¡Feliz aniversario, princesa Zelda!

23 febrero, 2021 zelda_cover-

Si en Septiembre del año pasado celebrábamos en este blog el 35 aniversario del juego Super Mario Bros, este 21 de Febrero le tocó soplar las mismas velas en el pastel a la otra saga talismán, o mejor podríamos decir la Trifuerza, de Nintendo: La Leyenda de Zelda.

Una saga que tampoco nunca ha faltado a la cita de cada nueva generación de consolas de Nintendo, ya sea portátil o de salón. Si toca consola nueva, toca nuevo juego del Zelda también, presentado con todos los honores y como baza para que te la compres. Es la única franquicia que ha seguido el ritmo del todopoderoso de Mario desde los orígenes, incluso en el formato Game&Watch (¡o un reloj LCD!), como «killer app» de las consolas de Nintendo. Desde entonces, ha dejado huella. En cada nueva edición del Máster Universitario en Diseño y Programación de Videojuegos se puede apreciar claramente entre los trabajos de los estudiantes. No crean «juegos de aventuras», son «juegos tipo Zelda».

La primera aventura del trío compuesto por Link, la princesa Zelda y Ganon (dorf) en el reino de Hyrule fue publicada originalmente para el periférico de disco de la consola Famicom japonesa. En occidente ya solo se comercializó en el popular formato cartucho para la NES, consola que no llegaría a España hasta finales del el año 1987.

Creación directa del maestro Shigeru Miyamoto, ya fue en su momento un juego innovador, dentro de las limitaciones del hardware. Era de los primeros que podías guardar una partida, incorporando una pila en el cartucho. También innovó en la presentación de un mundo abierto (bueno, para la época) que servía como vía de acceso y «hub» a diferentes laberintos y mazmorras, con objetos ocultos que te permitían seguir avanzando. Esto que ya es algo típico hoy en día, entonces era novedoso. Un clásico instantáneo que ha intentado siempre mantenerse fiel a la fórmula en sucesivas iteraciones, sin importar el hardware o formato.

La aventura comienza

A pesar del nombre de la saga, el personaje que solemos controlar en el juego es Link, un héroe vestido de verde (normalmente), zurdo y de pocas palabras, para que el jugador se identifique con él. Bautizado así ya que es el vínculo que une a todos contra las fuerzas del mal. Es ya una broma típica y memética el confundir a Link con Zelda. O incluso ya existen personajes oficiales dónde el héroe del tiempo se reencarna en una chica.

Sin embargo, a medida que la saga ha avanzado, la propia princesa que le da el nombre ha ido ganando protagonismo. En el primer juego salía un instante al final y punto. Sabíamos de su existencia y semblanza más por el folleto de instrucciones que por el juego. Después, ha ido adoptando diversos «alter egos» (SheikTetra) que ya rompen con la visión pura de la damisela en apuros y muestran su fortaleza e independencia. Y ya en los juegos spin-off Hyrule Warriors nos acompaña para derrotar sin ningún problema la marea de enemigos que nos vienen encima. Y sí, también protagonizó en solitario un juego para la consola Phillips CD-i, «Zelda’s Adventure«. La única dónde Nintendo licenció sus personajes fuera de su propia marca. Pero de este, y los otros dos Zelda para esta consola, mejor olvidarse si se desea conservar la cordura. No, de verdad, por favor, no lo busquéis. Buff.

Como su compañero de aventuras, el nombre de Zelda tiene un motivo, y no es inventado, sino que Miyamoto la bautizó así en honor a la escritora estadounidense Zelda Fitzgerald. Y otra gente importante después a bautizado a su hija con ese nombre, a propósito del juego y no de la escritora (pero que exista va muy bien al ir al registro civil). Un ejemplo es el malogrado Robin Williams y su hija Zelda Williams, que incluso protagonizaron anuncios del videojuego para la televisión en Estados Unidos.

Y el tercer personaje en discordia es Ganondorf, príncipe de los ladrones y gran rey del mal, con su forma alternativa, el demonio Ganon. Un malo pero que muy malo, que sólo quiere que apoderarse de la Trifuerza para dominarlo todo. Al final, no hay nada como la arquetípica lucha del bien contra el mal y así salvar el mundo.

Otro aspecto que destaca la relevancia de la saga Zelda es que también haya escapado más allá del mundo del videojuego. Al igual que Mario, tuvo una mini-serie de 13 capítulos en el año 1989. Las tramas eran demenciales y la caracterización de los personajes daba para tirarse de los pelos. Link y la princesa se pasaban todos los capítulos como el perro y el gato, Pero en un revisionado, sólo es cuestión de respirar hondo, tomarse las cosas con un poco de sentido humor, y recordar cómo eran todas las series animadas de la época en los Estados Unidos. Después, vendrían los cómics y los manga, los homenajes de parte de otros autores (a mi me gustan especialmente los de Zac Gorman) o incluso juegos de mesa, japoneses o de la compañía MB (Monopoly, Operación). O un Escape Room. Me falta el parque de atracciones, como Mario.

Por suerte, a fecha de hoy no hay ninguna adaptación cinematográfica. Efectivamente, hablando de películas basadas en videojuegos (y vista la serie de TV), he dicho «por suerte».

Zelda Cartoon
«Well, excuse me, princess»

Es evidente el gran progreso de la saga, de la mano de la evolución de las consolas de Nintendo, en estilo gráfico, planteamiento, personajes y alcance. Se podrían escribir libros enteros (que los hay). Pero quizás un hecho para mí muy destacado es su partitura. Poco a poco, las tonadas han avanzado a un nivel ya orquestal y se han editado sucesivos CDs, con recopilatorios para cada aniversario. Que alguien escuche «La balada de la diosa» en versión orquesta ( «Ballad of the Goddess«, del juego Skyward Sword) y me diga si se queda indiferente. De hecho, ya hace una unos años pasó por Barcelona, ​​de 2015 a 2017, la tour mundial «Symphony of the Goddesses«, donde pudimos escuchar como la Orquesta Sinfónica de San Cugat nos interpretaba sus melodías más populares. Todo un lujo.

Al final, ya han pasado 35 años, pero la cosa no afloja, y cada nueva generación de jugadores sigue pasándolo bien con una nueva versión de la Leyenda de Zelda. Si bien la fórmula básica se repite, sigue atrayendo a los fans como el primer día. Hace bien poco se publicó el «Age of Calamity«, y ahora, ¿tocará esperar el «Breath of the Wild 2«? Mientras, esperamos (confirmaron que están en ello) ya llega el remaster del Skyward Sword para Switch.

Y por cierto, que el mejor juego entre los Zelda es el «Link to the Past«. Lo siento, pero esto es así, y no hay que darle más vueltas

Autor / Autora
Profesor de los estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación en la UOC. Director académico del Máster Universitario en Diseño y Programación de Videojuegos e investigador en el campo del uso de los juegos en el aprendizaje. Su experiencia se remonta a cuando los ordenadores MSX poblaban la Tierra.
Comentarios
Deja un comentario