Xavier Pallicera: “Las nuevas tecnologías han reconectado al mundo adulto con el jugar y los videojuegos”

12 enero, 2021

Tras estudiar el Grado en Ingeniería Informática y el Máster universitario Diseño y Programación de Videojuegos en la Universitat Oberta de CatalunyaXavier Pallicera acaba de sacar a la luz su séptimo videojuego. Así es como, desde su estudio indie, alimenta un portafolio que espera que le lleve al “meollo” -como él mismo lo define- de esta industria tan especializada. Desde hace años, cuenta su recorrido en un blog, y ahora también en esta entrevista.

Tu último videojuego para móviles, EnergyUp, nos sumerge en un templo mágico lleno de rompecabezas creados por ancestros. ¿Qué motivos nos darías para que lo probemos?

El objetivo de todo videojuego es que sea divertido y que te entretengas. Y EnergyUp lo cumple. En el mundo de los videojuegos, se dice que tienen que ser fáciles de jugar y difíciles de dominar. Eso no es sencillo. Las modas cambian, lo que conocen los jugadores cambia, y la originalidad, es decir, buscar algo que imprima carácter a un juego, cada vez es más difícil.

Lo has creado a través de Cocodrolo Apps, ¿que podríamos definir como tu empresa?

Más que una empresa, es un estudio indie. Después de hacer el máster, vi muy claro que, si no vienes del mundo de los videojuegos, para acceder a este mercado laboral te piden un portafolio: demostrar experiencia. Con Cocodrolo Apps he querido construir un conjunto de juegos para poder enseñar lo que sé hacer a los que me quieran o puedan contratar. Y, aun así, no es nada fácil.

Los otros seis videojuegos que has creado proponen desde subir y bajar unas arriesgadas escaleras a conectar números y colores. ¿Cómo surgen estas ideas? 

A cada nuevo juego, me he propuesto poner en práctica alguna tecnología o mecánica que no hubiera hecho hasta el momento. Por eso los juegos son muy diferentes entre sí. El conjunto de juegos que he publicado no es más que la secuencia evolutiva de todo aquello que me he preguntado cómo hacer y que me he planteado como un reto. Una de las ventajas de ser un pequeño estudio indie es que, como el objetivo final es más hacer un portafolio que crear un modelo de negocio, puedes hacer cosas que seguramente en un marco empresarial no harías. 

Vemos en tu perfil de LinkedIn que llevas más de 5 años en este mundo. ¿Es fácil vivir de hacer videojuegos? 

videjuego-disenado-por-xavier-pallicera

No. Yo vengo del mundo de la informática, no estaba especializado en videojuegos, y en un momento de mi vida decidí intentar entrar en el mundo del videojuego. El máster es una manera de hacerlo. Pero, como te comentaba, te das cuenta de que con el máster no es suficiente, que necesitas un portafolio, y a partir de ahí, perseverar. Además, el mundo del videojuego tiene una particularidad muy concreta. La oferta laboral que ofrece está enfocada a cuestiones muy particulares. Por ejemplo, oferta para diseñador de niveles de juego; o para diseñador de armas, o para experto en balanceo de economía del juego.

¿Cómo está, concretamente, en España?

Aquí está muy enfocado a juegos para móviles. Casi no hay empresas que hagan triples A, es decir, los grandes juegos. Barcelona es un hub de muchas empresas de videojuegos, como Socialpoint, o como King, e igualmente buscan a personas con un enfoque muy especializado. Para llegar allí hay que trabajar mucho o empezar desde abajo, como junior, e ir escalando posiciones. Y, como desarrollador por tu cuenta, empezar desde cero, con pocos recursos, y hacer que las redes sociales y el boca-oreja hagan triunfar tu videojuego, es muy complicado porque la competencia es muy feroz y porque el mundo del marketing requiere mucho capital. 

Muchos videojuegos son gratuitos… Pero luego puedes pagar para avanzar más rápido. ¿Es la principal manera?

Una empresa de videojuegos evidentemente busca un rendimiento económico de su producto. Hay juegos gratuitos y su beneficio económico se consigue con publicidad: anuncios que te aparecen cada vez que te matan, o al ampliar tu avatar o jugador… Y luego hay juegos que tienen compras dentro de la aplicación: para avanzar más rápido, puedes gastar dinero de verdad. Y también hay modelos donde una parte del juego es gratuito, pero, para acceder a contenido adicional, hay que pagar dinero. O juegos donde puedes comprar una especie de sobre sorpresa donde mejorar las habilidades de tu avatar, gastando dinero real. Como empresa indie o para hacer un portafolio, no es imprescindible, aunque conocerlo o aplicarlo es un elemento más a incluir en el portafolio. 

