El lado humano de las iniciativas de datos

Hace ahora unos diez años que las empresas comenzaron a realizar grandes inversiones en inteligencia de negocio, luego analítica, luego big data, ahora inteligencia artificial. Los proyectos de datos continúan siendo el principal destino de la inversión en tecnología.

Muchas empresas han aumentado sus plantillas de analistas e ingenieros y han creado estructuras o posiciones específicas, como la de Chief Data Officer o la de Chief Analytics Officer. Se va confirmando el pronóstico de que la gestión de datos es una nueva función empresarial, como lo fueron en su momento la gestión de personas, el marketing o la dirección de sistemas de información.

Fuente: Shutterstock

Sin embargo, los resultados alcanzados, según todas las encuestas, están muy lejos de los objetivos que se pusieron, de las expectativas creadas y de los retos que se enfrentan. Las mayores dificultades no son tecnológicas ya, sino que tienen que ver con los liderazgos, las personas y la famosa cultura. La versión digital de la Harvard Business Review ha editado un monográfico en febrero sobre “el lado humano” de la gestión de datos. Hace unos años escribimos sobre cómo son las empresas orientadas a los datos. Veamos qué sabemos ahora.

1.      Todos coincidimos en la necesidad de impulso y patrocinio de la alta dirección. Está bien. Pero yo no creo que haya que patrocinar “otra iniciativa de datos”, sino que se trata de poner los datos en las conversaciones del comité de dirección y entre sus miembros y sus equipos. Tomar decisiones basadas en los datos, cada día.

2.      Esto quiere decir reconocer problemas, hacer preguntas, buscar los datos, hacer otras preguntas y seguir buscando, en una especie de círculo (loop) que está siempre abierto. Cultura de datos es voluntad y deseo de aprender inocentemente y desafiar los tabús, las cosas que no se pueden preguntar.

3.      Tener un liderazgo senior bien empoderado y visible parece otro factor de éxito. Es verdad. Pero Davenport se pregunta si no le estamos pidiendo demasiado a nuestros Chief Data Officers, que deben ser emprendedores, evangelistas, gestores, científicos, arquitectos y no sé cuántas cosas más, superhéroes.

4.      Los datos son de todos, todos somos creadores y consumidores de datos, dice Redman, el gurú de la calidad de datos. La cultura de datos tiene que florecer en toda la organización. Los líderes cultivan con paciencia y determinación ese jardín. Son movilizadores, entrenadores, antes que sabios. No es un trabajo de gabinete.

5.      Porque la cultura de datos requiere orquestar varias cosas diferentes pero relacionadas: datos de calidad, datos que quieren decir la misma cosa para todo el mundo (una sola verdad), datos que somos capaces de analizar y convertir en información para tomar decisiones. El gobierno de datos tiene que interpretar bien todas estas dimensiones.

6.      La cultura de datos es contingente, no hay una talla para todos. Las iniciativas de datos deben adaptarse a las características de la empresa, su momento organizativo y su madurez analítica y evolucionar en el tiempo. La primera pregunta entonces es por dónde empezar y cada vez cuál es el paso siguiente.

7.      El bien más escaso es el talento. Talento analítico, tecnológico y de cada dominio empresarial. Pero tampoco se solucionaría con la contratación libre de expertos. Ahora pensamos más bien que hay que identificar y hacer crecer el talento interno, mezclarlo con el externo y crear grupos de trabajo con diferentes habilidades.

8.      La tecnología importa. Pero no cualquiera: es más un trabajo de arquitectura que de herramientas. La nueva arquitectura informacional sustituye la arquitectura de procesos y aplicaciones tal como la hemos conocido. Necesita también un cambio de mentalidad de los departamentos de TI. Es largo y costoso. Y requiere una inversión sostenida.

9.      Aunque varía para cada empresa y contexto, ahora tenemos una cierta desconfianza hacia las iniciativas de datos demasiado grandes y demasiado globales. Aunque la estrategia requiere ambición, la ejecución requiere proyectos enfocados para resolver problemas concretos y una cierta alegría para aceptar y nutrir prácticas locales autónomas.

10.  Si hay un mundo donde la agilidad tiene sentido, es el de los datos. (Vale, es matizable, no todo puede ser ágil, por ejemplo, la seguridad, el modelo de datos o el diseño de la arquitectura.) El negocio reclama respuestas o se desanima o las encuentra en otro lado. Y la ejecución de la estrategia requiere aproximaciones sucesivas y experiencias de éxito.

Yo diría que, pasado el hype o confrontado nuevos hypes (ahora la IA), nos hemos hecho más prácticos y descreídos. Mantenemos la fe en un mundo de datos, pero sabemos de su complejidad, nos hemos hecho más tolerantes al error y desconfiamos de las grandes palabras y las soluciones rápidas y mágicas.

