Vehículos Eléctricos y Smart Cities: Nuevos Retos Logísticos y Medioambientales

En el contexto de las smart cities, la incorporación de vehículos eléctricos en el sector de la distribución y de la movilidad urbana representa un avance con respecto a la reducción de los niveles de contaminación medioambiental (reducción de emisiones de gases, menor nivel de ruido, etc.), pero también abre nuevos retos logísticos y medioambientales que habrá que resolver de forma eficiente. Algunos de estos retos se analizan en un estudio internacional recientemente publicado en la revista Energies. A continuación se revisan los más importantes y se dan algunas indicaciones de cómo se pueden superar mediante el uso de algoritmos inteligentes. Retos estratégicos: ubicación y capacidad de las estaciones de recarga A diferencia de los vehículos convencionales, los vehículos eléctricos deben proveerse de combustible con frecuencia debido a la corta duración de sus baterías. Así, los usuarios deben tener en cuenta la distancia que puede ser cubierta antes de necesitar una recarga. No hay duda de que esto restringe el uso de estos vehículos como herramientas de transporte. A fin de minimizar los perjuicios para los usuarios, hay que decidir de forma eficiente sobre la disposición de los puntos de recarga necesarios y cómo integrarlos dentro de la red de transporte urbana. En este sentido, resulta necesario determinar aspectos tales como: (i) el número y tipo de estaciones de servicio a establecer; (ii) la localización de estas estaciones; y (iii) su capacidad óptima. Por otra parte, las empresas logísticas y las instituciones responsables de la movilidad urbana necesitan también evaluar el impacto económico que la introducción de los vehículos eléctricos genera en su flota, de manera que puedan elegir...

¿Cuál es la madurez analítica de nuestro ecosistema empresarial?

Data science, big data y analytics son algunas de las palabras que están sonando más estos últimos años. Estas palabras se relacionan con la filosofía de analizar los datos y usar el conocimiento extraído de dicho análisis para realizar una toma de decisiones basada en evidencias. Pero ¿Qué impacto tiene esta filosofía en nuestro contexto? ¿Hasta qué punto las organizaciones de nuestro entorno usan los datos en su toma de decisiones? ¿Cuál es la madurez analítica del ecosistema empresarial que nos rodea? Estas son preguntas muy interesantes, que nos podrían ayudar a entender mejor nuestro entorno pero cuya respuesta es difícil de obtener. Hay algunos estudios que han realizado análisis enfocados a intentar responder a estas preguntas, como el que realizó Accenture en Holanda el 2013 o el de Vonya del 2016, pero normalmente son muy sectoriales y se basan en un número de respuestas reducido. Aprovechando la amplia audiencia de la tercera edición del MOOC de Inteligencia de negocio y Big Data (cerca de 10.000 estudiantes) hemos propuesto una encuesta que hace un par de semanas compartimos con los estudiantes del MOOC y que ahora estamos difundiendo en las redes sociales. El objetivo es responder, con datos,  (y con margen de error también, somos conscientes), a la pregunta de ¿Cuál es la madurez analítica del ecosistema empresarial que nos rodea? y compartir las respuestas que obtengamos abiertamente con el resto de la comunidad. Hasta ahora ya hemos recogido cerca de 500 respuestas y querríamos pediros vuestra participación en esta experiencia para conocer cuál es el nivel de madurez analítica de vuestras organizaciones. La encuesta que hemos elaborado nos...

La confianza en la gestión de programas y proyectos (y II)

En la primera parte de esta entrada, explorábamos la dificultad de gestionar el cambio y asegurar la implantación y el uso de la informática en proyectos y programas complejos, mientras pedíamos a los espónsores, los líderes y gestores de proyectos reconocer la naturaleza política de esta clase de esfuerzos, emplear tiempo e inteligencia en el análisis y la intervención, establecer relaciones de confianza y utilizar metodologías ágiles. El Padrino: Keep your friends close, but enemies closer. Alrededor de los años 2000, diferentes autores, como Kumar y colegas, Markus, Ward, Esteves y Pastor, han estudiado esta situación en la implantación de ERPs. En esta clase de proyectos, parece posible establecer una aproximación racional y de arriba abajo en organizaciones jerarquizadas que persiguen objetivos operacionales de mejora del rendimiento bien conocidos. También es posible negociar y llegar a acuerdos si las partes tienen poderes equivalentes y se conocen bien los intereses de cada lado. Cuando todo ésto no ocurre (y muchas veces en las que ocurre), las relaciones personales y la creación de confianza son una mejor estrategia para manejar la incertidumbre, la negociación y el conflicto; aunque es probable, dicen las evidencias, que el alcance y los beneficios deban reducirse: será posible obtener acuerdos sobre menos cosas y de menos impacto. Más recientemente se han realizado análisis de programas de transformación de IT más complejos. Gregory y otros han acuñado el concepto de ambidexterity, como la combinación de acciones entre el corto y el largo plazo, el enfoque directivo y el colaborativo y la gestión de beneficios locales (sobre cada proyecto) y globales (sobre el programa en conjunto). En los momentos de planificación y diseño,...

