MOOC de Introducción a la gamificación a través de casos prácticos

L@s informátic@s nos movemos, a menudo, entre buzzwords y modas tecnológicas. Algunas vienen y se quedan, otras van y vuelven, y otras caen en el olvido. Yo (Dani) creo recordar hace ya algunos años, que la primera vez que oí hablar de gamificación (NOTA: El término correcto es ludificación) fue con el servicio Foursquare (?). Posteriormente, la he visto en Stackoverflow, Facebook, LinkedIn, Endomondo, y en un larguísimo etcétera de servicios y aplicaciones (Bueno, con Joan tendríamos una larga discusión sobre cuáles de estas incorporan gamificación y cuáles no). Joan y yo siempre insistimos en que la gamificación no es un recurso que implique desarrollo tecnológico. Se puede gamificar con papel, lapiz, piedras… y con lo que se nos ocurra. Y eso lo decimos porque, a parte de ser cierto, puede echar atrás a alguien que tenga buenas ideas pero no conocimientos de programación (o presupuesto para contratar a alguien). Por lo tanto, gamificación y tecnología (digital) no son dependientes… pero la gamificación puede ser una herramienta valiosísima para cualquier persona que pretenda desarrollar una aplicación, un portal, una tienda de comercio electrónico, etc. La gamificación os puede ayudar a dar a conocer vuestro “servicio”, a que tengan una entrada más suave, a mejorar la experiencia una vez dentro, etc. Y sabéis que podéis desarrollar el mejor servicio del mundo, y fracasar. Por lo que, un recurso extra nunca está de más. Es importante, eso sí, no ver la gamificación como una panacea. Es una herramienta que nos puede ayudar si se utiliza en la situación adecuada y de la manera correcta. Como ingenieros que somos, Joan y yo insistimos mucho...

Nuevas acreditaciones de Másters Universitarios de la UOC

Hoy tenemos buenas noticias para los estudiantes de la UOC, especialmente para aquellos que están estudiando alguno de los Másters oficiales de nuestros Estudios. En una entrada previa os explicamos qué significa que un título de Grado o Máster sea “oficial”: una agencia de calidad universitaria (como ANECA a nivel estatal o AQU a nivel autonómico) ha evaluado el programa y certifica su calidad. Esta evaluación se realiza principalmente en dos momentos a lo largo de la vida del programa: Verificación: En el momento de la definición del título, la Universidad presenta una memoria describiendo en detalle la propuesta de programa: los objetivos y competencias, las salidas profesionales, el plan de estudios, la metodología docente y de evaluación, el equipo docente y los recursos disponibles. Evaluación y acreditación: Periódicamente, un comité externo evalúa los resultados obtenidos y comprueba si el programa se desarrolla según lo previsto en la memoria de verificación. Por ejemplo se evalúa si el perfil de los egresados es el demandado por las empresas, si la metodología es adecuada o si los estudiantes están satisfechos con el programa. En caso de que las evaluaciones periódicas sean favorables, se concede la acreditación a dicho programa. Que un Grado o un Máster consiga la acreditación es una noticia excelente para los estudiantes, ya que demuestra que es un programa de calidad, que se está desarrollando de forma adecuada y que sus contenidos son útiles para el mundo profesional. A finales de 2015 pasaron por el proceso de evaluación externa y acreditación diversas titulaciones de Grado y Máster de nuestros Estudios: el Grado de Ingeniería Informática, el Grado de Tecnologías...

¿Cómo está hoy la enseñanza de la programación en la infancia?

Ya hemos hablado en este blog del aprendizaje de la programación en la infancia. En este artículo vamos a hacer un poco de historia de la enseñanza de la programación en la escuela en España, después daremos una visión general de la situación actual, tanto en España como en Europa, y acabaremos centrándonos en lo que pasa en Cataluña, como botón de muestra de cuál es la realidad. La enseñanza de la programación en las escuelas no es algo nuevo. A mediados de los 80, el proyecto Atenea del gobierno español dotaba a los centros escolares de equipos y programas para introducir la informática en la educación. Entre estos programas estaban los lenguajes de programación Logo y Basic. En aquellos momentos muchas escuelas aprovecharon los equipos y los lenguajes que tenían disponibles para dar clases de programación a sus alumnos. Sin embargo, en los 90 se puso en duda la utilidad de la programación en el aula y en años posteriores se introdujo la ofimática y se dejó de lado la programación. Esta situación se mantuvo así hasta bien entrada la primera década del 2000, cuando la aparición de programas como Scratch (2005) y la popularización de la expresión pensamiento computacional (2006) volvieron a dar valor al aprendizaje de la programación en la escuela. En Europa, la European Schoolnet, una institución compuesta por los 31 ministerios de educación de la Unión Europea, publicó un informe en el 20141 donde puede leerse que la programación formaba parte del currículum de 12 países: Bulgaria, Chipre, República Checa, Dinamarca, Estonia, Grecia, Irlanda, Italia, Lituania, Polonia, Portugal y Reino Unido. La mayoría de estos países incluyen...