La sostenibilidad en sistemas Open Source

Encuentro SustainOSS 2020 (CC BY-SA 4.0)

Nuestra sociedad está viviendo una profunda transformación digital que afecta a un gran número de actividades, procesos y modelos de negocio. En este contexto, el software es un elemento fundamental para impulsar la transformación digital y se ha convertido, de hecho, una parte crítica para la evolución de nuestra sociedad.

En este artículo describimos un problema muy importante que afecta a los sistemas software: la sostenibilidad. Introducimos brevemente los sistemas software afectados, el concepto de la sostenibilidad y, finalmente, nuestra experiencia al asistir a uno de los eventos más relevantes para abordar este problema.

Los sistemas Open Source

La mayoría del software es (o depende de forma importante de) de código abierto (Open Source Source, OSS, en inglés), que hace referencia a una forma particular de desarrollar sistemas informáticos basada en la colaboración libre y abierta. En la actualidad existen sistemas OSS que cubren la mayoría de las necesidades más populares y críticas, como por ejemplo sistemas operativos, compiladores, bases de datos o servidores Web. De esta forma, los sistemas OSS juegan un papel muy importante en la industria del software.

Según la Open Source Initiative, el proceso de creación de sistemas Open Source se define como un “método basado en el potencial de trabajo de revisión distribuido y en la transparencia… La promesa de los sistemas OSS es ofrecer sistemas de mejor calidad, fiabilidad, flexibilidad y menor coste”. Esta promesa se alcanza por medio de un desarrollo de software realizado de forma colaborativa, donde todos los miembros de la comunidad (desde propietarios del proyecto software a desarrolladores externos y usuarios finales) pueden participar.

El reto de la sostenibilidad en los sistemas Open Source

En teoría, el modelo de colaboración propuesto por Open Source debería ofrecer la capacidad de evolucionar los sistemas software en función de las necesidades de sus usuarios gracias a su alta participación en el propio proceso de desarrollo. Desafortunadamente, no es lo que suele ocurrir en la práctica. Muchos proyectos Open Source no hacen uso de este modelo colaborativo y ponen en riesgo su sostenibilidad.

De esta forma, es común observar cómo los miembros de una comunidad OSS que quieren participar en su desarrollo no disponen del soporte necesario para colaborar de forma eficiente. El resultado es que la comunidad (y el proyecto) tiene que enfrentarse a una situación parecida a lo que se denomina la tragedia de los comunes (tragedy of the commons, en inglés). Esto es, los miembros de una comunidad quieren utilizar un sistema Open Source y que éste evolucione, pero nadie hace nada para conseguirlo. Como resultado hay un desajuste muy pronunciado entre usuarios del sistema Open Source y desarrolladores que contribuyen a mantenerlos actualizado, lo que generalmente llega a provocar el abandono de su desarrollo.

Cómo abordar el problema de la sostenibilidad: SustainOSS

Hace aproximadamente cuatro años se creó SustainOSS, un evento donde un grupo muy variado de personas (que incluye desarrolladores de software, investigadores, representantes de instituciones de estandarización, etc.) se reúne para identificar y discutir los principales retos que presenta enfrentarse a la sostenibilidad de los sistemas OSS.

Tuve la oportunidad de asistir a la última edición de este evento, que se celebró a finales de enero de 2020. El evento tiene una duración de un día, durante el cual se organizan un conjunto de sesiones de trabajo, tanto en grupos como generales. Es un día de trabajo intenso con un objetivo muy claro: discutir acerca de la sostenibilidad en sistemas Open Source. Es especialmente destacable la verdadera intención abierta del evento, donde se invita a todos los asistentes a participar y a saber escuchar, sea cual sea el nivel técnico de la cuestión o la verdadera utilidad de ésta.

Mientras que en ediciones anteriores se identificó el problema de la sostenibilidad, la edición de este año estuvo más centrada en discutir qué dimensiones afectan a la sostenibilidad. Entre las dimensiones que se discutieron, me gustaría destacar algunas especialmente importantes y en las que estamos trabajando en SOM Research Lab.

La primera tiene que ver con la gobernanza de un sistema software. Una posible definición de gobernanza en el contexto de sistemas Open Source sería aquel conjunto de normas que regulan su comunidad, su desarrollo del proyecto y su dimensión legal. Aunque es generalmente aceptado que es necesario una definición clara de las reglas de gobernanza en un proyecto (p. ej., para saber quién puede contribuir, cuándo se publicará la siguiente versión del software o qué licencia protege al código), en la realidad casi nunca se definen.

