Del videojuego al libro, y viceversa

20 abril, 2021
Libros sobre videojuegos historicos

Libros y videojuegos son dos medios que actúan como vasos comunicantes, creando mundos que inspiran los unos a los otros. Actualmente hay muchos libros sobre videojuegos que uno puede encontrar en las librerías. Por una parte, son muy habituales los libros de ilustraciones. Pueden estar más centrados en solo el arte empleado para el videojuego (normalmente titulados del estilo “The art of…”). Por otra, las imágenes pueden servir para acompañar explicaciones, con más o menos profundidad, sobre un poco de la historia que hay detrás.

Otro tipo de libros muy populares y habituales son los repasos históricos, ya sea en formato de antología de juegos por época o sistema, o bien como un auténtico relato sobre sucesos acontecidos, donde manda la letra y no las imágenes de pantallas. Más allá de la visión histórica, también ya existen ensayos que analizan específicamente un videojuego o una saga, desde una visión artística o del mensaje subyacente que (supuestamente) transmite el autor.

Los videojuegos, auténticas fábricas de personajes. (Udon’s Art of Capcom)

Normalmente, las editoriales que los publican suelen ser especializadas en la temática, como Norma o Héroes de Papel en España, entre otras, o Bitmap Books en el Reino Unido. La colección de compendios visuales ordenados por sistema que ofrece esta última me gusta bastante, y se puede considerar casi una auténtica “enciclopédia del videojuego”, aún cuando todavía faltan unos cuantos sistemas y tiene una visión muy inglesa en su elección para ordenadores personales. Van saliendo poco a poco. Aquí se ve que realmente han existido muchoooos videojuegos.

Como todos los libros, los hay con más o menos gracia, pero si te gustan los videojuegos, o quieres aprender su historia, pueden ser muy entretenidos y apasionantes. Así pues, más allá del formato libro de sobremesa de ilustraciones para hojear, algunos nos pueden dar un nuevo enfoque sobre los videojuegos, ya sea permitiendo sumergirnos en su mundo de ficción o aportando una lectura sobre su evolución y su impacto en la sociedad.

Como todos los libros, los hay con más o menos gracia, pero si te gustan los videojuegos, o quieres aprender su historia, pueden ser muy entretenidos y apasionantes.

Sobre este tipo de libros, un buen consejo a la hora de comprar uno es simplemente preguntarse cuáles son tus juegos o sistemas favoritos, y empezar por allí. Pero sobre todo recomendaría ir más allá del libro centrado en ilustraciones, pues hay auténticos trabajos de investigación muy interesantes. Ejemplos reconocidos los tenemos en Console Wars (Héroes de Papel), con la guerra Nintendo vs Sega, o el Maestros del Doom (Es Pop Ediciones), sobre la creación de la piedra angular del género FPS (si bien no el primero).

Evidentemente, como en cualquier medio (cine, cómic, etc.), también vamos a encontrar el caso típico: el videojuego se inspira o adapta una obra literaria. Al fin y al cabo, los primeros videojuegos de rol (y de sobremesa) deben mucho de su existencia al mundo ideado por J.R.R Tolkien y el Señor de los Anillos, entre diversos autores. Dado el formato ya narrativo de muchos juegos, no es difícil pensar cómo adaptar la historia de un libro, trasladando directamente su mundo de ficción y sus personajes en el ordenador.

Normalmente, los elegidos son libros del género del misterio, la fantasía o la ciencia ficción. Quizá el ejemplo más emblemático en España es el juego La Abadía del Crimen (Opera Soft, 1988), basado en la obra El nombre de la Rosa de Umberto Eco (si a alguien le dan repelús los gráficos de 8 bits, hay un remake). ¡No hablamos precisamente de un autor de obras ligeritas! Los jugadores de esa generación incluso a menudo confundimos un título por el otro. Pero hay otros libros «duros» adaptados al videojuego, como el I have no mouth and I must scream (Harlan Ellison). Si queremos clásicos más cercanos a los géneros habituales, siempre tenemos las viejas aventuras conversacionales como «El Hobbit» (Melbourne House, 1982) o «La guía del autoestopista galáctico» (Infocom, 1984)…o Don Quijote (Dinamic, 1987).

La Abadía del Crimen – Los libros como fuente de inspiración para videojuegos.

Pero a veces, la inspiración no viene por intentar reproducir la historia, sino en aprovechar el mundo imaginario creado en el libro. Aquí otro ejemplo clásico lo tenemos en los juegos basados en Dune y el universo de Frank Herbert, que son juegos de estrategia. De hecho, su valor va más allá de la adaptación, pues son el primer ejemplo de juego de estrategia en tiempo real, anterior incluso al archiconocido Warcraft.

Dado el formato ya narrativo de muchos juegos, no es difícil pensar cómo adaptar la historia de un libro, trasladando directamente su mundo de ficción y sus personajes en el ordenador.

Mucho más recientes, tenemos todos los juegos basados en los libros de The Witcher (Andrzej Sapkowski) o Metro (Dmitri Glujovski), que han catapultado a la fama a sus creadores. En este caso, la particularidad es esta, que el libro se hace más famoso gracias al videojuego, y en el primer caso, al final hasta Netflix acaba haciendo una serie.

¿Ah, pero han escrito un libro sobre este videojuego?

Y finalmente, claro, a veces pasa al revés y un libro se basa en un personaje de videojuego, de modo que se invierte el mecanismo para expandir el mundo de ficción a través de otro medio. Primero es el videojuego, luego el libro. Así tenemos libros con historias sobre los personajes de Assassin’s Creed, Tomb Raider, Halo, World of Warcraft, etc. Sobre si son alta literatura… bueno, eso, com dicen, ya es otra historia. Más o menos como las pelis inspiradas en videojuegos. ¡En fin!

Autor / Autora
Joan Arnedo es profesor de los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación en la UOC. Director académico del Máster Universitario en Diseño y Programación de Videojuegos y del MOOC de Introducción a la Gamificación. Investigador del grupo GAME en el campo del uso de los juegos en el aprendizaje, su experiencia se remonta a cuando los ordenadores MSX poblaban la Tierra...
Comentarios
Deja un comentario