí el estudio multi-anual que lleva realizando desde 2011 el Centre for Digital Business (CDB, la web es bastante cutre y no está a la altura de lo que hacen), también del MIT con la consultora Cap-Gemini. Primero se hizo un estudio en profundidad entre 150 directivos, que luego se extendió a 450 más a través de encuestas. El estudio relaciona la intensidad en el uso de las TIC (digital intensity) con el nivel de transformación de las práctica de gestión (transformation management intensity) para establecer cuatro niveles de madurez. Los digirati,  las menos, son compañías maduras digitalmente, que han desarrollado modelos de empresa y tienen ejecutivos cultos con visión del valor de las iniciativas tecnológicas para el negocio. Según el director del estudio, nuestro amigo Erik Brynjolfsson, las TIC son ciertamente un catalizador del cambio; pero es la combinación de la inversión en tecnologías de la información, transformación de los procesos, orientación externa, capital humano y uso de la información lo que caracteriza a las compañías líderes, que además consiguen mayor productividad y beneficios. El libro más famoso y citado de estos años, The Second Machine Age, se basa en la investigación del CDB. El estudio más amplio y completo (no necesariamente el más interesante) es la encuesta realizada durante tres años entre 4.800 directivos de 121 países por la...

¿Qué hacen las empresas para transformarse digitalmente? (I)

La próxima semana se celebra en Madrid un magno evento sobre Empresa Digital, el nuevo mantra de los negocios y de la informática. Según la encuesta anual que hace Gartner entre primeros ejecutivos (CEOs, o sea consejeros delegados o directores generales), las preferencias de inversión en tecnologías de la información (ver gráfica) se dirigen principalmente a la cosa que se está llamando “agenda digital”, “digitalización” o “transformación digital”: experiencia de cliente, marketing y negocio digital (incluyendo nuevos productos y el negocio en la nube) y la analítica de datos. En la encuesta de CIO (directores de organización y sistemas de información, directores de informática), la prioridad sigue siendo por cuarto año la inteligencia de negocio. Unos y otros, sin embargo, ven la “digitalización” todavía como una preocupación más operativa y funcional (mejorar y adaptar procesos, aumentar paulatinamente la proporción de negocio en el canal digital) que estratégica (crear nuevos productos, establecer plataformas o cambiar el modelo de negocio). Descargar (PDF, 110KB) GRAFICA: Gartner. Prioridades tecnológicas de los CEOs. CEO Survey 2015. En una entrada anterior, definimos la transformación digital como la manera en que las empresas asimilan y aplican las tecnologías de la información, para modificar de forma significativa sus procesos de gestión, la relación con su personal, sus clientes, proveedores y socios, e incluso para crear nuevos productos y modelos de negocio; o sea, los usos estratégicos de las TIC para la empresa que hemos venido trayendo a este blog y a un libro. Y, al revés: la cultura digital de las empresas y de los directivos son los factores que mejor explican la capacidad de las organizaciones para optimizar el...

Cultura

La “cultura” (cultura de empresa, cultura digital, cultura culinaria, cultura del dato, etc.) es una explicación de las cosas a la que acudimos cuando no se nos ocurre otra. “Culture is everything“, decía Lou Gerstner, que fue presidente de IBM. La cultura describe prácticas y comportamientos, pero no es causa de nada ni explica nada. Una cultura viciada es consecuencia de la falta de propósito de la dirección y de sistemas de gestión equivocados. Culpar a la “cultura” es una señal de pereza intelectual, gerencial, emocional. (También lo es condecorarla, como en la cosa de las culturas cool, guay.) Pero no es un asunto menor: la cultura, para Kotter, es lo que más tiempo se tarda en transformar y “anclar” dentro de cualquier proceso de cambio. GRAFICA: Cool corporate culture. Después de algunas primeras referencias en los 80 (entre ellas, el gran estudio de Hofstede sobre la cultura en IBM), el análisis de la cultura dentro del desarrollo de las organizaciones se consagra en la investigación de Edgar Schein, profesor del MIT, a principios de los 1990. La cultura se compone de “artefactos”, comportamientos, valores y asunciones, implícitos o explícitos, formales o informales. Cultura es la declaración de misión que hace la empresa, pero también cómo se declara la misión en la parte interior de la puerta del water. Cultura es la forma de la planta de la oficina o de la fábrica y cómo la gente se mueve. Cultura es “cómo hacemos las cosas aquí”, la relación con los clientes o los colegas. Cultura son los procedimientos y los horarios y la forma en la que nos comunicamos. Cultura...