Una nueva contribución encaminada a facilitar la gestión de nodos multiprotocolo de Guifi.net

(Trobareu versió en català més avall) Durante el primer semestre de 2017, Eloi Carbó, uno de los estudiantes de TFM del Máster Universitario en Software Libre de la UOC, ha desarrollado un proyecto de investigación y desarrollo de software en el contexto de las redes abiertas en general y de Guifi.net en particular. Esta red implementa diferentes protocolos y paradigmas técnicos para interconectar usuarios situados en tramos de red diferentes. Uno de los problemas que tienen que afrontar los administradores es la correcta integración entre estos tramos de red con diferentes tecnologías de comunicación. El proyecto “LEDE Firmware optimization for wired deployments using BGP and BMX6 for routing by enhancing and extending Bird Daemon’s configuration and UI integration” pretende abordar dos problemas fundamentales: En primer lugar, depurar y completar con nuevas funcionalidades las herramientas disponibles para configurar de forma gráfica, mediante una interfaz web, determinados nodos de red que emplean BGP, uno de los protocolos que hacen posible las comunicaciones entre proveedores de acceso a Internet. Esto permitiría a los administradores gestionar la configuración de los diferentes protocolos sin necesidad de acceder a línea de comandos, cosa que generalmente puede ser un impedimento para administradores menos experimentados. Además, con esta interfaz se consigue esconder la complejidad de configuración bajo una interfaz amigable, eliminando la necesidad de aprender la sintaxis específica de la herramienta utilizada (Bird Daemon). En segundo lugar, investigar cuál sería la mejor manera de modificar el código fuente de uno de los programas empleados a tal efecto (Bird Daemon), para añadir integración con nuevas herramientas de supervisión y control de las comunicaciones y así obtener información de...

El nuevo perfil del ingeniero en la Industria 4.0

(Trobareu la versió en català més avall) La nueva economía global del conocimiento se caracteriza por el desarrollo de una nueva lógica organizativa íntimamente relacionada con el proceso de cambio tecnológico. En este contexto económico, con mercados cada vez más volátiles y consumidores que piden productos personalizados, rápidos de obtener y con mayor valor añadido, se exigen nuevas formas de producción, con estrategias de operaciones, más allá de la reducción de costes y la diferenciación, basadas en la gestión del conocimiento y la innovación continuada. En este contexto hace falta una redefinición de la fábrica (smart factory), con procesos digitalizados, sistemas interconectados y medios inteligentes, que permitan la consecución de estos objetivos. A la vez, esto implica sistemas de gestión industriales de alta complejidad y nuevos esquemas de organización del trabajo, cosa que exige una adaptación de los perfiles profesionales a la nueva realidad del sector. Por lo tanto, hay que desarrollar nuevas competencias profesionales, que tienen que prever la hibridación de habilidades en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y conocimientos sobre OT (Tecnologías de la Producción), combinando conocimientos sobre comunicaciones y tratamiento de datos con capacidades organizativas y de gestión del proceso productivo. Este proceso de transformación digital de la empresa industrial, mediante la incorporación intensiva de TIC para la mejora de la eficiencia de gestión de sus elementos de valor, mejora la flexibilidad de la función de producción y propicia nuevos modelos de negocio y nuevas estructuras organizativas. Pero las nuevas tecnologías no sólo afectan al diseño y la gestión del sistema productivo, sino también el diseño del producto, con...

Competencias para el desarrollo de proyectos de datos

Dentro de lo que se conoce como Transformación Digital, los proyectos de datos van a ser una pieza fundamental. De hecho formarán parte de esa otra cara de la moneda que nos explica José Ramón. Y ya hemos comentado más de una vez, que ser data driven es parte de esta transformación. En el momento de desarrollar un proyecto de datos (ya sea de Business Intelligence, Big Data o Data Science) uno de los puntos importantes son las competencias necesarias para su desarrollo. Hace unos años se hizo famoso el diagrama de Venn vinculado a Data Science donde se buscaba dejar patente que la generación de valor a partir del dato necesita conocimientos de diferentes disciplinas como matemáticas, informática y conocimiento de negocio. Aunque el diagrama hace referencia a la ciencia de los datos, la idea de fondo está alineada con nuestra hipótesis: el consultor de BI y Big Data es un perfil todo terreno que necesita combinar diferentes competencias. A medida que pasa el tiempo, va quedando patente que es necesario revisar de forma continua las competencias necesarias. De hecho, tal y como Stephan Kolassa comenta y recoge Matthew Mayo, hay más matices a tener en cuenta y el diagrama necesita de otra dimensión: la comunicación para ayudar a entender los resultados conseguidos en el proyecto. Se puede estar más o menos de acuerdo con las categorías y las clasificaciones, pero sirve para ilustrar el problema. No son los únicos que están en la discusión, en la academia se empiezan a proponer programas basados en competencias como postula Ashraf Shirani de la Universidad de San José o incluso...