En estudios previos de 2015 y 2018, comprobamos que de los 25 de los proyectos más populares de GitHub, menos del 5% definían explícitamente como tratar con las contribuciones de los miembros de la comunidad (p.ej., si una propuesta de cambio debía ser aceptada o rechazada). Esta situación afecta de forma de forma muy importante a la sostenibilidad en los sistemas OSS, ya que es prácticamente imposible conocer su modelo colaborativo. Además, comprobamos que la mayoría de ellos utilizaban un modelo de gobernanza denominado dictador benevolente de por vida (Benevolent Dictator For Life, BDFL, en inglés), un modelo donde todas las decisiones las toma el líder del proyecto OSS, sin tener en cuenta la opinión de los miembros de la comunidad. Estos resultados refuerzan la idea de que es necesario que los proyectos OSS sean más transparentes respecto a su gobernanza, permitiendo a otros miembros de la comunidad conocer los mecanismos de toma de decisiones y, posiblemente, formar parte de ellos.

Otros aspectos importantes que discutimos tuvieron que ver con la elaboración de documentación o la identificación de perfiles de miembros en las comunidades de Open Source, aspectos que también están relacionados con la gobernanza ya que su desarrollo facilita una comprensión mayor de las normas que rigen la comunidad.

Otra dimensión de especial relevancia es la identificación de métricas para sostenibilidad. Al ser un tema especialmente discutido a nivel conceptual, todavía es necesario un esfuerzo para identificar qué aspectos de los sistemas Open Source han de observarse (y medirse) para poder concluir que un sistema es sostenible. Hace falta un marco de trabajo formal que defina qué dimensiones han de medirse, por ejemplo, tamaño de la comunidad y responsables principales; tiempo de respuesta a preguntas y quejas; o evaluación de sistemas de votación para tomar decisiones (comprobando si son suficientemente democráticos).

También se trataron otras dimensiones relevantes, como métodos para fomentar la participación en comunidades Open Source, estudio de modelos de licencias o cuestiones éticas y de género, entre otros.

Como resultado del evento, se crearon diferentes grupos de trabajo en base a algunas de las dimensiones discutidas. Desde nuestro grupo de investigación, lideramos el grupo de trabajo relativo a la identificación de modelos de gobernanza y los pasos a realizar para alcanzarlos. Los resultados de estos grupos de trabajo se irán publicando a lo largo de los próximos meses. Esperamos poder contaros nuestros avances.

Javier Luis Cánovas Izquierdo es doctor en Ingeniería Informática por la Universidad de Murcia, profesor agregado de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación, e investigador del grupo SOM Research Lab en el Internet Interdisciplinary Institute, ambos de la Universitat Oberta de Catalunya.

3 retos para la igualdad de género en los EIMT

(Més avall trobareu la versió en català d’aquest contingut.)

En el marco del Día de la Mujer compartimos los tres retos para la igualdad de género más urgentes para los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC.

1. Implantar la perspectiva de género en la docencia y el conocimiento

igualdad de género UOC

Los procesos de producción del conocimiento se han basado históricamente en la ausencia de la visión, los conocimientos y los intereses de las mujeres. Este sesgo da lugar a una ciencia androcéntrica, que considera las explicaciones y los modelos masculinos como referentes universales. La ciencia, como otras actividades sociales, no está libre de intereses, prejuicios, relaciones de poder, estereotipos y supuestos ocultos. El principal sesgo androcéntrico es asumir que la igualdad de género rige tanto el mundo social como el mundo científico y cultural.

En la docencia, igual que en la investigación, la perspectiva de género implica revisar los sesgos androcéntricos de nuestras disciplinas y cuestionar los supuestos de género y los estereotipos de género ocultos.

Esta revisión conlleva incluir el conocimiento producido por las mujeres científicas y expertas, a menudo invisibilizadas en numerosas disciplinas, así como las perspectivas críticas que desvelan conceptualizaciones androcéntricas. Por otra parte, el análisis o la comparación de datos por sexo/género, para ser considerados perspectiva de género, deberían incluir un análisis que desvelara las causas y los mecanismos sociales y culturales que sustentan las desigualdades de género.

Por consiguiente, la perspectiva de género en la docencia implica la revisión de los contenidos de las asignaturas desde la óptica de las desigualdades entre hombres y mujeres. No debe fijarse únicamente en los contenidos de las asignaturas, sino que también puede implicar una revisión de las metodologías docentes y de las interacciones entre estudiantes y profesores en el aula.

