El Máster Plan de Sistemas de Información se presenta en sociedad (I)

El Plan Estratégico de Sistemas de Información de la UOC, Máster Plan o Plan Director, que anunciamos aquí en sus inicios y del que prometimos seguir informando, se concluyó en verano, se ha venido poniendo en marcha desde Septiembre y va despegando en proyectos en curso y organización con el presupuesto de 2015 (las cosas cuestan dinero, ya sabéis). Descargar (PDF, 807KB) Presentación del Máster Plan de Sistemas de Información de la UOC. Es también el momento de irlo presentando internamente, según un plan de comunicación, y también en sociedad. Un primer paso ha sido el Congreso de Gobierno Digital, celebrado en Barcelona los días 21 y 22 de Enero, bajo la organización y el patrocinio del Consorci de l’Administració Oberta de Catalunya y el propio Gobierno catalán. El lema del Congreso era “Impulsando la Transformación”, así que teníamos que actuar nosotros, que estamos en ello. Compartimos este tramo del Congreso con la empresa Itteria del grupo Seidor, proveedores también de la UOC. Os podéis descargar la presentación en pdf desde esta misma página. Si hacer el Plan no fue rápido ni sencillo, explicarlo en poco tiempo lo es menos, de manera que le dedicaré algunas entradas. Un caso de estudio en el que uno ha participado se parece un poco a un roman à clef, esas novelas en que los personales reales se visten con un velo de ficción y acaso de melancolía, me ha pasado otras veces. 0. Hemos hablado aquí antes del momento de turbulencia y obligada transformación que viven las Universidades (que ya no serán nunca más lo que fueron) y de lo que ha significado la disrupción digital, representada...

La nueva forma de competir (y II)

Que hay algunas empresas que compiten diferente ha quedado patente en los últimos años en los que han arrasado algunos mercados como si fueran un tsunami como ya comentamos en la entrada anterior. Lo que quizá no queda tan claro es qué hacen y por qué es tan complicado de replicar (aunque algunos desde hace años no se cansen a cantar a cuatro vientos los productos y aplicaciones killer que van a sustituir a los líderes como Apple, Facebook, Google o Netflix). Si fuera tan fácil diseñar y crear este tipo de productos y servicios, en su momento Zune hubiera sustituido al iPod y no el iPhone, un mismo producto de Apple. Así que algo habrá de diferente. Dejadme que me acerque a esta pregunta desde la perspectiva del usuario o consumidor. Cuando hablamos de lo que nos ofrecen estas compañías, lo hacemos usando el pronombre posesivo. Mi Facebook, mi Twitter, mi iPhone… Parece que el consumidor (entre los que me incluyo) los percibe como propios (aunque sospechemos que en realidad no son nuestros sino cedidos y que incluso consciente o inconscientemente regalemos nuestros datos). Tan propios y tan personalizados que nos atrevemos a veces a comparar el nuestro con el de nuestros amigos y conocidos. ¿Que levante la mano al que no le ha pasado, “déjame ver tu smartphone que quiero saber qué apps usas”? (Y saber qué valor te podría generar). Esta posesión frecuentemente está asociada no sólo a la capacidad de personalización sino al servicio personalizado que se nos ofrece a través de estos productos y servicios. Un servicio que hace que nos sintamos diferentes, reconocidos, agradecidos,...

La nueva forma de competir (I)

Hemos hablado ya en el pasado, y también lo dice Davenport, de que las empresas ahora compiten apalancándose en sus datos y en el análisis de los mismos y que esto es sólo un paso en el camino a convertirse en una empresa orientada al dato. (Cuando Harvard Business Review le dedica el número de noviembre de 2014 a la Internet de las Cosas será verdad esto que el dato ha venido para quedarse como estuvimos discutiendo hace no mucho.) Pero si hacemos un análisis más profundo del tema, nos damos cuenta que hasta aquí es sólo una visión parcial del tema. De hecho, ejemplos como los de Tesco, nos indican que no es suficiente con ser muy buenos en Business Intelligence, Busines Analytics o Big Data. Es necesario más, mucho más. Lo siento Thomas (Davenport). Y si necesitamos más, ¿qué es? Pensemos por un momento en los actuales líderes a nivel mundial. Pensemos en empresas como Apple, Facebook, Google o Netflix. ¿Qué tienen todas ellas en común? Alguien podría decir, “exceptuando Apple, el resto son de nueva factura”. Buen apunte. ¿Cómo puede ser que las empresas más relevantes del mundo sean, en su mayoría, de nueva factura? ¿Cómo lo han hecho? Y en cierta medida, volvemos a las preguntas que ya hemos empezado a discutir en el pasado. Pero es necesario ampliar la pregunta, ¿qué han hecho diferente para convertirse en los nuevos líderes? ¿Como han podido substituir a los Nokia, Altavista o Blockbuster que en su momento fueron las empresas de referencia? Quizá, y ésta es una reflexión en voz alta, lo que en realidad estas empresas han...

