Despacho 42: Código abierto y software libre

22 julio, 2021
Foto: Vitaly Vlasov en Pexels.

¡Vuelve el podcast Despacho 42! En esta ocasión, hablamos sobre código abierto y software libre con Ana Jiménez, Program Manager del TODO Group de la Linux Foundation, y Javier Cánovas, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC e investigador del Internet Interdisciplinary Institute (IN3). Puedes escucharlo aquí:

¿Qué es el código abierto? ¿Y una oficina de programas de código abierto? 

El código abierto (open source) es un modelo de desarrollo de software basado en la colaboración abierta. Un modelo que, según la Program Manager del TODO Group OSPO de la Linux Foundation, Ana Jiménez, está en auge: “cada vez hay más empresas y organizaciones públicas que empiezan a implementar el código libre, ya que esto les ofrece una capacidad de innovar más rápido y seguridad por el hecho de que el código es revisado por varias personas”.  

Sin embargo, las compañías, más allá de consumir código libre, también forman parte de comunidades open source para contribuir a promover este modelo de desarrollo y compartir buenas prácticas y experiencias en este ámbito. Un ejemplo de ello es el TODO Group de la Linux Foundation: un grupo de organizaciones (privadas y públicas) que se han juntado para generar guías, estándares, recursos e incluso apoyar la investigación de las oficinas de programas de código abierto (OSPO) de las empresas. 

Hoy en día grandes entidades y empresas —entre las cuales se encuentran Capital One, Deutsche Bank, Spotify o Netflix— forman parte de esta institución. ¿El objetivo común? Ayudar a otras empresas e instituciones a implementar el código abierto. “Las empresas que forman parte del TODO Group han pasado por problemas y dudas a la hora de implementar este modelo de desarrollo de software, por lo que ahora pueden ayudar a otras empresas y a OSPO Managers a implementarlo”, asegura Ana Jiménez. Y añade: “El TODO Group se basa en la colaboración y la ayuda: es un espacio donde la gente puede obtener información y guías sobre cómo hacer las cosas en este ámbito”. En este sentido, Jiménez asegura que las “fundaciones tienen un papel muy importante en estas comunidades, ya que ayudan a estos proyectos, les recogen en su paraguas para que el proyecto tenga más recursos, ayudas y visibilidad”. 

El objetivo del TODO Group de la Linux Foundation es ayudar a otras empresas e instituciones a implementar el código abierto.

Actualmente en Estados Unidos ya existen varias oficinas de programación de código abierto. Incluso hay universidades como la Johns Hopkins University y el Rochester Institute of Technology (RIT) que han impulsado la suya y han elaborado algunas guías y artículos compartiendo su experiencia, mostrando cómo han hecho las cosas y cómo han resuelto todos los obstáculos que se han encontrado en el camino. “Un aspecto muy importante que se puede hacer desde la OSPO en una universidad es promover y contribuir a la investigación, así cómo empoderar al estudiantado para que pueda crear sus proyectos e invertir en ellos”, explica Jiménez. Y asegura: “El código abierto te enseña a desarrollar muchas soft skills como, por ejemplo, la empatía”. 

Comunidades de código abierto: participación y gobernanza

Por su parte, el profesor e investigador Javier Luis Cánovas nos habla de la participación y el modelo de gobernanza de las comunidades de código abierto. “El open source está de moda: actualmente hay mucho interés tanto de profesionales individuales interesados por la tecnología y el código abierto como de grandes empresas que trabajan con estos sistemas como, por ejemplo, Linux o Apache”, relata. Y añade: “Incluso Europa y gobiernos también se están empezando a mover para promocionar el código abierto y hacer que académicamente y profesionalmente se utilice más hasta llegar al punto de crear oficinas open source”. 

Ahora bien, ¿cuál es el perfil de las personas que forman parte de comunidades de código abierto? Cánovas asegura que se da la bienvenida a todo tipo de perfiles: “La comunidad open source es importante y hace que se creen roles que van más allá de los técnicos y que incorporan una visión social como, por ejemplo, community managers, personas capaces de motivar a los equipos, diseñadores expertos en UX, usabilidad, etc”. Y es que, según Cánovas, “el código abierto acerca mucho más a la tecnología porque permite a cualquier persona formar parte de una comunidad y compartir y comentar los problemas”. 

El código abierto acerca mucho más a la tecnología porque permite a cualquier persona formar parte de una comunidad.

En este sentido, una de las figuras más importantes en este tipo de comunidades es la de dictador o dictadora benevolente. “Es la persona que toma las decisiones de la comunidad. No tiene un rol negativo, sino que está ahí para tomar las decisiones finales basándose en el punto de vista de todos los miembros”, explica el profesor. 

Cánovas asegura que además de la figura de dictador o dictadora benevolente, cada vez hay más concienciación para desarrollar comportamientos inclusivos y códigos de conducta en los que se establecen las normas de la comunidad a nivel social. “A pesar de que la presencia de mujeres en el ámbito open source es evidente, hay muchas desarrolladoras profesionales que han denunciado comportamientos negativos frente a ellas, así como el poco reconocimiento de sus capacidades por ser mujeres”, lamenta Cánovas. 

Código abierto y sostenibilidad

A lo largo de su trayectoria investigadora, Cánovas ha investigado sobre software libre con especial énfasis en el ámbito de la sostenibilidad. Sin embargo, ¿en qué consiste la sostenibilidad aplicada en el open source? “Es hacer un proyecto sostenible cuidando a la comunidad”, asegura el profesor e investigador. Y explica: “Consiste en desarrollar políticas de inclusión de nuevos desarrolladores, atraer nuevo talento, conseguir que el desarrollo sea sostenible (en el sentido que las decisiones que se toman son acordes a las que la comunidad espera) o que las fechas de lanzamiento de nuevos productos sean sostenibles porque todo el mundo puede llegar bien a la fecha de entrega”. 

Según el profesor, participar en un proyecto de software libre es una buena manera para aprender sobre ingeniería de software porque “permite abrir mucho la mente y ver cómo trabajan otras personas”. “Ayuda mucho tanto a los profesionales formados como a los que se están formando, ya que se aprende mucho leyendo código y viendo a otras personas cómo trabajar y adaptarse a sus metodologías”, apunta Cánovas.

Participar en un proyecto de software libre es una buena manera para aprender sobre ingeniería de software.

Por ello, desde los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC se intenta promover que los estudiantes conozcan este tipo de proyectos, y quizás incluso involucrarse en ellos si así lo desean. 

Enlaces del episodio

Autor / Autora
Editora de contenidos de los Estudios de Ciencias de la Salud y de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación.
Comentarios
Deja un comentario