Por lo tanto, los aspectos en los que se debe tener en cuenta la perspectiva de género dentro de la docencia son los siguientes:

  1. Los aspectos profesionales (de género) de la disciplina
  2. Las perspectivas críticas del conocimiento en la disciplina (sesgos de género, biografías y lenguaje/discurso)
  3. La producción y el uso de los resultados de investigación de la disciplina
  4. Las competencias en género (de la disciplina)
  5. Las metodologías docentes empleadas
  6. La participación en foros, congresos, seminarios, etc.

2. Formación de un nuevo perfil: el ingeniero consciente (mindful engineer) en una ingeniería sostenible

El nuevo contexto de la Agenda 2030, en el que están incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), nos marca las directrices de los tres ejes que nos permitirán llevar a cabo un desarrollo sostenible real, que son el social, el medioambiental y el económico, los tres interrelacionados.

igualdad de género UOC

El nuevo perfil del profesional de la ingeniería, consciente de la responsabilidad de su profesión (mindful engineer), tomará conciencia de las dos dimensiones de su profesión: una dimensión técnica (que incluye el conocimiento científico) y una dimensión social (que incluye los valores).

En consecuencia, dentro de la dimensión social encontraremos el ODS 5, Perspectiva de género, en el que nos queremos centrar.

Partiendo de esta base, las generaciones de profesionales de la ingeniería actuales y futuross están llamadas por la Agenda 2030 a que su profesión tenga poder e influencia en las direcciones que marcan los ODS. A la vez, teniendo en cuenta este nuevo escenario y para afrontar los nuevos retos que se acercan, el perfil del ingeniero/a exigirá «nuevas» capacidades, que complementarán las ya conocidas como «tradicionales».

igualdad de género UOC

Se requiere un nuevo profesional de la ingeniería, al que llamaríamos ingeniero/a consciente, dentro de una ingeniería sostenible. Todas estas nuevas capacidades que a la vez complementarán las tradicionales están inspiradas en algunos de los objetivos de sostenibilidad de la Agenda 2030.

La ingeniería todavía es un ámbito profesional dominado por hombres. Las características de masculinidad se imponen a las de feminidad, lo que empobrece las posibilidades de la ingeniería. Hay que añadir que en muchas ocasiones esta discriminación pasa desapercibida, incluso protegida y no criticada. Algunas de las características propias de la masculinidad pueden ser los procedimientos orientados a resultados, las relaciones jerárquicas y una fuerte competitividad, entre otras. En contraposición, las características propias de la feminidad que pueden aportar un equilibrio son los procedimientos orientados al desarrollo de un proceso, las relaciones interpersonales, el apoyo y la colaboración.

La incorporación de estas nuevas capacidades es ciertamente difícil porque depende de un gran conjunto de factores sociales (el género es una construcción social). Por lo tanto, nuevas visiones integrativas en todos los ámbitos de la educación y una normativa legal fuerte deberán ser parte de esta evolución.

Ahora bien, es cierto que la ingeniería necesita ambas partes. En este sentido, una ingeniería sostenible nos pide un profesional consciente que trabaje dentro de estructuras organizativas que tengan en cuenta estas capacidades complementarias, entre las que se encuentran las propias de la feminidad.

3. Queremos una universidad inclusiva, justicia social y calidad docente

igualdad de género UOC

Todos los estudiantes, independientemente de la disciplina que aprendan, tienen derecho a recibir una formación de calidad que los capacite para ser personas y profesionales concienciados y sensibilizados en relación con las desigualdades de género. Difícilmente podremos contribuir a erradicar discriminaciones por razón de género o de orientación sexual de nuestra universidad si los estudiantes no ven reflejadas en el currículo las diferencias en las condiciones de vida de hombres y mujeres —con sus múltiples diferencias y posiciones, el impacto diferenciado en unos y otros de la ciencia y su participación desigual en el conocimiento científico legitimado.

La promoción de una universidad inclusiva está fundamentada en la perspectiva inclusiva de la educación de la UNESCO desde hace mucho tiempo: An inclusive perspective on quality education is concerned with the need to ensure that learning opportunities contribute to effective inclusion of individual and groups into the wider fabric of society. Quality education is therefore education that is inclusive as it aims at the full participation of all learners. […] Focusing on quality education for enhanced inclusion implies identifying strategies for overcoming or eliminating the barriers to full participation for individuals and groups which experience discrimination, marginalization and exclusion or which are particularly vulnerable. (UNESCO, 2005, pág. 17)

Finalmente, como última conclusión de un tema que realmente sigue abierto a las nuevas expectativas de futuro de la construcción social global, está claro que el ingeniero ideal no existe, pero su perfil puede ser utilizado como guía en el horizonte para alcanzar la excelencia a la que aspiramos, puede ser concebido como ingeniero que está preparado para integrar lo mejor de la tradición conocida con las nuevas demandas de un presente incierto y es capaz de llevar a cabo esta integración. Probablemente equilibrio, en el sentido de una armonía dinámica, podría ser la palabra clave para sintetizar el tipo de ingeniero que el mundo exige hoy, un mindful engineer para un desarrollo global sostenible que en estos momentos tenemos que afrontar como profesionales de la ingeniería.