El MOOC de Inteligencia de Negocio de la UOC

Hace un tiempo anunciamos así como de paso que estábamos preparando un MOOC como parte de nuestra oferta educativa en Business Intelligence y Big Data. Decía Josep Curto hace poco que una Universidad como la nuestra no podía quedarse al margen de este movimiento. Un MOOC (siglas de Massive Online Open Course) es una modalidad de educación en línea, masiva y gratuita, ofrecida a través de plataformas de Internet públicas y privadas. El propósito es facilitar y liberar el conocimiento de los formatos tradicionales y los derechos de autor y hacerlo llegar a un público muy amplio en un entorno global. De hecho, las primeras formas de MOOC se basan en el movimiento OER (Open Educational Resources), en el que la UOC también es pionera. El repositorio O2 ofrece acceso a un gran número de recursos libres, que incluyen cursos, materiales docentes y trabajos de final de carrera. La mayor parte de nuestras autorías se firman bajo licencias Creative Commons. Lo nuevo ha sido la creación en los últimos 3 años de plataformas independientes establecidas por Universidades o empresas privadas, como Udacity, Coursera o edX, mayoritariamente en inglés, o MiriadaX en castellano. Actualmente hay decenas de plataformas, miles de cursos disponibles y millones de estudiantes que, al menos, se inscriben, aunque muchos menos (entre el 5% y el 10% por curso) que los acaban. Los que lo consiguen reciben un certificado y, en algunos casos y previo pago, un título oficial. La UOC también ha desarrollado algunos programas sobre su propia plataforma, como el curso de formación de profesores en habilidades digitales, Handson. Pero ésta es la primera vez que...

Informática polirrítmica (I)

La idea de una informática de dos velocidades aparece por primera vez, salvo error, en un informe del Boston Consulting Group de hace un par de años, aunque se ha popularizado ahora con sendos estudios de McKinsey y Gartner. La idea es que los departamentos de informática y las empresas en su conjunto necesitan manejar al mismo tiempo dos clases de capacidades: las que le proporcionan músculo, integración y rendimientos confiables; y las que le permiten adaptarse e innovar rápidamente en beneficio de las exigencias del consumidor final y de los departamentos internos más exigentes (sobre todo, desarrollo de producto, marketing y ventas). A medida que la velocidad, la colaboración con los líderes de negocio y la innovación compartida en una empresa digital son más importantes, las aproximaciones adaptativas y ligeras para la gestión de proyectos (se llamen Lean, Kanban, Agile, Scrum, etc.) ganan terreno a las aproximaciones convencionales basadas en el desarrollo incremental e iterativo. En realidad, la práctica de la mayoría de las empresas muestra una evolución a lo largo de un continuo o, como dicen Mary Messaglio (amiga) y Simon Mingay, de Gartner, una especie de danza donde los bailarines se juntan y se separan, un juego de tiempos y contratiempos (nunca mejor dicho, jeje) que forman una informática polirrítmica, “coordinada y graciosa”. Nota: Haz click sobre la imagen para ver la animación y escuchar el sonido. (Para una caracterización y análisis inteligente y práctico de todo esto de los métodos, os recomiendo el libro de Wysocki, que sugerimos a nuestros estudiantes de Gestión de Proyectos. Podéis ver también el primer libro de la colección de este blog. Para una...

Gestión de la infraestructura y las operaciones: una cuestión de músculo

En este tiempo de la informática bimodal y de dos velocidades sobre la que prometo hablar más dentro de poco, Max Neira  (argentino, amigo, colega y marino), que fue CIO global de Baxter durante muchos años, me hace ver que cualquier organización informática ha sido siempre un equilibrio y una tensión complicados entre dos fuerzas: una que impulsa el cambio (la que transforma o ayuda a crecer y transformar el negocio, la que hace programas y proyectos) y otra que promueve el orden y la seguridad del funcionamiento (que las cosas pasen y los servicios no se paren). Y que eso es bueno y es sensato. (Dice Max que mis posts son como los “Consejos del Viejo Vizcacha” del Martín Fierro. No sé cómo tomarlo, jeje.) Alguien piensa que ser ágil es una virtud y un premio y que ser seguro es una carga burocrática y un cementerio. Se equivoca. Hemos hablado aquí de ésto alguna vez en lo que toca a la gestión de proyectos, cuando intentábamos trazar la línea sinuosa entre los métodos predictivos o tradicionales y los métodos adaptativos o más o menos modernos. Como casi todo en las ingenierías, pues depende. Depende del momento, del tamaño, de la composición y evolución del portfolio y también de la propensión o aversión al riesgo de la compañía y del CIO. Pero la operación, el compromiso con que las cosas funcionen “como un reloj” (que el software haga lo que está previsto y necesita el negocio; que el hardware y las comunicaciones resistan las presiones de volumen y tiempo; que los datos estén disponibles y sean fiables; que el usuario acceda rápida y fácilmente...