La importancia de la fibra óptica y el despliegue del 5G

16 febrero, 2021 redes-de-telecomunicaciones

El pasado jueves 3 de Diciembre del 2020, envueltos en la situación excepcional generada por la COVID-19, los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC, en colaboración con con Telefónica de España realizaron una jornada conjunta para valorar la importancia de la red troncal de fibra óptica en el desarrollo de nuevas tecnologías como el 5G.

En la jornada participó Juan Pedro Sanz CocaJefe de Infraestructuras básicas del Mediterráneo de Telefónica de España junto con los profesores Carlos Monzo Sánchez y Jose Antonio Morán Moreno, directores del Máster y el Grado de Ingeniería de Telecomunicación de la UOC.

Esta jornada nació con el objetivo pedagógico que la UOC tiene sobre la sociedad, un objetivo que va más allá de la formación de profesionales, sino que ha de ser también vehículo para trasladar conocimientos al tejido social. Sin querer entrar en demasiados detalles sobre la complejidad tecnológica de un desarrollo tan complejo como es una infraestructura de telecomunicaciones, y aprovechando la trascendencia que han tenido las telecomunicaciones y sus profesionales en poder mantener las funciones vitales del país en un a situación tan compleja, la jornada debatió sobre la evolución de la red desde el desarrollo de la red de cobre hasta las redes actuales. 

Las redes inalámbricas han tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, y para muchos se han convertido en el punto de acceso a internet por su comodidad de uso y el creciente número de dispositivos wireless que han aparecido sin parar. En este escenario, pocas veces nos preguntamos si estamos haciendo un uso adecuado de las redes. 

Hemos visto con demasiada frecuencia cómo entrevistados por periodistas desde casa presentaban conexiones de internet de baja calidad o con cortes. Nadie se pregunta cómo puede ser posible esto cuando gozamos de una de las mejores infraestructuras de fibra óptica de Europa. Entonces es cuando observas que la videoconferencia se está realizando desde un portátil, que probablemente estará conectado por wifi compartiendo el espectro disponible con 50 vecinos que están teletrabajando, niños jugando online en videoconsolas y adolescentes disfrutando de sus series en muchos casos desde una tablet. 

Evidentemente, todas estas conexiones simultáneas en un ancho de banda limitado como el que tiene el canal Wifi hace que perdamos calidad en nuestras comunicaciones. Haciendo el símil, tenemos un Ferrari en el garaje pero lo sacamos a pasear por el campo. Esta reflexión nos lleva a pensar que falta realizar pedagogía para formar convenientemente a la sociedad en el uso de las tecnologías de telecomunicación, posiblemente siendo una responsabilidad compartida, que atiende a diferentes intereses, entre Sociedad, Sistema Educativo, Empresas e Instituciones. 

El espectro radioeléctrico es algo limitado, y como todos los recursos limitados requieren que los compartamos entre todos los usuarios conectados de forma simultánea. Nuestra wifi doméstica es nuestra, pero el canal por donde se transmiten esos datos lo compartimos con todos nuestros vecinos, de forma que si todos nos confinamos en casa y además todos hacemos un uso intensivo de la red, las prestaciones de la misma se verán reducidas y empezaremos a percibir pérdidas en la calidad del servicio. 

Por mucho que evolucionen las redes inalámbricas y que hay un despliegue del 3G,4G o el reciente 5G, al final todos esos datos acaban pasando por una red de fibra óptica. Es evidente que no vamos a comunicar Europa con Estado Unidos de forma inalámbrica, al final todo pasará por una estructura de cables submarinos de fibra óptica que son los que mueven las ingentes cantidades de datos que se generan a diario. 

Cuesta creer que en la época de la sociedad de la información, en una sociedad hiperconectada, la regulación no obligue a que existan puntos de conexión a internet en las habitaciones de una vivienda. Un sabio anónimo un día dijo que cuando no entiendas algo, mira donde está el dinero. Es evidente que tener una buena infraestructura de comunicaciones en el hogar es más cara que poder conectar con un equipo Wifi, pero pagamos un coste por ello. Tener una SmartTV conectada 5 horas al día de forma inalámbrica por Wifi tiene un coste, la pérdida de calidad de servicio y la saturación del espectro de forma innecesaria. ¿Quiere esto decir que no tenemos que utilizar el Wifi o las conexiones 5G? Para nada, son muy útiles y necesarias para cuando estamos en movilidad, para cuando accedemos puntualmente a internet, para la futura conducción autónoma y para un sinfín de aplicaciones que irán apareciendo en el futuro. Pero debemos dejar el espectro radioeléctrico, un recurso limitado, para aquellas situaciones donde no haya otra alternativa. 

Según la RAE, la Ingeniería es “Conjunto de conocimientos orientados a la invención y utilización de técnicas para el aprovechamiento de los recursos naturales o para la actividad industrial.”.

La función de los profesionales de la ingeniería no debe quedarse únicamente en la invención de nuevas estrategias y tecnologías, sino también en conseguir aprovecharlas de la manera más eficiente posible, y eso también forma parte de nuestra función. Conseguir que los recursos se aprovechen de forma eficiente también forma parte de nuestros objetivos y estas jornada son una forma de trasladar a la sociedad conocimientos útiles para que puedan sacar el máximo provecho de los recursos por los que pagan. 

El 5G será una revolución en la transformación de la industria, en la comunicación entre máquinas o las Smart Cities. La convivencia con otras redes como las de fibra óptica, sobre las que por un lado se soportan las inalámbricas y que llegan a su vez a usuarios finales, es un hecho, y lejos de ser un hándicap podemos aprovechar los beneficios que da el abanico de posibilidades tecnológicas a nuestro alcance.

En este sentido se necesita poder decidir la mejor solución en cada caso, por ejemplo, ¿puede un ayuntamiento permitirse el desarrollo de una Smart City sin Ingenieros/as de TelecomunicaciónSería como dejar que el crecimiento urbanístico no lo diseñase  un arquitecto. Si queremos hacer las cosas bien hay que poner las decisiones en las manos de los expertos, de otra forma, muchos proyectos acabarán en saco roto por no haberse diseñado bien desde su origen. La infraestructura de telecomunicaciones es la base de la sociedad actual, y sin un buen uso por parte de todos estaremos perdiendo oportunidades.

Autores / Autoras
Doctor en Ingeniería Electrónica por la Universidad Ramon Llull. Máster en Project Management, Máster en Tratamiento de la Señal y la Información, Ingeniero en Electrónica e Ingeniero Técnico de Telecomunicación (Especialidad en Sistemas Electrónicos). Profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC y Director del Grado de Ingeniería de Tecnologías y Servicios de Telecomunicación (UOC).
Doctor en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y su gestión, Ingeniero de Telecomunicación e Ingeniero Técnico de Telecomunicación (especialidad en Sistemas de Telecomunicación) por la Universidad Ramon Llull. Profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la UOC y Director del Máster Universitario de Ingeniería de Telecomunicación (UOC).
Etiquetas
Comentarios
Deja un comentario