Montse Serra Vizern es profesora de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. Pertenece al grupo de investigación INVENTA. Su trabajo de investigación se centra en el compromiso social de la tecnología.

Isabel Guitart Hormigo es profesora de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC. Forma parte del grupo de investigación SMARTLearn (Smart eLearning systems and services).

3 reptes per la igualtat de gènere als EIMT

En el marc del Dia de la Dona compartim els tres reptes per a la igualtat de gènere més immediats dins dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació de la UOC.

1. Implantar la perspectiva de gènere en la docència i el coneixement

igualdad de género UOC

Els processos de producció del coneixement s’han basat històricament en l’absència de la visió, els sabers i els interessos de les dones. Aquest biaix produeix una ciència androcèntrica, que pren les explicacions i els models masculins com a referents universals. La ciència, com altres activitats socials, no està lliure d’interessos, prejudicis, relacions de poder, estereotips i supòsits ocults. El principal biaix androcèntric és assumir que la igualtat de gènere regeix tant el món social com el món científic i cultural.

En la docència, com en la recerca, la perspectiva de gènere implica revisar els biaixos androcèntrics de les nostres disciplines i qüestionar els supòsits de gènere i els estereotips de gènere ocults.

Aquesta revisió comporta incloure el coneixement produït per les dones científiques i expertes, sovint invisibilitzades en nombroses disciplines, i també les perspectives crítiques que desvelen conceptualitzacions androcèntriques. D’altra banda, l’anàlisi o la comparació de dades per sexe/gènere, per a ser considerades perspectiva de gènere, haurien d’incloure una anàlisi que desvelés les causes i els mecanismes socials i culturals que sustenten les desigualtats de gènere.

Consegüentment, la perspectiva de gènere en la docència implica la revisió dels continguts de les assignatures des de l’òptica de les desigualtats entre homes i dones. No s’ha de fixar únicament en els continguts de les assignatures, sinó que també pot implicar una revisió de les metodologies docents i de les interaccions entre estudiants i professors a l’aula.

Per tant, els aspectes en els quals s’ha de tenir en compte la perspectiva de gènere dins de la docència són els següents:

  1. Els aspectes professionals (de gènere) de la disciplina
  2. Les perspectives crítiques del coneixement a la disciplina (biaixos de gènere, biografies i llenguatge/discurs)
  3. La producció i l’ús dels resultats de recerca de la disciplina
  4. Les competències en gènere (de la disciplina)
  5. Les metodologies docents emprades
  6. La participació en fòrums, congressos, seminaris, etc.

2. Formació d’un nou perfil: l’enginyer conscient (mindful engineer) en una enginyeria sostenible

igualdad de género UOC

El nou context de l’Agenda 2030, en què estan inclosos els Objectius de Desenvolupament Sostenible (ODS), ens marca les directrius dels tres eixos que ens permetran dur a terme un desenvolupament sostenible real, que són el social, el mediambiental i l’econòmic, tots tres interrelacionats.

El nou perfil del professional de l’enginyeria, conscient de la responsabilitat de la seva professió (mindful engineer), prendrà consciència de les dues dimensions de la seva professió: una dimensió tècnica (que inclou el coneixement científic) i una dimensió social (que inclou els valors).

En conseqüència, dins de la dimensió social trobarem l’ODS 5, Perspectiva de gènere, en el qual ens volem centrar.

Partint d’aquesta base, les generacions d’enginyers actuals i futures estan cridades per l’Agenda 2030 perquè la seva professió tingui poder i influència en les direccions que marquen els ODS. A la vegada, tenint en compte aquest nou escenari i per a afrontar els nous reptes que s’apropen, el perfil de l’enginyer exigirà «noves» capacitats, les quals complementaran les ja conegudes com a «tradicionals».

igualdad de género UOC

Es requereix un nou professional de l’enginyeria, que anomenaríem enginyer/a conscient, dins d’una enginyeria sostenible. Totes aquestes noves capacitats que a la vegada complementaran les tradicionals estan inspirades en alguns dels objectius de sostenibilitat de l’Agenda 2030.

L’enginyeria encara és un àmbit professional dominat per homes. Les característiques de masculinitat s’imposen a les de feminitat, cosa que empobreix les possibilitats de l’enginyeria. Cal afegir que en moltes ocasions aquesta discriminació passa desapercebuda, fins i tot protegida i no criticada. Algunes de les característiques pròpies de la masculinitat poden ser els procediments orientats a resultats, les relacions jeràrquiques i una forta competitivitat, entre altres. En contraposició, les característiques pròpies de la feminitat que poden aportar un equilibri són els procediments orientats al desenvolupament d’un procés, les relacions interpersonals, el suport i la col·laboració.

