Social Business: pues parece que de momento la cosa ‘va por barrios’

En Junio pasado aparecía en la MIT Sloan Management Review un estudio muy interesante sobre el impacto real que están teniendo las Redes Sociales en el Mundo Empresarial. El estudio es bastante extenso: la muestra corresponde a las respuestas de casi 3.500 ejecutivos de compañías de prácticamente todos los sectores empresariales de más de 110 países, aunque más del 50% de las respuestas corresponden a Estados Unidos. La verdad es que esta gente del MIT-SMR no intenta engañar a nadie, el capítulo introductorio se titula: “We’ve Only Just Begun”, cortando así de raíz las expectativas de quien espere en este estudio un panegírico permanente de las bondades de la tecnología de las Redes Sociales aplicada en las Empresas. La rigurosidad con que se analizan las respuestas y tendencias subyacentes es encomiable. Las principales conclusiones del estudio las resumen sus autores en cuatro conceptos: Más que ayer, pero menos que mañana – Para los veteranos esto os sonará al anuncio de TV de la Medalla del Amor, pero también se puede aplicar al grado de implantación de la Tecnología de Redes Sociales en la Empresa. Aunque actualmente sólo un poco más de la mitad indican que las utilizan, más del 80% cree que será una herramienta a implementar en los próximos tres años. Su principal aplicación: mejorar y ayudar en los sistemas CRM (Customer Relationship Manager). Sobran entusiastas, faltan contables – Como es norma en cualquier proyecto empresarial de una escala significativa, los entrevistados indican que un aspecto crítico para el éxito del proyecto es un Liderazgo y Visión claros, y ¡lo curioso es que eso lo opinan sobre todo...

Elecciones americanas: “Eppur si muove…”

En un país dividido, paradójico y de tremendas contradicciones y contrastes, yo quiero ver en estas elecciones y en la reelección de Barack Obama algunas realidades y mensajes de esperanza para la ciencia, la tecnología y la innovación, o sea, las cosas a las que nos dedicamos (las otras no nos tocan aquí, creo). 1. La reelección de Obama me parece un triunfo de la razón clásica (la que asocia, según Séneca, el pensamiento, el conocimiento y la felicidad), sobre la superstición, el miedo y la superchería. O sea, es una victoria para la demografía, la estadística, la economía, las ciencias ambientales, la medicina científica y el uso avanzado de las TIC en la era de la información. Es una venganza de las evidencias tozudas del cambio sociológico, económico y medioambiental y de la manera de hacer campañas electorales, sobre la ideología, la religión, la magia o la ignorancia. 2. Desde el punto de vista de la ciencia y la tecnología, el voto latino y de los jóvenes y, sobre todo, la promesa de una reforma inmigratoria integral que favorezca la entrada y salida de talento de cualquier parte parece lo más prometedor. La portada de las sección “Tech” del Huffington Post la mañana de la victoria era un pie gigante colocado en el quicio de una puerta con el titular: “Dejadles entrar”. Fue también la mayor esperanza y reivindicación en la campaña por parte de las industrias TIC y de la innovación. (La reelección de Obama está siendo interpretada, principalmente, en términos demográficos.) 3. Han sido las elecciones de las redes sociales, la inteligencia analítica y el voto electrónico,...

En fin, hablemos de Facebook

Facebook acaba de presentar una oferta pública de acciones, o sea, se propone salir a bolsa por valor de 5.000 Millones de dólares, la mayor oferta pública en la historia de Internet y una de las mayores de cualquier compañía tecnológica en el tiempo. Espera obtener entre 75.000 y 100.000 Millones, situándose en el club selecto de las mayores compañías del mundo por valor de mercado. No está mal, si tenemos en cuenta que la compañía no tiene más de 7 años de historia, sus ingresos son de poco más de unos 5.000 Millones, no fabrica productos, contenidos o servicios propios, se financia con una tasa de anuncios que no es precisamente impresionante con relación a la competencia, está lejos de triunfar en los mercados de más futuro como el de los móviles y está sujeta a toda clase de sospechas y denuncias sobre la privacidad de los datos de sus usuarios, que podrían llevarla algún día a la ruina. Encima, el grueso de las acciones de control las retiene su fundador, Mark Zuckerberg, o sea que uno se hace propietario de una compañía en la que manda el amo y mandará para siempre. Según datos más o menos contrastados, Facebook compite casi con Google en número de páginas visitadas (aproximadamente un trillón al mes), pero no tanto en usuarios únicos (Facebook declara 845 millones en su informe para la SEC, pero las fuentes independientes lo reducen a una tercera parte, debido al gran volumen de usuarios inactivos). La financiación de los dos se basa mayoritariamente en los anuncios, genéricos o personalizados, pero con un ratio de uso (CTR...