Transformación digital (y II)

En la entrada anterior, definimos la transformación digital como el proceso por el que las organizaciones cambian de forma significativa sus procesos de negoci0, la relación con su personal, sus clientes, proveedores y socios, modifican o crean productos y servicios o incluso redefinen sus modelos empresariales mediante el uso intensivo de la información y de las TIC. Transformación digital quiere decir usar estratégicamente los sistemas de información o ser IT savvy. Descargar (PDF, 285KB) GRAFICA: Componentes de la transformación digital. Elaboración propia. Con más o menos visión, con mayor o menor alcance, con más o menos impacto, con mejores o peores resultados, las compañías no tienen más remedio que abrazar la transformación digital para sobrevivir. ¿Qué hacen? En la gráfica de hoy, a partir de algunas experiencias y lecturas, proponemos las principales oportunidades o retos que se abren con la digitalización y que las empresas están explorando. A diferencia de otras tendencias anteriores, el motor principal de la transformación digital no es la eficiencia ni los costes, sino la primera línea de la cuenta de resultados, el crecimiento de los ingresos y las ventas, sea en los mismos clientes, productos y canales o en nuevas geografías, categorías, segmentos de edad y, desde luego, en el canal digital. Probablemente por este motivo, el primer elemento es la transformación de la experiencia de cliente en todos sus puntos de contacto a través de cualquier clase de canal, mediante el conocimiento predictivo y la personalización de la oferta. Esto quiere decir también el desarrollo del marketing y la comunicación digital y cambios significativos en la mezcla de canales y en la organización de la fuerza de ventas. La transformación...

Transformación digital (I)

Ante las que se presentan como últimas, fundamentales y definitivas (ultimate) ideas sobre cualquier cosa, especialmente en la gestión de la informática y de la empresa, hay que ir con mucha precaución, si no escepticismo. Esto ocurre con la llamada “transformación digital” (digital transformation) que parece el paradigma dominante entre los relatos actuales. Suele pasar con las cosas ultimate que: Son los mismos perros con diferentes collares. Se trata de un refrito mejor o peor maquillado de unas cuantas ideas conocidas. Es una idea en progreso, una metáfora, que todavía requiere cierta elaboración para establecerse como concepto. Todas las anteriores son ciertas. En este caso, creo que la respuesta correcta es la 4, o sea que todas las respuestas son correctas, aunque tampoco estoy seguro. Veamos. El término, fuera de algunas apariciones en otros contextos, surge con un librito de Patel y McCarthy (2000) sobre comercio o negocio electrónico (e-business), y desde entonces, ha estado asociado con este fenómeno. El ámbito de la transformación digital se ha unido sobre todo a la transformación de la experiencia del cliente a través de la presencia en la web y del marketing y las ventas en línea. Para uno de los predicadores de esta buena nueva, Brian Solis, transformación digital quiere decir “the realignment of, or new investment in, technology and business models to more effectively engage digital customers at every touchpoint in the customer experience lifecycle”. En su sentido más amplio, Stolterman (uno de los gurús del diseño centrado en el usuario como experiencia metafísica) y Fors, escribieron en 2004 un artículo de nombre bonito, “La transformación digital y la buena vida“, en el que venían...