La incorporació d’aquestes noves capacitats és certament difícil perquè depèn d’un gran conjunt de factors socials (el gènere és una construcció social). Per tant, noves visions integratives en tots els àmbits de l’ensenyament i una normativa legal forta hauran de ser part d’aquesta evolució.

Ara bé, és cert que l’enginyeria necessita ambdues parts. En aquest sentit, una enginyeria sostenible ens demana un enginyer conscient que treballi dins d’estructures organitzatives que tinguin en compte aquestes capacitats complementàries, entre les quals hi ha les pròpies de la feminitat.

3. Volem una universitat inclusiva, justícia social i qualitat docent

igualdad de género UOC

Tots els estudiants, independentment de la disciplina que aprenguin, tenen dret a rebre una formació de qualitat que els capaciti per a ser persones i professionals conscienciats i sensibilitzats en relació amb les desigualtats de gènere. Així, difícilment podrem contribuir a erradicar discriminacions per gènere o per orientació sexual de la nostra universitat si els estudiants no veuen reflectides en el currículum les diferències en les condicions de vida d’homes i dones —amb les seves múltiples diferències i posicions, l’impacte diferenciat en uns i altres de la ciència i la seva participació desigual en el coneixement científic legitimat.

La promoció d’una universitat inclusiva està fonamentada en la perspectiva inclusiva de l’educació de la UNESCO des de ja fa molt de temps: An inclusive perspective on quality education is concerned with the need to ensure that learning opportunities contribute to effective inclusion of individual and groups into the wider fabric of society. Quality education is therefore education that is inclusive as it aims at the full participation of all learners. […] Focusing on quality education for enhanced inclusion implies identifying strategies for overcoming or eliminating the barriers to full participation for individuals and groups which experience discrimination, marginalization and exclusion or which are particularly vulnerable. (UNESCO, 2005, pàg. 17)

Finalment, com a conclusió final d’un tema que realment està ben obert a les noves expectatives de futur de la construcció social global, és clar que l’enginyer ideal no existeix, però el seu perfil pot ser utilitzat com a guia en l’horitzó per a arribar a l’excel·lència a la qual aspirem, pot ser concebut com a enginyer que està preparat per a integrar el millor de la tradició coneguda amb les noves demandes d’un present incert i que és capaç de dur a terme aquesta integració. Segurament, equilibri, en el sentit d’una harmonia dinàmica, podria ser la paraula clau per a sintetitzar el tipus d’enginyer que el món exigeix avui, un mindful engineer per a un desenvolupament global sostenible que en aquests moments hem d’afrontar com a professionals de l’enginyeria.

Montse Serra Vizern és professora dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació de la UOC. Pertany a el grup de recerca INVENTA. El seu treball de recerca se centra en el compromís social de la tecnologia.

Isabel Guitart Hormigo és professora dels Estudis d’Informàtica, Multimèdia i Telecomunicació de la UOC. Forma part del grup de recerca SMARTLearn (Smart eLearning systems and services).

¿Está el 5G realmente en el mercado?

¿Está el 5G realmente en el mercado?

Los medios de comunicación y las operadoras de telefonía móvil hablan mucho acerca de la implantación de 5G. De hecho, ya existen terminales comerciales a la venta y despliegues operativos en grandes ciudades.
A pesar de ello, nos debería surgir una pregunta: ¿Es realmente 5G lo que nos están ofreciendo? ¿Es 5G todo aquello que nos han prometido?

La respuesta a ambas preguntas es bastante sencilla: sí. Efectivamente los productos que nos ofrecen las operadoras de telefonía y los fabricantes de terminales es tecnología 5G. En cuanto a las ventajas que, según nos anuncian, va a traer 5G, también es cierto. Aunque pueda parecer que las respuestas son categóricas, cabe una breve reflexión al respecto.

Cualquier tecnología de comunicaciones móviles, como es el caso de 5G, nace de un proceso de estandarización llevado a cabo por la organización 3GPP en el cual participa, principalmente, la industria del sector (operadores, fabricantes, etc). A pesar de que la nomenclatura más comercial (3G, 4G, 5G, etc) puede llevar a equívocos, el proceso de estandarización es continuo. Ahora bien, es cierto que se divide en un conjunto de versiones/actualizaciones, conocidas con el término inglés release. Estas releases se solapan parcialmente, de modo que la finalización de cada release es posterior al inicio de los trabajos de la siguiente release. La figura muestra un ejemplo de la temporización de las releases 15 y 16.  