Los tuyos son gratuitos… ¿Pero incluyen alguno de estos elementos?

energy-up-videojuego

Tienen anuncios dentro, que intento que no sean demasiado intrusivos, y lo que ello me permite es, básicamente, obtener un pequeño beneficio para ir a tomarme unas cervezas con mis amigos de vez en cuando. Lo hago más por aprendizaje y por currículum. Para poder encontrar un trabajo dentro de la industria.

Los que no estamos muy metidos en este mundo podemos caer en clichés, como el de la pérdida de tiempo ante una pantalla que suponen los videojuegos. Incluso asociarlos con violencia. ¿Qué pueden aportar a las personas y al mundo de hoy? 

Yo concibo el videojuego, el juego, como aquello que hacíamos cuando éramos pequeños, que era lo que nos gustaba más, y que cuando somos adultos dejamos de hacer. Las nuevas tecnologías han reconectado al mundo adulto con el jugar simplemente por el mero hecho de divertirse. Porque, al fin y al cabo, un juego nos es más que un elemento cultural, como un libro, o una película, que, de manera más o menos superficial, te cuenta una historia, y tú llevas el personaje hacia donde quieres, y la historia evoluciona en función de tus decisiones, que a veces son extremadamente superfluas, como conectar cuadraditos con triangulitos, y a veces son mucho más complejas y adultas. En el mundo de la educación, uno de los sistemas más en alza es la gamificación, aprender a través de los juegos, tener experiencias que, jugando, te permiten alcanzar competencias.

Fuiste alumno del Máster universitario de Diseño y Programación de Videojuegos de la UOC. ¿Qué te llevó a ello?

Tengo una discapacidad y estudiar en el ámbito presencial me resulta más costoso. Ya estudié el Grado de Ingeniería Informática en la UOC y fue muy satisfactorio. Me di cuenta de que tiene un enfoque eminentemente práctico. Van al grano, a aquello que necesitas para crear cosas. 

¿Qué destacarías de la experiencia del máster?

Si le pones interés y ganas, cuando terminas el máster, sabes hacer videojuegos. Al fin y al cabo, todo depende de tu actitud como alumno y de tu capacidad para plantearte nuevos retos cada día. El primer juego lo publiqué un par de meses después de haber terminado el máster para poner en práctica lo que había aprendido.

Ahora, cuando miro el código del primer juego que hice, pienso que está bastante mal. Pero eso fue necesario para haber publicado EnergyUp hace pocas semanas. Eso sí, propondría incluir en el máster prácticas en empresas, aunque seguramente no sea fácil, y también información sobre cómo difundir tu producto cuando ya lo has creado y colgado. Es una dificultad del mundo de los videojuegos y de todo el ámbito cultural.

¿Cómo te gustaría estar, profesionalmente hablando, en un par de años?

Me gustaría trabajar en alguna empresa de videojuegos en alguno de los muchos roles que hay dentro de la industria. Todo está muy especializado y estar en el meollo, en el día a día, tiene que ser muy enriquecedor. También, poder aportar mi experiencia de estos 5 años haciendo juegos, además de mi bagaje profesional. Dar y recibir para poder seguir creciendo como diseñador de videojuegos. 

Autor / Autora
Redactora de continguts.
Comentarios
Francisco6 marzo, 2021 a las 10:24 am

Hola Xavier,

Me ha gustado mucho tu artículo, coincido en el tema de que entrar en el mundo del desarrollo de videojuegos de manera profesional no es nada fácil, sobretodo aquí en España, pero lo importante es no rendirse y seguir haciendo cosas y trabajando cosas, y si te diviertes pues mejor que mejor.

Hace poco yo también he decidido retomar esta curiosa «afición» (así la llamo yo por el momento), espero que me dure bastante tiempo.

Un saludo

Responder
    Xavi Pallicera9 marzo, 2021 a las 11:25 am

    Saludos,
    Creo que la máxima aspiración profesional es convertir una afición en una carrera profesional. En esta “afición” en concreto creo que es muy importante hacerse un portafolio con los trabajos realizados para poder enseñar lo que sabes hacer y lo que has hecho… y sin duda perseverar.

    Responder
Deja un comentario