Robots, Inteligencia Artificial y Ética

La aparición, el desarrollo y la multiplicación anunciada de robots, drones (aviones no tripulados), vehículos y otros sistemas autónomos en nuestra vida cotidiana representa probablemente un cambio más sustancial de lo que podría parecer. Algo lo suficientemente importante para que hagamos una pausa y reflexionemos sobre las consecuencias de estos cambios. De hecho, ésta es la postura de algunas personalidades del mundo científico. Vamos a tratar de establecer cuál es el problema y entenderlo un poco mejor… Coches no tripulados y Inteligencia Artificial (I.A.) ¿Comprarías un coche que elegiría matarte para salvar otras vidas? La expansión de la I.A. y de los sistemas “inteligentes”, que cuentan con autonomía y capacidad de decisión, replantea un abanico de problemas clásicos propios de la filosofía, como por ejemplo aquellos relacionados con los dilemas morales. Por ejemplo el dilema del tranvía [1], un experimento clásico en estudios de ética y moral, se convierte ahora en una realidad concreta. Definición del problema del tranvía: Un tranvía corre fuera de control por una vía. En su camino se hallan cinco personas caminando por la vía dando la espalda al tranvía, de tal forma que no ven su llegada. Si el tranvía sigue su camino, matará a estas cinco personas. Afortunadamente, es posible accionar un botón que encaminará al tranvía por una vía diferente, pero por desgracia, hay una persona en esta vía que moriría si el tren pasa por allí. ¿Pulsarías el botón que cambia el tranvía de vía? En este dilema moral clásico existen dos opciones: (1) no hacer nada, con lo que el tranvía matará a las cinco personas en la vía principal. (2)...

¿Los robots nos dejarán sin empleo?

Desde hace años, la ciencia ficción ha pronosticado que en el futuro los humanos no necesitarían trabajar: los robots realizarían la mayoría de actividades. Y el problema del futuro es que tarde o temprano acaba convirtiéndose en presente. Y este escenario, en principio idílico, esconde una reflexión más profunda: ¿cómo nos ganaremos la vida si no trabajamos? “The last job on earth“. Fuente: The Guardian Históricamente, la evolución de la tecnología ha hecho desaparecer puestos de trabajo, al mismo tiempo que ha creado otros nuevos. Por ejemplo, el coche dejó en el paro a jinetes y criadores de caballos, pero al mismo tiempo generó empleo para conductores y mecánicos. Internet amenaza con dinamitar industrias como el cine, la televisión, las editoriales o los periódicos en papel, al tiempo que construye nuevos canales y modelos de negocio para generar, difundir y consumir cultura y entretenimiento. Visto así, todo parece business as usual, quejas de alarmistas preocupados por la tecnología y prediciendo catástrofes tecnológicas que nunca se llegan a cumplir. El problema del momento actual es que se prevé que a corto-medio plazo pueden desaparecer una gran cantidad de los empleos que existen en la actualidad. Concretamente, la previsión de los expertos es que un 50% de todos los puestos de trabajo puedan ser automatizados en un plazo de 30 años. Estas previsiones (optimistas o alarmistas según se mire) están motivadas por los avances en inteligencia artificial y robótica. Los coches autónomos podrían dejar sin empleo a los conductores y transportistas, los drones podrían acabar con el negocio de correos y mensajería y los robots…. Los robots podrían continuar acaparando los trabajos en fábricas, además de realizar gran variedad de trabajos manuales...

¿Robótica Libre? Isaac Asimov vs Richard Stallman

[versió en Català] Esta entrada trata sobre dos de los personajes destacados y de mayor influencia en diferentes épocas de mi vida. Por un lado, Isaac Asimov [1], autor de innumerables éxitos en el ámbito de la ciencia ficción y uno de los escritores cuyas obras  –tanto de ficción como de divulgación científica– devoré con mayor avidez durante mi etapa adolescente y los primeros años de vida adulta. Entre muchos otros motivos, Asimov es reconocido como “el padre de la robótica”, si bien su influencia en este ámbito se limita a “teorizar” sobre un futuro de coexistencia entre la humanidad y unos robots comparables, en cuanto a facultades cognitivas, a nosotros gracias a sus potentes “cerebros positrónicos”. Entre sus muchas obras centradas en este tema, quizá la más conocida sea la recopilación de relatos “Yo, robot” [2] donde se formulan las  famosas “tres leyes de la robótica” [3] (que posteriormente serían cuatro), las cuales se ilustran a través de un conjunto de historias intrigantes e ingeniosas sobre la interacción de robots y seres humanos en un escenario futuro. Por otro lado, Richard Stallman [4], el reconocido padre del movimiento del software libre, creador de la Free Software Foundation (FSF) [5] y del proyecto GNU [6], como ingeniero informático, impacta en toda mi carrera profesional y académica, tanto por cuestiones técnicas (gracias a la disponibilidad de programas libres de gran calidad) como filosóficas (¿debe ser libre todo el software?) La designación como director del Máster de software libre de la UOC entre los años 2002 y 2009, y el hecho de continuar como profesor responsable de varias de sus asignaturas,...

La llegada de los robots humanoides

Recientemente, en los UOC hemos recibido la visita de una empresa francesa (Aldebaran Robotics) que nos ofreció una interesante charla sobre los robots humanoides. El evento sirvió para que nos presentaran el NAO, un nuevo robot con unas capacidades motrices más que notables. Durante la sessión también nos acompañaron nuestros expertos de la Asociación de Robótica de la UOC. Esta visita nos sirvió para hacer unas reflexiones sobr el estado del arte de la robótica y sus futuras aplicaciones. La palabra Robot tiene su origen en un libro clásico de Karel Capek, RUR (Robots Universales Rossum). En ella se hacia referencia a estos ayudantes  como robota, palabra que en checo significa trabajo forzado o esclavo. La robótica es una disciplina poco presente en nuestros planes de estudio, aunque probablemente sea una salida profesional y empresarial con mucho futuro a medio o largo plazo. Actualmente se ha avanzado mucho en la investigación en este campo, y se está invirtiendo mucho dinero en el diseño de robots humanoides como asistentes personales. La pirámide de edad de la población se está invirtiendo y parece obvio pensar que pronto necesitaremos máquinas que hagan nuestra vida más confortable. Pero, asumiendo que necesitaremos robots, ¿por qué humanoides? La actual generación de fabricantes lo tiene muy claro. Los robots pasarán a ser un producto de masas cuando se puedan integrar en el mismo medio donde vivimos los humanos. Por ejemplo, sería mucho más sencillo desplazar un robot con ruedas, pero entonces no podría llegar a entornos donde aparezcan escaleras u obstáculos. Para ayudar levantar una persona sería mejor usar un robot grúa, pero éste no podría...