5G UOC


Figura. Temporización de la Release 15 y Release 16 de 3GPP
Fuente: http://www.3gpp.org/specifications/67-releases

Pues bien, 5G es la tecnología incluida en la Release 15 y en las releases posteriores. Llegados a este punto cabe preguntarse ¿por qué dividirlo en releases y no simplemente en generaciones (3G, 4G, 5G, etc)?

La respuesta es fácil de entender. Los retos planteados en cada nueva generación son tecnológicamente enormes, y dividirlos para poder conseguirlos es una estrategia eficaz. Además, también en términos tecnológicos, las redes de comunicaciones móviles son muy complejas, y su actualización debe ser progresiva. Si hablamos en términos empresariales, el despliegue de la red de comunicaciones móviles supone una inversión extremadamente alta y, por lo tanto, el periodo de retorno de la inversión es un aspecto clave para la industria. En otras palabras, las inversiones deben rentabilizarse.

Dadas estas dos restricciones, el desarrollo de una nueva tecnología como 5G se inicia con la descripción de objetivos, detallando la situación actual y la situación a la cual se aspira a llegar. 

Para ello, se definen Key Performance Indicators (KPI) tales como velocidad de transmisión media, velocidad de transmisión de pico, latencia, retardo extremo a extremo, cantidad de conexiones por km2, etc. En cada una de las releases se van mejorando los resultados de las KPIs hasta alcanzar los objetivos.

5G consta principalmente de la Core Network, llamada 5G Core (5GC), y de la Radio Access Network (RAN). Ambas partes de la red han sufrido cambios importantes.
El paso de una red 4G a una red completamente 5G (5GC y RAN) es complejo y muy caro. Es por ese motivo que 3GPP, en las sucesivas releases, va definiendo la evolución entre una red mixta de nodos 5G asistidos por la red 4G (conocida como 5G Standalone) y una red donde todos los nodos son 5G (conocida como 5G Non-Standalone). Obviamente, las prestaciones no son las mismas. Mientras 5G Standalone puede llegar a ofrecer todo aquello que promete la industria, 5G Non-Standalone mejora las prestaciones de 4G en algunos aspectos, pero no en todos.

Como es de prever, la industria ha empezado a desplegar la red de acuerdo con las primeras releases de 5G. Es decir, se está desplegando comercialmente 5G Non-Standalone, que supone la incorporación de nodos 5G en el seno de la red 4G. Con ello, las operadoras de telefonía rentabilizan la inversión de la red existente y ofrecen tecnología 5G sobre una red completamente testeada. ¿Puede esta tecnología ser considerada como 5G? La respuesta es sí. ¿Puede esta tecnología ofrecer todo aquello que promete la industria? Desafortunadamente no, ya que inicialmente supondrá un aumento de la velocidad de transmisión pero no ofrecerá algunos de los casos más llamativos de 5G, como por ejemplo la conducción autónoma o las comunicaciones ultra-fiables.

Más adelante, las operadoras irán desplegando la Core Network 5GC, ofreciendo así el 5G Standalone definido en las sucesivas releases. Esos nuevos despliegues permitirán hacer realidad aquello que los departamentos de márketing anuncian.

Por lo tanto, bienvenidos a la tecnología 5G, aunque lo mejor está por llegar.

Ferran Adelantado es profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicaciones e investigador senior del grupo de investigación WiNe (Wireless Networks) de la UOC. Es ingeniero en Telecomunicaciones y doctor por la UPC y graduado en Ciencias Empresariales por la UOC. Actualmente, es el director del programa doctoral NIT (Network and Information Technologies).

Rentabilizar la Ciberseguridad en las PYMES

Partiendo del anterior post sobre los ataques que sufren a diario las PyMES, vamos a ver cómo rentabilizar esto de la seguridad informática. 

Todos los administradores y contables de las pequeñas y medianas empresas (PyMES) saben que la Ciberseguridad es un gasto que no retorna nada. No se aprecia como una inversión, que retorna beneficios sino como un gasto. En algunos casos ven como “bueno” gastar dinero en eso de comprar seguridad, aunque no les repercuta directamente en la cuenta de resultados.

¿Pero realmente es un gasto o una inversión? 

Claramente es una inversión de futuro, ya que no retornará beneficios a final de año, lo que hará será que no se deba pagar más por no haber hecho antes esa inversión. Por ejemplo, un gasto en duplicar el servidor de datos si lo tenemos en local, con un servidor propio, hará que el día que se pare porque ya no da para más, y eso parará seguro, se pueda disponer en el mismo segundo en que ha pasado de otro que pasará a tener todos los datos de manera automática.