La confianza en la gestión de programas y proyectos (I)

Hemos intentado decir cosas aquí de la gestión del cambio, que sean un poco diferentes de los manuales y la formación de usuario que proponen el saber popular y las consultoras. El objetivo de la gestión del cambio es la adopción por la organización de los beneficios de la tecnología y eso tiene que ver, en buena medida, con el poder, las relaciones y los intereses. La gestión del cambio es más importante en programas y proyectos complejos. Hemos intentado mostrar que no es un contenido opinático, tertuliano o del sentido común, sino que se trata también de una prescripción técnica (aunque no sea de la clase de técnica de un algoritmo): o sea que el cambio se puede analizar y se pueden medir y diseñar y ejecutar intervenciones que tengan sentido y sean evaluables. GRAFICA: Cédula real borbónica. Imagen de la exposición de la Hispanic Society en el Museo del Prado tomada por el autor. Los estándares de gestión de proyectos y programas, como el PMI, han ido concediendo mayor importancia al manejo de los interesados (stakeholders), pero en la práctica continúa siendo mayormente una cuestión de cartografiar los riesgos y comunicar y distribuir información. La gestión de programas se basa en la realización efectiva de beneficios (benefits management) para la empresa y desde esta perspectiva se puede hilar más fino. Dicen Daniel y Ward: “Mientras que el análisis y la gestión de interesados se puede considerar una parte de la evaluación de riesgos, su valor real reside en anticipar y determinar las acciones necesarias para atender los temas de los interesados tan pronto como sea posible en el proyecto.”...

Action Design Research

Hubo un tiempo en que la investigación en informática (computer sciences) consistía en inventar un nuevo artefacto o mejorar uno que ya existía. Un artefacto, en este contexto, es un producto informático: un algoritmo, un programa, una instalación, un modelo, un método, una ilustración (una instancia, en spanglish) o todo junto. “Computer Science is the art of constructive thinking” (decía Wirth, el inventor de Pascal). La informática es una ciencia (?) práctica. Su método de investigación por excelencia es el de diseño (Design Research), cuyos criterios de evaluación son experimentos: ¡algo es verdad si funciona! Figuras de azúcar creadas con una impresora 3D. Fuente: www.directoalpaladar.com Ocurre que muchos inventos en informática se producen en interacción con las personas y las empresas, de manera que la evaluación se relaciona entonces con el uso: algo funciona o no en un contexto y la prueba del éxito es que el artefacto se utilice efectivamente. Este es el espacio teórico de los sistemas de información, en el cual la prueba por el experimento es un poco más complicada. Los sistemas de información tampoco son, por lo demás, una disciplina muy científica, o sea, pertenecen a las ciencias sociales: estudian el uso y la gestión de la tecnología. En la última década, los diseñadores teóricos han buscado nuevos paradigmas para integrar en la investigación la prolija realidad del contexto y ser más útiles para los practicantes; y los científicos sociales han intentado crear productos (modelos y métodos) cuya verdad se pueda probar con la limpieza apolínea que proveen las ciencias experimentales. Este es el origen de algunas combinaciones de métodos, como la Design Science Research Methodology (DSRM)...

Seguridad cognitiva, ¿una nueva era para la ciberseguridad?

(Trobareu la versió en català més avall) En un mundo altamente interconectado como el actual, los virus y los hackers disponen de auténticas autopistas digitales por las que transitar. Las organizaciones están invirtiendo cada día más dinero para defenderse de las amenazas cibernéticas y la falta de profesionales del sector es notable. El año pasado el gasto en ciberseguridad a nivel mundial se situó entre los 75.000 y los 100.000 millones de dólares y se estima una falta de entre uno y dos millones de expertos en este área para 2019. En este contexto, con el objetivo de fomentar la docencia, la investigación, la difusión, la innovación y la transferencia tecnológica en el ámbito de la ciberseguridad ha surgido la cátedra UOC-IBM de ciberseguridad. Dentro del marco de esta cátedra se estudian nuevas formas de mejorar y hacer más efectiva la gestión de la seguridad en las organizaciones. En este sentido, una nueva área que está ganando popularidad es el uso de la computación cognitiva para la seguridad informática. Pero cuando hablamos de computación cognitiva, ¿a qué nos referimos? Básicamente este nuevo paradigma computacional pretende dejar atrás los sistemas informáticos estáticos programados fundamentalmente usando reglas del estilo if-then-else y resolver problemas imitando la forma en que lo haría un cerebro humano, teniendo en cuenta el contexto en que se encuentra y básicamente entendiendo, razonando y aprendiendo. En el mercado existen productos que ya ofrecen herramientas basadas en la computación cognitiva. Dos productos populares son HPE Haven On Demand y IBM Watson. Básicamente, estos productos ofrecen sistemas de computación en el cloud y APIs para que los analistas puedan procesar...