Despacho 42 con Ismael Peña-López: participación ciudadana y procesos electorales

Despacho 42 con Ismael Peña-López: participación ciudadana y procesos electorales

En este nuevo episodio del podcast Despacho 42 charlamos sobre participación ciudadana, gobierno abierto, procesos electorales, y qué rol juega la tecnología en este ecosistema, con Ismael Peña-López. Lo acompañan los habituales César Córcoles, Daniel Riera y Susanna Tesconi, profesores de los Estudios de Informática,  Multimedia y Telecomunicación de la UOC. Puedes escucharlo aquí:

Ismael Peña-López es director de participación ciudadana en la Generalitat de Catalunya y fue profesor de los Estudios de Derecho y Ciencia Política en la UOC. Para poder entender por qué es necesaria la participación ciudadana y de dónde surge lo primero que hace nuestro entrevistado es situarnos. 

Para ello, nos remite a la Antigua Grecia. Nos cuenta que en la polis Griega los ciudadanos podían participar activa y directamente de las decisiones que les afectaban. De la polis Griega saltamos a los Estados-Nación, la cosa se complica, donde la gestión del Estado se vuelve compleja y se escogen representantes políticos mediante elecciones democráticas. ¿Qué rol juegan las tecnologías de la comunicación en la gestión del Estado? “Parece que la revolución digital dinamita los fundamentos de la democracia representativa”, expone Ismael. «Con Internet, el acceso a la información es mucho más sencillo y facilita muchos procesos». 

El gobierno abierto promueve muchas cosas, sin desmontar lo que funciona de la democracia representativa.  

¿En qué consiste el gobierno abierto?

sociedad
  1. Transparentar lo que pasa en la administración
  2. Permitir que la gente comparta sus opiniones mediante herramientas 
  3. Dejar que la calle se gobierne: es decir, crear espacios de co-soberanía y co-gestión 

Esta es la teoría, pero ¿en la práctica funcionan este tipo de iniciativas? Le preguntan los profesores de  Estudios de Informática,  Multimedia y Telecomunicación de la UOC. “Hay un problema de marco legislativo y cultural en España que no facilita que la participación ciudadana se desarrolle. No obstante, ha habido un punto de inflexión en España que muestra una tendencia cambiante en lo que respecta a la participación ciudadana y la calidad democrática.

En el podcast, Ismael enumera varios datos que confirman un cambio de mentalidad durante los últimos años que promueve y aboga por la participación: 

  • En Cataluña se hacen unos 100 presupuestos participativos en varios municipios, se ha multiplicado en los últimos años. 
  • El número de países donde la plataforma decidim (plataforma libre para gestionar procesos participativos) ha crecido.

Aun así, hay poca participación ciudadana y es costoso. “Si en unos presupuestos participativos hay una participación mayor del 5%, es una buena noticia” explica el experto en participación ciudadana. Y es que, participar es costoso y sin una cultura participativa, más. 

¿Qué entendemos por participación ciudadana? 

Del mismo modo que la gestión de los Estados ha evolucionado, también lo ha hecho la participación ciudadana. Y en este caso, la tecnología ha tenido un papel clave. “Hace 15 años, la participación ciudadana se concebía como un proyecto de política pública que se echa a mejora a la calle y para luego implementarlo con esas mejoras. Ahora está el debate de, por ejemplo, decidir si el “Me too” es participación ciudadana o no”.

En ese sentido, Ismael Peña-López apuesta por una administración que teja una red nueva de gestión pública, que sea una plataforma donde muchos actores puedan sumar y participar. 

Cómo organizar unas elecciones en plena pandemia

Una de las funciones de la dirección general de Participación Ciudadana de la Generalitat de Catalunya es la de organizar las elecciones. En el caso de Cataluña, los próximos comicios se celebrarán en febrero. La pregunta se hace sola: ¿Cómo se organiza un proceso electoral en plena pandemia mundial?

 “El trabajo se duplica” afirma nuestro entrevistado. Nos cuenta que, en una situación “normal” organizar unas elecciones es un proceso muy complejo. “Si hablamos de las elecciones en Cataluña, solo logísticamente se movilizan unas 100.000 personas. Unas 23.000 personas sumando el personal necesario en una mesa electoral, más interventores, seguridad, etc. suman un total de 100.000. 2000 locales, el material a distribuir, censo, tarjetas censales, contratos…”

En unas elecciones normales se gastan 12 millones de euros en 50 días. “Es una gran responsabilidad porque es dinero que se debe gastar bien. En esta ocasión, todo salta un poco por los aires debido a la pandemia: los locales electorales deben ser de una determinada forma y deben seguir las recomendaciones del Procicat, y a todo ello se suma la pandemia: respetar la distancia de seguridad, el estado de miedo con gente que no quiere ir a votar o no quiere estar en las mesas, etc.” En definitiva, todo esto casi dobla el presupuesto. No obstante, Ismael es optimista y destaca la profesionalidad y proactividad de todos los agentes involucrados en el desarrollo de las próximas elecciones. 

El voto electrónico: ¿llegará algún día?

¿Es fiable el voto electrónico? ¿Cuánto tardaremos en implementarlo en España? Ismael Peña-López es un defensor del voto electrónico y de sus posibilidades: “El problema es que le pedimos más a lo electrónico que a lo físico o tradicional. Eso es algo que hasta hace dos días le pasaba al elearning. El riesgo de fraude cero en el voto electrónico no existe, pero es muy difícil que no nos enteremos y sobre todo que no podamos corregirlo.” Con él hablamos de la dimensión que podría tener el cambio al voto electrónico y cómo la confianza de la ciudadanía en el proceso es clave. “La desconfianza con el voto electrónico se correlaciona con la desconfianza con las administraciones” explica Ismael Peña-López.

Respecto al futuro, el experto es optimista y no descarta que en 4 años podamos vivir las primeras elecciones con voto electrónico. “Tenemos que ir votando de forma electrónica para crear confianza y 4 años son suficientes para hacer esto. Si conseguimos que la ciudadanía en 4 años haya votado 2 veces de forma electrónica es plausible pensar que las próximas elecciones en el Parlament de Catalunya serán mediante voto electrónico: será un tema de confianza, y no de tecnología.”  

*Imagen en portada cedida por Ismael Peña-López.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.