¿En qué puede invertir una empresa pequeña en seguridad?

Lo primero y primordial, tener un antivirus actualizado cada día. En todos los equipos, incluidos los terminales móviles si se conectan por WiFi a la empresa, los portátiles de los comerciales, técnicos y directivos, esos que se llevan a los hoteles y cafeterías para trabajar fuera. No son infalibles, pero todos esos virus y troyanos ya conocidos los eliminará seguro. Eso que nos ahorramos…

Lo segundo, tener a alguien experto en tecnologías de Ciberseguridad.  Para las pequeñas empresas lo bueno sería juntarse con otras y tener contratado a una persona para que lleve todas las “miniempresas”, esas que son una oficina de dos arquitectos y un aparejador  que tiene dos portátiles, impresoras, un PC de sobremesa y poca cosa más. Pero seguro que tengan unos datos que querrán guardar… imaginemos datos de clientes, proveedores, etc.  ¿Qué pasa si un día llegamos y está todo cifrado y no podemos acceder a los datos de ese cliente que le hemos de emitir la factura? O al proveedor, ¿cómo sabremos cuánto hay que pagarle?

En la oficina de esa empresa pequeña, lo mejor es tener externalizado la página web, el servidor de correo, etc. Todo aquello que no tengan dentro de la misma organización es un punto de entrada menos. Menos exposición, menos riesgo en definitiva.

Pero lo que va a necesitar esa miniempresa, como mínimo, es una infraestructura de red controlada y buena. Eso de contratar la fibra y poner un punto de acceso WiFi para los portátiles y un cable para la impresora es asumir un riesgo incontrolado y muy elevado. Deberemos instalar un Firewall (cortafuegos) entre el Router que pone el proveedor de internet,  que es el aparato que se conecta a internet y por lo tanto tiene las 24 horas del día una puerta abierta al exterior y el distribuidor de la red, en el que conectaremos el punto de acceso, los ordenadores de sobremesa y las impresoras que funcionen por red.

El firewall nos aislará de esa “puerta abierta” al exterior, pondremos una puerta que sí podemos controlar. Para pequeñas empresas hay dispositivos muy asequibles que permiten hacer muchas configuraciones y que incluso disponen de acceso WiFi.

Fuente: Zyxel

Zyxel dispone de una gama bastante asequible, ZyWall, de cortafuegos por unos 300€ con punto de acceso WiFi. Netgear también dispone de otros muy asequibles o por ejemplo netscreen (ahora Juniper), todos estos y otras marcas tienen pequeños dispositivos que pueden ser fácilmente gestionables y nos cubrirán completamente de los ataques externos. Además podremos crear túneles desde esos hoteles o cafeterías a la oficina de manera segura, obteniendo los documentos confidenciales son peligro a que sean obtenidos por terceras personas que puedan “escuchar” por la WiFi. Esa configuración y las diferentes opciones de crear un túnel lo veremos próximamente.

Una cosa importante a tener en cuenta a la hora de comprar un firewall, o Router con funciones de firewall, es que el tráfico de red (las consultas a las web, accesos a los discos en la nube, etc.)  es “tráfico procesado”, es decir, que el firewall lee continuamente qué es lo que está circulando por la red, por si lo ha de parar o tratar. Esto hará considerablemente más lenta la conexión a Internet.

Un Firewall de esta gama económica suele tener un ancho de banda de unos 250-350 Mbps, tanto de bajada como de subida,  por lo que si tenemos conectada una fibra de 1Giga de ancho de banda no pasaremos de esos 350. Si la oficina necesita más de ese ancho de banda, habrá que comprar firewall más grandes y caros con mejores prestaciones,( de los mismo fabricantes o de CISCO, Juniper, PaloAlto, …) gastando alrededor de los 1000€ como mínimo para poder garantizar el ancho de banda de 1Gbps. Eso ya dependerá  de las necesidades del ancho de banda de cada empresa y de las características que se requieran en cada caso. No es lo mismo una empresa que no tiene empleados externos que otra que sus técnicos o comerciales trabajen desde caso o la cafetería conectados siempre a la oficina en remoto.

Otro aspecto mínimo a tener en cuenta a la hora de invertir en “tiempo”, aparte  de lo que ya hemos visto del antivirus y el firewall son las copias de seguridad. Que nos salvaran más de una vez de cerrar la empresa.  Poder recuperar esa información que se ha perdido o nos han cifrado en minutos no es lo mismo que volver a recopilar todos los datos de clientes y proveedores. Lo explicaremos próximamente.

Jordi Serra-Ruiz es Doctor en Ingeniería Informática por la UOC y profesor en la misma universidad. Además, es especialista en Ciberseguridad y hacking ético.